Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Los mejores cortacéspedes de gasolina para ganar tiempo en el mantenimiento del jardín

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Potencia y autonomía son los dos descriptores que mejor definen a los cortacéspedes de gasolina. Orientados a grandes superficies estos dispositivos admiten una gran carga de trabajo a cuenta de un tamaño y peso considerable.

Tanto en un caso como en otro los avances en el diseño tienden a hacerlos más ligeros y menos aparatosos. La variedad de modelos, como la horquilla de precios, es grande.

De entre los seleccionados nos hemos decantado por el modelo BRM 4210 de la marca Grizzly por ser un modelo que ofrece un muy buen rendimiento en jardines domésticos por encima de la media en superficie a un precio asequible.

Si la potencia y autonomía son sus principales características, la rapidez y uniformidad del corte se pueden considerar sus principales cualidades. Es decir, más desembolso a cambio de ganar tiempo.

En qué consiste

En síntesis, se trata de una máquina con motor de explosión de dos o cuatro tiempos que son, en su gran mayoría, los que llevan incorporados en la actualidad. Funciona utilizando gasolina sin plomo.

La cilindrada del motor que incorpora oscila entre los 100 y 200 cc y la potencia va, normalmente, de 1,6 a 5 CV. Cuenta con dos tipos de arranque para el motor: con correa o prolongador, el más común, o electrónico.

Es frecuente ver en estos aparatos las siglas OHV asociadas a su motor. Significa que lleva válvulas en la culata y que, a efectos prácticos, puede con las pendientes del terreno.

Cómo funciona

De una manera bastante sencilla. El motor prende la gasolina a través de una chispa y, al encenderse, hace girar las cuchillas de la base que antes deben haberse regulado a la altura adecuada.

Componentes

  • Manillar: Se ajusta la altura para adaptarse a la del usuario.
  • Prolongador de arranque (salvo que se ponga en marcha de manera electrónica).
  • Acelerador
  • Recipiente de recogida.
  • Motor.
  • Depósito de combustible.
  • Tubo de escape.
  • Tubo de expulsión de la hierba sobrante que va al depósito o al propio césped recién cortado.
  • Carcasa para proteger las cuchillas.
  • Protector para que las piedras no deterioren las cuchillas.

Ventajas y desventajas

Entre las primeras señalamos las siguientes:

  • Su gran potencia que le permite, por ejemplo, ser eficaz con independencia de la altura de la hierba.
  • Su mayor autonomía.
  • Utilidad para cortar grandes espacios verdes. Como referencia numérica, puede trabajar desde 400 a 1.000 m2 con total solvencia y hasta más en función de la gama de la máquina. Es la alternativa elegida para espacios públicos con césped o instalaciones deportivas.
  • Suelen venir con más extras como la bolsa de recogida, el triturador de hierba, la regulación de altura del agarre o la expulsión por el lateral del césped que se va cortando.

Entre los inconvenientes destacamos:

  • Más contaminante: Estas máquinas emiten vapores inflamables y tóxicos. Por supuesto, fumar es totalmente incompatible con el uso de estos cortacéspedes.
  • Compra de combustible: No tanto por el aspecto económico, ya que uno eléctrico gasta luz, pero sí porque supone mayor incomodidad su transporte y siempre hay que estar pendiente de dónde se deja y de quién puede estar alrededor (niños, por ejemplo).
  • Mantenimiento más complejo y costoso. Como es propio de aparato con motor requiere cambios de aceite, revisión y sustitución de piezas.
  • Es más trabajoso usarlo, por su peso, cuando la orografía del terreno se complica, pero hay solución si se adquiere un modelo autopropulsado que evita los esfuerzos ya que avanza solo a una velocidad de entre 1 y 5 km/h.

Qué tipos hay

Los tipos de cortacésped de gasolina se pueden agrupar por diferentes características. En este caso, lo hacemos por su tamaño, su arranque, su motor y su forma de recogida.

  • Por tamaño: además de los llamados de carro, los más comunes que son los que aquí se analizan, también hay robots y pequeños tractores.
  • Por arranque: como ya hemos adelantado, los hay de correa para tirar y arrancar a impulso o electrónico a través de una chispa generada por el propio dispositivo.
  • Por motor: también hemos diferenciado el de 2 tiempos, ya en declive y muy ruidoso, y el de 4 tiempos que es el más común en la actualidad.
  • Por modo de recogida: Con bolsa de recogida o con expulsión directa a la superficie que se va cortando (‘mulching’).

¿Qué es el ‘mulching’?

El ‘mulching’ o acolchado es una opción que solo traen los cortacéspedes de gasolina con triturador. Es muy habitual en los robots cortacésped.

Consiste en triturar de manera muy fina con unas cuchillas adicionales la hierba que se va cortando y expulsarla de nuevo al terreno en vez de ir a la bolsa.

El objetivo es que las partículas, al descomponerse de manera muy rápida, sirvan como abono natural para la tierra.

Qué tener en cuenta

  • Superficie: Las referencias concretas siempre son variables, pero, como ya se ha apuntado, está ideado para superficies considerables. Como ejemplo, un jardín de 1.000 m2 se puede cortar en más o menos media hora si de hace de modo continuado.
  • Dimensiones del corte: El ancho mínimo de corte en esta clase de aparatos suele estar en 40 cm.
  • Altura del corte: Por potencia no tiene problemas con el alto de la hierba. Puede realizar cortes eficaces en briznas de hasta 9 cm.
  • Arranque: Como ya se ha mencionado puede ser a través de correa o prolongador o modo electrónico a través de una batería que genera una chispa. El primero es más clásico, el segundo más cómodo.
  • Depósito de recogida: Admiten grandes tamaños ya que su volumen de recogida es mayor. Se mide en litros. Hasta 55 litros suele bastar para jardines de más de 1.000 m2.
  • Depósito de combustible: Como es obvio, a mayor tamaño mayor autonomía de uso. En torno a 1,5 litros puede resultar suficiente.
  • Cuchillas: El material más fiable y recomendable sería el acero inoxidable ya que es ajeno a la corrosión. Respecto a la forma, las más eficaces son las de tres puntas y de las helicoidales (con forma de hélice) que son las que llevan los cortacéspedes manuales.
  • Ruido: La versión gasolina es la que más contaminación genera. También acústica. Varían los decibelios según modelos, pero unos cascos durante el uso se agradecerán.

Consejos de uso

Los dividimos en dos grandes aspectos:

Mecánicos: No revisten gran dificultad de uso, pero tampoco son tan básicos como los manuales.

Por tanto, requiere cierto conocimiento de la máquina, principalmente referidos al control de los depósitos de la gasolina y el aceite.

Ambos deben estar llenos cuando se comienza la labor de siega. El control del nivel del aceite es fundamental para evitar averías al motor de explosión.

De seguridad: En muy recomendable llevar ropa cómoda y, muy importante, proveerse de complementos de seguridad como guantes de jardín, gafas protectoras por si salta algún resto y no sobrarán los cascos para atenuar el ruido que genera la máquina.

Importancia del mantenimiento

En este tipo de cortacéspedes el mantenimiento es vital para su durabilidad. No es complejo, pero sí que requiere ciertos conocimientos y dedicación como es propio de un motor de explosión a gasolina.

Cambio de aceite: Hay que estar muy pendiente de los niveles para que nunca se quede sin este líquido.

Bujías: Se pueden limpiar y pulir sus extremos con una lija muy fina.

Filtro de aire: Como recomendación, limpiarlo con agua y jabón después de cada sesión de cortado.

Cuchillas: Una tarea muy puntual y esporádica que reviste bastante complejidad. Mejor dejarlo en manos de profesionales.

Engrasado: El eje de las cuchillas debe ser lubricado con la máquina totalmente detenida.

Combustible: Estar pendiente de que no se quede vacío de gasolina para que no entren partículas en el motor a través del depósito.

Grizzly BRM 4210-10: Buen rendimiento, buen precio

Este modelo cumple de manera óptima en el ámbito doméstico para jardines de una superficie superior a la media, pero sin llegar a lujos palaciegos.

Es decir, es una máquina muy útil para quienes tengan la suerte de tener un buen jardín sin que tengan que gastarse mucho para tenerlo en perfecto estado de revista.

Gasta, como es habitual, un potente motor de cuatro tiempos con un casi inapreciable consumo de combustible.

El arranque es muy seguro y la manejabilidad es alta ya que, dentro de esta gama de productos, resulta pequeño y ligero.

La uniformidad visual del corte del césped una vez se termina es una de sus cualidades más notables (siempre que se trabaje de manera adecuada).

Su rendimiento, en general, está a la altura de dispositivos más caros sin problemas a la hora de cortar hierbas de altura considerable.

Un producto que resulta robusto a la vez que fácil de mover por el verde con una anchura de corte en la escala baja pero que resulta más que suficiente para dejar el jardín en perfectas condiciones.

Murray EQ500: Potente y autopropulsado

Excelente motor que rinde en potencia y en fondo ya que se puede trabajar horas sin parar y sin que lo note.

Uno de los aspectos más destacados es que, por su razonable precio, cuenta con autopropulsión (3,6 km/h de velocidad) y ahorra así esfuerzos al usuario.

Pese a las referencias de superficie que dan las marcas, suelen comprometer más de mil m2 de corte sin problema, este tipo de cortacéspedes orientados a las viviendas dan resultados óptimos en espacios más pequeños.

En jardines, por ejemplo de unos 400 m2, su uso puede ser más frecuente y su duración mayor. No es que no puedan cortar más de mil, pero si lo hacen de manera habitual es más que probable que su vida se acortara.

Otro de los aspectos más valorados es su buen arranque, que suele hacer al primer tirón y sin demasiado esfuerzo. Pasa por no ser muy ruidoso, pero en estas máquinas ese factor se deja a gusto del consumidor.

Greencut GLM660SX: Cumple bien en jardines pequeños

Otra buena opción para jardines pequeños, quede claro, como queda claro su económico precio.

Un ancho de corte que apenas supera los mínimos en estos modelos (unos 40 cm.), pero que vale para dejar en buen estado esas superficies.

Buena capacidad del depósito de recogida que evita, salvo que las dimensiones sean excesivas, tener que vaciarlo durante la sesión.

La potencia es limitada a este ámbito doméstico, pero, en el lado positivo, eso supone que es un dispositivo bastante ligero y manejable y hace poco ruido sobre la media.

Einhell GC-PM: Correcta y de fácil manejo

Correcto comportamiento con buen arranque y la potencia precisa para segar sin problemas espacios domésticos ya sean jardines o pequeñas huertas. Se maneja con facilidad, aunque su peso excede los 30 kilos.

Entre las precauciones importantes, que algunos compradores no tienen en cuenta con el riesgo que supone, antes del primer uso hay que echar aceite ya que el depósito viene vacío.

Como objeción, el servicio post venta de la marca no funciona a satisfacción de algunos usuarios.

Mcculloch M40-120 Classic: Buena relación calidad-precio

Otra opción en la gama media de los cortacéspedes de gasolina orientados al ámbito doméstico. Buenas prestaciones en general. Buena relación calidad-precio.

En algunas ocasiones puede resultar rígida de movimiento sobre todo si hay que hacer una curva en el cortado.

El montaje resulta bastante sencillo. La altura de corte se puede ajustar en cinco posiciones entre 20 y 75 mm. mientras que el ancho está en el mínimo de 40 cm. que resulta suficiente en terrenos medios y pequeños.

Última actualización el 2020-10-22 at 02:21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados