fbpx Las mejores botellas de agua reutilizables (Actualizado: septiembre 2019) · CompraMejor.es Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Por ejemplo: robot aspirador, auriculares inalámbricos, rizador de pelo.

Las mejores botellas de agua reutilizables

UVwYlDL
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos: 4,33 de 5)
Cargando…

La producción de botellas de plástico es algo que a nivel ecológico y salud viene preocupando. Mucho esfuerzo se hace en producir botellas más sustentables e insistir en su reciclado. Varias investigaciones sostienen también que el uso del plástico no es bueno a largo plazo para la salud.

Con el afán de cuidar nuestra salud y reducir la huella ecológica, los expertos han probado algunas botellas para agua reutilizables y elegido como la favorita a la botella para agua Super Sparrow.

¿Por qué una botella de agua?

Si eres de los que guardan la botella de plástico pequeña que se compran en la tienda, para luego utilizarla en la oficina o llevarla al gimnasio, debemos decirte que ese hábito no es del todo saludable. Los componentes químicos que contienen las botellas de plástico son perjudiciales para la salud.

La producción de los plásticos, por más esfuerzos de sustentabilidad que se hagan, es altamente contaminante, sin olvidar que es un derivado del petróleo.

El BPA es un componente químico que llevan algunos plásticos y que puede migrar a los alimentos o a las bebidas. El peligro radica en que si migra lo ingerimos, a nuestro organismo le cuesta eliminarlo, acumulándose en el cuerpo.

¿Qué efectos tiene el BPA en nuestro cuerpo? Tiene la capacidad de alterar el sistema endocrino. Algunos estudios lo relacionan con problemas como la diabetes, la obesidad, infertilidad y hasta algunos tipos de cáncer. Incluso hay muchos movimientos y campañas que promueven el retiro del BPA en los envases de uso alimenticio y hasta en los electrodomésticos.

La Unión Europea ha prohibido su uso en biberones y está planteándose en retirarlo de los envases de alimentos.

Si queremos saber con qué tipo de plástico está fabricada la botella de la cual tomamos agua, bastará con mirar en su base un triángulo con flechas y un número en el interior de él. Las botellas que no contienen BPA, llevan dentro del triángulo los números 2,4 o 5. Esto no quiere decir que no lleven otras sustancias tóxicas, en sí las que se consideran seguras son las que están elaboradas con polipropileno (triángulo con el número 5) y el tritán.

Lo ideal es adquirir botellas que podamos rellenar, y bajo ningún concepto rellenar las botellas de plástico de agua envasada porque aunque no lo percibamos, se van degradando haciendo que los materiales, como el BPA, puedan migrar al contenido.

A tener en cuenta

Entonces, si no podemos valernos de la botellita que hemos comprado para rellenar, ¿Cómo transportamos el agua que queremos beber, sin comparar en cada uso una botella nueva? Simple hay otros tipos de materiales que podemos utilizar, incluso el plástico, siempre que esté libre de BPA.

El cristal un material que no reacciona en contacto con los alimentos, es reciclable infinidad de veces sin alterar su composición, es transparente y súper sencillo de limpiar. Claro que una botella de cristal es mucho más frágil y pesa mucho más que otras de otros materiales. Es un material que su fabricación y reciclado es muy económico, de hecho muchos de los envases de alimentos que vemos en la tienda son de cristal.

El Tritán es un tipo de plástico libre de BPA, resistente, duro y al mismo tiempo ligero y transparente. El plástico nos ofrece gran variedad de diseños, es menos costoso, podemos congelar agua en su interior. La desventaja es que aun siendo de tritán las botellas son menos duraderas, necesitan un recambio periódico y que su producción no es muy sostenible.

Otra opción son las botellas de acero inoxidable, puesto que no libera componentes tóxicos, es durable, resistente, ligero e higiénico. Otra gran ventaja, es que suele usarse como material térmico, puesto que las botellas y termos de acero inoxidable mantienen muy bien la temperatura de bebidas frías y calientes. Claro que en materia de costos en comparación con el tritán o el vidrio, el acero es mucho más caro, no está exento de rayones o abolladuras, e incluso algunas personas notan un cierto sabor metálico en el agua.

No debemos confundir el acero inoxidable con el aluminio, muchas botellas para agua alardean estar compuestas de acero cuando en realidad están fabricadas con aluminio, metal pesado que no es recomendable para la salud.

Independientemente del material, las botellas para beber agua que podemos utilizar hoy en día como alternativas a las que se compran en las tiendas, vienen equipadas con algunos detalles útiles y curiosos.

El cierre debe ser seguro y hermético. Si estamos utilizando el agua en la oficina, o la llevamos de un lado para otro en el bolso o en el coche, vamos a querer evitar que se abra y se derrame el agua, mojando papeles y pertenencias.

Las botellas además de cerrarse de forma segura, deben tener una abertura que permite su llenado y que podamos beber. Algunas botellas permiten un acceso rápido a un pico que incluso se puede abrir con la boca, otras en cambio permiten desenroscar la parte superior para beber por una abertura o desenroscar completamente la tapa que sirve las veces de vaso. Si prefieres utilizar un sorbete hay modelos que permiten exponer el sorbete para beber y luego esconderlo para su guardado. Sea cual sea el sistema, lo importante es que nos permita un buen flujo de agua y evitemos derrames al beber.

La ventaja que tiene los picos o los sorbetes para beber es que al no tener que desenroscar una tapa, puede hacer que bebamos agua con mayor frecuencia, la desventaja es que no son del todo herméticos y están constantemente expuestos al exterior.

Cuando la botella es de cristal o acero, siempre es recomendable una funda de silicona o algún otro material que la proteja de abolladuras, rayaduras o roturas por caídas.

Algunas fundas, tienen incorporado un sistema para su transporte como cintas o ganchos que hacen que no necesariamente carguemos con las botellas en la mano.

En el caso de las botellas flexibles, no debe preocuparnos el sistema de transporte, puesto que bastará con plegarla después de su uso y guardarla con toda facilidad. La desventaja es que son menos aislante e inestables con líquido que una botella rígida.

Si prefieres beber infusiones más que agua, tiene que contar con algún tipo de botella que permita que puedas colocar ingredientes en ella pero que no te dificulten beber. En éste tipo de botellas los ingredientes se colocan en una taza inferior y los picos de metal trituran los ingredientes; el filtro hace que bebas el agua saborizada sin restos de semillas o pulpa de frutas.

Las bebidas frías se pueden mantener con una botella de acero inoxidable o con algún modelo que tenga pared de aislamiento, donde se pueden colocar pequeños cubos de hielo y beber agua fresca a todas horas.

Para llevar la cuenta de cuánta agua bebemos al día, podemos buscar una botella que tenga un contador manual de agua. Bastará con girar los números del contador para contabilizar cuánta agua consumimos.

Algunas marcas, curiosamente han diseñado botellas de agua que vienen con música incorporada, porque pueden conectarse a un dispositivo mediante un bluetooth. Claro la misma botella de agua nos hace las veces de parlante.

Las botellas reutilizables también necesitan de una higiene periódica, por eso lo ideal es lavarlas después de cada uso, si son aptas para lavavajillas mucho mejor. En caso de lavarlas a mano, nunca utilices materiales o productos abrasivos. No utilices agua caliente para botellas de vidrio ni plástico, solo con las de acero inoxidable.

La botella favorita de acero: Super Sparrow

Fabricada en acero inoxidable y con capacidad para 0.5, 0.75 o 1 litro dependiendo el tamaño que elijamos. Puede mantener líquidos calientes hasta 12 horas y bebidas frías hasta 24 horas, porque está fabricada con una doble pared que la hace aislante y evita que la botella sude y o se condensen los líquidos.

Si nos inclinamos por la opción de un litro, tenemos que tener en cuenta que sin contenido pesa alrededor de 400 g, no es que sea mucho para una botella de un litro, pero es importante tener en cuenta por si estamos pensando trasladarnos con una botella de esta capacidad.

Tiene la posibilidad de optar por dos tapones intercambiables. La “Sport cap” es ideal para hacer deporte porque facilita poder beber sin quitar la tapa, basta con levantar el pico y beber, logrando además un cierre muy hermético. La “Loop cap” es la tapa a rosca que permite que podamos beber desde la boca de la botella (más ancha que el pico), siendo ideal si somos de los que nos cuenta beber del pico; además el diseño incorpora un detalle de madera que la hace mucho más estética que la típica botella de acero inoxidable.

Si somos de los que le sentimos gusto al agua, lo ideal es dejarla unos días en agua y para eliminar cualquier tipo de sabor metálico.

Si notamos que con la “Sport cap” la botella pierde agua, habrá que revisarlo porque puede que esté torcido y no realice el cierre hermético correctamente.

Para su transporte podemos optar o por el mosquetón que permite llevarla colgando de cualquiera de los dos tapones; o la bolsa de neopreno adaptable con correa ajustable, ideal para realizar largas caminatas porque además contribuye a las propiedades aislantes de la botella.

Incluye además dos sorbetes y, claro, la posibilidad de elegir el color de la botella. Como todas las de su clase, es ligera, duradera y fácil de lavar. Además trae consigo un cepillo que facilita una mejor limpieza y evita cualquier rayadura en su interior.

Otras opciones

Botella de acero reutilizable: Aorin

A diferencia que su anterior compañera de material, la Aorin no tiene la posibilidad de intercambiar los tapones valiéndose del simple tapón a rosca. Como ventaja, el tapón a rosca tiene un mejor diseño mucho más hermético, pero es recomendable lavar y dejar secar destapada la botella después de su uso diario, puesto que si la dejamos continuamente con el tapón puede acumular agua en la boca de la botella y oxidarse.

Al ser de acero inoxidable la convierte en liviana, durable, resistente e higiénica; por eso es el material estrella de los expertos que han probado las botellas para agua. De todas formas si buscamos una botella con capacidad aislante por un período de tiempo prolongado, este modelo no es el más adecuado.

En cuanto a opciones de capacidad, podemos optar por una medida menor de 350 ml, o las estándar de 500 y 750 ml, pero no teniendo la opción de una botella de litro. Su versión de 500 ml pesa alrededor de 350 g sin líquido, aunque en su versión de 750 ml puede resultar un poco voluminosa y pesada.

Su bolsa para transporte y aislamiento es de neopreno, con una manija que facilita poder cargarla o incluso agregarle un mosquetón y llevarla colgando de la mochila para el modelo de 500 ml o la misma bolsa pero con correa ajustable para la opción de 750 ml. De todas formas, en la opción de 750 ml, la correa puede desengancharse como en la Super Sparrow, haciendo uso solo de la funda.

También podemos elegirla en varios colores, incluso con mayor variedad que en otras botellas del mismo material. Se lava de forma muy simple y trae consigo dos cepillos para facilitar su limpieza.

Botella de cristal reutilizable: Ryaco

Si al contrario del acero inoxidable preferimos el cristal podemos optar por las botellas Ryaco; fabricadas con vidrio de borosilicato que la hace resistente tanto a temperaturas frías como calientes, las fuentes de vidrio que se suelen utilizar para horno son de éste mismo material.

El vidrio no es resistente a caídas (aunque el borosilicato es mucho más resistente que otros tipos de vidrio) pero la botella viene con una funda de neopreno que le aporta protección y aislamiento además de permitir trasladarla.

Lo que más gusta de esta botella es su diseño por ser simple y sencillo, el fondo de la botella está engrosado para evitar cualquier tipo de rotura o rajadura en el vidrio al apoyarla con líquido. El tapón de acero inoxidable hace que su cierre a rosca sea hermético y la boca de la botella está suavizada para que sea agradable al beber. Debemos tener cuidado de no hacer mucha fuerza al cerrar el tapón puesto que la rosca al cabo de un tiempo puede ceder.

Es recomendable lavar y airear la botella tras su uso, si la dejamos cerrada puede coger olor.

Podemos adquirirla con diferentes capacidades, aunque no son muy estándar: 360, 450 y 550 ml.

Botella de plástico sin BPA reutilizable: Omroc

Esta es una opción para los que prefieren el plástico y que no les guste beber solo agua. Está fabricada con tritán, un plástico que como les comentamos está libre de BPA.

Para preparar el agua saborizada, solo basta con cortar la fruta, introducirla en la varilla y llenar la botella con hasta 1 litro de agua. El agua saborizada pasará a través del filtro evitando que bebamos las semillas y restos de frutas.

El cierre es hermético de doble sellado y además muy seguro. La tapa se sujeta mediante una presilla metálica y el tapón es a presión, lo que permite manejar la botella con una sola mano haciéndola ideal para hidratarse durante la actividad deportiva; además tiene un diseño ergonómico con un grip de agarre y una goma antideslizante, evitando que al sudar se nos resbale al botella.

Un aspecto mejorable es la escobilla para su limpieza, con los usos realmente no da la sensación de ser muy higiénica.

Botella de poliuretano termoplástico sin bisfenol A: Aonijie

Para los que prefieren realizar senderismo o no les gusta cargar con peso, pueden optar por la botella plegable Aonijie. Fabricada en poliuretano, diseñada con la boca rígida para facilitar su llenado y la tapa a presión para beber directamente sin necesidad de valerse de las manos. Su capacidad es de medio litro.

El cuerpo flexible no solo hace que se pueda guardar de forma más compacta, sino que al estar llena permite ejercer presión en el agua aumentando el flujo de agua, y haciendo que sea ideal para practicar actividad física. Permite hidratarnos de forma rápida y retomar la actividad.

La desventaja con las botellas plegables es que al ser muy flexibles no suelen ser muy resistentes. Si pretendemos que nos duren debemos mantenerlas alejadas de posibles pinchaduras, rajaduras o exposiciones prolongadas al sol. Al no estar fabricada en tritán, puede que el agua sepa a plástico porque el poliuretano tarda mucho más en perder el sabor y el olor a plástico.

Última actualización el 2019-09-16 at 19:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados