Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Las mejores ‘jukebox’ para escuchar música y recrearse en su estética

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 4,50 de 5)
Cargando...

Nada tienen ya que ver con su origen como máquinas de discos de vinilo que se escuchaban previa introducción de las correspondientes monedas.

Si embargo, su poderosa estética ha hecho que, con diferentes prestaciones a las de entonces gracias a los avances tecnológicos, se mantenga en el mercado como un producto muy deseado para la decoración, además de para escuchar música.

Principalmente, en su tamaño escala 1:1 por lo impresionante que resulta tener en casa o en locales comerciales estas gramolas, sinfonolas o rockolas en castellano, más conocidas por el anglicismo jukebox (caja de distracción en su traducción).

Sin embargo, nos hemos decantado en primer lugar por un modelo de la versión mini por ser mucho más accesible en precio ya que las grandes se disparan. En concreto, el modelo Kentucky (muy propio su nombre) de la marca Auna por su apreciable tamaño dentro de la gama de los pequeños y sus numerosas prestaciones. No es de los más baratos entre los suyos, pero rinde y luce.

Como dato elocuente, en su faceta de coleccionismo de modelos antiguos, señalar que determinados dispositivos pueden superar los 125.000 euros (caso de la Rock-Ola 1414 President del año 1942).

Qué era y qué es

Como ya hemos señalado, en sus orígenes era un dispositivo de reproducción musical muy común en bares o locales públicos en los que se pudiera escuchar música o bailar y que se activaba con la introducción de monedas para seleccionar una determinada canción.

En la actualidad, se limita a ser un aparato reproductor con distintas alternativas de formatos en función de los modelos. Conserva como plus el atractivo diseño exterior que supone el mayor aliciente para su adquisición.

Su forma más habitual es la de una caja colocada en vertical y redondeada en la parte superior con destacados y vistosos complementos luminosos.

Las jukebox actuales combinan el estilo exterior de los años 40-60 con los avances de la era digital.

Cómo funciona

Como en el caso anterior, el cambio radical en su mecanismo y tecnología obliga a diferenciar un antes y un ahora. Así, las primeras máquinas reproducían discos de 78 rpm de goma laca, una pasta rígida.

Así sería hasta la aparición del formato single de 45 rpm. Cada disco se introducía en un carrusel muy parecido al de las diapositivas y, mediante una combinación de letra y número, se elegía en los mandos del exterior.

Se componían de cuatro partes principales: una librería, un selector, un carrusel y un reproductor.

Como es lógico, las actuales, en función de sus prestaciones, se adaptan al funcionamiento de CD, puertos USB o las tarjetas de soporte que contengan la música.

Algo de historia

Los orígenes más remotos de estos aparatos están en las ferias y parques de atracciones e incluso en algún tren como por ejemplo en Suiza.

Sin duda, la década de los 50 y los 60, la identificación con el recién nacido rock & roll y el cine norteamericano tuvieron que ver mucho en su éxito mundial.

Fue en este periodo, antes incluso aunque con menos trascendencia, cuando se introdujeron los complementos lumínicos que les harían un objeto de decoración de primer orden y convertirse en una pieza codiciada en las subastas.

El salto del vinilo al CD y, al poco tiempo, al formato digital supuso, como es evidente, un profundo cambio en el concepto de las jukebox.

Sin embargo, lejos de acabar con ellas y dejarlas solo como valiosas antigüedades, se ha conjugado el avance tecnológico con la estética tradicional.

Tipos en función de su estética

Los modelos más primitivos de estas máquinas trabajaban poco o nada el diseño. Se limitaba a ser una caja de madera con una ranura y unos botones. El éxito animó a revestirlas de manera paulatina. Entresacamos los siguientes modelos:

De colores: Son aquellas sinfonolas decoradas, y recargadas, de luces de colores y arcos luminosos. El cometido originario era llamar la atención del potencial cliente para que se animara a echar unas monedas.

En función del color predominante en las molduras de la máquina se llegó a hablar de época dorada (coincidiría con los años 40) y la plateada (en los 50).

Alegres: Se caracterizaban por intensificar los colores, hacer las luces más llamativas y dotar al diseño de formas más voluptuosas par transmitir esa pretendida alegría. El modelo más paradigmático sería la Würlitzer 850.

Sobrias: Muy vinculadas al ahorro de material propio de una época de guerra a mediados de los 40. Se dejó el metal y el plástico y se volvió al uso de la madera. El modelo Victory fue uno de los más significativos.

Por tamaño

En este apartado la división es muy sencilla:

  • Mini: Suelen medir de alto entre 30-60 cm. Como es evidente la diferencia entre estos modelos y sus mayores es la calidad de las prestaciones y su número (por ejemplo la incompatibilidad con vinilos) y, sobre todo, el precio.
  • Escala 1:1: Con sus variaciones correspondientes en altura, las jukebox grandes son las que tratan de imitar de manera más fidedigna a las míticas máquinas de discos de las películas. La reproducción abarca todos los formatos musicales y, obviamente, son mucho más caras. En todo caso, como señalamos al principio, con los astronómicos precios que pueden alcanzar sus antepasados en las subastas.

Ventajas de las modernas

Una vez fijado el contexto y los antecedentes pasemos a la actualidad. Sin duda, pierden el estilo vintage por mucho que se quiera imitar, pero, en las prestaciones puramente musicales, no hay color. Señalamos algunas de las ventajas sobre sus predecesoras:

  • Polivalencia: Además de música, siempre depende de los modelos, se pueden reproducir también vídeos e incluso usarlas como karaoke.
  • Capacidad de almacenamiento: Poco que insistir en este factor. Baste imaginar las máquinas que hubieran sido necesarias para albergar todas las canciones que almacena un pen drive convencional.
  • Más compactas: Esta ventaja sería discutible ya que, si se tiene sitio y posibilidades económicas, la jukebox grande de bar americano luce muchísimo como elemento decorativo, por ejemplo en un loft tipo industrial.
  • Facilidad de uso: Todo es muy intuitivo a través de los mandos y con perfecta visibilidad de cada función a través de las pantallas ya sean táctiles o no.
  • Multiformato: Puede reproducir prácticamente cualquier formato desde vinilos de siempre hasta CD o MP3 y algunas ya incluyen tecnología Bluettoh para escuchar las listas del smartphone.

Auna Kentucky: Algo más que mini

De la gama mini, aunque crecida con su medio metro de altura. Una muy completa conectividad que le permite leer todo tipo de formatos: CD, MP3 a través de SD, entrada USB y auxiliar además de radio FM.

Como característica muy a destacar, reproduce también a través de Bluetooh desde cualquier dispositivo e incluso de podrán atender llamadas con un sonido muy nítido.

Como es habitual en este tipo de dispositivos, la estética no defrauda. En este caso, está fabricada en madera y PVC con acabados cromados.

El carrusel de luces circula hasta en siete colores diferentes, aunque hay una opción más sobria para escuchar la música sin necesidad de activar este importante complemento en el diseño. También se puede dejar un color fijo tan solo con pulsar un botón trasero.

El frontal cromado resulta muy elegante y sobrio enmarcado en el resto de componentes más recargados. Todas las fuentes de reproducción están muy juntas en esta parte frontal con la ranura de CD y las de USB y SD.

No es de los más baratos en la gama mini de las jukebox, pero si se tiene cierto margen económico merece la pena por tener más empaque que los más pequeños sin llegar no de lejos a los precios de los más grandes.

Auna Graceland: Impactante por estética y tamaño

No es fácil decantarse por un diseño, pero sin duda la estética de este modelo es altamente atractiva. Por su tamaño y precio ya entra en la gama media-alta. Un capricho que luce si se tiene margen económico para dárselo o para hacer un regalo inolvidable.

A pesar de su abrumador impacto visual, no hay que olvidar que sus prestaciones tecnológicas son también de gran nivel con un sonido de gran calidad extrapolable a los muchos formatos de reproducción (MP3, CD, USB o SD).

También cuenta con sintonizador de radio FM capaz de almacenar hasta 20 emisoras.

Su potencia está en los 100 W con dos altavoces incorporados. Está inspirada en los modelos norteamericanos de los años 50.

Este modelo cuenta con tres versiones: básico, con Bluetooh y también con capacidad para reproducir vinilos.

NK Mini: Modelo mini de manual

Versión mini con Bluetooh que le hace, por su precio, una opción muy atractiva por sus muchas posibilidades de reproducción musical.

Su juego de luces LED, en diferentes colores, resulta muy llamativo como complemento a sus prestaciones. Con una potencia suficiente para amenizar un salón pequeño.

En todo caso, si hay que decantarse su aportación decorativa es mayor que su fidelidad de audio. No hay que olvidar cuál es su precio.

Como es obvio, debido a su tamaño (48 cm de altura) resulta muy ligera con un peso que apenas supera los 3 kg de peso.

MonsterShop: Réplica de las genuinas

Uno de los modelos más parecido a las genuinas por tamaño y prestaciones ya que esta también reproduce vinilos. La principal desventaja se intuye: no apta para todos los bolsillos.

A su estética une un sonido de alta calidad y una iluminación multicromática que conforman un dispositivo espectacular.

Cuenta con todo tipo de conexiones y complementos tan útiles como cuatro ruedas que facilitan el transporte de un artículo que se acerca al 1,30 metros de altura y 45 kg de peso.

Auna Retro: Cambio radical de estilo

Cambio radical de estética para un modelo de una sobriedad llamativa en esta gama. Estilo totalmente retro de una elegancia mucho más clásica.

Detrás de esa apariencia se esconden unas prestaciones a la altura de las nuevas tecnologías con las conexiones más frecuentes disponibles: CD, MP3, cuenta con Bluetooh, tarjeta SD y Radio FM.

También se puede usar como tocadiscos abriendo la tapa superior. Altavoces de buena potencia integrados en el mueble.

Última actualización el 2020-10-22 at 02:11 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados