Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores mantas para dormir o ver la tele con una agradable temperatura

Las mejores mantas para dormir o ver la tele con una agradable temperatura
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Llega el frío y con él los hábitos propios de estas fechas. La manta ha sido, es y será uno de los complementos más recurrentes ya sea para la cama o para ver la televisión desde el sofá a una temperatura agradable.

La necesidad del ser humano de abrigarse llevó a coser las pieles de animales para convertirlas, por su función, en las primeras mantas de la Historia.

Hazte miembro de Amazon Prime GRATIS

Por 49,90 euros al año (o 4,99 euros al mes) y 30 días de prueba sin compromiso.

Hazte Prime ahora (es GRATIS)

Es obvio que la evolución de los tejidos a lo largo de los siglos ha generado un amplísimo catálogo de opciones, así como diversos usos específicos delimitados habitualmente por el tamaño (para sofá, coche, mascotas…).

También la expansión de los edredones ha restado protagonismo a la tradicional manta, pero, así y todo, sigue siendo un artículo que no falta en casa.

De entre las seleccionadas nos hemos decantado en primer lugar por una de cama de la marca HTE por su suavidad, su eficacia a la hora de calentar y un precio muy asequible.

De qué material

 No solo hay distintas opciones en función del tamaño, sino también por el tejido o material elegido para su fabricación. Destacamos los siguientes:

  •  Lana: Por su cometido de dar calor y su vigencia a través de los años es una de las alternativas más tradicionales. Entre sus características más destacables están su calidez, que no se siente humedad al contacto con la piel, aíslan, no se arrugan y resultan muy estéticas. Si se tiene la piel sensible pueden generar alguna irritación o picores y, otra de las cautelas, es comprobar bien antes el modo de lavado.
  • Franela: Un tejido típico de las fechas invernales que se usa mucho en ropa para estas fechas, pero también en mantas. Es una tela híbrida que mezcla hebras de lana, algodón y fibra sintética.
  • Algodón: Se caracterizan principalmente por ser muy ligeras y suaves. Estas dos cualidades hacen que sea una manta muy adecuada para personas con piel delicada. También para quienes suden mucho ya que es altamente transpirable.
  • Poliéster: Entre sus principales ventajas está el precio ya que son generalmente las más económicas y además duran bastante. Buena transpirabilidad, suaves y fáciles de lavar, aunque, en el lado de las desventajas, su poder calorífico es menor que otras opciones.
  • Vellón: Un tipo de lana no hilada, más delicada y solamente peinada y lavada. Resulta pues más aireada y voluminosa. Un material ligero que se concreta en mantas muy esponjosas, suaves y gruesas.
  • Pluma: Viene a ser un híbrido de manta y edredón. Se componen de plumas intercaladas habitualmente en capas de algodón. Poco transpirables.
  • Cachemir: Al igual que en las de poliéster el precio era una ventaja, en este caso es el principal inconveniente por elevado sobre el resto de opciones.Cabe recordar que es una de las lanas de cabra más escasas y una de las más valoradas. Suave al tacto, sedosa, ligera y buen aislante térmico.
  • De pelo: Muy decorativas. Su composición sintética ofrece gran suavidad al tacto. Muy diversos diseños para vestir la cama.

Las mejores mantas

Muy suave: HTE

Hemos optado en primer lugar por una manta para cama de 135 cm (220 x 240 cm) que reúne cualidades muy a tener en cuenta.

Así, se trata de un tejido muy suave, eficaz a la hora de calentar y de un precio bastante asequible para su calidad y prestaciones.

En concreto está confeccionada con microfibra de poliéster. A las características señaladas se añade que es antideslizante e inmune a las arrugas.

Su tacto sobre la piel resulta muy agradable y, como es obvio, pese a que sus medidas se ajustan al tipo de cama mencionado, será también muy útil en veladas de invierno en el sofá frente al televisor.

Como apunte adicional, no menor en estos complementos, se lava de manera sencilla a máquina si bien hay que tener en cuenta que no es recomendable la lejía ni tratarla con secador y/o plancha.

Se distribuye en unos diez colores distintos y, además de su utilidad, es bastante decorativa gracias a su superficie mullida.

Clásica de franela: Wavve

Un modelo que apuesta por el clasicismo tanto en la sencillez de su diseño como en el material de franela, uno de los tejidos más identificados con las fechas de frío que se avecinan.

Se distribuye en cuatro medidas distintas. En este caso concreto mide 150 x 200 cm, un tamaño que le hace muy versátil tanto para cama pequeña como para sofá.

Una enumeración de características pasaría por su suavidad, ligereza, calidez y buena transpirabilidad. A ello suma un precio muy económico.

Con el fin de prolongar su vida útil es recomendable en este tejido lavarla por debajo de los 30º, centrifugarla a baja velocidad y secarla también por debajo de los treinta grados.

Se ofrece en nueve colores y las cuatro medidas mencionadas.

De doble cara: Ratel

Sensiblemente más cara que las anteriores, pero con motivos de peso que argumentan esta variación.

Se trata de una manta polar de doble cara que recurre a diversos materiales de calidad. Así, es una combinación de franela suave y lana de cordero afelpada.

La capa superior es de microfibra de vellón suave y la inferior de microfibra de sherpa calentada.

Cabe recordar que la tela sherpa es una específica para combatir el frío que supera al vellón en cuanto a poder calorífico. Está compuesta por fibras de algodón muy finas extraídas del algodón de pelusa larga.

Otro nivel: Annapurna Cashmere

Si la manta anterior resultaba cara sobre la media, esta alternativa ya está en otra dimensión respecto a precio. Un capricho o excelente regalo si se tiene margen económico.

Solo ya mencionar el tejido de fabricación, el apreciado y valioso cachemir, da una idea del nivel de su calidad. A ello se suma su carácter artesanal.

Esta fibra natural aporta una gran suavidad y una sensación muy agradable cuando contacta con el cuerpo.

A pesar de que pueda parecer delicada, lo cierto es que muy resistente a las manchas. Se puede lavar a mano e incluso a máquina en el programa delicado y sin centrifugado.

Lote de cinco: Kortpack

Damos un volantazo en el apartado de precios para terminar con un lote de cinco mantas muy básicas y baratas.

Muy adecuadas para salidas al campo o reuniones de niños y amigos. El diseño no es su fuerte, pero tampoco están ideadas para la decoración.

Fabricadas en materiales textiles reciclados con componentes como el algodón, la lana, el poliéster o acrílico.

Qué tipos de mantas hay

 Distinguimos algunas opciones:

  • Para cama: Las más extendidas con independencia del material de confección elegido. Son las clásicas pese a la ya citada expansión del edredón y son las que centran esta comparativa.
  • Para sofá: La variedad de tejidos es también grande. La diferencia principal está en el tamaño que es más pequeño.
  • Para bebés: De materiales muy suaves y, obviamente, de reducidas dimensiones.
  • De viaje: Puede servir una de sofá ya que cuentan con características muy similares marcadas por unas medidas menores a las de cama. En este caso concreto es fundamental que sea fácil de llevar.
  • De peso: Una opción muy específica. Están orientadas a reducir el estrés creando una sensación de bienestar y tranquilidad. Están rellenas con cuentas de cristal o bolitas de plástico para hacerlas más pesadas. Algunas llevan capas de tela adicionales.
  • Para mascotas: Otra línea específica es la diseñada para dar calor a nuestras mascotas, perros y gatos principalmente. Se tiende a tejidos en el que no se queden pegados los pelos.
  • Eléctricas: Una gama muy distinta. Se puede regular la temperatura de su circuito eléctrico. De este modo, te pueden calentar la cama antes de acostarse. Más caras en general que las convencionales.

Qué tener en cuenta antes de la compra

Uso

Como es evidente, para qué se va a usar la manta es fundamental a la hora de decidirse por un modelo u otro.

Si se quiere para la cama las medidas han de ser las que correspondan. Nada que ver con una que se va a usar para ver la televisión desde el sofá.

Medidas

Directamente vinculado al anterior aspecto. Como ejemplo práctico, una manta para una cama estándar de 135 cm debe medir 220 x 240 cm para que se pueda remeter bien y cumplir con su cometido de arropar.

Peso

Un factor muy importante para decidirse por un material u otro. Lo ideal es que sea ligera y abrigue lo suficiente en función de variaciones climatológicas.

Es decir, no es lo mismo vivir en zonas cálidas que gélidas. Que pese mucho es una incordio sobre todo si se cambia a menudo de postura.

Diseño

En este apartado no habrá problemas ya que el catálogo de materiales, estampados y diseños es amplísimo. Dependerá de los gustos y del margen económico que se tenga.

Última actualización el 2022-12-06 at 11:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados