Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Los mejores portátiles para disfrutar de los videojuegos en otra dimensión

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 3,50 de 5)
Cargando...

Antes de entrar en materia, el anglicismo gaming ha evolucionado desde sus orígenes, cuando venía a ser sinónimo de juegos de azar, para adaptarse a los nuevos hábitos derivados de los avances tecnológicos.

Hoy es el ‘oficio’ de los gamers, es decir de los videojugadores. Los ordenadores portátiles específicos para estas aplicaciones se han abierto camino, aunque, por el momento, su precio está bastante por encima de la media de los convencionales.

De los analizados, hemos elegido para el primer puesto un Rog StrIX de la marca Asus que reúne ya las características técnicas de garantías para este tipo de aplicaciones.

Los hay sensiblemente más baratos, pero, por ejemplo, la capacidad de memoria que traen de serie puede quedarse corta.

Si bien, es un producto ideado para jugar, ese uso no es exclusivo ya que, por su calidad de imagen, también es muy adecuado para actividades relacionadas con el diseño gráfico.

¿Qué tienen de especial?

Empecemos por lo menos atractivo: Como se apuntaba, un precio bastante mas elevado sobre los convencionales.

A cambio, procesadores y tarjetas gráficas de última generación que ofrecen una gran rapidez de uso y unas imágenes impactantes.

Elementos diferenciadores

Dos fundamentales sobre el resto de ordenadores portátiles:

Procesador: Es obvio que un elemento que pasa por ser el cerebro de un ordenador es muy importante en todos los modelos. Sin embargo, en el caso que nos ocupa de los destinados a gaming todavía adquiere mayor relevancia.

Tanto Intel como AMD, los dos grandes proveedores de estos elementos, cuentan con microprocesadores altamente eficaces. Los de Intel son generalmente más caros.

Las recomendaciones concretas son muy variadas en función, principalmente, del presupuesto que se asigne. Se puede así optar por la gama Core i7 de Intel e incluso la i5, según los objetivos que se busquen. En el caso de AMD, los específicos se encuadran en la gama Ryzen.

Tarjeta gráfica: Como es lógico, el requisito prioritario es que traiga de serie una que permita jugar a la gran mayoría de los juegos que hay en el mercado con la máxima calidad de imagen.

En concreto, ofrecemos unos parámetros orientativos: 1080 pixeles de calidad de imagen y un mínimo de 60 FPS (frames por segundo o número de imágenes distintas que se ofrecen en esa fracción de tiempo).

En estos componentes destacamos los fabricados también por AMD y, sobre todo, Nvidia que es la marca puntera en este subsector informático.

La combinación procesador Intel-tarjeta Nvidia viene a ser en la actualidad sinónimo de potencia, calidad y garantía.

¿Qué memoria necesitan?

Por la parte superior es evidente que cuanta más memoria, mejores prestaciones, sobre todo si el uso es muy intensivo, y también, claro está, mayor desembolso económico.

Por la parte inferior sí podemos fijar como umbral orientativo los 16GB de memoria RAM para un portátil de gaming. Otra opción es contar con un modelo con 8 GB con posibilidad de ampliación.

¿Qué disco duro?

Los videojuegos son cada vez más realistas y sofisticados. Esto tiene un precio, además del que se paga por el terminal.

Cada vez ocupan más espacio y, por tanto, demandan gran capacidad de almacenamiento.

No solo eso. También debe ser el adecuado para un funcionamiento rápido. En este ámbito las unidades de estado sólido (SSD) dan mejores resultados.

Lo idóneo para aplicaciones específicas de juegos es una combinación de las SSD con el disco convencional HDD que guarda los datos en placas de metal.

La división de funciones sería tener el HDD como almacenamiento de datos y en la SSD el sistema operativo y las aplicaciones.

En todo caso, es muy importante saber de antemano cuál va a ser el uso habitual del portátil que se quiere comprar. Ya hemos adelantado que, además de juegos, ofrece otras alternativas a considerar.

¿Qué pantalla?

Ya hemos señalado que lo importante de estos dispositivos está dentro. Sin embargo, lo que se ve esta fuera y, en el caso de los videojuegos, una pantalla de calidad puede ser la diferencia entre simplemente pasar el rato o vivir toda una experiencia. Destacamos tres puntos clave en la elección:

Tamaño: En el caso del segmento de portátiles la variedad de tamaño es menor que en los de mesa, pero, obviamente, la hay. Lo normal es que las pantallas sean de 15 pulgadas (la superior sería de 17 pulgadas).

Resolución: Si la pantalla es muy importante, el núcleo de esa importancia es su resolución. Es decir, la calidad de la imagen, un requisito imprescindible a la hora de jugar.
Como es lógico está directamente vinculada a la tarjeta gráfica que lleve instalado el terminal. Como ya hemos adelantado, el mínimo debería situarse en los 1080 pixeles.
Sin embargo, la progresiva expansión de la tecnología 4K (o ultra HD, alta definición) demanda otras tarjetas gráficas más potentes que, obviamente, redundan en un aumento considerable de precio.

Tiempo de respuesta: Primero, decir que el tiempo de respuesta es la fracción que se requiere para que los pixeles pasen de blanco a negro y viceversa. A menos tiempo, mejor.
Por tanto, estos portátiles exigen un tiempo de respuesta muy bajo para jugar de manera fluida, que no se desenfoque nunca la imagen o se quede paralizada en algún momento de la partida.
Como referencia, debería estar por debajo de los 5 milisegundos que es la unidad de tiempo que se utiliza.

Tasa de refresco: También se puede denominar velocidad de refresco. Cuantifica las imágenes por segundo que puede mostrar una pantalla. A mayor cantidad, más claridad y suavidad en la imagen. Como resulta evidente, en el caso que nos ocupa, cuanto más alta mejor.

Otros aspectos a tener en cuenta

Sonido: En el caso concreto de los gamers, su herramienta de diversión, o de ganarse la vida en algunos casos, puede resultar altamente molesta para su entorno por los sonidos generados. No suelen ser suaves ni armoniosos.

Por ello, el sonido saliente del propio terminal es importante, pero tanto o más lo son los auriculares que se suelen, y se deben, usar en este tipo de aplicaciones.

Hay que primar la nitidez, aunque, por potencia, calcular que entre 55 y 60 decibelios resulta más que suficiente.

Portabilidad: Como se deduce, la principal virtualidad de los equipos portátiles es su facilidad para llevarlos. No obstante, no es una de sus cualidades más a valorar ya que si se quiere un buen hardware, que es el caso, el peso será mayor sobre la media.

Refrigeración: Este sí que es un factor más determinante ya que el uso suele ser intensivo. Por lo tanto, un óptimo sistema de refrigeración resulta muy importante. Con independencia del proceso que siga para ello, hay que buscar la efectividad en la refrigeración.

Conectividad: También de notable importancia ya que, en muchas ocasiones, se juega en línea con otros participantes. Fundamental pues, una excelente conexión de wifi.

Potencia y fiabilidad a precio razonable: Asus ROG Strix

Como ya advertimos en la introducción, estos dispositivos requieren una capacidad de memoria elevada para llevar a cabo con garantías sus funciones.

En el caso de este modelo así es con esos 16 GB que hemos fijado de umbral. No quiere decir que por debajo no cumplan, pero la diferencia se nota. También en el precio, claro está.

Además, al venir dividida en dos memorias de 8 GB se pueden cambiar por dos con el doble de capacidad.

En este caso, y aunque pueda parecer caro, la relación calidad-precio es óptima. Potencia y fiabilidad en un ordenador con chasis de plástico que, sin embargo, da sensación también de robustez.

Aunque el tamaño y el peso, al contrario que en los portátiles convencionales, no resulta en esta gama específica tan primordial, decir que entra sin problemas en una mochila y es relativamente ligero dentro de esta gama.

Una vez encendido, la estética también se suma a los ‘pros’ con unas combinaciones de luces led muy vistosas.

Entre los aspectos positivas a destacar, su buen sistema de refrigeración y un sonido que está muy logrado para tratarse de un portátil.

Entre las objeciones puntuales, la duración de la batería se queda bastante corta para aplicaciones que tiran mucho de la energía.

La calidad de la imagen es correcta sin llegar a una nitidez de altísimo nivel que está reservada para terminales con tecnología más sofisticada y mucho más caros que este modelo.

En suma, reiteramos, buena relación calidad-precio para un portátil fiable, rápido y preparado para usarse de manera intensiva.

Elegante y versátil: Lenovo Legion

Rebajas

Un portátil versátil y de alta calidad ideado para jugar, pero que también responde con plenas garantías en campos como el de la edición fotográfica copado por Apple.

No resulta económico ni dentro de esta gama de productos ya de por sí caros, pero, a cambio, ofrece óptimas prestaciones en rapidez de manejo, capacidad de almacenamiento y buena calidad de la imagen.

Todo ello envuelto en un elegante y sobrio diseño que consolida esa versatilidad mencionada ya que tiene aspecto de un ordenador de trabajo.

Incluso su peso, algo más de dos kilos, le acerca a este tipo de dispositivos más convencionales sin que por ello su tecnología interior le aleje por su mayor potencia y mejor gráfica.

Respecto a su capacidad de memoria RAM baste señalar que se puede aumentar hasta los 32 GB de manera muy sencilla.

Monta un procesador de última generación Intel i7 y un disco SSD, ya mencionado en la introducción, que hace que su arranque sea casi como si se presionara un interruptor.

Como detalle que pueda parecer menor, pero se agradece, sus conectores están en la parte posterior lo que evita tener estorbos en los laterales mientras se juega.

Como es endémico en estos dispositivos por su alto gasto energético, la escasa duración de la batería es su principal inconveniente.

Un precio más que tentador: Medion Erazer

Rebajas

Su principal atractivo, y no es poco en esta gama, es su precio. Muy económico en comparación con el resto y unas prestaciones más que aceptables sin alcanzar cotas de excelencia que, por lo que cuesta, tampoco puede dar.

No obstante, el respaldo de los usuarios es un aval y su relación calidad-precio resulta excelente.

Y eso con una memoria RAM de 8 GB que, como decíamos antes, aunque pueda parecer escasa a priori no es incompatible con la funcionalidad.

El procesador Intel tampoco es de última generación, pero, en conjunto, cumple si las expectativas son moderadas y propias de aficionados a los videojuegos y no de semi profesionales.

Por supuesto, mejor con más potencia y capacidad de almacenamiento, pero si el presupuesto no alcanza para aunar todo en un portátil, esta alternativa está muy bien.

Un ‘combo’ de garantías: HP Pavilion 15″

Este modelo aúna varios factores muy a tener en cuenta. Marca puntera, memoria notable, tarjeta gráfica de primera y un precio bastante razonable.

Se trata de uno de los ‘combos’ más fiables de los que ya hemos hablado. Procesador Intel, aunque no de última generación sino el i5, y tarjeta Nvidia.

Su apariencia externa apuesta por la elegancia y la sobriedad como si se tratara de un portátil de oficina.

Buen rendimiento en videojuegos que no sean de configuración muy exigente y también, si se dedica a otros ámbitos profesionales, en gráficos y tablas.

Más pulgadas: MSI GF75 Thin

Con una pantalla de 17 pulgadas y unas prestaciones muy fiables, este modelo de MSI resulta bastante económico.

Más todavía si se tiene en cuenta que en él convergen un procesador y una tarjeta gráfica de garantías.

A pesar de su mayor tamaño, el peso resulta razonable, aunque, si no se quiere transportar, puede ser también un perfecto sustituto del ordenador de mesa.

Última actualización el 2020-11-27 at 20:03 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados