Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Envases para las ensaladas de frasco que te salvarán la jornada intensiva

Envases para las ensaladas de frasco que te salvarán la jornada intensiva
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Los más afortunados ya han empezado la jornada intensiva. Otros tendrán que esperar al día 1 de julio. Para todos ellos es este post.

Porque cuando hace tanto calor y tienes que comer rápido (pero quieres hacerlo de forma nutritiva y completa), una ensalada bien elaborada puede salvarte la vida.

¿Qué son las ensaladas de frasco?

Aunque parezca un simple recurso estilístico para el postureo en Instagram, no lo es. Las ensaladas de bote o de frasco son idoneas para tomar a mediodía sin descuidar la salud.

Son limpias, rápidas, funcionales y todo lo sabrosas que tú quieras. Lo más importante es que, si las preparas con antelación, puedes tenerlas en la nevera y coger una cada día.

Te permitirán ahorrar tiempo y quebraderos de cabeza cada día, sobre todo durante la jornada intensiva, que implica madrugar más.

Planeadas con cabeza e imaginación, es decir, incluyendo buenos y variados ingredientes, son un auténtico plato de Harvard (delicioso y fresquito) dentro de un tarro.

Ahora bien, ¿qué tarro o frasco? Los mejores para llevar la ensalada tienen que tener unas características concretas o si no el invento no sale:

  • Mejor de cristal, para que te asegures que no toma olores ni sabores con el tiempo
  • Totalmente herméticos, para que el aliño no se escape
  • Con boca ancha, para que puedan meterse los ingredientes cómodamente y se pueda limpiar bien
  • De un litro si la ensalada tiene mucha hoja, que ocupa gran volumen, o de medio –incluso 300 gramos- si son ensaladas de trozos pequeños sin hoja.

Elige tu tarro, que justo debajo te dejamos el paso a paso para hacer la ensalada de frasco perfecta:

Con etiquetas: Creative Home

Frascos de vidrio herméticos de 750 ml. de capacidad, tope de silicona y cierre metálico. Incluye etiquetas.

De rosca: Yueyee

Botes de vidrio de 450 ml. de capacidad, con tapa de rosca doble para mayor facilidad de cierre y seguridad. Incluye cepillo de limpieza.

Con recipiente extra: Kilner

On the Go es un frasco transparente de vidrio de un litro de capacidad que lleva un envase de acero inoxidable para salsa incorporado.

Su fabricante lleva más de un siglo (literalmente) haciendo frascos para envasar comida.

Toque de color: Lékué

Rebajas

Jar to Go es un recipiente hermético de plástico libre de BPA para transportar alimentos con capacidad de 600 ml. de plástico, con recipiente para el aliño incorporado y tapa con asa en tono turquesa, coral o verde lima.

Para toda la semana: Bormioli Rocco

Quattro Stagioni es un juego de seis  tarros (1000 ml) de vidrio transparente con tapa hermética de rosca. Se pueden lavar en lavavajillas.

La opción perfecta para quien quiera tener en la nevera toda su semana de ensaladas con mucha hoja.

La ensalada de frasco perfecta

Este es el orden correcto para que las hojas y otros ingredientes aguanten bien, permaneciendo secos y crujientes.

Paso 1

El aliño. Es importante que quede en el fondo (asegúrate de transportar el frasco de pie hasta llegar a la nevera del trabajo).

Este puede ser tan variado como el estilo de ensalada que hayas preparado: aceite de oliva virgen extra, vinagre, salsa de soja, especias, miel, mostaza…

Paso 2

Las verduras crudas más resistentes que no se aplastan y que no pasa nada porque se mezclen un poco con el aliño: tomate, calabacín, zanahoria, lombarda, cebolleta, pepino…

Paso 3

Si quieres añadir legumbres para una ensalada vegana estupenda, es el momento. Guisantes, edamame, garbanzos, lentejas cocidas… ¡Asegúrate que el aliño no las alcanza!

Paso 4

Si quieres poner proteína animal –o sus equivalentes vegetales-, ¡adelante! Depende del estilo de la ensalada serán unos u otros: huevo cocido, queso, pollo o pavo, tofu, heura…

En este piso puedes también poner trozos de verdura asada, salteada o a la plancha (asegurándote que no tengan mucho jugo).

Paso 5

En caso de querer añadir algo más, tipo pasta, arroz integral, maíz, cuscús, quinoa, mijo, trigo sarraceno, espirales hechas con legumbres, etc. sería ahora.

Paso 6

Tus ingredientes húmedos favoritos: aguacate, aceitunas, palmito, encurtidos…

Paso 7

Antes de cerrar, las hojas. Lechuga, espinacas, canónigos, hoja de roble…

También verduras crudas espirilizadas como calabacín, nabo o zanahoria, sin olvidar los brotes, de soja o alfalfa, por ejemplo, dependiendo de la elaboración.

Paso 8

Los toppings secos: frutos secos o semillas (pipas de calabaza, nueces, lino molido, semillas de amapola…)

En definitiva, si te das cuenta, todas tus ensaladas favoritas pueden ir en tarro, siempre y cuando respetes el orden de los pisos en los que va cada ingrediente.

¿No tienes muchas ideas de ensalada?

Saca de este libro las mejores ideas (de ensaladas de frasco y sus aliños correspondientes)

Salad in a Jar: 68 Recipes for Salads and Dressings. Helm Baxter, Anna

En él encontrarás 160 páginas de recetas de ensalada y otras ideas para llevar.

Última actualización el 2022-08-18 at 10:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados