Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Alfombras de baño para sentir calidez y seguridad al salir de la ducha

Alfombras de baño para sentir calidez y seguridad al salir de la ducha
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Como ya hemos advertido en otros productos, el baño es una de las estancias de la casa que más riesgos conlleva por la presencia de agua y los posibles resbalones. Para evitarlos, hay alternativas como las alfombras de baño.

A sus aspectos prácticos suman además un componente decorativo para el baño con la ventaja de que el amplio catálogo de modelos hace difícil no encontrar una que quedé bien y además nos sea de gran utilidad.

Alfombras de baño: Para qué sirven

Su principal cometido es evitar resbalones cuando salgas de la ducha o de la bañera.

A ello suma la agradable sensación que supone el contraste del agua con una superficie suave, caliente y confortable.

En síntesis, proporcionan seguridad y calidez.

Qué ventajas tienen

Recapitulamos las ya mencionadas dentro de sus funcionalidades y añadimos otras.

  • Reducen el riesgo de resbalones siempre muy peligrosos en el baño y al salir de la ducha.
  • Tienen, en general, una buena capacidad de absorción que evitan, o al menos minimizan, la formación de charcos
  • Protegen los pies del frío y de la suciedad
  • Hay muchas opciones de elección tanto en material como en diseño
  • Resultan bastante económicas
La función principal de la alfombra es la seguridad ante los posibles resbalones.
La función principal de la alfombra es la seguridad ante los posibles resbalones.

Algún inconveniente

También hay que señalar que pueden tener alguna desventaja como encontrar un lugar en el baño para guardarla (en todo caso siempre hay que hacerlo cuando esté totalmente seca) o que pueden provocar desagradables olores si no se lavan y mantienen de manera adecuada.

Suave y de pelo largo: Fcsdetail

Como líder, una alfombrilla de baño que reúne distintas características para ser acreedora de este puesto.

La suavidad proporcionada por su pelo largo y la consecuente calidez que comporta al poner los pies sobre ella.

En general, como hemos señalado en el capítulo de ventajas, se trata de productos asequibles, en este caso no es de las más baratas, pero su calidad y confort está muy por encima de otros modelos más básicos.

Por medida, estaría en la gama media alta (60×90 cm) y se distribuye en otras dos dimensiones, una más pequeña y otra más grande.

En cuanto a su material de fabricación, opta por la microfibra de chenilla, tejido afelpado de fibras de seda y lana con una textura semejante a la piel de oruga.

A las cualidades ya citadas añade dos principales derivadas del material de confección ya que resulta muy absorbente con el agua y tiene un óptimo agarre al suelo para evitar deslizamientos que pueden ser peligrosos.

Eso sí, hay que asegurarse antes de que se coloca sobre una superficie totalmente seca.

Tal y como advertimos, la limpieza es uno de los aspectos que más hay que cuidar en estos artículos. En este caso se facilita mucho ya que se puede meter sin problemas en la lavadora.

Por último, a los distintos tamaños suma que se puede adquirir hasta en media docena de colores para jugar con las combinaciones decorativas del baño ya que resulta bastante estética.

Pequeña y mullida: Carttiya

Para empezar, una opción mucho más económica, aunque más pequeña (se distribuye asimismo en un tamaño algo más grande) y de confección más convencional en poliéster con gran presencia de suaves microfibras.

Buena capacidad de absorción gracias al material y a un considerable grosor de la pieza pese a estar en una gama muy económica. Ideal para baños pequeños.

La asignatura de la suavidad también la pasa con nota y también la del deslizamiento ya que se agarra bien al suelo gracias al material de su base hecha de TPR que cuenta como cualidades con la elasticidad y resistencia del caucho.

Resulta bastante mullida y confortable y no se ensucia en exceso.

En caso de que así sea, hay varias opciones en función del grado de suciedad, desde pasar una aspiradora a lavarla con mayor intensidad ya sea a mano o a máquina.

Otra de sus ventajas es que se puede enrollar de manera sencilla para facilitar guardarla en cualquier rincón del baño.

En forma circular: Brandsseller

No es que sea una rareza, pero sí son menos comunes.

En esta opción lo que más destaca visualmente es su forma circular y su llamativo color que puede ser muy variable ya que casi hay una decena para elegir.

Alfombrilla suave confeccionada en poliéster con 60 cm de diámetro.

Resulta esponjosa, aunque su grosor no sea tan aparente como en otros modelos y, por tanto, en la media de confortabilidad cuando los pies se hunden sobre ella.

Como consejo de lavado, se puede hacer a máquina a una temperatura de 30º. En cuanto a su firmeza, se mantiene bastante fija al suelo.

Por precio resulta asequible, como es norma en estos productos, sin ser demasiado barata en comparación a otros modelos de similares características.

Prioridad estética: Grund

Una alternativa muy exclusiva que, como es habitual, se paga a precio muy elevado sobre la media.

Para empezar, lucirá en un baño grande porque su tamaño le acerca más a alfombra que a alfombrilla (60x100cm).

A ellos suma un diseño rompedor que poco o nada tiene que ver con lo que es común en esta gama.

Un motivo abstracto de un diseñador de prestigio que lucirá mucho si hay espacio para ello como hemos advertido.

Por lo demás, un material de calidad que se sale de lo habitual como es el hilo de poliacrílico que procura una óptima sensación. Se distribuye con distintos dibujos abstractos.

Apuesta por la originalidad: Shanna

Una alfombrilla muy asequible que supone una clara apuesta por la originalidad sin perder por ello propiedades ni utilidades.

No es muy grande, aunque cumple a la perfección en un baño de tamaño convencional.

Confeccionada en poliéster con látex en la base para potenciar su antideslizamiento.

Se puede lavar a máquina siempre que no sea en agua caliente y su aportación decorativa es mayor que en otros modelos mucho más sobrios.

Alfombras de baño: De qué materiales

Una de las ventajas de las alfombras de baño para suelo es que tienen más variedad de materiales que las que se usan para protegerse dentro de la ducha o de la bañera.

Así, se pueden encontrar en el mercado de distintas telas, de microfibras, bambú, algodón e incluso de madera y nilón. También las hay de muy distintos grosores.

Por ejemplo, las hay de la llamada espuma memoria que se usa para los colchones y que resultan muy agradables y mullidas.

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es que el reverso sea resistente al agua ya que se mojará con seguridad.

Si es antideslizante, mejor. Para ello suelen hacerse de caucho, látex…

Sin embargo, el anverso, además de los distintos materiales, puede tener muy distinto diseño. Por ejemplo, es habitual que se configure a través de rizos de considerable grosor.

Estas alfombras son además un componente decorativo para el baño.
Estas alfombras son además un componente decorativo para el baño.

Dónde colocarla

Como es obvio no hay un criterio único y exigible.

Tan solo aportamos en este apartado los dos sitios más comunes donde se suelen colocar. Uno es a la salida del plato de ducha o pegada a la bañera y otro frente al lavabo.

En todo caso, lo que no se recomienda en ningún caso es dejarla de manera permanente sobre el suelo para evitar bacterias y malos olores.

Qué tener en cuenta en las alfombras de baño

Dimensiones

El peso de la lógica indica que el tamaño de la alfombra exterior del baño dependerá en primer lugar de las dimensiones en sí del baño.

En el mercado hay una gran variedad de dimensiones.

Como regla general, y también resulta bastante evidente, si se opta por una demasiado grande el baño dará la impresión de ser más pequeño.

En todo caso, más que el efecto visual lo importante en estos productos es que su tamaño sea el adecuado para resultar lo más cómoda y eficaz posible.

Materiales

Ya hemos dedicado un apartado específico, pero señalamos algunas consideraciones de interés. Una de ellas es tener en cuenta en las condiciones en las que va a estar.

Es decir, su resistencia al agua, su capacidad, en lo posible, de no generar malos olores con el uso o que, como ya se mencionaba, que la parte que va sobre el suelo aguante bien la humedad y sea antideslizante.

Dado que una de sus principales funciones es la absorción de agua, es conveniente que la capacidad del material para ello sea alta.

Los más adecuados para esto son los sintéticos que, además, se limpian mejor.

Diseño

No es que sea lo de menos, pero sí que debe estar supeditado a la eficacia de la alfombra.

El catálogo de alternativas es suficientemente amplio para que se encuentre una de buen material y bonita estética.

Puesto a ser prácticos también en este aspecto, es más conveniente elegir colores que no se ensucien con facilidad y combinen bien con casi todo.

Antideslizante

Ya hemos aludido a la importancia de este factor ya que la función principal de la alfombra es la seguridad ante los posibles resbalones.

Por tanto, que no se mueva del sitio donde se coloca es fundamental para ello más todavía si entre los miembros de la casa hay personas de las edades más extremas como niños o ancianos.

Cómo lavar las alfombras de baño

Como es natural, no todas igual ya que depende en buena medida del material por el que se opte.

Al igual que en todos los productos en los que es necesario, lo primero y fundamental es leer las instrucciones del fabricante.

En todo caso, suele hacerse a máquina, pero no es nada recomendable lavarlas junto a las toallas.

Las alfombras de baño proporcionan seguridad y calidez.
Las alfombras de baño proporcionan seguridad y calidez.

Cómo quitar el moho

En el caso de no haber podido evitarlo, aportamos algunos consejos para quitar el moho que se haya podido acumular:

  1. Dejarla al sol una o incluso dos días para asegurarse totalmente de haber eliminado la humedad
  2. Una vez seca del todo, echar bicarbonato a las zonas más afectadas por el moho, dejarlo toda la noche y después rociar con vinagre y pasarle bien un cepillo

Hay otras opciones menos caseras que se concretan en el uso de productos específicos como aerosoles fungicidas. En este caso basta con echarlo por la alfombra y pasar el cepillo.

Última actualización el 2021-11-28 at 02:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados