Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores pirograbadores para hacer manualidades en familia

Los mejores pirograbadores para hacer manualidades en familia
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

El bricolaje de alto nivel y la artesanía tienen en el pirograbador un útil aliado para dotar de una superior estética cualquier pieza sobre la que se trabaje.

A través del calor que genera y de la habilidad de quien lo use un simple trozo de madera, el material sobre el que más se labora, puede convertirse en un objeto decorativo de primer nivel.

¿Qué es?

Una herramienta orientada al tallado y grabado de materiales a través de la generación de calor. Aunque no en exclusiva, como acabamos de apuntar, se usa principalmente en la madera.

También puede operar en superficies de cuero, plástico, tela o incluso piedra. En cualquier caso, las ornamentaciones las llevará a cabo mediante el calor que se acumula en su punta metálica y que es la que quema el material.

Por partes

Se pueden distinguir los siguientes componentes:

Generador de calor

Se concreta en una resistencia eléctrica que, a través del suministro energético, calienta la punta del dispositivo.

En general, el cable que va a la red incorpora un interruptor y lleva también un mecanismo para graduar la temperatura.

Cuerpo

Su estructura tiene forma de lápiz para sujetarlo con firmeza, de ahí la importancia de su diseño ergonómico, ya que se realizarán trabajos muy de detalle.

Si lleva en su interior la resistencia eléctrica vendrá con un mango de silicona que servirá como aislante térmico. Eso sí, será menos ligero.

Punta

El componente que remata todo el funcionamiento al ser el que está en contacto con la madera o material elegido. Normalmente viene con varias puntas para ampliar las posibilidades.

Cómo funciona

En una simple síntesis, el funcionamiento de este aparato es muy sencillo. Primero se conecta a la red eléctrica mediante un cable.

Hay modelos portátiles que funcionan a través de baterías y, como curiosidad, decir que los antiguos lo hacían con gas butano y que todavía hoy, mucho más evolucionados, se pueden encontrar de este tipo.

La fuente energética calienta la resistencia que, a su vez, envía el calor generado a la punta antioxidante del pirograbador. Una vez a esa alta temperatura el usuario puede empezar a trabajar sobre la pieza.

Muy completo kit: Proster

Sin duda, lo que más llama la atención en el modelo líder de esta comparativa es la cantidad de componentes que ofrece en torno al pirograbador por un precio muy económico para que lo que trae de serie.

La enumeración es larga, pero destaquemos, por ejemplo, que incluye cerca de una treintena de puntas para afinar sin excusas en el grabado.

Se trata, en general, de un completísimo kit para personas que se quieran adentrar en esta técnica de grabado sin que excluya ser útil a quienes tengan ya una técnica más avanzada.

Así, esta orientación para principiantes no es incompatible, ni mucho menos, con cualidades de niveles más avanzados como que incorpore una resistencia cerámica que acelera de manera notable el calentamiento de la punta. Como referencia estamos hablando de en torno a unos quince segundos.

El pirograbador resulta, dentro de su gama básica, bastante eficaz, resistente y fácil de usar. Si a ello sumamos el gran número de piezas adicionales, la relación calidad-precio solo puede calificarse de excelente.

En todo caso, tampoco se le pueden pedir prestaciones más avanzadas que no son propias de sus características ni tampoco de su precio.

Eficaz y avanzado: Preciva

Un modelo de mucho mayor empaque pese a que, por número de elementos, se queda muy rezagado respecto al líder.

Sin embargo, se trata de un pirograbador versátil para trabajar en distintos materiales y de gran eficacia por grados de temperatura y fácil manejo.

Por ejemplo, aparte del material más común como es la madera, opera con resultados muy satisfactorios en superficies como el cuero o el corcho.

La propia presencia de este aparato denota su resistencia y fiabilidad con un transformador de empaque de 40W que es capaz de alcanzar la temperatura que se haya predeterminado en unos pocos segundos.

La variedad de las puntas conjugada con la regulación de la temperatura procura un rendimiento altamente satisfactorio. Su óptimo soporte para dejar el dispositivo cuando no se use es otro de sus principales aspectos positivos.

Es un modelo más orientado a la soldadura de madera y a grabados de tipo más manual. En general, se adaptará mejor a personas que tengan conocimientos previos que podrán desarrollar por un asequible precio.

Versión modernizada en gas: Dremel Versatip 2000

Como ya hemos adelantado en la introducción el gas butano fue uno de los primeros combustibles usados para este tipo de herramientas y con los años pervive de manera muy distinta.

Un ejemplo claro es este modelo que funciona con cartuchos de gas butano y que cuenta con una duración máxima de operatividad de hora y media.

Por el tipo de combustible con el que trabaja resulta algo más ancho y puede que más incómodo para algunos usuarios.

No obstante, resulta de gran eficacia en el quemado del material incluso regulado en bajas intensidades con un buen sistema de seguridad que evita que se encienda de manera fortuita.

Gran margen de temperatura: Ocker Ed

De regreso a una opción kit, en esta ocasión se trata de un dispositivo con una variación de temperatura que va de los 150 a los 450 grados.

Viene también con muchos complementos como soldadura para estaño, una base de apoyo, láminas con dibujos, tablillas de madera para practicar y distintos motivos paran inspirarse.

Como descriptores de este producto podríamos usar “económico”, “variado”, “ligero” o “completo”.

El amplio margen de regulación del calor generado posibilita que el trazo sea muy diverso ya que, como ya hemos adelantado, si se sube el tono será más oscuro.

Para nivel avanzado: Hobbyland ST171

Un pirógrafo sin más extras que su transformador y una potencia muy adecuada para trabajar en distintos materiales por un precio, eso sí, mucho más elevado sobre la media de la gama.

Un modelo ya avanzado que será de gran utilidad a las personas con una técnica en consonancia a la calidad y rendimiento de este pirograbador.

El rango de temperatura es muy elevado ya que alcanza los 750º. Muy recomendable por su durabilidad como dispositivo, aunque conviene comprar extras aparte para sacar el mayor rendimiento.

Los pirograbadores ofrecen estética a la madera
Los pirograbadores ofrecen estética a la madera

Qué aplicaciones tiene

En el terreno de lo concreto, las aplicaciones son diversas en función del material sobre el que se opere. Indicamos algunas:

  • En madera, por empezar por el más habitual, se pueden hacer dibujos o derivados en objetos de uso común como armarios, sillas o mesas.
  • En cuero, uno de los que también ofrece más posibilidades, ilustraciones en bolsos, mochilas o carteras.
  • Personalizar ropa como zapatos o complementos de ante o terciopelo.
  • Decoración de utensilios domésticos si el material lo permite como posavasos, tablas de cortar o piezas de cubertería.

Cómo se usa

Aportamos en este apartado algunos principios generales aplicables, principalmente, a los pirograbados en madera que son, con diferencia, los más extendidos. Luego, la habilidad de cada cual será el factor determinante en el resultado:

  • Preparar la superficie sobre la que se va a trabajar. No solo la mesa y la herramienta sino el material. En este caso no sobra pasar una lija para que la madera quede completamente lisa.
  • Plasmar el dibujo o motivo que se quiera grabar en un papel de calco.
  • Pasar esa ilustración a la superficie de la madera una vez pulida a la perfección.
  • Colocar la punta adecuada para el trabajo.
  • Encender y ajustar la temperatura del dispositivo. Si es alta quemará más y dará un tono más oscuro.
  • Esperar a que la punta llegue a la temperatura necesaria.
  • Trazar primero todo el contorno sin presionar en exceso.
  • Para reflejar luego los detalles será necesaria cambiar de punta en función del trazo que se quiera llevar a cabo.

Cómo cambiar las puntas

  • Primero y fundamental por seguridad hay que desenchufar el aparato.
  • Esperar a que se enfríe o estar provisto de unas pequeñas tenazas que puedan extraer la punta sin quemarnos desenroscando la tuerca.
  • Dejar la punta caliente de un recipiente de cerámica.
  • Ponemos la nueva y apretamos la tuerca de sujeción.
  • Se vuelve a conectar a la red.

Qué tener en cuenta

Calentamiento

Ya hemos señalado que se genera a través de una resistencia eléctrica, pero hay una opción que acelera el proceso de calentamiento a través de un núcleo de inducción de cerámica. Mucho más caros, eso sí.

Suministro

Normalmente es eléctrico. También hay modelos con batería recargable o con pilas con la obvia ventaja de no depender de tener cerca un enchufe y la también obvia de quedarte sin energía en un momento inoportuno.

Incluso hay en el mercado dispositivos a gas butano mucho más desarrollados que los primeros que usaban este combustible.

Potencia

Como referencia, la horquilla se mueve entre 15 y 60 vatios. Como es lógico, a mayor potencia el precio también será más elevado y la temperatura que alcance más alta.

Polivalencia

En el caso de la madera es más que recomendable que al menos sirva también como soldador de madera.

Una de las cualidades más a tener en cuenta es que sea eficaz en cualquier tipo de material susceptible de ser usado.

Diseño

Cuanto más ergonómico y, por tanto, mejor se pueda coger mucho mejor para trabajar con mayor precisión, algo fundamental en estos trabajos.

Puntas

Es recomendable hacerse con uno que incorpore un kit con distintos tipos de puntas.

Soporte

Es, con diferencia, el extra más importante para tener un lugar de fiar para dejar el pirograbador cuando no se use.

Última actualización el 2021-11-28 at 05:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados