Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Los mejores nidos de colecho para bebés

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos: 4,60 de 5)
Cargando...

Un recién nacido se siente protegido y arropado cuando duerme en un espacio reducido. Por eso, los nidos de colecho o reductores de cuna, que imitan el útero materno, les ofrecen una seguridad y una sensación de bienestar desde el primer momento.

Muchos papás se preguntarán por qué todas las mañanas se encuentran a su bebé con la cabecita pegada en la esquina de la cuna. Y tiene una respuesta: es una reacción lógica, teniendo en cuenta que ha estado nueve meses apretado en el vientre materno, calentito y arrullado. Y de repente, al nacer, se les coloca en una inmensa cuna en la que se encuentran perdidos.

En este sentido, los expertos en puericultura recomiendan el uso de un nido de colecho como el modelo Breathable Baby Nest de Luchild, un reductor fabricado con materiales de alta calidad adaptados a la delicada piel del bebé, transpirables y libres de tóxicos. Además, sus medidas, la facilidad de lavado y variedad de diseños lo han convertido en el favorito y en el más vendido.

¿Cómo es un nido de colecho y para qué sirve?

Se trata de un cojín que, a simple vista, recuerda a una almohada de lactancia ya que sus laterales son un rulo acolchado que se cierra en la parte inferior por cintas o cordones. Pero, como es evidente, su función no es ésa, sino reducir el espacio donde duerme el bebé, evitar que ruede por la cama o ser aplastado si descansa directamente haciendo colecho con sus papás o en una cuna o minicuna adaptadas para ello.

Además, incluye un colchón que va unido a los laterales donde el pequeño descansa. Este colchón puede ir fusionado al conjunto, extraerse a través de una cremallera o aparte.

Su uso es apropiado desde el nacimiento hasta los 9 meses aproximadamente.

A tener en cuenta

Ahora que ya sabemos para qué sirve, veamos cuáles son las características esenciales a tener en cuenta antes de comprar uno.

  • El tejido. Es el elemento más importante cuando hablamos de nidos de colecho ya que de él depende el bienestar de nuestro bebé. Las fundas exteriores, por lo general, están confeccionadas en algodón 100% que es permeable al aire, hipoalergénico y suave con su delicada piel.
  • El tamaño. Fíjate en las medidas exteriores si pretendes colocarlo en una minicuna o en un capazo cuando tu bebé crezca. Para que te hagas una idea, la largura oscila, según modelos, entre los 80 y los 90 centímetros.
  • El ajuste. Los nidos de colecho se caracterizan porque se ajustan al tamaño del niño mediante unas cintas, lazos o cordones que cierran o abren los laterales según las necesidades.
  • El lavado. La mayoría de los modelos tienen el colchón desenfundable para facilitar el lavado, pero otros no, porque han sido diseñados en una sola pieza. No obstante, tanto si lo son como si no, se pueden meter en la lavadora a 30 o 40 grados.

Las ventajas de adquirir un nido de colecho son muchas, ya que ofrece al bebé un bienestar y una sensación de protección que le acompañará los primeros meses de vida. Vigila, eso sí, que el reductor esté siempre en una superficie plana y lejos de cualquier peligro.

Resulta un artículo tan práctico que suele ser un formidable regalo para aquellas personas que acaban de ser mamás. Su precio oscila entre los 30 y los 48 euros.

El favorito: Luchild Breathable Baby Nest

El reductor de cuna de Luchild es el escogido como favorito por los expertos en puericultura y también por muchos padres que desean un descanso óptimo y seguro para los recién llegados al hogar.

Es un modelo que ha sido confeccionado con algodón 100%, antialérgico y transpirable pensado para la piel delicada de los más pequeños.

Se compone de dos partes: el colecho en sí y un colchón extraíble, por lo que resulta muy práctico de lavar si, por ejemplo, solo se mancha una de las zonas.

El fabricante recomienda lavarlo a máquina a una temperatura máxima de 30 grados. Quedará como nuevo y sin perder ninguna de las propiedades del tejido. El colchón se desenfunda con una cremallera oculta y el nido cabe perfectamente en la lavadora. Eso sí, tardará un poquito en secarse.

Tiene unas medidas exteriores de 85 x 50 x 15 cm, mientras que las interiores son de 62 x 25 x 4 cm. Este tamaño es ideal desde el nacimiento y su espacio interior puede reducirse o aumentarse con una cinta y un lazo ajustables situados a los pies.

Podrás combinarlo con el textil de la cuna o los colores de la habitación ya que la marca ofrece diversos modelos con bonitos estampados como topitos, estrellas o coronas.

El subcampeón: AOLVO

Un modelo muy similar al favorito, pero con unas medidas algo más ajustadas (80 x 50 cm) es el nido de colecho de AOLVO, una marca que, al igual que Luchild, es de venta exclusiva online.

La funda, elaborada con 100% algodón, protege la piel del bebé y es transpirable. Se desmonta a través de una cremallera para extraer el colchón y, de esta manera, facilitar el lavado a mano o a máquina (hasta 30 grados).

El nido de colecho de AOLVO se ajusta al tamaño del recién nacido mediante una cinta y un lazo situados en la parte inferior que, al apretarlos, elevan los laterales y estrechan el espacio interior. El bebé se sentirá cómodo y seguro como en la tripa de las embarazadas y los padres descansarán plácidamente sin peligro de aplastar al pequeño en caso de que se coloque en la cama o de que ruede y se caiga.

Asimismo, es tan práctico que puede usarse por las dos caras en caso de que ocurra algún inesperado “accidente” nocturno y no sean horas de ponerse a lavarlo.

Los colores diseñados por la marca son muy combinables. Te damos unas ideas: si es para hacer regalo escoge uno neutro como el gris y blanco; si te consideras atrevido, te encantará el estampado en colores verdes; para los clásicos, echa un vistazo al modelo azul o rosa.

El de mayor tamaño: Amazingirl

Los bebés más inquietos dormirán seguros y durante mayor número de meses en el nido de Amazingirl gracias a su gran tamaño.

Con unas medidas exteriores de 90 x 60 x 13 cm y unas interiores de 60 x 40 cm, este reductor ofrece la ventaja de que se puede utilizar hasta los 9 meses, prolongando en el tiempo el descanso y evitando el peligro de las caídas, ya que los bebés a veces se dan la vuelta.

Sin embargo, su mayor ventaja también se convierte en un inconveniente. Ten en cuenta que, si lo compras con la idea de colocarlo en una minicuna, podría no caber. Por lo general, las minicunas tienen unas medidas estándar de 80 x 50 cm.

Por otro lado, el nido de Amazingirl está confeccionado a mano con materiales de alta calidad. El tejido exterior es completamente de algodón y el interior es de silicona, materiales permeables y antialérgicos que permiten la circulación del aire incluso en el caso de que el recién nacido pegara su naricita en el lateral del nido.

A diferencia de otros modelos, el colchón es independiente del nido. Esto facilita de manera notable su lavado (a máquina hasta 40 grados), ya que el colchón es lo que más se suele manchar debido a los ‘escapes’ nocturnos. El nido en sí también se puede meter en la lavadora sin problemas, aunque no es desenfundable.

Además, podrás acomodar a tu bebé con el cordón ajustable que reduce o aumenta el tamaño del nido.

Es un modelo reversible, como el de AOLVO, que se encuentra en tres opciones de color: blanco y gris con estampado de estrellitas; negro y blanco con topos; o azulón y blanco con anclas.

Todos ellos incluyen además del colchón un bonito cojín en forma de estrella a juego con el diseño escogido.

Ligero y sencillo: LULANDO

El modelo de nido de colecho de LULANDO es ideal por su sencillez y su ligereza. No supera el medio kilo, y esa característica lo convierte en el mejor compañero de viaje.

Es algo más pequeño que otros nidos, con unas medidas de 80 x 45 cm, perfecto para minicunas, moisés e incluso para capazos de paseo grandes, ya que reduce el ruido y las vibraciones.

Diseñado en una sola pieza, por lo que no se desenfunda, la parte donde se apoya la criaturita está acolchada para que el bebé encuentre su acomodo. Además, la funda es de algodón con certificado Oeko- Test Standard 100 clase 1 que verifica la ausencia de sustancias tóxicas tanto en los tejidos como en el proceso de fabricación.

Al igual que sus competidores, el nido de LULANDO, que cabe en la lavadora sin ningún problema, crecerá con el niño. Basta con ajustar o aflojar la cinta que une los laterales en la zona de los pies.

A los clientes les encanta la gran cantidad de colores y estampados, como nubes, estrellas y topos, que se pueden elegir.

El mejor precio: Womdee

Los presupuestos ajustados también tienen una buenísima alternativa. Se trata del nido de Womdee, un artículo de descanso precioso, diseñado con mucho gusto y con unos estampados originales y diferentes.

Además, está confeccionado con algodón orgánico extra suave, seguro para pieles sensibles, hipoalergénico, atóxico y transpirable. El relleno es de poliéster que le confiere firmeza, aunque sin perder el mullido que caracteriza a estos artículos.

El Womdee tiene unas medidas exteriores de 88 x 53 cm e interiores de 68 x 30 cm. Con las cintas inferiores podrás ajustarlo a la edad de tu bebé y, poco a poco, ir soltándolas del todo para un uso que se puede prolongar hasta el año.

En este modelo el colchón se extrae para su lavado, una estupenda opción para no tener que limpiar el reductor completo.

Por último, el fabricante incluye una almohada a juego con el diseño escogido especial para prevenir la plagiocefalia o cabeza plana en los bebés.

Última actualización el 2020-09-22 at 18:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados