Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores sacos de bebés para que duerman tranquilos y seguros

Los mejores sacos de bebés para que duerman tranquilos y seguros
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Las preocupaciones de los padres por el bienestar de sus bebés son máximas a lo largo del día. En esta ocasión nos vamos a centrar en los sacos de dormir que pueden ser de gran utilidad prácticamente desde el nacimiento hasta los dos o tres años (en el mercado hay modelos para esa franja).

A la hora de dormir el pequeño, algo muy frecuente, incluso se intensifican para que lo haga de la manera más plácida y segura posible.

El catálogo de artículos para lograr este objetivo resulta muy variado.

De entre los elegidos, hemos situado en primer lugar uno de invierno y entretiempo de la marca Molis & Co por su suave tejido, buen acolchamiento y bonito y delicado diseño.

Este complemento para el bebé tiene muchas ventajas, pero, sin duda, la principal respecto a, por ejemplo, las mantitas específicas para ellos es que elimina cualquier riesgo de asfixia ya que no le cubrirá la cara.

¿Qué son los sacos de dormir para bebés?

Por su denominación nos podemos hacer una idea de cuál es su inspiración, aunque, como es lógico, son totalmente diferentes a los convencionales.

En este caso, viene a ser un perfecto sustituto de las mantas por el motivo ya expresado de facilitar en todo momento su ritmo de respiración.

Viene a ser una especie de bolsa de material suave y cálido donde se mete al bebé. Son los más similares a un saco.

Sin embargo, hay modelos más definidos tipo pijama que mantienen la holgura, pero se diseñan con piezas diferenciadas en piernas y brazos.

Se cierran con cremalleras recubiertas en la gran mayoría de las opciones para que el bebé no se arañe su delicada piel.

Qué ventajas tienen los sacos de dormir para bebé

  • Refuerza la seguridad justo en una de las franjas horarias que más desvela a los padres como es el sueño del bebé
  • Impide que se destape
  • Conserva la temperatura corporal del pequeño o pequeña
  • Facilita que se muevan menos durante esas horas
  • Proporciona gran calidez
  • No se podrá cubrir la cara al hacer algún movimiento

Saco sin mangas: Molis&Co

Un modelo tipo saco que reúne un buen número de cualidades para auparle al primer puesto.

Resulta muy suave al tacto, imprescindible cuando se trata de la piel de los bebés, es versátil en cuanto uso estacional ya que se adecúa bien al entretiempo y también al invierno.

En cuanto a sus materiales de confección recurre de manera mayoritaria a la viscosa de bambú, una fibra obtenida de manera artificial pero considerada natural al proceder de la pulpa de la caña de bambú.

Entre sus cualidades está que resulta altamente transpirable y permite el paso del aire, una característica muy a tener en cuento debido a los sudores de los pequeños.

A ello suma un 30% de algodón y un relleno de polyester.

Como hemos avanzado el diseño apuesta por la forma de saco sin mangas con un cierre central en cremallera de arriba abajo que incorpora la útil precaución de llevar un protector para que el bebé no se roce con los dientes de metal.

En suma, una excelente opción para sustituir sábana y mantita por esta prenda cómoda y suave que le dotará al bebé de una gran calidez por un precio asequible que es variable en función de la talla.

Muy de invierno: Schlummersack

Un cambio más que notable de un modelo a otro que también es muy perceptible en su precio sensiblemente más elevado que la media de esta gama.

En este caso, la opción saco varía con la incorporación de mangas largas y piezas individuales para meter los pies y que queden cubiertos.

Es decir, tira más a pijama, aunque el cuerpo es más holgado y de ahí que esté dentro de la categoría de sacos de dormir.

Se trata de una prenda orientada claramente al invierno apta para temperaturas ambiente que estén por debajo de los 18º, algo que tampoco resulta recomendable para el bebé, pero que, de ser así, le protegerá bien.

Forrado y acolchado para cumplir esta función de calidez máxima frente a temperaturas incómodas para los pequeños, pero, a su vez, bastante transpirable gracias a su combinación de materiales.

Ligero para el buen tiempo: Miracle Baby

Nos vamos al otro extremo climatológico con este ligero modelo saco ideal para que los bebés duerman a gusto en estaciones como la primavera o el verano.

La ligereza de los tejidos hace que se trate de una opción más económica que, en este caso concreto, se distribuye en dos tallas distintas (70 y 90 cm de largo) con unos bonitos y discretos motivos decorativos.

Confeccionado en algodón, suavidad y calidez garantizada sin que el bebé sienta agobio por la temperatura gracias a su óptima transpirabilidad, más importante todavía cuando los días y las noches son calurosas.

Por su ligereza cuenta con un indicador TOG de 0,5, el propio de estos modelos, lo que viene a ser un grosor algo mayor que el de una sábana, pero más cómodo porque se evita enredarse.

Con mangas extraíbles: Lictin

Sin duda, una de las señas de identidad más destacada de este saco-pijama es la posibilidad de quitar y poner las mangas. Una opción que abre su versatilidad en función de la temperatura.

Por lo demás, un modelo adecuado para una horquilla de edad que va de uno a tres años adecuado para niños de 75 hasta los 95 cm de longitud (también se distribuye en dos tallajes más de 0 a 1,5 años y de 3 a 4,5).

Una larga cremallera con protector cierra la prenda elaborada totalmente en algodón y sin problema para lavarla a máquina a unos 40 grados.

Holgado y calentito: Happy Cherry

Otra alternativa para otoño e invierno que también incorpora mangas desmontables y que, en este caso, está orientado a niños de dos a tres años.

También hecho de algodón, el material más recurrente de lejos en esta gama, y con bastante holgura para que el pequeño pueda moverse de manera cómoda.

Lo puede hacer mientras duerme o juguetea por la casa ya que se ajusta individualmente a las piernas y, por tanto, permite movimientos en vertical.

Sacos de dormir para bebés: Para qué edades

A partir de unos meses el bebé empezará de manera progresiva a preferir tener los brazos libres y a moverse en la cuna.

Como ya hemos mencionado al principio, desde poco más allá de su nacimiento hasta los 36 meses ya resultará adecuado este tipo de complemento.

De qué tamaño

Al hilo del anterior apartado, ofrecemos referencias métricas en función de las edades de los pequeños.

De este modo, de 0 a 6 meses estaríamos en una medida de 70 cm o unos 60 si se trata de un bebé prematuro.

Para la franja entre 6 y 12 meses nos iríamos a un mínimo de longitud de 90 cm. A partir del año de edad, según los especialistas (en concreto la Academia Estadounidense de Pediatría), ya sería más seguro el uso de mantas.

Aportadas estas referencias, hay que señalar que hay en el mercado sacos ajustables a distintos tamaños mediante un sistema de cierres a presión (trabajan la franja de 6 a 24 meses).

Sacos de dormir para bebés: Qué material

Cuando se trata de bebés el tipo de material adquiere todavía una importancia mucho mayor de la que suele tener en el mundo de los adultos.

Uno de los más recomendables es el algodón orgánico ya que permite una óptima circulación de aire entre las fibras y una buena evacuación de la humedad.

Estas cualidades minimizan la excesiva transpiración tan frecuente en los bebés que muy a menudo les despierta por las noches.

Este tejido resulta muy suave y proviene de plantas que crecen sin pesticidas ni fertilizantes químicos y que, por lo tanto, resultan ideales para pieles sensibles.

También se usa para estos sacos la muselina, una tela fina y transparente generalmente de seda, algodón o lana.

¿Qué es el índice TOG en los sacos de dormir para bebés?

La temperatura es un factor esencial en el bienestar del bebé. No hay acuerdo unánime sobre la que resulta ideal en el ambiente para ellos, pero podemos establecer una horquilla que va de los 18º a los 22º.

Es tan importante que estas prendas cuentan con un indicador específico que permite elegir el saco de dormir en función de la estación del año y la temperatura de la habitación donde duerme el bebé.

Cuanto más elevado es el denominado índice TOG, más caliente se mantiene el saco de dormir.

Por ejemplo, en una habitación a 18 o 19°, con un body y un pijama de algodón, se recomienda un saco de dormir de invierno con una clasificación TOG2. El TOG 0,5 es para verano con temperatura de 22-24°.

Qué tipos de sacos de dormir para bebés hay

Determinados por edad podemos distinguir:

  • Para recién nacidos: Los brazos van dentro del saco para darle una sensación de calidez similar a la de su reciente estancia en el útero de la madre.
  • De 3 meses a 3 años: En este margen mucho más amplio podemos distinguir a su vez aquellos que tienen mangas o no las tienen y las que liberan los pies o van dentro del saco.

Sacos de dormir para bebés: Con qué diseño

Añadimos este último apartado para dar cuenta de que, como es tónica general en el mundo del bebé, las posibilidades son tantas que lo difícil será elegir.

Bordados, lisos, con rayas, con dibujos infantiles de todo tipo y con formas también muy distintas con manga corta o larga, con estilo de saco o más tirando a pijama…

Última actualización el 2022-05-24 at 11:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados