Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores mochilas para llevar a tu bebé seguro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Llevar a tu bebé en una mochila especialmente diseñada para ello reporta una serie de ventajas muy a tener en cuenta.

Es por ello que se trata de un producto cada vez más demandado en un sector con enorme variedad de catálogo que cubren todas las necesidades de los más pequeños.

De entre las aquí elegidas, nos hemos decantado como líder por un modelo de Upchase por su multifuncionalidad y económico precio.

La progresiva aceptación de estos utensilios ha procurado una gran variedad de modelos, características y precios.

Sin embargo, a todos les une el objetivo prioritario que es la ergonomía para que tanto el bebé como quien lo transporte se encuentren lo más cómodos posible.

Qué es y para qué sirve

En su concepto más básico se puede definir como un trozo de tela resistente sobre un arnés que sirve para transportar al bebé dejando libres las manos de la madre o el padre.

Se le puede ubicar en la parte delantera, lateral o posterior. Su margen de uso va del nacimiento hasta los tres o cuatro años en función de los modelos.

Qué ventajas tiene

  1. Cercanía: El bebé nunca se quedará aislado o solo. La ventaja en este aspecto sobre el cochecito convencional es que no le perdemos de vista. Si tiene algún problema lo sabremos al instante ya que le llevamos pegado.
  2. Peso: El peso queda repartido de manera uniforme en el cuerpo de quien le lleve. Nada parecido a tener que llevarle en brazos. Con la mochila no solo cargarán las extremidades superiores sino también la espalda y los hombros.
  3. Libertad de movimientos: Una de las ventajas más evidentes y apreciadas.
  4. Seguridad: No solo la que procuran estos utensilios sino la que se le transmite al pequeño por el contacto directo con sus padres.

Cómo llevarle

Mencionar la palabra bebé y que venga a la mente la palabra seguridad es todo uno. Llevarle de manera correcta es fundamental para evitar percances.

Con carácter general, y por pura lógica, la mejor posición es la que dote de comodidad tanto a la madre o al padre como al bebé.

Las recomendaciones de los expertos determinan que hasta los 4-6 meses se les coloque de frente ya que requieren soporte para su cuello.

Cuando por sí mismos pueden mantenerse erguidos se les puede ya variar de posición. A partir de aquí dependerá de lo que más le guste al pequeño, si mirar hacia delante, ir a un lado o llevarle detrás pudiendo ver y entretenerse.

Qué tipos hay

Pues como ha hemos advertido en la introducción, la expansión de esta alternativa ha implicado una amplia variedad de opciones, algunas de ellas inspiradas en modos de transporte de bebés en otros países que se remontan al origen de la Humanidad.

Destacamos los siguientes entre los portabebés de un solo hombro:

  1. Bandolera: Tela de unos dos metros de longitud con anillas en un extremo. Rápida de colocar. La posición más frecuente es llevar al bebé en la cadera, aunque también se puede hacer de frente en posición cuna en incluso en la espalda.
  2. Tonga: Muy sencilla. Se trata de redecilla de algodón que se coloca en un hombro ya sea en versión unitalla o con talla determinada. Se coloca muy rápido y está ideada para ratos cortos, para la playa o la piscina. Se puede llevar perfectamente en el bolso y usar en situaciones de emergencia.
  3. Mei hip: A medio camino entre la mochila y la bandolera. Distribuye el peso entre la cadera, la espalda y un solo hombro. Recomendado para 4-6 meses. Pasamos ahora a los de dos hombros o simétricos.
  4. Fular elástico: Suele ser de algodón o confeccionado con mezclas de tejidos naturales (lino, bambú, lana). Los fulares son los portabebés más versátiles ya que permiten muchas posiciones y abarcan una amplia edad del pequeño: desde meses hasta cuatro o cinco años. Eso sí, requiere tener una buena técnica de anudado para garantizar en todo momento la seguridad.
  5. Mei tai: Como su nombre indica es de origen asiático. Muy parecido a la mochila ergonómica pero sin correas ni componentes de plástico: es todo de tela. Se conforma con un recuadro con una tira para atar a la cintura y dos para los hombros. Se recomiendan a partir de los 4-6 meses.
  6. Mochilas ergonómicas: Como es lógico, un portabebés hecho a semejanza de las mochilas con tirantes acolchados, hebillas de plástico y tiras de nylon. Abarcan casi todas las edades (con límite en unos 4-6 años que admiten las versiones más grandes conocidas como toddler).

Qué tener en cuenta

Seguridad: No hay duda en el primer factor a tener en cuenta. Para chequear su fiabilidad hay que calibrar prácticamente todos sus componentes: asiento, correas, hebillas, broches, anillas o cinturones. Todos han de tener la resistencia necesaria y acoplarse de manera correcta.

Versatilidad: Importante también que permita distintas posiciones para llevar al bebé. Principalmente lo es porque a medida que el pequeño cada vez lo es menos variará la posición en la que se encuentre más cómodo.

Colocación: Ya hemos aludido al reseñar algunos de los tipos de portabebés que hay algunos en los que resulta más sencillo su colocación. También es una característica a valorar. Si se puede colocar con una sola mano, mejor todavía para que te puedas manejar sin ayuda.

Comodidad: Totalmente imprescindible para los dos. La resistencia de la tela y el acolchamiento de los tirantes pueden ser factores positivos a la hora de distribuir el peso de manera uniforme y ganar así comodidad. Para ello hay que evitar que los hombros, el cuello y la parte superior de la espalda sufran tensiones.

Versátil y económica: Upchase

Una alternativa económica, un factor importante en un sector que no se caracteriza por ello. Acompaña la baza de su precio con una óptima versatilidad y resistencia, siempre tan importante en estos productos.

Muy buena ergonomía que posibilita un acople muy cómodo. Pese a que al principio puede retraer la cantidad de componentes y correas, cuando se arma resulta muy sencillo de colocar.

La versatilidad de posturas es muy amplia ya que se le puede llevar delante con el pequeño mirando al frente, a la espalda o ponerlo en modo cuna por si toca la hora de dormirse.

Está recomendado desde recién nacidos a tres años. Muy recomendable para pasearle por la casa (más en tiempos de pocas salidas) e intentar calmarle si llora. Seguramente se eviten así los padres algún que otro dolor de espalda.

Incluso cuenta con la opción de desprender la parte de arriba y dejar solo la base a la altura de la cintura para que apoye el pequeño mientras le agarramos.

Es una opción muy útil ya que el niño o niña tiene total movilidad y el padre o madre evita cargar su peso (que después de un tiempo se nota) sobre la espalda.

Seguridad a toda prueba: BabyBjörn One Air

Si, como hemos señalado, la seguridad es la incuestionable prioridad cuando de bebés se trata, pocos modelos pueden asegurarla tanto. Como contrapartida a ello, un precio muy por encima de la media.

Materiales de gran calidad, altamente transpirable gracias a la malla de fabricación, muy fácil de lavar (detalle no menor cuando hay pequeños implicados) y muy cómoda para los dos.

Tiene dos posiciones de altura para poder llevar al niño casi sin notarlo desde que nace hasta, más o menos, los tres años.

También es posible elegir entre llevarle hacia dentro, hacia fuera o en la espalda. El ancho de las correas ya da idea de su potencial seguridad con paso por los hombros, pecho y cintura.

En suma, una calidad superior en materiales, estudiado diseño, seguridad a toda prueba y, eso sí, precio no apto para todos los bolsillos.

Plácida para recién nacidos: Close Caboo Lite

Rebajas

Viene a ser del tipo fular por su aspecto exterior, pero con truco. Es decir, no precisa el anudado que requiere el fular ya que basta con tirar de las anillas para ajustar al nivel de presión que más cómodo resulte.

Incorpora unas correas bastante anchas que ayudan a la distribución del peso. Muy recomendada para recién nacidos o con pocos meses. Les resultará de una comodidad extrema.

No se trata de un modelo versátil ya que está diseñado para una postura concreta del bebé que, como apuntamos, es la más propia para los de menor edad. También por peso se ajustará mejor a estos.

Para bebés de 4-6 meses en adelante hay en el mercado opciones más resistentes por el mismo o menor precio.

Ergonomía superior: Ergobaby

Como el propio nombre de la marca indica, un producto de una ergonomía superior que agradece tanto el bebé como quien le transporta.

No es de las más baratas, pero con un diseño que tira a minimalista logra un nivel de comodidad a tener muy en cuenta si se tiene margen económico.

Se acopla perfectamente a dos posiciones muy complementarias: se le pone de frente para que se entretenga con lo que vaya viendo durante el paseo y, cuando se canse, se le da la vuelta y se le puede dar de mamar o puede dormir sin ningún problema.

Muy fácil de poner y además con una bonita estética gracias a su estampado. Materiales resistentes con un muy buen acolchamiento de las correas.

Para iniciarse en el senderismo: ZStyle

Para terminar, la mochila portabebés más mochila tanto por diseño como por función ya que está orientada a que el pequeño haga sus primeras rutas senderistas o conozca sus primeras montañas.

Como es lógico, esta especificad le resta versatilidad en las posturas y complica la colocación.

No obstante, una vez ubicado, la seguridad será total (con protector solar incluido) y solo queda esperar que al bebé le gusten ese tipo de paseos.

Última actualización el 2021-06-19 at 07:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados