fbpx Las mejores sombrillas para protegerse del sol en el jardín · CompraMejor.es Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Las mejores sombrillas para protegerse del sol en el jardín

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

No disponer de una buena sombrilla para el jardín priva de muchas horas de su disfrute. Los modelos son tantos y tan variados, así como sus precios, que adquirir este complemento se puede ajustar a cualquier bolsillo.

Se trata, en todo caso, de afinar con lo que verdaderamente necesitamos para nuestro jardín o terraza. De entre los modelos analizados destacamos uno clásico por diseño y básico por estructura de la marca Sekey por su económico precio y por ser muy útil en espacios pequeños.

Rebajas

¿De qué medida?

Pues de la necesaria. Ni centímetro más ni menos. Es decir, hay que calibrar bien que la lona del parasol se ajuste al espacio que tienes para que quede en sombra.

Para dejarlo claro de una manera muy ilustrativa. Igual se compra una que no te llega por pequeña a dar la sombra que quieres o se compra otra que por grande casi no puedes ni abrir.

Por tanto, medir antes, llevar una horquilla de medidas ya predeterminadas y sobre eso actuar.

De qué forma y material

Una vez se tenga clara la medida, la forma va mucho más en gustos. Se pueden encontrar redondas, rectangulares, cuadradas y hasta en forma de pata de pato.

En todos los casos, el material suele ser el poliéster, aunque hay opciones más exóticas con cubiertas de paja o esparto.

En cuanto a la estructura los materiales a los que más se recurre son cuatro: aluminio, acero, hierro y madera.

Las diferencias entre unos y otros viene determinadas por factores muy comunes como el diseño, el peso y, por supuesto, el precio.

Lo que sí conviene es comprobar bien los diámetros y los espesores de los mástiles ya que marcan mucho la consistencia del producto.

¿Cuántos radios?

La deducción en este apartado se cae por su propio peso. Si la superficie de lona es la misma lo que marca la diferencia sobre la durabilidad es el número de radios sobre los que se sujeta. Si en vez de cuatro tiene el doble es bastante obvio que esta última durará en teoría mucho más porque se sujeta mucho mejor.

Factor de protección

Sí, suena a crema, pero seguimos con las sombrillas. Es un error muy extendido creer que por ponerte debajo de una sombrilla ya estás protegido del sol.

No. La tela de las sombrillas permite el paso de rayos ultravioleta. Por tanto, principalmente si hay niños en la casa, es más que aconsejable enterarse de la protección al sol que te ofrece el producto.

Qué tener en cuenta

Peso: Su importancia es grande o relativa en función de si va a colocarse en un sitio ya prefijado o se moverá de un lado a otro con frecuencia.

Esta segunda posibilidad se suele ir descartando poco a poco ya que trasladar el pie resulta demasiado agotador por su número de kilos.

Mástil: Hay en el mercado con el mástil en el centro o en un lateral. Hay que comprobar de manera exhaustiva en pros y contras de cada una de estas alternativas y su influencia en el sitio donde se va a ubicar.

Anclajes: Hay en este apartado tres opciones de fijado: tornillos, peana o colocadas en las paredes. Piensa y elige el que más se adapta a tus necesidades.

Soporte: Con carácter general se debe adquirir aparte y su cualidad esencial ha de ser, claramente, que sean muy consistentes para aguantar la sombrilla frente a su principal enemigo: el viento.

Cortavientos: Se trata de un corte en la parte superior que se abre en caso de viento para que salga el aire y atenúe sus efectos sobre la sombrilla.

Es decir, evita que se vuelque o que salga volando lo que, además, reviste bastante peligro.

Si se vive en sitios muy propensos a los vientos claramente es recomendable.

Qué tipos hay

Señalamos las siguientes por tipo de mástil:

Central: El modelo más tradicional. Toda su estructura se soporta sobre este mástil central. Las más idóneas para dar sombra a la zona con muebles bajos o alrededor de una mesa. De hecho, muchas llevan en medio el agujero para introducirlo.

Excéntrico: Se sujeta con un mástil lateral. Facilita mucho los movimientos para desplazar la sombrilla a la zona deseada. Al tener alejado el mástil, dejan más espacio libre para pasar.

Retráctil: Se puede cubrir de sombra la zona que se quiera de manera muy fácil al poder inclinarse. Muy funcionales y sencillas de abrir y cerrar.

Aunque no se trata de una sombrilla en el sentido clásico por su pujanza en los últimos tiempos también podemos citar la Jaima.

Se trata de una carpa plegable cuadrada o rectangular que protege del sol la zona donde se instala. Para ello, la cubierta se sujeta sobre cuatro pilares que lo hacen al suelo a través de cuerdas. Como es obvio, moverla luego es complicado.

Instrucciones de uso

Entre los consejos para un correcto uso aportamos los siguientes:

  • Empezamos por el obvio de no dejarla mucho tiempo expuesta a las inclemencias climatológicas. Muchos modelos aseguran ser resistentes al agua, pero no es necesario comprobarlo. Cuando haya viento fuerte quitarla para evitar que se descontrole, algo que, como ya dijimos, resulta bastante peligroso.
  • Instalarla siempre sobre un terreno que sea estable y liso.
  • No hace falta insistir en la importancia de la peana que ha de pesar en función del tamaño de la sombrilla.
  • Una vez se acabe el buen tiempo se recomienda una buena limpieza antes de guardarla en su funda.

Sekey: Clásica, funcional y económica

Rebajas

Nos hemos decidido en primer lugar por este modelo clásico de diseño, la típica sombrilla de siempre, y básico en estructura. Su económico precio y su utilidad en los espacios más comunes como pequeños jardines o terrazas son los motivos principales.

Es este carácter básico el que le dota también de una valorada ligereza y manejabilidad. Una vez terminada la temporada se guarda y tampoco ocupará gran espacio donde se deje.

Por lo demás, cumple de manera correcta su función de aliviar del sol ya sea mientras comes o tomas un café o estás tumbado.

Es de mástil central, como ya señalamos, y, por tanto, muy adecuada para insertarla en el agujero que traen en el centro las mesas de jardín.

Como es lógico por lo ya expuesto, cuando se levante viento lo más recomendable es quitarla de inmediato para evitar sobresaltos.

Muy bien insertada la estructura a la lona a través de sus ocho radios y con la posibilidad de una ligera inclinación para orientar mínimamente la sombra.

En definitiva, funcional para la mayoría de los hogares en la que se pueda usar y barata.

Lola Home: De mástil excéntrico

Una opción de mástil excéntrico que siempre resulta más llamativa. En este caso, además de ello ofrece ligereza y libera espacio por su diseño.

El precio no es su baza más atractiva, pero cumple su función apostando por algo distinto tanto por su soporte lateral como por la forma hexagonal.

En cuanto a sus características técnicas, la estructura es de aluminio vacunado contra la corrosión y la lona del parasol, como es habitual en estos productos, de poliéster.

La sujeción con seis radios parece suficiente garantía y se abre y se cierra a través de un sistema de polea engarzada en el mástil. El parasol cuenta con una ventana de ventilación superior en la cubierta pensada para posibles vientos.

Sekey Madera: La elegancia de la madera

De la misma marca que la líder pero en versión madera, mejor acabada y muy elegante de diseño realzado con los materiales que se usan. Más cara también, aunque si se tiene el jardín muy coqueto seguro que merece la pena.

La lona es bastante opaca y resistente, también al agua sin excesos, y sus seis radios de madera sujetan muy bien y además conforman una estructura muy bonita.

Muy sencilla de abrir gracias a su sistema de polea y cable. Una sombrilla de buena calidad, muy bonita y que lucirá mucho en el jardín o en el ático.

Blumfeldt Twin Peaks: Óptima relación calidad-precio

Uno de los modelos más atractivos entre aquellas con parasoles más grandes (en este caso más de cuatro metros). Como no podía ser de otra manera es aparatosa, pero eso también procura una gran zona de sombra.

La lona es fuerte y de calidad y la configuración y el número de radios suficiente para hacerla fiable en su sujeción pese a su tamaño. Una estructura sólida como demanda una sombrilla de estas características.

A ello suma un elegante diseño que luce mucho sobre los muebles de jardín. Por lo que ofrece la verdad es que su relación calidad-precio solo se puede definir como excelente.

Sorara Palermo: Alta calidad

Vaya por delante que es muy bonita, pero se paga. También es cierto que está fabricada con materiales de alta calidad y que se nota.

Por ejemplo, en el aluminio de la estructura y, muy especialmente, en una lona de poliéster de máxima protección solar.

La calidad del producto se percibe, otro ejemplo, en los topes de plástico que incorpora cada radio y que son muy útiles para ajustarla bien. Se recoge a la perfección gracias a su sistema de manivela.

Última actualización el 2020-09-20 at 19:01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados