Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Pon a punto tus radiadores con estos cepillos antes de encender la calefacción

Pon a punto tus radiadores con estos cepillos antes de encender la calefacción
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

En España, la temporada de frío se acerca y la calefacción se hace vital para protegerse de las bajas temperaturas.

Por ello, esta es la época ideal para poner a punto la caldera y los radiadores de la casa. En el caso de los segundos, no solo hay que purgarlos, también hay que liberarlos de la suciedad.

Con ello mejorarás el rendimiento de la calefacción, reducirás el consumo de energía y escaparás de facturas abultadas.

Para evitar obstrucciones de polvo y pelusas en los radiadores que dificultan la salida del aire caliente, es fundamental utilizar un buen cepillo.

Para esta última tarea, en CompraMejor hemos encontrado los mejores plumeros para quitar la suciedad de los radiadores sin apenas esfuerzo.

Limpia tus radiadores sin esfuerzo
Limpia tus radiadores sin esfuerzo

¿Por qué es necesario limpiar los radiadores?

La respuesta es simple: para que el consumo de energía en tu hogar sea eficiente. Si un radiador no calienta bien consumirá más energía e inflará el coste de tu factura a final de mes.

Además, el aire que entra en el circuito absorbe parte del calor, lo que crea un consumo ineficiente, algo que también tendrás que pagar en tus facturas.

Por otra parte, es fundamental para que el termostato funcione correctamente. Los termostatos apagan la calefacción cuando se ha conseguido la temperatura programada.

Si un radiador no calienta bien el termostato no se apagará, lo que implica un consumo extra de energía.

Doble cara: E-cloth

Este plumero para limpiar radiadores consta de unas dimensiones de 74,3 x 8,9 x 2,5 centímetros.

Está diseñado con una superficie versátil, gracias a su forma plana y a la varilla de goma espuma que incluye su interior, que facilita la limpieza por ambas caras.

Esto nos ayudará a quitar el polvo adherido en lugares de difícil acceso, como en el interior de cada módulo de los que se compone el radiador o en la zona pegada a la pared donde vaya instalado.

La unión de las dos partes del cepillo se logra mediante un práctico velcro. El mango posee una abertura circular para colgarse de la pared o de cualquier armario ocupando el mínimo espacio.

Hay que tener en cuenta también que la mopa se desmonta en un abrir y cerrar de ojos y es reutilizable hasta 300 lavados, según indica el propio fabricante.

Por lo que solo necesitaremos colocarla debajo del grifo unos segundos y así eliminar cualquier residuo que se haya almacenado en su microfibra. ¡No te defraudará!

Muy flexible: MaxxGoods

Este cepillo de limpieza de radiadores está hecho de pelo de cabra y cuenta con una longitud de 120 cm.

El MaxxGoods atrapa las partículas de suciedad mejor que las cerdas sintéticas.

El alambre de acero inoxidable es muy flexible, lo que permite alcanzar el espacio más alejado y estrecho del radiador.

Para no dañar el esmalte de tu radiador está completamente recubierto de plástico. ¡Limpia sin preocupaciones!

Fácil de usar: Aifuda

Este modelo es un artilugio muy útil al incorporar tres brazos de limpieza, lo que agiliza la tarea.

Sus mopas de microfibra son fáciles de quitar y lavables a máquina. Además, cada cepillo viene con una funda extra para cuando se necesita limpiar la original.

Gracias al diseño único del brazo y a las mangas de microfibra es ideal para limpiar esquinas difíciles y los niños pueden ayudar en la limpieza.

¡Ideal para hogares con pequeños!

En pack: Ancuioyz

Este modelo es una versión con extras del cepillo anterior.

En este caso, además del cepillo de microfibra, incorpora otro pequeño con cerdas que eliminan la suciedad más difícil.

Ambas partes del utensilio son suaves y delicados. Además, cuentan con un diseño liviano que se puede desmontar y lavar con agua.

Ergonómico: Yingbai

Cambiamos de diseño, pero no de utilidad. Este modelo es de los más útiles para las ranuras más complicadas.

El set contiene tres cepillos de limpieza que se pueden utilizar en seco o mojado, según sea necesario para eliminar fácilmente el polvo.

Cómo limpiar los radiadores por fuera

Una vez que ya tienes uno de los cepillos de la comparativa, solo te queda hacer uso de él. Aprende cómo limpiar los radiadores paso a paso:

  1. Procura limpiarlos en otoño o semanas antes de enchufar los radiadores, ya que es necesario hacerlo cuando están fríos y apagados por seguridad.
  2. Cubre el suelo que rodea a los radiadores con trapos húmedos. Así, recogerás más fácilmente la suciedad.
  3. Limpia el polvo de los radiadores con tu cepillo para acceder a todas las esquinas y rincones. No te olvides de pasarlo por las partes traseras, es decir, las que están pegadas en la pared.
  4. Opta por poner un trapo húmedo en la parte trasera y en la inferior del radiador. Después, usa un secador de pelo para echar aire caliente: de esta forma, el polvo se dirigirá a los trapos mojados.
  5. Usa una vaporeta después de quitar todo el polvo para eliminar la suciedad incrustada. Utilizar el vapor es la mejor manera de limpiar las manchas de los radiadores, bien sean de polvo o de agua y cal.
  6. Finalmente, quita los restos de suciedad con un paño. También puedes usar un desengrasante con agua para dejar los calentadores completamente limpios.
Los mejores cepillos para limpiar radiadores
Los mejores cepillos para limpiar radiadores

Pero, ¿también debo limpiarlos por dentro?

Asegurarte de que el circuito de la calefacción está limpio es esencial si quieres que los radiadores funcionen bien cuando los enciendas.

Así, para saber cuándo purgar un radiador debes estar pendiente a estas circunstancias:

  • Enciende la calefacción y toca la parte superior del radiador. Si está fría, en comparación a la parte baja, es hora de purgar el radiador.
  • Si al encender la calefacción los radiadores hacen ruidos extraños, también es una señal de que necesitan ser purgados.

Después de hacer las comprobaciones previas, es muy importante apagar la calefacción y esperar un tiempo (puede ser una media hora) para que el agua que está contenida dentro del radiador se enfríe.

Después, solo necesitas tener a mano un recipiente y un destornillador para purgar los radiadores:

  1. Asegúrate de que la calefacción está apagada.
  2. Asegúrate de que la llave de paso del agua caliente este
  3. Localiza la válvula de purgado. Es pequeña, está cerrada con un tornillo y tiene un pico por donde saldrá el agua y el aire contenido.

Esta válvula se encuentra en el lado contrario al de la llave de paso del agua caliente.

  1. Coloca el recipiente bajo el pico de la válvula y gira el tornillo que abre la válvula. Mantén la llave de paso abierta hasta que salga todo el agua y aire contenido. Luego cierra la válvula.
  2. Asegúrate de purgar todos los radiadores de casa. Comienza con los más próximos a la caldera y si la casa tiene dos plantas, empieza por la planta baja.
  3. Después de purgar los radiadores, es fundamental revisar la presión de la caldera. Lo normal es que la presión haya descendido al purgar los radiadores.

Si la presión de la caldera está por debajo del nivel rojo en la lectura del manómetro, es necesario subir la presión.

Para ello, busca el grifo de cebado del circuito, que estará debajo de la caldera y ábrelo hasta conseguir una presión de entre 1,2 y 1,5 bares como máximo.

Última actualización el 2021-11-28 at 03:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados