Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Dispensadores de comida para regular la alimentación de tu mascota

Dispensadores de comida para regular la alimentación de tu mascota
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

La alimentación de las mascotas da para debates, estudios, polémicas y hasta para reflejar en tu animal de compañía la forma que tiene su humano de ver la vida. Por ejemplo, ser más severo en las pautas de alimentación, darle solo pienso a sus horas concretas, o más abierto a darle caprichos que le deleiten.

Cuánto debe comer al día y cuántas veces hacerlo son dos de los ejes que más se tratan. Como decíamos, hay estudios detallados al respecto.

Así, la web Dog First se hizo eco de una regla para perros adultos según la cual el animal debe comer entre el 2 y el 2,5% de su peso corporal por día en alimentos. Es decir, uno de 10 kilos debería comer en torno a un cuarto de kilo.

Un asunto tan abordado se corresponde con un catálogo de accesorios muy variado. De los dispensadores de comida para mascotas nos ocupamos, ya que la mayoría de ellos sirven para perros y gatos.

De entre los seleccionados hemos situado en primer lugar un modelo de los más sofisticados de Puppy Kitty por ofrecer todo tipo de avanzadas prestaciones.

Por ejemplo, alimentador con temporizador para predeterminar hasta cuatro comidas al día o grabación de sonido para llamar la atención de la mascota. Su precio no es barato, pero sí se justifica en las prestaciones.

¿Qué son los dispensadores de comida para mascota?

En general se trata de un dispositivo que permite racionar la comida de la mascota. Si acotamos a los automáticos, estos lo permiten hacer de manera programada no solo en las horas de ingesta sino en la cantidad de alimento. Basta pues con rellenar el depósito del comedero cuando se esté vaciando.

Dispensadores de comida para mascota: Ventajas e inconvenientes

Destacamos las siguientes entre las primeras:

  • La comida conserva textura y sabor y se preserva de agentes contaminantes
  • Regula los horarios de la comida
  • Muy útil para los humanos que pasan horas fuera de casa por razones laborales o de otra índole
  • También resultan más cómodos para personas mayores
  • Control total sobre la alimentación de la mascota
  • Por ejemplo, evita los atracones y sus riesgos (en el caso de los programables)
  • Fácil de usar ya que basta llenarlos y programar se esté o no en casa
  • Sencilla limpieza
  • Variedad de tamaños y diseños

Sobre los segundos apuntamos:

  • En el caso de los automáticos no resultan baratos
  • Solo sirven si se tiene un perro en casa ya que si hay más no se puede controlar quién come en cada momento si no se está presente
  • Exigen un mantenimiento constante para evitar problemas de funcionamiento (por supuesto, nos referimos a los automáticos programables)
  • En el caso de problema en el funcionamiento, que no salga la comida, por ejemplo, puede generar nerviosismo y estrés en el animal
  • Siempre se corre el riesgo de que el propio animal deteriore el dispensador

Los mejores dispensadores de comida para mascota

Avanzadas prestaciones: Puppy Kitty

Como hemos apuntado en la introducción, en esta comparativa hemos optado por un modelo muy sofisticado y, por tanto, no adscrito a la gama más económica.

Sin embargo, las prestaciones que ofrece sí que evidencian una excelente relación calidad-precio. Un dispensador más que útil y fiable si se quiere tener el control absoluto sobre la alimentación de tu mascota.

Por ejemplo, tiene capacidad para seleccionar, a través de unas ruedas, si la cantidad va a ser mayor o menor en función de la raza del perro.

Por capacidad (en concreto siete litros) puede cubrir las necesidades de perros medianos e incluso grande si no son periodos muy prolongados.

Cuenta también con la opción de micro para grabar mensajes personalizados que llamen la atención de nuestro perro y le lleven a la comida.

En cuanto al material se ve robusto y lleva dos tipos de alimentación energética ya que se puede usar con adaptador a la corriente eléctrica o con baterías que no vienen de serie.

Una de las objeciones, menor en todo caso, es que, al no ser transparente el recipiente principal, habrá que mirar por la tapa superior (que sí lo es) para saber cuánto pienso o derivado queda en el interior.

Básico y por duplicado: Edipets

De lo más sofisticado a lo más básico sin que por ello deje de ser útil. Lejos de ello se trata de una opción muy interesante por su económico precio ya que incluye dos dispensadores.

Lo lógico es usarlos como sustitutos de los cuencos y, por tanto, reservar uno para la comida y el otro para el agua.

Se trata de un modelo de los definidos como gravitacionales ya que el pienso o derivados va cayendo según las mascotas van vaciando el cuenco al que va unido el depósito de la comida.

Por capacidad, el recipiente está cerca de los cuatro litros. Para hacerse una idea, la comida puede durar en torno a una semana para razas pequeñas y algo menos de la mitad (sobre tres) para mascotas grandes.

Cuentan con una base antideslizante para que el ansia del animal no lo mueva en exceso, aunque siempre es conveniente ponerlos contra la pared.

Con tapa deslizante: Aonboy

De regreso a los automáticos y más avanzados con esta alternativa bastante económica para su gama ya que incorpora prestaciones de primer nivel como la programación de las raciones y la grabación de voz.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que, por su tamaño y correspondiente capacidad, está destinado a razas pequeñas de perros y a todo tipo de gatos.

Como referencia, la mascota puede estar atendida en cuanto a su alimentación un par de días. Una de sus bazas a destacar es la tapa superior de tipo deslizante que evita que el perro o el gato la abran.

Una pantalla LED de buena visibilidad ofrece todos los datos de la programación con la configuración de horas y porciones.

Amplio comedero: Ferplast

De nuevo volvemos a los modelos gravitacionales más sencillos en su diseño y maquinaria y sensiblemente más baratos.

En cuanto a los materiales de fabricación combina el caucho con el plástico transparente del recipiente que permite ver en todo momento la cantidad de comida que queda. En general resulta resistente.

Con una capacidad de tres litros tiene unos 30 cm de alto con un comedero bastante amplio gracias a sus 20 cm de ancho.

Una de las ventajas añadidas, además de la obvia de precio, sobre modelos más sofisticados es que resulta muy fácil de limpiar

Atractivo diseño: Navaris

Otra opción doble que a su utilidad suma un atractivo diseño de sus dispensadores de comida para mascota, ambos de una capacidad de 3,8 litros, una de las más extendidas en este segmento.

El dispositivo destinado a la comida lleva una tapa que se abre de manera sencilla para echar la comida, mientras que el del agua hay que llenarlo, enroscar la tapa, darle la vuelta y colocarlo en la base de ajuste. Lleva un válvula que garantiza que el agua no se salga.

Para limpiarlos basta hacerlo con agua y jabón y con una periodicidad que no exceda los cinco días como referencia.

Qué tipos de dispensadores de comida para mascota hay

Distinguimos dos grandes grupos de dispensadores:

  1. Gravitacional: Los más sencillos y baratos. No requieren programación, recurren a un sencillo mecanismo y no es otro que el de la gravedad que hará que caiga más comida cuando se vaya vaciando el comedero. Su mantenimiento es mucho más llevadero. La principal desventaja es que deja caer la comida, pero no la controla.
  2. Automáticos: Los electrónicos son sensiblemente más caros y hay que estar mucho más pendiente de su funcionamiento.

Entre los aspectos positivos y muy importantes, está que con ellos se puede llevar a cabo un control total tanto de horas de comida como de cantidad que se dispensa.

Dispensadores de comida para mascotas: Qué tener en cuenta

Tamaño

Se cae por su propio peso el criterio y nunca mejor dicho ya que si el perro es grande se requerirá un dispensador también mayor que si es de raza pequeña y la cantidad que consume es mucho menor.

No solo tiene que ver con el tamaño y peso del perro, sino también con el espacio del que dispongamos en casa para instalar este dispositivo. En el caso de los gatos este aspecto es menos importante ya que las variaciones son mínimas.

Capacidad

Obviamente, vinculada estrechamente al anterior parámetro. Como referencias cuantitativas, los más grandes estarán en 5-6 litros y los más pequeños entre uno y dos (se mide en litros, no en kilos).

Antibloqueo

Es importante tener en cuenta este extra sobre todo si las ausencias de casa son muy largas.

Algunos dispensadores tienen un sistema especial para que, en caso de fallo no excesivamente grave, tenga la comida garantizada.

Programable

Entre los automáticos, más sofisticados, hay distintas opciones como el suministro por cable o por batería y también la posibilidad de programar las ingestas tanto en hora como en cantidad de comida.

Son más caros, pero merecerá la pena en perros a los que haya vigilar especialmente la alimentación ya sea por enfermedad o por tendencia a la obesidad.

Modo de limpieza de los dispensadores de comida para mascota

Depende del tipo de dispensador de comida para mascota que se elija. Así, si es gravitacional la tarea de limpieza resultará mucho más sencilla.

Suelen ser piezas de plástico desmontables que basta sacar y lavarlas con la cautela de secar bien y no dejar restos de jabón que puedan afectar a la comida.

En el caso de los electrónicos, el desmontaje será más complejo y habrá que dejar fuera del lavado, como es lógico, todo el cuerpo donde lleva la maquinaria de funcionamiento.

Última actualización el 2022-08-18 at 09:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados