Saltar al contenido

Ofertas de Televisores de hoy

RebajasBestseller No. 1 Ofertas de Televisores de hoy
RebajasBestseller No. 2 Ofertas de Televisores de hoy
RebajasBestseller No. 3 Ofertas de Televisores de hoy
RebajasBestseller No. 4 Ofertas de Televisores de hoy
RebajasBestseller No. 5 Ofertas de Televisores de hoy
RebajasBestseller No. 6 Ofertas de Televisores de hoy
RebajasBestseller No. 7 Ofertas de Televisores de hoy
RebajasBestseller No. 8 Ofertas de Televisores de hoy

Más artículos de televisores

Más ofertas

El televisor se ha convertido en la pieza central de la casa. Es el centro del hogar y ya no es un mero transmisor de las imágenes de un canal si no que sirve para entrar en internet, jugar a videojuegos, escuchar música, ver series y películas bajo demanda… incluso ver todo lo que llevamos en nuestro móvil, como las fotos o los vídeos del fin de semana.

Este electrodoméstico fundamental para la mayoría de hogares ha evolucionado tanto en los últimos años que es difícil escoger el que más se adapta a nuestras necesidades.

Así que incluimos en este texto unas ligeras nociones para que puedas valorar mejor las ofertas que aparecen en esta página, y que iremos actualizando cada día.

Tamaño de la pantalla

Aunque en los últimos años parece que ha crecido la tendencia a comprar un televisor lo más grande posible, pero si no tienes la distancia ideal, el tamaño se convertirá en un problema más que en una ventaja. Porque si te pasas de grande se te pixelará la imagen, y si te quedas corto perderás muchos detalles.

La nueva tecnología Ultra HD permite tener televisiones más grandes sin que se produzca esa pérdida de calidad en los visionados.

Por ejemplo para una distancia media de entre 1,5 metros y 2 metros deberíamos adquirir una televisión de 19 pulgadas si es HD, de entre 26 a 32 pulgadas si es full HD y en cambio podemos adquirir una de entre 46 a 55 pulgadas si es Ultra HD.

Resolución de pantalla

Indica cuántos píxeles (puntos) tiene. Como es lógico, cuanto mayor sea la cantidad de puntos, con más detalle se mostrarán las imágenes y menos “pixeladas” se verán.

A día de hoy las resoluciones más comunes son Full HD con 1.920×1.080 píxeles, y 4K UHD con 3.840×2.160 píxeles, cuatro veces mayor que la resolución Full HD.

La resolución HD Ready (1.280×720 píxeles) ya se ha quedado obsoleta para los televisores de primeras marcas, aunque todavía hay algunas que los tienen en stock.

Tecnología

Hoy en día existen tres tecnologías principales:

LCD con retroiluminación LED. Estos televisores son duraderos, proporcionan más brillo a la imagen y se ven mejor en salas iluminadas.

En contraposición, empeora la calidad de visionado si somos muchos de familia y algunos no pueden mirar de frente a la pantalla. Y el reflejo del sol se suele hacer muy pesado.

QLED. La tecnología Quantum Dot Light Emitting Diode es una evolución de las LCD. Se trata también de paneles retroiluminados, pero en este caso lo hacen con nanocristales. Esto se traduce en que la imagen tiene un mayor contraste y consigue más volumen de color y menos saturación.

Otra de las mejoras que consigue se refiere a los ángulos de visión. Se puede ver la televisión desde diferentes puntos sin perder calidad, como ocurre con las LCD.

Las desventajas vienen relacionadas con la necesidad de la iluminación exterior. Son televisiones algo más anchas y no consiguen el negro puro.

OLED. La tecnología Organic Light Emitting Diode ha sido la última en llegar al mercado. Lo que la diferencia de los otros sistemas es que es capaz de encender y apagar los pixeles de forma individual, sin necesidad de retroiluminación. Esto sirve para que el nivel de contraste sea mejor, los colores destaquen más en la pantalla y los colores negros sean más realistas.

Otra de las grandes ventajas del sistema OLED es que permite ver la televisión desde muchos ángulos sin perder calidad.

Pero también hay que valorar los inconvenientes. Uno de ellos es el precio ya que, por regla general, y salvo que en esta página encuentres una oferta espectacular, las televisiones OLED casi siempre son muy caras.

Una de las desventajas de esta tecnología es que no soporta bien las imágenes fijas. Por lo que no es recomendable si vamos a utilizarla principalmente como monitor de ordenador, para pasar fotografías o para dedicar mucho tiempo a videojuegos.

Conectividad

Otra de los factores a tener en cuenta antes de decidirse por un modelo es ver el número y tipo de conexiones que tiene. Conviene que tenga conexiones inalámbricas como Wifi y Bluetooth y varios puertos USB, HDMi en incluso HDMI 2.1.

La conexión más importante hoy en día es el puerto HDMI, que ofrece conectividad “Plug” and “Play” y un gran ancho de banda. Es deseable que la televisión que compre tenga el HDMI 2.0b para que pueda soportar contenidos 4K con tecnología HDR.

También es importante que la televisión tenga conexión a internet. Por cable o de forma inalámbrica. Lo mejor sería tener un puerto Ethernet Gigabit (1.000 Mbps) o conexión inalámbrica Wi-Fi tipo AC (envía y recibe datos a la vez) para tener un ancho de banda mayor.

Sería un complemento perfecto tener un puerto USB, muy útil para leer documentos, ver fotografías y vídeos a través de un disco duro externo o un pendrive. Incluso con este puerto algunos fabricantes permiten grabar los canales de TV a una unidad externa.

Tampoco está de más tener otros puertos como los RCA analógicos, salida coaxial digital, o que uno de los puertos HDMI soporte audio (HDMI ARC) para conectar el sistema de cine en casa. Y el Bluetooth nunca sobra.

Smart TV y Streaming

Las plataformas Smart TV permiten, a través de sus menús sencillos, intuitivos y control por voz (en algunos casos), acceder a contenidos de Internet y a servicios en streaming.

Cada fabricante tiene su propia plataforma Smart TV. LG la llama WebOs, en Samsung la llaman Smart Hub, Android TV en Sony y FirefoxOS en Panasonic.

Estas plataformas nos ofrecen un gran abanico de contenidos y nos posibilitan navegar por internet e incluso descargar e instalar nuevas aplicaciones en la memoria interna de nuestro televisor (suelen montar una memoria de 8 o 16 Gb para almacenamiento).

Tasa de refresco, los famosos Herzios

La tasa de refresco, también conocida como frecuencia de refresco, es un valor que indica la cantidad de imágenes que se muestran a cada segundo. Y se mide en hercios (Hz).

Para un televisor 4K UHD esta tasa es recomendable que se encuentre entre los 100 y los 120 Hz, para no cansar la vista y que los cambios de imagen sean más fluidos.

Los canales de televisión suelen emitir a 50 Hz y las películas se graban a 24 Hz, es decir, 24 imágenes por segundo de grabación.

Si por ejemplo la tasa de refresco de un televisor es de 100 Hz y estamos viendo una película (24 Hz), el procesador de imagen del televisor tiene que interpolar imágenes vacías entre las imágenes de la película para conseguir la tasa de 100 Hz. Si el procesador de imagen es bueno, esa interpolación pasará inadvertida, si no, puede provocar un difuminado de la imagen.

A mejor procesador de imagen, mayor precio del televisor, aunque tengan la misma resolución 4K UHD. Hay televisores baratos que solo permiten 30 Hz, y esa cantidad es suficiente para ver películas aunque no serviría para utilizarlos como monitores de videojuegos.

Última actualización el 2018-12-17 at 09:58 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados