fbpx Los mejores termómetros digitales (Actualizado: octubre 2019) · CompraMejor.es Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Por ejemplo: robot aspirador, auriculares inalámbricos, rizador de pelo.

Los mejores termómetros digitales

photo  ebea
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando…

Cuando nos sentimos mal, lo primero a lo que atinamos es a medirnos la temperatura, tener o no fiebre hará que nos preocupemos más o menos por nuestro estado de salud y que actuemos en consecuencia. Para los padres, es una información de alerta en los niños pequeños y más aún en bebes.

Poder hacernos con un instrumento que permita tener los datos de temperatura de forma precisa, nos da garantía de tranquilidad y seguridad. Para ello, los expertos han seleccionado algunos de los termómetros digitales que se encuentran en el mercado, y elegido como el favorito al Braun PRT2000.

¿Por qué un termómetro digital?

Medirnos la temperatura es el primer paso que damos cuando nos sentimos mal, puesto que la fiebre suele ser el primer síntoma que nuestro cuerpo manifiesta frente a una dolencia.

Si bien es cierto que cada cuerpo tiene su propia temperatura, por encima de los 37,5º, los médicos ya consideran que nuestro cuerpo tiene un estado febril.

Antiguamente nos valíamos de los termómetros de mercurio, pero hace ya algunos años estos están prohibidos, debido a la toxicidad del material que empleaban.

La tecnología nos ha permitido avanzar hasta obtener termómetros más precisos, rápidos en la obtención de los datos, sencillos de utilizar y que no impliquen el contacto del cuerpo con materiales que puedan llegar a ser riesgosos; tal es el caso de los termómetros digitales.

Tipos de termómetros

Los termómetros digitales son dispositivos térmicos resistivos (RTD), que funcionan mediante un sensor llamado termisor, que predice la temperatura mediante el calentamiento de una resistencia eléctrica, como una bombilla. Se pueden utilizar para medir la temperatura en la boca, las axilas o el recto.

Los termómetros digitales infrarrojos, miden la temperatura del cuerpo calculando la radiación que éste emite. Pueden efectuar la medición al contacto o no con nuestro cuerpo. Son muy fiables y miden la temperatura de forma muy rápida. Podemos encontrar termómetros de éste tipo para efectuar mediciones de frente, de axilas y de oído.

Ventajas de los termómetros digitales

Los antiguos termómetros de mercurio requerían un contacto mucho más directo y preciso que los termómetros digitales, porque dependían de la dilatación del líquido para brindarnos la temperatura. Los termómetros digitales, al funcionar mediante la radiación infrarroja de nuestro cuerpo, permiten medir la temperatura incluso a distancia.

El tiempo de medición con los termómetros digitales es mucho más corto, en menos de un minuto nos arroja la temperatura, mientras que con los tradicionales, tendríamos que esperar de 2 a 5 minutos. Además, muchos modelos digitales cuentan con una señal auditiva, para alertarnos de que la medición ya se ha efectuado.

Son mucho más sencillos de utilizar, basta con colocarlos en la parte del cuerpo dónde tomemos la temperatura y obtendremos el valor en la pantalla. Los antiguos termómetros, debíamos estar sacudiéndolos para bajar el mercurio y que se pongan a “0”, cuidando claro de que no se rompieran y que quedara tanto el vidrio como el mercurio esparcidos por el suelo. Leer las mediciones, era un curso aparte.

Son de muy bajo consumo, una pequeña pila bastará para varios años de mediciones.

Para asegurarnos la durabilidad y precisión del termómetro, lo ideal es limpiarlo luego de cada medición. Lo ideal es utilizar una solución antiséptica o alcohol. Dependiendo el modelo, pueden traer fundas de plástico desechables, que por más que parezcan una tontería, suelen ser muy útiles cuando algún miembro de la familia tiene alguna enfermedad eruptiva contagiosa, como la varicela.

A tener en cuenta

  • Ergonomía: Sobre todo si son de contacto, no deben molestar durante su uso. En general todos prevalecen las formas redondeadas, porque son las que mejor se adaptan al cuero. En los infrarrojos, la ergonomía pasa más por que resulten cómodos mientras se sostienen con una mano.
  • Señal sonora: La mayoría de los modelos incluyen este tipo de aviso cuando efectúa la temperatura, pero algunos modelos de bajo costo, pueden no incluirla.
  • Batería: Ya dijimos que su consumo es muy bajo, pero debemos cerciorarnos de que al momento de cambiar la pila, utilice una que sea sencilla de conseguir en cualquier mercado o ferretería.De todas formas, para aportar durabilidad a la batería, muchos cuentan con la función de apagado automático al cabo de algunos segundos.
  • Memoria de almacenamiento: Muchos modelos pueden almacenar las mediciones que realizamos, siendo muy útiles cuando debemos registrar la temperatura durante un período de tiempo determinado, para ver su variación.
  • Precio: Dependerá en gran medida de las prestaciones que tenga, los modelos más básicos no suelen ser muy costosos, pero algunos termómetros infrarrojos si pueden llegar a serlo.
  • Garantía: Sobre todo en termómetros costosos, la garantía tendrá que ser de al menos un año.

El favorito: Braun PRT2000

Braun ya nos tiene habituados a la calidad de sus productos y avances tecnológicos. En éste caso han desarrollado un termómetro ideal para toda la familia, tengan la edad que tengan.

Basándose en estudios médicos que afirman que la definición de fiebre cambia con la edad, sobre todo en los niños, han desarrollado la tecnología “Age Precision” para ayudar a los padres en la interpretación de las lecturas de fiebre de los más pequeños.

Permite ajustar la edad de los niños y del resto de la familia de acuerdo a tres rangos: 0 a 3 meses, de 3 a 36 meses y de 36 meses en adelante. La pantalla nos brindará una lectura con un número en grados y se iluminará de acuerdo con un color determinado, que en conjunto nos ayudará a saber si el número que aparece en la pantalla se corresponde con un estado febril o no.

Su lectura es muy rápida, de tan solo 8 segundos. Ideal en el caso de los bebés o los niños que suelen ser bastantes inquietos durante las tomas. Al finalizar, emitirá una señal sonora que nos avisará que ya podremos consultar la temperatura.

Los expertos señalan en que si bien poder establecer la temperatura por edad es algo que suma, podría mejorarse la forma en la que se selecciona. Al encenderlo, el termómetro comienza a mostrar los diferentes rangos de edad en la pantalla y debemos apretar el botón en el momento justo en que aparezca la edad que queremos seleccionar. Lo ideal sería que seamos nosotros desde el botón, los que movamos el rango de edad. Incluso cada vez que lo encendamos debemos hacer esta operación, puesto que el rango de edad no queda grabado.

Mediante una pantalla LED retroiluminada, podremos consultar de forma visible y clara la temperatura, además de indicarnos en todo momento el formato de edad que hemos seleccionado para evitarnos confusiones.

La punta es redondeada y el cuerpo de plástico flexible (libre de BPA), para que al colocarlo la sensación no de molestias y se acomode perfectamente a la parte del cuerpo en dónde lo utilicemos. De hecho su diseño ha sido premiado.

Una desventaja, es que solo nos permite almacenar una sola memoria, la de la última toma; debemos recurrir al papel y lápiz si pretendemos llevar el registro de varios días.

Otras opciones

Omron Eco Temp Basic

Otra gran marca conocida, sobre todo en aparatos que sirven para monitorear nuestra salud como los tensiómetros, con lo cual podremos fiarnos de él.

Sin embargo, muchos expertos han tenido dudas en cuanto a su precisión, pero el problema no radica en que sus medidas no sean fiables, sino en que la señal sonora que emite para avisarnos de que la toma ha finalizado, suele llegar a ser antes del tiempo previsto para una correcta medición.

De hecho, otros expertos han afirmado que como tarda alrededor de 60 segundos en darnos el resultado, tiempo ideal en termómetros como éstos para obtener un dato preciso de temperatura, no es apto para niños muy pequeños; para los que no tienen pequeños y aunque les parezca inverosímil, mantener un niño quieto durante 60 segundos para tomarles la temperatura es una verdadera proeza.

El visor de la pantalla nos mostrará la temperatura, pero sus números no son muy grandes, con lo cual si estamos pensando en este termómetro para personas de edad avanzada, mejor manejar otras opciones.

A lo igual que el Braun, solo permite almacenar la última medición, ya sabemos que para hacer un seguimiento, debemos valernos de anotar las medidas aparte.

El resto de características son correctas, un diseño ergonómico aunque no flexible, fácil de usar, una batería con una duración aproximada de dos años incluso con un uso intensivo, y un precio más que asequible para poder hacernos con un termómetro digital para el botiquín de casa.

INTEY

Del tipo de termómetros infrarrojos, con una tecnología de medición precisa y un margen de error de tan solo 2 décimas.

La manera correcta de utilizar éste tipo de termómetros es colocándolos a la altura de la frente, manteniendo una distancia de 2 a 3 cm y en un segundo obtendremos los resultados. Al finalizar la toma, emitirá un sonido y los datos aparecerán en la pantalla; que debido su gran tamaño, proporcional números grandes y legibles, haciéndolo ideal para personas mayores.

A lo igual que el Braun, la pantalla tomará un color diferente si detecta una temperatura normal o un estado febril, para ayudarnos a interpretar la lectura. En éste sentido, si bien el Intey es apto para toda la familia, el Braun permite ampliar el espectro a niños pequeños y bebes.

Está pensado para toda la familia, a tal punto que si tenemos mascotas, también podremos tomarles la temperatura, solo debemos cambiar a la opción de “animales”.

Normalmente tomamos la temperatura en grados Celsius, pero si por laguna razón debemos efectuar las medidas en grados Farenheit, también podremos hacerlo.

Su diseño ergonómico, liviano y sencillo de utilizar con una sola mano, bastará solo con sólo apretar la tecla en su mango.

La botonera que del lateral, nos permite consultar las memorias almacenadas de hasta 99, si buscamos un termómetro para realizar un seguimiento de rutina, éste es el ideal.

Para una mayor tranquilidad, está certificado por la FDA, CE y cuenta con certificación RoHS.

Se carga con 2 pilas AAA, tanto recargables como las que se consiguen en cualquier tienda y al cabo de unos segundos de no uso, se apagará de forma automática.

LiSmile

Una alternativa económica al Braun, es el termómetro LISmile, que debe su nombre a que de acuerdo con la temperatura que arroje, aparecerá en el visor una carita feliz o una triste, indicándonos si estamos ante un estado febril o no.

Muchos expertos utilizan el detalle de la carita, como un juego con los niños, ver que caita aparece al tomar la temperatura, o ver si el termómetro está feliz o contento. Es una manera de poder entretenerlos y tomarles la temperatura al mismo tiempo.

Los números de la pantalla son grandes y legibles, además esta retroilumindada, ideal para hacer mediciones en la noche sin despertar a ningún miembro de la familia. Claro que si detecta que tenemos fiebre, comenzará a emitir una señal sonora intermitente y los números parpadearán en pantalla.

Su cuerpo es flexible, adaptándose a todos los recovecos de nuestro cuerpo. Su punta es de acero inoxidable y silicona, pero si necesitamos más certezas, está avalado por la FDA y la CE.

Cuenta con un registro para 10 memorias y la posibilidad de cambiar los grados de Celsius a Farenheit. Incluye además un estuche para que podamos guardarlo y protegerlo.

Yukicare

A pesar de no ser una marca muy conocida, cuenta con la certificación tanto de la FDA como de la CE.

También del tipo infrarrojo, con la ventaja de que permite tanto la toma desde la frente como desde el oído, con solo retirar la tapa frontal y en tan solo 1 segundo.

Si tenemos bebés o niños pequeños en casa, éste termómetro nos viene muy bien, puesto que una de las indicaciones para obtener temperaturas mucho más precisas en los pequeños, es tomar la temperatura desde el oído.

En caso de detectar un estado febril, cambiará el color de la pantalla y emitirá una señal sonora. Lo bueno es que en éste termómetro esa señal podremos desactivarla, y es un muy buen recurso si necesitamos tomar la temperatura por la noche y no despertar ni molestar a nadie en la familia.

Permite almacenar en la memoria hasta 20 lecturas, y cambiar la escala de medición de Celsius a Farenheit.

Su uso es muy sencillo e intuitivo, pero si por alguna razón debemos recurrir al manual, nos encontraremos con la sorpresa de que el mismo no está en castellano.

Última actualización el 2019-10-21 at 15:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados