Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores limpiadores para dejar el horno en perfecto estado

Limpiador horno
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

La limpieza del horno es, probablemente, la más engorrosa de la cocina después de su uso. Para ello se hacen imprescindibles los limpiadores de horno.

Tanto por los restos que pueden quedar en el interior de los platos elaborados como por el complicado acceso a todos los rincones del horno.

Es por ello que un buen limpiador específico resulta de gran utilidad para facilitar esta tarea.

Que la amplitud de catálogo sea muy amplía complica todavía más la elección. En esta comparativa trataremos de facilitarla.

Qué características tienen los limpiadores de horno

La composición de estos limpiadores incluye en su gran mayoría productos químicos abrasivos para corroer la suciedad, los restos que se quedan pegados en el interior y las manchas.

Es decir, son casi todos tóxicos y hay que manejarlos, en consecuencia, con mucho cuidado.

Están pensados para dejarlos durante unas horas para que la suciedad salga de manera más sencilla.

Algunos productos demandan ventilación e incluso no está de más usar protección facial.

Eficaz y de fácil uso: HG 138050130

Limpiador de medio litro de capacidad, de eficaz limpieza y muy fácil aplicación como es norma en aquellos que usan pulverizador a través del cual expulsa la espuma.

Uno de los trucos para que la eficacia sea mayor o menor está relacionado con el tiempo que se le deja actuar antes de fregarlo.

Cuanto más tiempo, si hay posibilidad de ello, mejor.

En este caso, el fabricante recomienda entre tres y cinco minutos. Una vez dejado este lapso (preferentemente más) basta con pasar una esponja humedecida.

Muy buen rendimiento en placas de acero inoxidable y también con buena nota en otras tareas de limpieza doméstica difíciles de abordar como es la barbacoa.

Con precauciones: Mr Muscle

Una opción de fuertes componentes químicos, y por tanto eficaz, pero que requiere una serie de cautelas como protegerse bien la piel y los ojos y no dejar que le dé mucho calor ya que puede reventar.

Adoptadas estas precauciones, es un limpiador de pequeño tamaño (300 ml) y muy barato que extrae muy bien la suciedad tras un tiempo de reposo y el posterior paso de una bayeta.

Lo conveniente es rociar el horno y cerrarlo, abrir las ventanas y volver después de un tiempo prudencial para rematar la tarea.

Si la suciedad se ha acumulado durante mucho tiempo será necesaria más de una aplicación para que el resultado sea satisfactorio.

Incluso el resultado es correcto si se hace en frío.

Pack a lo grande: Amway

Por encima de las características de sus componentes químicos, esta alternativa destaca por su tamaño.

Un pack de tres unidades de gel, con cepillo incluido, de medio litro cada uno.

Como es lógico, es más caro por la cantidad que ofrece, pero sale más o menos sobre la media de la gama.

Buena capacidad para ablandar la suciedad acumulada sin necesidad de frotar con demasiada intensidad.

Buen resultado en hornos esmaltados, ya sean de gas o eléctricos, sencilla aplicación y fuerte en componentes químicos, lo que exige, no insistimos más, una serie de precauciones.

Cómodo y versátil: Stanhome

Un pequeño limpiador que da buen resultado en la grasa quemada y actúa de manera bastante rápida.

Su aplicación se hace a través de espuma compacta que se adhiere muy bien a las paredes del horno y va derritiendo la suciedad.

Es muy fácil de aplicar y además también da buenos resultados en otros utensilios como las bases de recipientes tales como ollas o cacerolas o para barbacoas.

Kit completo: WoldoClean

Una alternativa que suma como hecho diferencial que es un kit completo que incluye el limpiador de horno, un cepillo y una bayeta para culminar el proceso de limpieza.

Buen tamaño con su medio litro, aplicación en gel y componentes químicos fuertes con un olor que, a pesar de ello, se presenta como tolerable.

Muy versátil dentro de la cocina ya que, además de hornos, puede acometer con garantías la limpieza de la campana o el microondas.

Formas de aplicación

Vienen presentados en fórmulas de aerosol, gel y crema.

En el caso del spray resulta la alternativa más conveniente para llegar a zonas de difícil acceso.

En todo caso, si son de buena calidad la eficacia nada tiene que ver con los modos de aplicación.

Qué tipos hay

  • Suaves: Si se es especialmente sensible, por razones de piel o de olfato, es más conveniente optar por este tipo de limpiadores. Los hay en el mercado bastante eficientes sin que irriten la piel, los ojos o desprendan un fuerte olor.
  • Fuertes: Suelen ser los más potentes con los riesgos que no tienen los anteriores. Contienen componentes químicos muy fuertes que, eso sí, eliminan las manchas más difíciles.
  • Naturales: Entre estos podemos destacar el vinagre blanco o el bicarbonato con vinagre. Incluso el limón se puede añadir a esta lista siempre que la suciedad que haya que quitar no sea excesiva.
  • Artificiales: Los mencionados en primer lugar, ya sean suaves o fuertes, y los más eficaces para proceder a una exhaustiva limpieza.

Modo de uso de los limpiadores de horno

  1. Leer bien las instrucciones antes de la primera aplicación
  2. Abrir ventanas para asegurar una buena ventilación
  3. Por supuesto, usar guantes e incluso gafas protectoras
  4. Quitar las rejillas y limpiarlas aparte. Si no están muy sucias incluso se pueden meter en el lavavajillas
  5. Aplicar el limpiador y fregarlo sin demasiada intensidad, pero sí de manera uniforme
  6. Dejarlo un tiempo, incluso durante varias horas. Por ejemplo, hacerlo por la noche y dejarlo hasta la mañana siguiente
  7. Enjuagar las partes en la que se ha aplicado el limpiador y dar otro repaso si fuera necesario
Limpiadores de horno
Limpiadores de horno

Qué tener en cuenta

Composición

Ya hemos distinguido suaves y fuertes en función de los componentes.

Como aspecto concreto, uno de los componentes más común en los fuertes es el hidróxido de sodio, una sustancia fuerte que puede dañar la piel.

Horno

Hay que cerciorarse de que el horno que se tiene es compatible con todos los limpiadores en función de sus ingredientes químicos.

Algunos de los modelos conocidos como autolimpiables no toleran algunos componentes.

En un horno autolimpiable la única diferencia es que el agua que se emplea para generar vapor se vierte en un compartimento especialmente destinado para ello.

Con el calor del horno y la generación del vapor la grasa más incrustada se despega de las paredes en cuestión de minutos.

Facilidad de uso

Vinculada a los modos de aplicación ya referidos. Gel, espuma o con rociador.

Se trata de buscar el que más manejable resulte.

Los más recomendables son aquellos con los que no se tiene contacto, sino que se aplican a la superficie y se deja actuar.

Tiempo

Lo que tarde en actuar puede ser algo secundario si, por ejemplo, se hace algo muy aconsejable como es aplicarlo y dejarlo toda la noche para repasarlo por la mañana.

Los tiempos que dan los fabricantes son mucho más cortos, pero si se puede hacer así, mejor.

Olor

En lo posible, y hay opciones, elegir una alternativa que no tenga fuerte ni desagradable olor.

Última actualización el 2021-07-23 at 00:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados