Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Barreras para prevenir riesgos de los más pequeños en casa

Barreras para prevenir riesgos de los más pequeños en casa
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Toda medida para garantizar la seguridad en casas es poca y si hay pequeños en ella todavía más. Bajo esta premisa el número de artículos orientados a esta función es elevado y variadas las posibilidades para minimizar los riesgos. Las barreras de seguridad forman parte eficaz e importante de este objetivo.

Las imprevisibles reacciones de los niños hacen que la seguridad sea un fin complejo de garantizar las 24 horas del día. Por ello se hacen necesarios utensilios que refuercen la tranquilidad de los padres.

Qué es y para qué sirve

Un sistema de seguridad para los niños, principalmente en forma de rejas, puerta o panel separador que es adaptable por diseño a distintos tamaños de marcos y que está ideado para evitar que los más pequeños accedan a lugares peligrosos.

Son, por ejemplo, muy útiles en casas con escaleras o para colocarlas a la entrada de lugares que pueden entrañar riesgos como la cocina. También es normal en las habitaciones para tener a los peques más controlados.

Robusta barrera de rejas: Safety 1st

En cabeza situamos un modelo metálico de barrotes que, por su naturaleza de estructura y material, resulta muy seguro.

A esta cualidad principal suma otros factores prácticos de gran importancia como es, en este caso, el margen que tiene para adaptarse a anchos que vayan de los 73 a los 80 cm.

Se puede ampliar hasta los 136 cm, pero hay que dejar claro que hay que adquirir aparte las extensiones para alcanzar ese tope de medida.

Como se adelantaba en la introducción, algunas vallas no precisan tornillos. En este caso sí, pero no son convencionales ya que se trata de tornillos de presión mucho más anchos que se presionan contra los laterales y que no precisan agujeros en la pared.

Una barrera robusta y abatible que, en consecuencia, se abre en ambos sentidos y que incorpora un doble cierre para que los pequeños no puedan abrirla por mucho que hurguen.

Además, añade una especie de alarma visual que avisa del correcto o incorrecto cierre de la barrera.

Se trata pues de una barrera fiable a un precio asequible, aunque precisa complementos aparte como las extensiones ya citadas o unos tornillos de presión especiales (en Y) para adaptar la valla en escalera.

En todo caso, es un producto con una óptima relación calidad-precio que, como todos de la gama, hay que instalar de manera correcta para evitar percances.

Máxima utilidad: Vounot

Otro modelo de reja y metálico, pero muy distinto al anterior tanto por sistema de fijado como por tamaño y por precio ya que resulta bastante más elevado.

Sin duda, una de sus ventajas principales es que su configuración a modo de biombo evita cualquier tipo de instalación.

Basta con desplegar los cinco paneles, modelar la forma (rodear una chimenea, por ejemplo) y su utilidad será efectiva.

En todo caso, si se quiere reforzar la seguridad se pueden fijar los extremos a la pared colocando unos ganchos.

La versatilidad de formas hace que sea muy práctica para cualquier rincón de la casa. Se puede cercar una escalera o delimitar el espacio en el que pueda jugar el peque sin que haga incursiones a lugares poco recomendables para su seguridad.

Entre los cinco paneles uno está habilitado como puerta con un cierre incompatible con la habilidad de un niño para abrirlo. No es barata, pero su multifuncionalidad merece la pena.

Opción retráctil: Satisure

Cambio radical de concepto sobre los anteriores. Una barrera de seguridad muy semejante a los paneles separadores de ambientes que opta por la lona como elemento disuasorio.

El montaje resulta sencillo, aunque, en este caso, se precisen tornillos para desplegarla de una lateral y fijarla en el otro.

Sin duda, la gran ventaja de esta alternativa es el gran margen de anchura que puede cubrir por su carácter retráctil. En este caso, hasta huecos de 1,80 metros.

Este sistema permite además una enorme facilidad para quitarse y ponerse.

Como ejemplo, si se pone delante de una escalera basta que el adulto suelte el panel de los enganches para subir y lo vuelva a poner de inmediato para asegurarse que el niño no lo hace.

Dentro de esta gama de artículos, el precio no es uno de sus principales atractivos, aunque la versatilidad es mayor que en otras barreras más convencionales.

Modelo híbrido: Hauck

Una alternativa híbrida en este caso de madera y metal. La madera se reserva para la puerta y el metal para las sujeciones.

Se fija también con tornillos de presión, lo que evita instalaciones y agujeros a la pared y cuenta con doble cierre de seguridad.

Una buena opción para huecos que oscilen entre los 75 y los 80 cm a un precio asequible. Como es norma en este segmento es posible aumentar estas medidas con sistemas de extensión que hay que comprar aparte (en este modelo concreto se puede llegar hasta 1,10 metros).

Paneles plegables: Baby Dan

Por último, una opción muy original, práctica, fácil de manejar y a un precio que no se puede considerar barato frente a otros modelos más convencionales, pero sí razonable para lo que ofrece.

Se trata de una especie de panel separador que cambia la lona por paneles muy estrechos que se pueden plegar.

Es decir, cuando se despliegan forman una barrera opaca de material plástico y cuando se pliega apenas se ve.

El sistema de plegado y desplegado se hace a través de la presión de un botón que libera o fija los paneles.

Las barreras de seguridad son un importante elemento para evitar riesgos innecesarios
Las barreras de seguridad son un importante elemento para evitar riesgos innecesarios

De qué material

Hay distintas opciones entre las que destacamos las siguientes:

Aluminio

Ligera, resistente y segura

Hierro

Las más sólidas pero menos ligeras

Madera

Además de su función práctica son las más vistosas. Eso sí, es más que aconsejable que sea una madera totalmente lisa para evitar el peligro de las astillas.

Plástico

Las más ligeras y económicas

Hibridas

Hay modelos que combinan la estructura tubular en material rígido y lonas resistentes como obstáculo para que no puedan salir los niños. En algunos casos se asemejan mucho a paneles separadores fijados en los laterales.

Qué tipos hay

Fijas

De uso muy extendido por su seguridad y por permitir un fácil acceso cuando se libera la valla o puerta.

Desmontables

La gran ventaja es que se pueden cambiar de emplazamiento con mucha facilidad.

Modulares

La estructura se puede hacer casi a la medida del espacio. A menudo, como hemos adelantado, la estructura modular se complementa con tejidos fuertes de contención en vez de materiales rígidos.

Extensibles

Vienen a ser paneles separadores extensibles de fuerte tejido que se fijan a un lateral y se fijan en los ganchos que hay que atornillar en el otro.

Con alarma

Algunos modelos incorporan este sistema de aviso para reforzar la seguridad en el caso de que falle la barrera.

Cómo instalarla

Una vez reseñados los tipos hay que destacar que la mayoría de los modelos incorporan extensores laterales que se pueden regular a presión para fijarla de manera exacta al ancho que se quiera tapar.

Si no alcanza la medida se pueden comprar por separado hasta completar la anchura a cubrir. En algunos casos no se necesitan tornillos.

Qué tener en cuenta

Altura

Como es lógico dependerá de la edad y desarrollo del niño, pero, como referencia, la altura de la valla de protección debería equivaler, como mínimo, a las tres cuartas partes de su altura. El objetivo ha de ser que no pueda subirse a ella y superarla.

Tamaño

En este caso nos referimos al ancho a cubrir que tiene menos problemas ya que, como hemos hay señalado, la mayoría de los modelos cuentan con sistemas extensibles y adaptables para hacer un tope seguro con los laterales y si no alcanza se pueden comprar por separado.

Material

Ya hemos dedicado un epígrafe concreto que resumimos diciendo que, con carácter general, las de metal serían las más resistentes, las de madera las más vistosas y las de resina o plástico las más económicas.

Rejas

Las barras verticales por las que optan varios modelos deben tener la separación adecuada para evitar que el niño pueda meter la cabeza entre ellas.

Aunque parezca una obviedad, ninguna comprobación sobra cuando se trata de la seguridad de los más pequeños de la casa.

Cierre

Un aspecto también de gran importancia dada la función que tienen estos dispositivos. Muchos modelos cuentan con pestillos de doble acción que hay que empujar hacia abajo para abrirlo.

El concepto general es que el cierre sea sencillo para que lo abra un adulto, pero no para que lo haga un niño. Si hay que elegir, mejor que sea complejo si con ello se gana seguridad.

Última actualización el 2021-10-18 at 20:12 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados