Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores osciloscopios para diagnosticar averías electrónicas

osciloscopio
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Para los aficionados avanzados a la electrónica el osciloscopio es un fiel aliado a la hora de acometer alguna reparación.

En un mundo en que los circuitos eléctricos marcan el funcionamiento de una inmensa cantidad de dispositivos de uso diario, este instrumento permite averiguar de modo ágil qué tipo de avería se ha de solucionar.

Como luego veremos, sus utilidades en el día a día son amplias (por ejemplo, indispensable en la automoción en el ámbito profesional).

La evolución tecnológica permite ahora encontrar en el mercado pequeños y efectivos osciloscopios digitales a un precio económico.

De entre los aquí analizados, optamos en primer lugar por un modelo digital de la marca Ccfoud por ser muy compacto de tamaño y por su simplicidad de uso ya que lleva las funciones bien destacadas y accesibles en su frontal.

No es el más barato en esta gama, pero sí que resulta razonable su precio para lo que ofrece este osciloscopio.

Siempre hay que buscar el mayor ahorro posible en los productos de calidad, y para ello también se puede acudir a las mejores ofertas previas al Black Friday.

Qué es

Según la definición académica es un instrumento de visualización electrónico para la representación gráfica de la evolución de las señales emitidas y sus variaciones en el tiempo.

La definición más coloquial lo califica como los “ojos de la electrónica”.

Se usa principalmente en la denominada electrónica de señal que se encarga del análisis, diseño y estudio de circuitos y dispositivos de baja potencia.

Para qué sirve

Comprueba y muestra la señal de tensión como formas de onda y como representaciones visuales de la variación de tensión en función del tiempo.

Las señales se representan en forma de coordenadas en una pantalla. Habitualmente, el eje X (horizontal) representa tiempos y el eje Y (vertical) representa tensiones.

Un ejemplo práctico de para qué sirve es saber si la señal que se emite desde un terminal es o no la correcta. Esta diagnosis es, por ejemplo, fundamental en la reparación de smartphones, tablets u ordenadores de mesa.

Qué detecta

Señalamos algunas de las anomalías que es capaz de advertir:

-Cruce de varias señales debido a la avería del dispositivo.

-Ruidos en los equipos de audio debido al mal estado de un componente.

-Si la señal alcanza los valores precisos antes y después de repararse.

-Cortes de tensión o subidas excesivas (picos).

Entre sus utilidades prácticas, evidentemente está el arreglo de dispositivos electrónicos, pero, como decíamos, en la automoción está muy presente para chequeo de los circuitos eléctricos o calibrar vibraciones del vehículo.

Si se le dota de un transductor (instrumento capaz de convertir una magnitud física en señal eléctrica) podrá medir incluso el ritmo cardíaco o la presión sanguínea.

¿Analógico o digital?

Analógico

Normalmente, el empuje digital ha llevado al ostracismo a los instrumentos analógicos.

No es este el caso ya que sigue siendo muy útil en esta versión sobre todo cuando se trata de captar variaciones rápidas de la señal en tiempo real.

Su inconveniente, además de tamaños y precios, es que exige una señal periódica que no sea excesivamente lenta. Suelen ser de mesa, aunque el que aquí incluimos es portable.

Digital

Se suele usar para analizar casos no repetitivos como los picos de tensión que se producen de manera aleatoria. Lo hace con mediciones automáticas de los máximos y mínimos.

Una de sus ventajas más obvias es la conectividad y, por tanto, la opción de volcar los datos en un ordenador. Suelen ser portátiles o, en todo caso, de menor tamaño.

De fósforo digital

Una tercera vía que viene a coger lo mejor de los dos anteriores. Se representan bajo las siglas DPO.

Es decir, tienen la recepción precisa de los datos en analógico y la velocidad y sencillez a la hora de trabajar los datos de los digitales.

Son los más completos y los más caros en general.

Qué tener en cuenta

– Velocidad: Por un lado, en los analógicos indica la velocidad máxima de barrido horizontal para visualizar elementos más rápidos. En los digitales es importante la velocidad de muestreo que refiere el número de muestras por segundo que es capaz de captar.

– Ancho de banda: Es el rango de frecuencias en que puede medir con precisión. Va de 60 a 250 MHz, normalmente.

– Tiempo de subida: El osciloscopio no puede visualizar pulsos con tiempos de subida más rápidos que el suyo propio.

– Longitud del registro: Es el número de puntos que memoriza para la reconstrucción de la forma de la onda eléctrica.

– Ganancia: Define la precisión en la amplificación de la señal por parte del sistema vertical.

– Sensibilidad: Calibra la capacidad del dispositivo para amplificar señales débiles.

– Precisión: Es muy importante que sea exacto en la base de los tiempos.

– Resolución: Se mide en bits y alude al conversor analógico / digital.

– Toma a tierra: Tan importante como lo es la seguridad.

Compacto y muy útil: Ccfoud

Un modelo digital muy manejable y sencillo de usar, dentro de lo posible en ámbitos técnicos, con una óptima visión de pantalla. No está entre los precios más bajos en su gama, pero su relación con la calidad del producto es excelente.

Hay que tener en cuenta que estos dispositivos no se caracterizan por la sencillez para utilizarlos, menos todavía en las versiones analógicas.

Sin embargo, este es bastante intuitivo dentro de sus limitaciones y con alguna excepción como pueden ser los cambios de escala.

Resulta un medidor bastante completo apto totalmente para taller o para aficionados a la electrónica y derivados informáticos.

Otra de las cualidades a resaltar es que su conectividad a ordenador, y su consecuente volcado de datos, permite un control total de los indicadores con solo conectar su cable USB.

Viene muy bien protegido con su vistosa carcasa de silicona. Como objeción puntual, la batería recargable no tiene en la duración su principal baza, pero por lo demás es un instrumento muy práctico y asequible.

De mesa y más sofisticado: Vorstik 

De mesa, para uso ya de aficionados muy avanzados o profesionales y con un precio más alto que en el caso de los portátiles, pero en la media, e incluso por debajo, de este tipo de dispositivos más grandes.

Su manejo ya requiere ciertos conocimientos previos o paciencia suficiente para empaparse de cómo sacar rendimiento a sus numerosas prestaciones.

No hay que olvidar que, si se quiere usar para otras cosas que no sea el diagnóstico y las mediciones de circuitos eléctricos, hay osciloscopios específicos, por ejemplo para la automoción.

Es decir, en este caso, ni en la mayoría de los considerados modelos genéricos, vale para todo con igual calidad de visionado ni de precisión.

Incorpora variadas opciones de manejo como la función zoom de forma de onda, la de cursor automático que puede medir de manera muy ágil la diferencia entre dos puntos de la forma de onda y, por supuesto, conexión USB para descarga de todos los datos suministrados.

Formato tablet: Aiteme

Una alternativa modernizada acorde a los nuevos tiempos. Osciloscopio con formato tablet que, como es lógico, tiene en la gran dimensión de su pantalla táctil su principal atractivo sobre el resto.

Por supuesto, no es extraplana, pero tampoco, ni mucho menos, un armatoste. Se puede apoyar en una superficie con el pequeño pie que tiene e incluso colgarse si resulta más cómodo para mirar las mediciones.

En la parte superior tiene las dos entradas de canal, un conector de prueba, dos led de prueba, el puerto USB y el interruptor de encendido y apagado.

La conectividad es óptima y cuenta con una tarjeta micro SD dentro del dispositivo que permite, por ejemplo, almacenar las capturas de pantalla y las formas de onda. A través de la toma USB se puede volcar al ordenador todos los datos.

Básico, barato y cumplidor: Kuman

Pequeño, cumplidor y económico. Sin complicaciones, para principiantes que han ido a más y que con este dispositivo podrán ver formas de onda sencillas.

Ser básico no implica necesariamente que no sea preciso como lo es en parámetros tan importantes como el voltaje o la potencia.

Un osciloscopio de bolsillo que, como es propio de su gama y precio, cuenta con inconvenientes como no poder volcar datos a un terminal.

Así y todo, cuenta con las prestaciones fundamentales. A las ya dichas suma, obviamente, las gráficas de corriente continua y alterna, cambios de escala, función zoom o mover la gráfica.

Opción analógica: Volcraft 630-2

Opción analógica de mediano tamaño para la media de este formato que le da la posibilidad de transportarlo (pesa unos nueve kilos).

Este diseño compacto le hace más adecuado para el ámbito de aficionados con bastante experiencia o para estudiantes de electrónica ya que el uso exige tener una base previa de conocimientos.

Es un aparato fiable en sus mediciones, cuenta con varios ajustes en rotación, foco e intensidad. Aunque, dentro de los analógicos, su precio es algo elevado.

Última actualización el 2021-05-09 at 19:09 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados