fbpx Las mejores botellas de agua para niños (Actualizado: noviembre 2019) · CompraMejor.es Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Por ejemplo: robot aspirador, auriculares inalámbricos, rizador de pelo.

Las mejores botellas de agua para niños

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando…

Poco a poco los pequeños van dejando de lado los vasos antivuelco y se vuelven más atrevidos tomando en vasos con sorbete o incluso en botellas, sobre todos aquellos que ya han dado sus primeros pasos en la guardería o en el cole.

Una pregunta que nos hacemos como padres, es cuál es la botella más indicada para los más chicos. Hay muchos tipos de botellas infantiles e incluso algunas de aprendizaje.

También hay una gran variedad de materiales, sistemas para beber, diseño y accesorios para su transporte.

Muchos especialistas recomiendan que los mejor son las botellas con pitorro o pajita, porque la salida de agua es más estrecha y con menos caudal, así los pequeños pueden beber con mayor facilidad succionando el agua.

Es por ello y por muchas características más que luego les vamos a comentar, que nuestra favorita es la botella para agua de Jarlson por estar fabricada en acero inoxidable que guarda la temperatura mucho mejor que otros materiales y por su capacidad ideal de 350 ml pensada para los peques.

Veamos algunas de sus características para estar informados y poder decidir mejor, cuál es la mejor botella de agua para nuestros niños.

Si son reutilizables, mucho mejor

Entre las prisas y la cantidad de cosas que hay para hacer en el día a día, es normal que muchos de nosotros tiremos de botellas de plástico desechables, pero es bien sabido que no solo no es una opción muy ecológica, sino que tampoco es la más saludable.

Según el National Geographic, los niños de entre 8 y 12 años tiran aproximadamente 30 kilogramos de basura procedente de su almuerzo o merienda cada año.

Las grandes cantidades de plástico desechadas a los océanos se han convertido en un verdadero problema medioambiental, con lo cual contribuir un poco con pequeñas acciones como usar botellas reutilizables, no vienen nada mal.

Al reutilizar este tipo de botellas, muchos de los compuestos que utilizan para fabricarlas (como el BPA) resultan nocivos para la salud e incluso con el tiempo, pueden migrar parte de ellos al líquido que bebamos y acumularse en nuestro organismo, siendo muy difícil de eliminar.

También junto con el propio desgaste del material, es normal que este tipo de botellas acumulen bacterias, volviéndose una opción bastante poco higiénica.

Ni hablar del impacto a nuestro bolsillo, sobre todo, porque las botellas desechables infantiles no tienen el mismo costo que cualquier otra botella de agua.

Un cálculo rápido: el curso escolar 2019-2020 tiene 174 días lectivos, suponiendo que nuestros pequeños consuman al menos una botella al día, estamos hablando al menos de 174 botellas. Saquen ustedes mismos las conclusiones.

Tipos de materiales

Dejando de lado el BPA, son varios los materiales que se utilizan para las botellas de agua infantiles.

El aluminio y el plástico libre de BPA son los más buscados, mientras que la silicona y el vidrio no son tan populares.

El primero de ellos porque no es tan resistente y se pincha con facilidad y el segundo porque además de su peso, no resulta el más seguro de los materiales cuando son tan pequeños.

Plástico

Fabricadas en plástico libre de BPA y ftalatos, se pueden reutilizar todas las veces que queramos sin riesgo de que transmitan al agua ningún componente tóxico.

Generalmente están fabricada en tritán, un material que se caracteriza por su dureza y resistencia, sin perder ligereza.

Suelen ser adecuadas para bebidas frías, pero no del todo aptas para bebidas calientes, más que nada porque no pueden “guardar” el calor por mucho tiempo.

Eso si son las que mejor resisten a los golpes y caídas. Son aptas para el lavavajillas y por las cualidades inertes del material, evita que se deprenda olor o sabor a la bebida y sin perjuicio de las características de la botella.

Otro aspecto positivo es que las botellas de tritán tienen una vida útil larguísimas y en caso de que no la utilicemos más, se puede reciclar.

Para que duren por más tiempo, lo ideal es hacernos con una botella con recambios de boquilla o de pajitas.

Aluminio

Este material generalmente causa controversia en su uso alimentario. De todas maneras, no hay muchas botellas para niños que se fabriquen con este material, pero es importante tenerlo en cuenta y, sobre todo, no confundirlo con el acero inoxidable.

Suele utilizarse porque es un material resistente y a la vez ligero. Muchas de ellas llevan un revestimiento interior en resina o esmalte, que impide que el agua entre en contacto directamente con el material.

Muchas de ellas son utilizadas como mini termos para bebidas calientes o que necesiten refrigerarse.

El aluminio también es reciclable y resiste bastante bien los impactos.

Acero inoxidable

Es uno de los materiales más utilizados en la cocina y para la fabricación de botellas infantiles, ya que está libre de sustancias tóxicas y mantienen mucho mejor la temperatura de los líquidos.

También es cierto que son un poco más pesadas, no es tan sencillo encontrarlas con pitorro o pajita y dependiendo la marca, pueden ser un poco más caras.

Una de las características que debemos observar, es que se trate de acero 18/8, puesto que otros aceros pueden acabar oxidándose y alterando el sabor del agua.

Por demás es un material altamente resistente, muy duradero y soporta los lavados en le lavavajillas sin alterar sus propiedades.

Vidrio si, cristal no

Si bien es cierto que el vidrio por su fragilidad no es el material más elegido para las botellas de agua infantiles, pude haber algún que otro modelo y generalmente están recubiertas de silicona o neopreno que amortigua los golpes.

La diferencia entre el vidrio y el cristal es la cantidad de oxido de plomo que contiene. En el cristal la cantidad de óxido de plomo es mayor y eso hace que tenga un menor punto de fundición y sea más moldeable.

La pega es que el cristal y el vidrio no se pueden reciclar en conjunto, y sobre todo que el cristal es más frágil que le vidrio.

Desde ya que el vidrio es un material totalmente higiénico y además inerte, con el cual no hay riesgo alguno de que los olores, sabores o componentes migren hacia el contenido.

Se puede lavar en el lavavajillas, pero siempre que nos cercioremos de que todas las piezas de silicona o plásticas que contenga la botella se pueden quitar.

Las botellas fabricadas con este material tienen la desventaja de ser más pesadas, pero es tan reciclable y duradero (siempre que no se rompa) como cualquier otro material.

Silicona

Es un material al que se le están dando cada vez más usos alimenticios. No le traspasa a la comida ningún tipo de sustancia tóxica y es bastante higiénico.

Es flexible, casi irrompible y es tan resistente que se puede meter en el lavavajillas o incluso en el microondas, en el horno o en el congelador.

La gran ventaja por sobre otras botellas, es que se pueden enrollar cuando están vacías ocupando muy poco espacio de guardado.

La silicona como buen material plástico, soporta perfectamente los golpes y las caídas.

También este tipo de botellas son aptas para transportar bebidas calientes y frías, aunque claro no soportarán la temperatura tan bien como las botellas de acero inoxidable.

Según el sistema para beber

El principal objetivo de estos sistemas sea cual sea, es que faciliten a los más pequeños beber y que el contenido no se derrame.

Botellas con pitorro

Es muy común encontrar en las botellas infantiles, que como punto de salida de agua tienen un pitorro central o lateral.

Se suele utilizar este sistema en los más pequeños, por ser similar al del vaso con asas. Los pequeños colocan los labios alrededor del pitorro y hacen succión, para que les resulte mucho más sencillo beber.

Si vuelcan las botellas con el pitorro abierto, la cantidad de agua que se derrama es mínima, casi en gotas.

Botellas con pajita

Es uno de los sistemas más comunes. Generalmente la pajita se encuentra oculta bajo la tapa y al abrirla libera la pajita.

Los pequeños solo tienen que beber de la pajita y el cierre de la tapa, vuelve a ocultarla.

Es cierto que les cuesta un poco más beber con la pajita que con el pitorro, por eso es por lo que es un sistema indicado par niños más grandes, a partir de los 6 o 7 años.

Cuentan con algún sistema antiderrames, como pulsión del recipiente, vacío de silicona o tapa para la pajita.

Otras características

El tamaño estándar en las botellas infantiles es de 300, 350 o 500 mililitros; aunque se pueden encontrar con otras capacidades.

Lo ideal es que la capacidad acompañe la edad, es decir, cuanto más pequeños son lo ideal es que lleven una botella de entre 300 y 350 ml. Además, cuanto menor capacidad, menor tamaño y más fáciles de manipular para sus pequeñas manos.

Formas de las botellas infantiles hay muchísimas. Las hay más ergonómicas, circulares, algunas más rectas, etc.

Casi todas las botellas incorporan o bien un asa de agarre y transporte o bien algún tipo de funda similar a una
cantimplora para que puedan trasladarse con ella.

Con lo que no todas cuentan es con fundas de silicona o neopreno que no solo facilitan el agarre, sino que además ayudan a mantener las temperaturas de los líquidos.

Muchos modelos incluyen pajitas extras o la marca ofrece la posibilidad de comprarlos aparte. Son quizás los mejores, puesto que este tipo de piezas en las botellas son las más sufridas.

Conociendo ya todas las características que podemos encontrar en las botellas de agua para niños, veamos algunas de ellas y sobre todo, la favorita elegida por expertos y usuarios.

La favorita, Jarson de acero inoxidable a prueba de fugas

Totalmente libre de BPA y 100% a prueba de fugas es la botella para niños favorita.

De hecho, la misma marca se jacta de ser innovadora y no es para menos, basta con presionar un botón para acceder a la pajita y beber.

El sistema está provisto de un tapón con una boquilla, la cual va conectada a una pajita que llega hasta la base de la botella, aprovechando hasta la última gota y manteniendo la botella totalmente hermética.

No solo es práctica porque evita sistemas demasiado complejos para que un niño manipule, sino que es ideal para que se hidraten mientras practican deportes, ya que permite acceder al líquido de manera fácil y rápida.

Al estar fabricada en acero inoxidable 316, con doble pared de aislamiento al vacío, mantiene las bebidas frías se mantienen frías por hasta 12 horas y las calientes por hasta 6 horas.

La temperatura exterior de la botella no cambia, es decir que no transmite el calor, siempre que el líquido que coloquemos no superes los 40° C.

Los materiales plásticos como la pajita o el tapón están fabricados en silicona, libre de BPA y ftalatos.

Lo único que se encuentra fabricado de polietileno es su base, pero esta no entra en contacto con el líquido y, además, evita que, al apoyarse en cualquier tipo de superficie, se pueda dañar o abollar el acero inoxidable.

Una advertencia, la botella no es apta para bebidas carbonatadas, ya que la presión de las burbujas puede hacer que el líquido se derrame o que el mismo tapón se abra de forma muy brusca.

Su capacidad es de 350 ml, una medida bien pensada teniendo en cuenta que los pequeños suelen llevar bastante peso, entre loncheras y mochilas.

Tiene un asa incorporada a su tapa, para que puedan llevarla al recreo o a la clase de gimnasia con total comodidad. Por su tamaño, de 7 cm de diámetro, permite que se guarde en cualquier bolsillo lateral de las mochilas.

Es muy sencilla de limpiar, ya que en su interior no hay recovecos que acumulen residuos. Lo que si les aconsejamos es que la laven a mano, ya que los detergentes para lavavajillas o el agua muy caliente, puede deteriorar el diseño exterior de la botella.

Por cierto, podemos conseguirla en rosa, celeste o con el dibujo de un panda muy mono.

Si bien no está incluida con la botella, lo bueno de la marca Jarlson es que tiene disponibles repuestos tanto de la pajita como de la boquilla. Con el tiempo el material plástico tiene a volverse quebradizo o tomar color y es bueno poder contar con repuestos que encajen a la perfección con la botella.

Además, trae un práctico cepillo para poder limpiar de forma correcta tanto la boquilla como la pajita.

Para los más pequeños, Skip Hop Zoo

Una gran marca al servicio de los más pequeños. Es por ello por lo que la botella de Skip Hop es la más indicada para niños desde el año hasta los 6 años.

A diferencia de la Jarlson, no está fabricada en acero inoxidable, sino en plástico libre de BPA, ftalatos y sin PVC. De esta manera nos asegura un material liviano, duradero, resistente a los golpes y las caídas, que al mismo tiempo cuida la salud de los peques.

La marca ha diseñado la botella para facilitarles la transición de la taza para bebés, dando pequeños sorbos de una pajita flexible, algo no muy lejano a la succión que se realiza con otros vasos.

Para abrir y cerrar la botella, solo basta con elevar o bajar la tapa. Al bajarla ejerce una presión sobre la pajita evitando que el líquido se derrame. En este modelo es la propia tapa que hace de cierre, pero no garantiza del todo el cierre hermético, es decir, al ponerla boca abajo, algunas gotas quizás se derramen.

Cuenta con una capacidad de 350 ml. Está pensada al cien por cien para ser una botella de agua o para zumos, pero no para bebidas calientes o agua muy fría, ya que no tiene la capacidad de conservar la temperatura.

Para transportarla cuenta con un asa de tela ajustable que se puede colocar alrededor de la muñeca o simplemente llevarla como un bolso más.

Como buen material plástico se puede lavar en el lavavajillas, aunque no es lo más aconsejable. Las altas temperaturas o los detergentes del lavavajillas pueden con el tiempo ir desprendiendo el dibujo.

Como extra trae una pajita de recambio. Por cierto, podemos elegir entre varios diseños de animales y variados colores, como también combinar la botella con otros productos de la marca como baberos, cubiertos, mochilas, loncheras o termos de comida.

Para el cole y para la bici, Nalgene Trinkflasche

Rebajas

Con el respaldo de una marca especializada en botellas de deporte y fabricada en tritán, que nos asegura la resistencia y durabilidad del material.

Si bien su capacidad es de 350ml, es una botella que por su abertura para beber en forma de pitorro puede ser mejor para niños un poco más grandes, de 7 años en adelante.

Además, la abertura para beber es un poco más grande que una pajita, y no se trata de succionar sino de beber como de una botella corriente.

El tapón abatible evita las pérdidas de liquido y se mantiene sellado mediante una presilla metálica. Para abrirla basta con apretar el botón y la presilla metálica se destraba sola.

Para cerrarla requiere algo más de manipulación que los sistemas de tapa abatible o de botón, porque es necesario hacer un poco de fuerza y trabar correctamente la presilla para que quede bien hermética, pero tampoco es algo que resulte muy complicado.

Seguramente se preguntarán dónde está el asa de transporte. Está incorporada junto al diseño de la tapa, por lo que hace esa curva “tan rara”.

La Nalgene viene en cuatro diferentes modelos con divertidas estampas y colores y por sus dimensiones, es ideal para el soporte de botellas de la bici.

Con gran cacapidad y pitorro a rosca, botella hermética de Emsa

También fabricada en tritán, su capacidad de 400 ml es un poco mayor que el resto de las botellas de esta comparativa.

Es del tipo de botellas con pitorro, solo que este se gira para beber y se vuelve a girar para cerrar el paso del agua. El cierre se completa con una tapa abatible que no requiere mucho esfuerzo para trabar y destrabar.

Algunos usuarios sostienen que no es una botella apta para niños menores de 4 años, porque el sistema de girar para un lado y otro el pitorro. A algunos pequeños les resulta un poco duro y a otros simplemente, se les olvida.

Para limpiarla basta con desenroscar el tapón de la botella y siempre enjuagarla con el pitorro abierto.

La tapa en si no se puede desarmar, por lo cual para beber zums y demás, es necesario enjugarla muy bien para que no queden residuos de una bebida anterior.

Lo que los expertos echan en falta es algún tipo de asa o bolsa de transporte, ya que solo está pensada para llevarla en el compartimiento de la mochila.

Para completar el kit, la marca tiene una serie de fiambreras muy molonas haciendo juego.

Con sistema AutoSpout, Contigo Gizmo

Contigo es otra gran marca especializada en botellas y cantimploras para beber al aire libre.

También fabricada en tritán, tiene una capacidad de 420 ml siendo una de las mayores de esta comparativa.

La marca siempre busca innovar en diseño, es así que para las botellas de los más pequeños han creado el sistema AutoSpout, un botón pulsador que hace que la boquilla aparezca con un solo toque.

Para beber solo tendrán que succionar de la boquilla como si fuera una pajita, de hecho, en su interior tiene una pajita dentro conectada con la boquilla exterior de la botella.

Comparado con otros diseños de la marca, la boquilla ha mejorado su diseño, siendo más ergonómico y su sistema antigoteo que, aunque se abra la tapa por accidente, no pierde agua.

Al momento de limpiarla, la botella se desmonta completamente e incluso todas sus piezas son aptas para el lavavajillas.
En el mismo tapón incorpora un asa de silicona, mucho más blandita que el resto de la botella, para que los peques puedan transportarla con facilidad.

La botella Contigo viene en dos divertidos diseños, una alegre bailarina y un valiente superhéroe. Quizás la pega es que es una de las botellas de tritán más caras de la comparativa.

Última actualización el 2019-11-22 at 06:11 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados