Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores rodillos para dejar uniforme la masa de pasta o repostería

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando...
Germán Temprano
Artículo actualizado el lunes 17 de mayo de 2021

Un rodillo de amasar viene a ser un clásico en el menaje de cocina más cuando se elaboran a menudo recetas de repostería, de pasta o se quiere probar con la panadería.

Extender la masa de manera uniforme resulta un requisito fundamental para el éxito de estas especialidades.

De los aquí elegidos, colocamos en primer lugar un modelo de acero inoxidable de la marca Aukiita por la precisión en el grosor de la masa gracias a sus discos ajustables y a su precio muy económico.

Tantos años en activo han posibilitado que hoy la variedad de materiales y diseños de estos simples utensilios sea muy amplia.

¿Qué es?

Un utensilio cilíndrico destinado a extender de manera lo más uniforme posible la masa con la que se preparará el pan, las galletas, la pasta u otro tipo de comidas.

De qué material

  • Madera: Empezamos por el material y la opción más clásica en esta gama. Son resistentes, pero necesitan un buen mantenimiento en forma de limpieza ya que, con el uso, pueden agrietarse o combarse.
  • Acero inoxidable: Resistente, limpio y duradero.
  • Silicona: La gran ventaja es que se limpian muy bien, son más llamativos porque pueden ser de cualquier color y suelen ser los preferidos en el ámbito de la panadería.
  • Mármol: Menos extendidos. Como se deduce, también de los más duraderos. Están bastante extendidos en pastelería y suelen ser más caros.

Qué tipos hay

Muy variados. Nos limitamos a mencionar los más extendidos:

  • Tradicional: Con mangos en ambos laterales para empujar el cilindro a través de la superficie de la masa. Una de las ventajas es que no se ensucian las manos, aunque en estas tareas es difícil que eso no pase en algún momento.
  • Francés: Más de ámbito profesional en el sector de la panadería. Requiere mayor habilidad ya que no tiene mangos para agarrarlo.

Con la variedad de modelos se ha extendido al ámbito doméstico con complementos de gran utilidad como los discos para medir de forma precisa el grosor de la masa.

Modo de uso

Aportamos algunas consideraciones generales:

  1. Secado previo: Comprobar que el rodillo está totalmente seco. Pasar un paño seco y limpio para repasar con intensidad toda su superficie.
  2. Rociado de harina: Un poco de harina en el rodillo es conveniente para eliminar restos de humedad que puedan afectar a la masa.
  3. Amasado:
    • Rociar con harina esta vez la superficie donde se va a amasar.
    • Colocar la masa sobre ella.
    • Golpearla la masa con el rodillo hasta que quede aplanada de la manera más uniforme posible.
    • Espolvorear harina en la parte inferior y superior de la masa.
    • Coger el rodillo con firmeza con las dos manos y presionar desde la parte central de la masa empujando hacia arriba y hacia abajo para expandir los bordes sin que lleguen a romperse.

Qué tener en cuenta

  • Tamaño: Suelen estar entre los 40 y los 50 cm (hay que tener en cuenta si figura la medida con las asas incluidas). No solo hay que prestar atención a la longitud sino también al diámetro del cilindro. La elección tendrá que ver bastante con el uso que se le va a dar. Por aportar unas pautas generales, puede servir que se pueda agarrar bien (en este caso aludimos a los que no tienen asas) y que no sea tan pequeño como para obligar a dar muchas pasadas sobre la masa.
  • Peso: Es un factor de importancia con una ventaja e inconveniente claro. Si pesa más la masa se aplanará de manera más rápida, pero el esfuerzo será mayor.
  • Materiales: Ya hemos detallado en un apartado específico las posibilidades de elección. Dependerá de la frecuencia de uso y del margen económico. En todo caso, la madera sigue siendo el más popular y barato.
  • Antiadherencia: Es una de las cualidades que mejoran mucho el producto evitando el engorro de que se pegue la masa. Si se va a usar muy a menudo, puede merecer la pena pagar algo más y hacerse con uno.
  • Enfriamiento: Capacidad al alcance de los rodillos de mármol y acero. Son dos buenas opciones alternativas a la superficie antiadherente ya que el pegado está vinculado a la alta temperatura.
  • Accesorios: En este apartado ha crecido mucho el catálogo. Guías para el grosor de la masa, moldes decorativos, guías grabadas en el rodillo para calcular también los grosores e incluso hay modelos que giran sobre su propio eje y permiten descansar las muñecas.

Modo de limpieza

En este capítulo el que requiere mayor trabajo es el de madera. Como recomendaciones, eliminar con una pequeña espátula los restos de harina pegada sin dañar el cilindro.

Se puede usar un paño húmedo y frotar con intensidad arriba y abajo también con objeto de eliminar los restos.

No es bueno usar agua y jabón ni poner el rodillo directamente debajo del grifo ya que ira quitando a la madera sus aceites.

Además, el exceso de agua puede combar el amasador y estropear de manera irreversible el dispositivo.

Por último, como consejo de mantenimiento, no está de más usar aceite mineral para aplicarlo con un paño al rodillo y evitar así que salgan grietas.

Precisión del grosor: Aukkita

Hemos elegido un rodillo que nada tiene que ver con el tradicional de madera con mangos ya que la evolución en esta gama ha sido grande.

Los avances en materiales y diseños han elevado a este tipo de dispositivo de acero inoxidable a los puestos más altos en las preferencias por su eficacia.

Principalmente, por la precisión en el grosor de la masa.

Este control sobre el grosor se lleva a cabo con un sistema de discos ajustables en los laterales del rodillo que le dejan a distintas alturas sobre la masa en función de los anillos que se elijan.

El control de las medidas en el caso del diámetro se lleva a cabo sobre una esterilla de silicona en la que vienen serigrafiados distintos tamaños.

Es decir, nuestros antepasados jamás hubieran averiguado qué utensilio es ya que no se parece absolutamente nada al amasador tradicional.

En todo caso, no hay que hacer en la nostalgia porque tiene muchas ventajas sobre todo por la precisión y uniformidad de masa tan necesaria, por ejemplo, en repostería.

Además, se limpia mucho mejor que un amasador de madera y, por si fuera poco, su relación calidad-precio es excelente.

Opción híbrida: Navaris

Una alternativa híbrida con rodillo de acero inoxidable y mangos de madera.

El cambio de material en el cilindro hace que gane en antiadherencia sobre el modelo clásico todo de madera.

La durabilidad y la ligereza (poco más de 300 gramos) son dos aspectos positivos a sumar.

También cabe destacar su fácil mantenimiento derivado de un material ajeno a los gérmenes y más fácil de limpiar.

Tiene un buen agarre con los 9 cm de cada una de las asas que, sumados, a los 24,5 del cilindro metálico le dan una longitud total de 43,5 cm.

Que sea más sencillo de limpiar por el tipo de material viene bien ya que no se debe meter en el lavavajillas y hay que hacerlo de manera manual.

También hay que lavarlo antes de usarlo por primera vez.

Clásico mejorado: Tuuli

El clasicismo sigue teniendo un hueco en esta selección. No solo por historia sino también por un precio altamente económico.

De madera, con asas y un tamaño bastante holgado (25 cm de cilindro) para trabajar con él de manera segura y con la sensación de robustez que da un peso algo más elevado por el material.

Una de las ventajas para desplazarlo, muy de agradecer por el peso, es que las manijas de madera se mueven de manera independiente y resulta más fácil.

Es decir, no se trata de una sola pieza sino del cilindro y las dos manijas rotoras incorporadas.

En suma, el de toda la vida mejorado, con el inconveniente de que se pega la masa más que en otros, y a un precio muy barato.

Para adultos y niños: Ailanda

Una opción con dos unidades que, además de esta ventaja, está fabricado en silicona en caso del amasador en sí con mangos de madera.

La principal ventaja de la silicona es la cualidad antiadherente que hace más sencillo del proceso de amasado y la posterior limpieza.

Además, el material está totalmente garantizado en cuanto a composición anti tóxica.

El mango de madera es también giratorio para economizar esfuerzos. Es ideal para aplanar masa en familia con el amasador pequeño para que los niños de la casa colaboren.

Alto nivel: VJOSH

Un amasador de alto nivel y precio por calidad de materiales y gran ergonomía para usarlo de la manera más cómoda posible.

Acero inoxidable revestido de silicona que le dota de una elevada capacidad de antiadherencia a la hora de pasarlo sobre la masa.

De tamaño resulta bastante holgado con un total de 48 cm. El material y el buen agarre de las asas hace que se deslice de manera suave y eficaz.

Última actualización el 2021-06-15 at 02:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados