fbpx Los mejores colchones (Actualizado: junio 2019) · CompraMejor.es Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Por ejemplo: smartphones, robot aspirador, auriculares inalámbricos.

Los mejores colchones

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos: 5,00 de 5)
Cargando…

Un colchón no es un producto que se pueda comprar guiándose exclusivamente por el precio, porque lo barato puede salir muy caro. Y es muy importante tener en cuenta que no es una ciencia exacta ni hay recomendación válida para todos: lo que le vale a una persona, puede provocar dolores de espalda a otra.

Por eso hemos procurado que en nuestra selección de productos aparezcan distintos estilos de colchón. Y aunque nuestro favorito es el colchón Emma (que ha sido considerado mejor colchón en España, Francia, Holanda, Reino Unido, Bélgica, Italia y Portugal), todos están casi a su altura… si preferimos otro estilo.

Eso sí, antes de empezar, un aviso que es común a todos (salvo el lujoso Tempur): Debemos cambiar nuestro colchón cada diez años, tanto por higiene como por comodidad.

Pasado ese tiempo corremos el riesgo de levantarnos más cansados de lo que nos acostamos. Y para los alérgicos, la ‘vejez’ podría convertirse en un problema.

Claves a la hora de comprar un colchón:

¿Qué postura adoptas cuando te acuestas? ¿Cuánto pesas? ¿Te mueves mucho en la cama? ¿Eres un ‘calorías’ y te ‘asas’ con cualquier cosa? ¿Cuánto mides?…

La respuesta a todas estas preguntas deberá estar presente cuando comencemos a barajar en nuestra cabeza el colchón que pensemos comprar. Es una decisión para diez años y no es un artículo barato, así que mejor pensar… para no tomar decisiones que cada mañana nos recuerden el error.

Como reglas generales, los expertos consideran que:

– Los colchones blandos no son recomendables para las personas pesadas.

– Ni los duros para quienes duermen de lado…

– Si pasas calor con facilidad, los de muelles son más frescos.

– Pero si eres friolero van mejor las espumas.

– Si te mueves mucho, el preferible que el colchón no se deforme demasiado.

– Y si eres alérgico, el látex es lo más recomendable.

Pero al margen de estas afirmaciones generales, lo importante son las sensaciones de cada uno: que realmente dediquemos tiempo a la elección del colchón, y que leamos lo que dicen los expertos, que siempre será una buena pista para ayudarnos a realizar la mejor compra.

Las cuestiones que sí o sí deberemos tener en cuenta son:

Tamaño:

La primera y más fácil decisión son las medidas.

Hay que empezar por saber que si no optamos por un tamaño estándar corremos el riesgo de volvernos locos buscando sábanas que encajen. Y aunque ahora, gracias a Internet, podemos encontrar de todo, las sábanas con tamaños distintos a los ‘de siempre’ son notablemente más caras.

Por si alguien no lo sabe, los tamaños estándar de los colchones individuales están entre 90 y 110cm (se han desterrado los 80cm. de antes). Y los de matrimonio van desde los 135cm hasta los 160cm de ancho.

Ahora (aunque todavía no son estándar) se está poniendo de moda el tamaño de 180×200, lo que es una buena idea si no hay problemas de espacio en la habitación, e incluso podríamos apostar por la talla King size (200x200cm).

Atrás queda la decisión del tamaño de 135cm. de ancho que solían tomar las parejas de antes, quizás por aquello de estar más juntitos. Pero los expertos aseguran que se puede estar juntitos en tamaños mayores, y es muy recomendable que no sea una obligación.

Una fórmula para calcular el tamaño sería partir del ancho de nuestra cama individual de toda la vida, y multiplicar por dos. Es el espacio al que estamos acostumbrados y será bueno no perder centímetros en la cama de matrimonio.

En cuanto al largo del colchón, se deberá escoger uno que mida, de la cabecera a los pies, por lo menos 15cm más que la altura de la persona o personas que lo vayan a utilizar.

Firmeza:

La firmeza de los colchones tiene tres grados: blando, medio y firme. El que elijamos debería ir ligado sobre todo al peso de la persona y la postura.

Por norma general, una persona con mucho peso deberá decantarse por colchones más firmes para lograr una mayor sujeción del cuerpo.

Por el contrario, las personas más pequeñas o que pesen poco deberán escoger colchones que se adapten a su forma con mayor flexibilidad para, así, repartir mejor su peso.

Otra variable que repercutirá en la elección del grado de firmeza es la postura al dormir. Y estas son las normas generales que manejan los expertos:

Si duermes boca arriba: es mejor irse a los colchones más firmes. De esta forma evitamos la tensión lumbar.

Si duermes de lado: se recomienda la firmeza media para que el cuerpo no se hunda, pero sí que se adapte al hombro y cadera. La máxima general es que la columna debe permanecer siempre, tomemos la postura que tomemos, lo más recta posible.

Si duermes boca abajo: cuanto más se adapte el colchón a la forma del cuerpo, mejor. Por eso se recomiendan colchones de firmeza media o baja.

Otra cuestión a tener en cuenta son las vueltas que damos durante la noche.

Si nos movemos mucho, mejor comprar un colchón de firmeza alta o media. Porque los más blandos nos obligan a un mayor esfuerzo cada vez que queramos cambiar de postura.

Materiales:

En cuanto al material del colchón, existen varios modelos con propiedades muy distintas y precios muy dispares.

Los más utilizados son:

Colchones de muelles: Los predilectos para las camas de matrimonio por la independencia que ofrecen, ya que no transmiten el movimiento de un lado a otro del colchón.

Hoy en día, con la calidad que las buenas marcas emplean en la fabricación de este tipo de colchones se podría decir que también son los más adecuados para las personas que pasan calor por las noches, ya que permiten que el aire circule más fácilmente que en los colchones de espumas.

Además, muchos modelos de muelles tienen una cara para el verano (más frescos, con mayor ventilación) y otra para el invierno (que conserva más el calor).

Dos cuestiones a mirar a la hora de comprar un colchón de este tipo son el número de muelles y los materiales que los rodeen. Porque afectarán al precio, pero también a la calidad.

Con todo, es posible que a algunas personas les puedan resultar muy rígidos, en cuyo caso sería bueno elegir la viscoelástica como complemento a este material.

Colchones de espuma: Tampoco transmiten el movimiento, guardan bien el calor y son fáciles de manejar.

Dentro de los colchones de espuma, encontramos una gran variedad: desde las sintéticas más básicas, hasta el viscoelástico.

Las espumas están recomendadas para aquellas personas asmáticas o alérgicas al polvo. Y se recomiendan en densidades superiores a 35kg/m3 para adultos, sobre todo si es la cama habitual.

En este segmento de colchones podemos encontrar:

o Viscoelástica: Es un material sintético desarrollado por la NASA en la carrera espacial de los años 60. Se inventó para aliviar la presión que los tejidos producían sobre el cuerpo de los astronautas durante el despegue, y se acabó por comercializar en los 90.

Al principio se hizo un hueco en el mundo de las prótesis y los colchones adaptables para enfermos que pasan mucho tiempo en la cama, y hoy en día está popularizado su uso en el descanso.

Pero hay que tener muy claro que no existen los colchones de viscoelástica. Se pueden llamar así desde que tienen 3 cm. y una densidad de 50kg/m3, aunque los mejores están en torno a 80kg/m3.

La viscoelástica es altamente adaptable, por lo que se convierte en el aliado perfecto para aquellos que sufren de dolor de espalda o duermen sobre un costado.

Con todo, es un material que no transpira muy bien. Así que si acostumbras a pasar calor debes buscar un colchón de visco microperforado, con gel termorregulador o con poros.

También podría ser una buena opción la mezcla de un colchón de muelles con una capa de viscoelástica.

Colchones de látex: Es el material más flexible, ideal para las personas que se mueven mucho al dormir.

Cuentan con una gran elasticidad, se adaptan a nuestro cuerpo y, al movernos, recuperan rápidamente su forma original. Además absorben muy bien el movimiento, por lo que también es una buena opción para los colchones de matrimonio.

Su principal ventaja es que los ácaros no pueden anidar en el látex, de ahí que esté muy recomendado para personas con asma o alérgicas… que lo puedan pagar.

Y su mayor defecto es que se trata de un material muy pesado que no hace sencilla la manipulación del colchón. Además de su elevado precio.

Una alternativa al coste de estos colchones son los de látex sintético o natural (incluso mezcla de ambos), que reducirá de forma visible el precio.

De cualquier forma, cuando elijamos un colchón mixto, la cantidad mínima de látex deberá de tener al menos 4 cm de grosor.

Bases

Aunque el colchón se deberá elegir según las necesidades de la persona que vaya utilizarlo, no podemos olvidar que la base repercutirá en su larga o corta vida, y en nuestro descanso.

También habrá que tener en cuenta que ciertas bases no son compatibles con algunos colchones:

• Somieres tradicionales compuestos por láminas: Es uno de los más baratos y aceptan cualquier tipo de colchón, facilitando una adecuada ventilación.

• Somier de tabla tapizada: No están recomendadas para los colchones de látex. Sin embargo, sí que es el más apropiado para los de espuma o muelles.

• Somieres de base de muelles: Ofrecen una ventilación excelente. Son bases aptas para cualquier tipo de colchón y destacan por su gran sensación de suavidad.

Colchón Emma: El gran favorito en siete países

Este colchón de fabricación alemana ha sido el viscoelástico favorito de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en dos años consecutivos (2018 y 2019). Y de otros seis países europeos.

Se trata de una de las grandes opciones en cuanto a calidad-precio.

Está formado por varios tipos de espuma:

– La primera capa tiene 4 cm de Airgocell. Es una espuma con el poro muy abierto, que ayuda a la ventilación y a la transpirabilidad. Gracias a este material, se absorben bien los movimientos de las personas tumbadas en él.

– La segunda capa son otros 4 cm de viscoelástica. Su efecto memoria logra distribuir la presión y acoger mejor el cuerpo.

– En su núcleo contiene espuma fría de alta densidad (espuma en grandes bloques). Es la que da firmeza al colchón, evitando que nos hundamos.

Esta mezcla de materiales hace de Emma un colchón fresco a pesar de estar fabricado con viscoelástica, por lo que es útil incluso para los más calurosos.

Pero aunque la casa lo anuncia como de una firmeza ‘media-alta’, lo cierto es que resulta más bien blando. Y a quienes vengan de un colchón de muelles les costará dos o tres días acostumbrarse a él.

Es más, para quienes pesan más de 80 kilos puede resultar excesivamente blando, y se conocen casos de personas que no han conseguido acostumbrarse a él. Aunque son muy pocos.

Otro de los peros que podríamos ponerle es que no tiene dos caras, una para verano y otra para invierno… por lo que el colchón en verano resulta muy caluroso

Pero la mayoría acaba encantada, y son muchos los que aseguran que han dejado de levantarse con el cuerpo dolorido y el cuello anquilosado.

De todas maneras, acabe o no por conquistarnos, el colchón Emma tiene un magnífico servicio de atención al cliente que da mucha tranquilidad a la hora de la compra.

Por cierto, con el colchón incluyen una funda lavable, que contribuye a regular la humedad y el calor.

La calidad de los materiales, su adaptabilidad y su firmeza hacen de Emma un colchón apropiado para diferentes pesos. Sin embargo, no es el mejor si se va a destinar a personas mayores o con poca movilidad.

Cuenta con garantía de 10 años y, como extra, permite más de 3 meses de prueba sin compromiso. Sin duda, nuestro favorito por su relación calidad-precio.

Otras opciones:

Tempur: el lujo de la mejor calidad en materiales

El material Tempur fue la primera viscoelástica del mercado. Los colchones Tempur, pioneros e innovadores en este tipo de material, han estado siempre en la cabeza de todas las listas. En cuanto a calidad de materiales, Tempur es sin duda la mejor opción.

Este colchón cuenta con la ergonomía muy característica. El peso del cuerpo queda distribuido por toda la superficie evitando los puntos de presión causados por movimientos o por el peso de los hombros y cadera.

Es un material que se adapta al cuerpo según su temperatura y peso, manteniendo la espalda recta. Recupera su forma original rápidamente, a pesar de haber dormido durante horas sobre él.

Si tu pareja se mueve mucho al dormir, este colchón no transmite el movimiento de un lado al otro de la cama. Y al tener soporte independiente en las camas dobles, cuenta con una buena amortiguación.

Como en el primer contacto con el cochón nos puede parecer que va a ser muy duro, podemos obtener una sensación de mayor comodidad con Tempur Extra Soft, que da una sensación de colchón más mullido.

Su flexibilidad y materiales ayudan a la circulación sanguínea y al dolor muscular. Por sus características, este colchón se utiliza de forma terapéutica.

La compra del producto incluye una funda hipoalergénica fácil de quitar y que puede lavarse a máquina.

Este colchón no se deforma, ni requiere de ningún tipo especial de cuidado. No es necesario darle la vuelta cada cierto tiempo gracias a su buena calidad. Y este modelo, el colchón Tempur Cloud, tiene una garantía de 15 años.

Lo malo es que su precio está muy por encima del resto. Y aunque probablemente la mayor duración ayude a encajar la diferencia de coste, la inversión inicial es muy alta.

Flex WBx 500 Visco: mezcla perfecta entre muelles y visco

Rebajas

Este modelo de Flex es perfecto para aquellos que buscan lo mejor en firmeza y durabilidad con una gran adaptabilidad.

Este colchón, con un núcleo de muelles embolsados, es una gran opción para aquellos que padecen dolores de espalda al levantarse.

Es un colchón que tira a firme y que, sin embargo, se adapta perfectamente al cuerpo, manteniendo la espalda en una posición adecuada.

Y los expertos aseguran que aquellos que sufrían contracturas musculares al dormir, notaron cómo desaparecían gracias a la adaptabilidad de este colchón.

Incluso aseguran que puede provocar una notable disminución de la sensación de pesadez en las piernas.

La composición de sus muelles permite absorber el peso y el movimiento. Esto es especialmente útil en las camas de matrimonio, sobre todo cuando uno de los dos se mueve mucho. Sus amortiguadores también funcionan de forma independiente.

Sin embargo, es importante añadir que no está recomendado para personas con un gran sobrepeso. Porque sus muelles, para mejorar la adaptabilidad son muy finos, y si pesas más de 90kg, notarás cómo se hunde un poco al sentarse.

Este colchón cuenta también con una capa de viscoelástica con gel, que consigue regular la temperatura y dar sensación de frescor, además de ayudar a incrementar su adaptabilidad.

Destaca por las fibras hipoalergénicas de su acolchado, que permiten mantener la temperatura y, al mismo tiempo, evitan reacciones alérgicas.

Entre sus extras encontramos la tecnología BioCeramics especialmente pensada para optimizar el descanso aumentando el flujo sanguíneo. Esta tecnología también ayuda a la regeneración de la piel para lograr una mayor flexibilidad y luminosidad en ella.

Este colchón podremos encontrarlo en dos firmezas: media y superior. Es una de las opciones más interesantes de mezcla de muelles y visco, con una maravillosa calidad-precio.

Como recomendación, este colchón agradecerá que le demos la vuelta cada 3 o 4 meses, para prolongar la vida del producto y evitar que pueda deformarse antes de tiempo.

El fabricante no recomienda utilizar somieres de láminas, sino que propone el uso de bases tapizadas.

Pole de Pikolin: el mejor para bases articuladas

El colchón Pole de Pikolín es un colchón 100% de látex, especialmente útil y cómodo para aquellos que cuenten con bases articuladas.

Será una muy buena elección si buscamos un colchón de látex pero somos calurosos. Pikolín ha creado este colchón que destaca por ser altamente transpirable y capaz de regular la temperatura corporal.

Sus canales transversales aportan ventilación al colchón, lo que permitirá eliminar la humedad rápidamente tras su uso.

Con firmeza media mantiene una adaptabilidad capaz de ‘envolver’ nuestro cuerpo y transmitir una gran sensación de confort.

Si disponemos de una cama articulada y buscamos una sensación de esponjosidad y suavidad, este colchón es una de las mejores opciones.

La agradable textura del látex contribuye a la comodidad durante el descanso. Y para aquellos que no se mueven mucho, proporciona un soporte estable y acogedor.

Cuenta con un bloque de látex con 5 zonas de confort diferenciadas para disminuir la presión en puntos clave. Y la misma densidad de este bloque garantiza una larga vida al colchón.

Además, dispone de protección higiénica a través de lo que Pikolín denomina “Triple Barrera”. Esta protección se encuentra entre las capas de acolchado e impide el desarrollo de ácaros, hongos u otras bacterias. Perfecto para aquellos que sufran alergias.

Por ponerle un pero, sólo podremos elegir hasta 19cm de grosor, y se queda un poco corto para la medida estándar de los colchones de la competencia.

Sin embargo, al utilizarse sobre todo para camas articuladas, agradeceremos que sea más fino para manejarlo sin renunciar a la comodidad.

Dorwin Nature (de Flex): La mejor opción de látex

Si buscamos un colchón de látex preparado para personas asmáticas o con alergia al polvo, ésta es nuestra opción.

Con una firmeza media, es apropiado para personas de diferentes rangos de pesos.

Fabricado con látex 100% natural, tiene una estructura ‘micro-alveolada’. Que consiste en varias perforaciones de distintos tamaños en las zonas clave del colchón, para reducir la firmeza en puntos concretos (como en la cabeza y en los pies).

La sensación al tumbarse es de suavidad y flexibilidad, recogiendo el cuerpo. Por ello, también está recomendado su uso para camas articuladas, para personas que duerman boca-arriba o que tengan que pasar mucho tiempo tumbadas.

Gracias a sus perforaciones transversales, se consigue una mejor transpirabilidad y ventilación del colchón. Y en las capas exteriores encontraremos lana y algodón orgánico.

Si fuésemos excesivamente calurosos o el clima fuese más bien caliente, recomendamos decantarnos por otras opciones más frescas, preferiblemente con muelles.

Todos los materiales del colchón son hipoalergénicos y con certificados que garantizan ser aptos para usuarios con pieles sensibles.

Este colchón fue reconocido por la OCU como el mejor colchón de látex en 2018.

Última actualización el 2019-06-15 at 23:11 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados