Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Cinco huchas (muy originales) que te ayudarán a ahorrar dinero y darte algún capricho

Cinco huchas (muy originales) que te ayudarán a ahorrar dinero y darte algún capricho
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Ni siquiera el vértigo tecnológico de estos tiempos, que también ha afectado de manera notable al concepto del dinero, ha podido con la hucha, un objeto que ha pasado de generación en generación como sinónimo de ahorro doméstico.

Nos referimos, claro está, a la clásica hucha en la que, sobre todo los más pequeños, pero también adultos que se quieren dar un capricho concreto, guardamos parte de la paga o monedas sueltas sobrantes de la compra, por poner dos ejemplos de los más recurrentes.

Así, en días de dinero de plástico o transacciones por ordenador, la hucha sobrevive como un artículo ajeno a la moda entre la utilidad y la nostalgia.

De entre las huchas aquí seleccionadas nos hemos decantado en primer lugar por una mezcla de tradición y modernidad con un modelo de la marca Schramm.

Esta hucha retoma la célebre forma de cerdito con un diseño renovado, llamativo y, sobre todo, original ya que se puede personalizar tantas veces se quiera.

Esto es así gracias a que su superficie hace las veces de pizarra y se puede escribir con la tiza que viene de serie el nombre del ahorrador o lo que se quiera.

¿Qué es una hucha?

Nos quedamos con el concepto académico que define la hucha como un recipiente cerrado con una ranura estrecha en su parte superior para echar monedas o meter billetes. No siempre lleva ranura porque la variedad de modelos es grande.

Está ideada para que no pueda sacarse más que cuando se quiera disponer del total ahorrado, aunque es mayoría la opción que permite acceder al interior sin romper nada.

Qué ventajas tiene la hucha

  • Complicidad familiar para contribuir al ahorro
  • Muy adecuadas para aportar en la práctica hábitos económicos a los más pequeños
  • Ya en el ámbito concreto del producto hay una gran variedad de modelos
  • Suele ser una gama bastante asequible de precio

Renovación digital

Pasamos de lo más tradicional a lo más moderno en esta gama como es el contador digital que incorporan algunos modelos de hucha.

Se trata de una pantalla LCD que detecta la cuantía de las monedas que se van metiendo en la hucha y las va sumando para saber en todo momento qué montante total se tiene en el interior.

Es más práctico, aunque se pierde el factor sorpresa y el conteo entre la familia siempre tan expectante.

Las mejores huchas para ahorrar y comprarse un capricho

Original hucha-pizarra: Schramm

La variedad de diseños en la gama de las huchas obliga a decantarse por opciones más que por modelos concretos. En este caso lo hacemos por una mezcla de tradición y modernidad.

Como se intuye, las variaciones sobre la genuina hucha de cerdito de arcilla que había que romper contra el suelo para sacar el dinero ahorrado son también muy numerosas tanto en material como en diseño exterior.

En este caso, se trata de una hucha de porcelana pintada en negro y con leves rasgos en blanco que la dotan de personalidad y estética en su frontal.

Sin embargo, su seña de identidad más original es que se puede personalizar tantas veces se quiera ya que la superficie permite escribir con una tiza que también viene de serie.

Fabricada en cerámica, con cierre extraíble para sacar dinero sin romper el artículo y un precio no demasiado económico, pero asequible.

Cubo de acero sin apertura: Lusen

Nada que ver con el anterior. Una opción ya de carácter más práctico, dirigida a los adultos y con un precio sensiblemente superior a la media de esta gama.

Un diseño más que sobrio que se limita a configurar un cuadrado de 20 cm de lado. Su consistencia derivada de la fabricación en acero inoxidable es una de sus principales bazas.

Su tamaño le permite acumular una buena cantidad de dinero ya que, por ejemplo, la capacidad, según fabricante, da para unos 1.500 billetes.

Hay que dejar claro que es una hucha que mantiene el espíritu original de ahorro sin merma ya que no cuenta con sistemas de apertura puntual que se puedan abrir y luego cerrar.

Bote XL: Out of the blue

No podía faltar una hucha de lata, una de las alternativas más populares y, de lejos, con mayor variedad de estampados externos.

Este es uno de los más obvios y clásicos con billetes como corresponde a su función. No es de las más baratas en este segmento concreto, pero son asequibles y, como hemos dicho, de amplio catálogo.

La base de fabricación es la hojalata y hay que decir que tiene un tamaño considerable con 22 cm de altura por 15 cm de diámetro que es la seña de identidad que le hace más cara respecto a otras latas más pequeñas.

Hay que tener en cuenta que tampoco tiene sistemas de apertura puntuales y que, por tanto, una vez se quiera abrir se tendrá que tirar de abrelatas.

Estilo caja fuerte: Idena

Un híbrido muy recomendable entre hucha y caja fuerte dividida en su interior en dos compartimentos específicos.

En la parte de arriba lleva un pequeño cajón para que caigan las monedas que se introducen por la ranura superior y en la parte inferior un espacio para billetes al que se accede abriendo el frontal con llave.

También tiene una rueda de combinación. Fabricada en metal y con unas medidas muy compactas con 16 cm por de alto, 12 de ancho y algo más de 10 de fondo. Buen precio para una opción práctica y original.

Con contador digital: LarmTek

También podemos considerar este modelo un híbrido, pero, en este caso, de nuevo entre tradición y modernidad.

Un clásico tarro de cristal transparente para ver las monedas que vamos acumulando que incorpora una tapa con contador digital.

Es decir, un pequeño visor LCD que reconoce la moneda y va sumando su valor para saber el total en cada momento. Muy práctica y a buen precio.

Ni siquiera el vértigo tecnológico de estos tiempos, que también ha afectado de manera notable al concepto del dinero, ha podido con un objeto que ha pasado de generación en generación como sinónimo de ahorro doméstico.
Ni siquiera el vértigo tecnológico de estos tiempos, que también ha afectado de manera notable al concepto del dinero, ha podido con un objeto que ha pasado de generación en generación como sinónimo de ahorro doméstico

De qué materiales suelen estar fabricadas

Al igual que los diseños se usan materiales muy variados, aunque hay algunos más unidos a la tradición:

  • Arcilla: El más clásico por estar vinculado al imaginario colectivo con la hucha de barro del cerdito (luego detallaremos el origen de esta tradicional forma).
  • Cerámica: Un paso más en cuanto a calidad y estética.
  • Madera: Cálidas de aspecto y muy versátiles de formas. Desde la simple hucha tipo urna que se limita a un cuadrado de madera con ranura a pequeñas casitas con la ranura en el tejado, por mencionar una de las más comunes.
  • Metal: Las más básicas se limitan a una lata redonda con la ranura en la parte superior. Suelen ser de hojalata y en muchas se puede extraer la tapa inferior para sacar monedas sin tener que romperla. En ese sentido no es muy eficaz.
  • Plástico: Muy orientadas a los más pequeños. Son mucho más endebles y también más baratas, aunque, como hemos señalado, el precio no suele ser un problema a la hora de adquirir estos artículos.

Qué tipos de huchas hay

Para empezar, podemos distinguir dos grandes tipos:

  • Las huchas que no se pueden abrir más que rompiéndolas serían las más clásicas. Como es obvio serían las fabricadas en arcilla o porcelana.
  • Las huchas que se pueden abrir con dispositivos diversos, sacar algo de dinero y dejarlas igual. Rompe un poco la esencia del producto, pero están muy extendidas.

Este último tipo también se da en las de porcelana o materiales similares ya que llevan insertada, por ejemplo, una pieza de plástico en la parte inferior para que no se vea que es fácil de extraer para sacar monedas y billetes por el agujero que deja.

La tipología por diseño es muy amplia ya que la hucha es un objeto que se presta mucho a la creatividad.

Por enumerar algunas formas: animales, latas con muy distintos estampados, pequeñas cajas fuerte, casitas de madera, botes de cristal, letreros personalizados con el nombre de la persona que la usa… etc.

El porqué de la hucha de cerdito

No hay una sola teoría, pero sí convergen en que el cerdo es un animal, acaso por su enorme aprovechamiento, muy vinculado a la prosperidad.

En el caso concreto de España, la matanza del cerdo posibilitaba conservar durante todo el año un importante botín alimenticio.

De ahí que estas clásicas huchas tomarán esta forma como símbolo de ahorro y de reservas de cara al futuro.

Además, disfruta de envíos en 1 día totalmente gratis, y exprés cuando no esté disponible, en millones de productos. Puedes probar Amazon Prime durante 30 días y sin compromiso.

Última actualización el 2022-12-06 at 15:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados