Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores cintas adhesivas de doble cara para usar en múltiples tareas

Las mejores cintas adhesivas de doble cara para usar en múltiples tareas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Los materiales adhesivos, en todos sus formatos, se han desarrollado de manera vertiginosa. En este aspecto, las cintas adhesivas de doble cara tienen un incuestionable protagonismo.

Su calidad, traducida en su capacidad de adherencia, ha subido muchos enteros a la vez que lo ha hecho su resistencia y versatilidad.

Muy eficaz para labores cotidianas del hogar y un buen número de metros sumados los rollos con tres anchos diferentes por un precio más que económico.

Ni siquiera vamos a dedicar un apartado específico a su definición por obvia: se trata de una cinta que pega por ambos lados.

Ventajas e inconvenientes de las cintas adhesivas de doble cara

Entre las primeras destacamos las que siguen:

  • Son multiusos
  • Muy fáciles de poner y de quitar
  • No alteran la superficie ya que no es necesario agujerearla
  • Evitan totalmente posibles problemas de corrosión que afecta a otros materiales

En el capítulo de los inconvenientes:

  • Son aptas para determinadas labores que no impliquen la sujeción de objetos de gran peso o tamaño
  • Potenciales restos en la superficie si no se quita de manera gradual y correcta
  • En comparación con las convencionales son más caras en una gama que, no obstante, resulta económica en general
  • Para que sea eficaz hay que dejar la superficie totalmente seca y limpia
Las cintas adhesivas de doble cara tienen un incuestionable protagonismo en el bricolaje
Las cintas adhesivas de doble cara tienen un incuestionable protagonismo en el bricolaje

Transparente para ámbito doméstico: Shinfly

Un pack de tres rollos de cinta muy práctico para tenerlo en casa y abordar muchas de las tareas más usuales que pueden surgir.

Su diseño transparente fabricado en acrílico permite pegar objetos menores y de poco peso sin que se note para nada la cinta.

Para hacerlo más versátil viene con tres anchos diferentes de uno a tres centímetros. Especialmente orientados a la colocación de marcos.

Otra de las ventajas que tiene, además de un precio más que económico para lo que ofrece en cantidad y calidad, es que el material de gel se puede lavar y reutilizar.

No está de más recordar que se trata de una cinta útil para pesos livianos y que, por tanto, no aguantará un cuadro de mediano o gran formato.

En su terreno es altamente fiable ya que se pega muy bien a las superficies siempre que estas estén limpias y secas, tal y como hemos recomendado.

Pese a su similitud de forma y la transparencia hay que destacar que va mucho más allá de las prestaciones de un papel cello.

No solo porque pegue por ambos lados sino por un grosor mucho más contundente como es lógico para aumentar su adherencia.

Para casa y más allá: 3M VHB

Una opción de una de las marcas más reconocidas en la gama de adhesivos. Más resistencia y, por tanto, orientada ya a otros cometidos más de envergadura.

En contraste con el anterior modelo, este no está dirigido tanto a la decoración como a procesos más farragosos vinculados a la construcción como el aislamiento térmico o al montaje de componentes electrónicos.

Sin embargo, sí que resulta eficaz también para exteriores o interiores como puede ser la fijación de letreros o de carteles publicitarios. También sirve para algunos pequeños trabajos en el coche como la colocación de molduras.

En síntesis, un rollo con garantía de calidad que proporciona una unión sólida, elástica y de larga duración, cualidades que, por su precio, le hacen sin duda una elección excelente para tareas medias.

Otra ventaja no menor es que, una vez de quiera retirar, se hace fácilmente con algo de paciencia ya que basta ir arrastrando con el dedo sin movimientos abruptos.

Con espuma de poliuretano: Canopus 3M

Ya hemos avanzado que el precio no es un obstáculo para hacerse con este tipo de productos.

En este caso, sin embargo, sube bastante sobre la media, aunque merecerá la pena si se compra para alguna tarea que requiera máxima seguridad.

Se trata de una cinta de espuma de poliuretano, sustancia plástica que se emplea en la preparación de adhesivos, barnices y aislantes térmicos.

Este material opera de manera muy satisfactoria sobre materiales tales como el vidrio, el metal, el plástico o el mármol.

Siempre aconsejable para trabajos en interior. Su resistencia a las altas temperaturas es óptima y sus posibilidades prácticas numerosas.

Así, señalamos algunas como la colocación de espejos o complementos diversos de decoración. Asimismo, puede resultar práctica en pequeñas aplicaciones industriales, caso del troquelado.

Muy económica: Zagon

Más básica y mucho más barata es esta alternativa de rollo de gran porte con diez metros de cinta de cinco centímetros de ancho. Muy parecida por aspecto a la típica cinta marrón de embalar.

Sin duda, para su precio, ofrece unas prestaciones más que satisfactorias con buena resistencia tanto al calor como al agua. También resiste bien impactos sin que suela romperse por ellos.

Polivalente ya que soluciona tareas en casa, pero también lo hace en sectores como la automoción para el pegado de distintos componentes o en el ámbito electrónico.

Especializada en alfombras: Amazon Commercial

Muy similar a la anterior en forma y color, aunque algo más cara si bien trae dos unidades. En este caso, se trata de un producto de fibra de vidrio más especializado.

Así, está principalmente concebido para fijar alfombras en distintas superficies. Un cometido que cumple de manera muy satisfactoria.

El material de confección le dota de una buena flexibilidad y resistencia. Muy práctico en casa para evitar resbalones con las alfombras.

Qué tipos hay

La gama de cintas adhesivas es muy amplia tanto por los materiales usados como por el tipo de formato que usan.

En el primer apartado podemos mencionar como ejemplos el PVC, el polipropileno, el papel, el teflón, la espuma o el caucho sintético y las resinas.

Estos dos últimos componentes son las llamadas cintas strapping que, haciendo honor a su traducción (robusto), tienen gran resistencia a la rotura.

Dentro de las de doble cara que aquí nos ocupan podemos distinguir:

  • Estándar: Las más convencionales van sin soporte, son versátiles (se pueden usar en plásticos, fibra de vidrio, cauchos o aglomerado, por poner unos ejemplos), aunque resultan menos rígidas que otras opciones.
  • Tisú: Cintas de papel sin tejer que tienen como principal cualidad su flexibilidad, lo que hace que se adapten bien a cualquier forma. Se recurre a ella principalmente para tejidos.
  • Fílmicas: De las más resistentes y también de las más caras. Orientadas al uso industrial.

Con estas características es lógico que sirvan para pegar objetos de mayor envergadura como placas o listones.

  • Espuma: En esta última opción distinguimos a su vez la espuma de polietileno y la acrílica con distintas características. La primera cuenta con una resistencia media-baja y es muy adecuada para superficies irregulares. Resiste bastante bien la humedad.

En el caso de la segunda, la acrílica, es mucho más resistente y también se centra en el ámbito profesional. Esta resistencia abarca tanto el agua como las altas temperaturas. Tiene una alta durabilidad.

Las cintas adhesivas de doble cara son muy eficaces para labores cotidianas
Las cintas adhesivas de doble cara son muy eficaces para labores cotidianas

Cómo quitarla

Lógicamente, la mayor o menor facilidad en este proceso dependerá en gran medida del material con el que esté confeccionada la cinta.

Así, algunas están ideadas para uso temporal y se quitan de manera sencilla sin dejar restos.

No solo el material determinará esta labor. También lo hará en no menor medida el tipo de superficie sobre la que se haya aplicado la cinta adhesiva.

Así, aportamos algunos consejos en función del material:

Vidrio

Cuando de trata de cristal, un líquido limpiador especializado puede valer para eliminar restos. Otra alternativa sería aplicar alcohol sobre los bordes de la cinta.

Plástico

En esta superficie bastará usar un detergente suave y frotar. Otra opción es el uso de aire caliente sobre los restos. También se puede aplicar alcohol en los bordes e ir levantando poco a poco la cinta.

Madera

En primer lugar, el consejo es que, por todos los medios, se evite recurrir a un instrumento afilado para desprenderla para evitar que la madera se deteriore.

Como componentes que van bien mencionamos el jabón natural, el aceite o, como en el caso del plástico, puede ayudar el aire caliente.

Qué tener en cuenta en las cintas adhesivas de doble cara

Uso

Como tantas veces un aspecto recurrente para determinar la elección. Sopesar antes para qué se va a usar y, en función de las cualidades de cada una, optar por el modelo que sea más práctico.

Superficie

Dónde se va a usar es fundamental. En superficies lisas la versatilidad de estas cintas es máxima (paredes, maderas, plásticos…).

Sin embargo, si se trata de espacios con texturas ya habrá que acotar los materiales más adecuados.

En concreto, espuma acrílica y polietileno son los más orientados a estas superficies.

Resistencia

Como hemos citado a lo largo de la introducción, un valor prioritario a la hora de valorar estas cintas. Hay que reiterar que, por resistente que sea, no se le puede pedir la sujeción que comporta la tornillería.

Sin embargo, las extra fuerte sí que serán de gran utilidad en sectores profesionales por su gran capacidad de adherencia en embalajes, por ejemplo.

Por concretar, será baja en las de papel tisú, media en las convencionales o alta en las cintas de espuma acrílica.

Última actualización el 2022-05-24 at 10:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados