Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores linternas de buceo para ver con claridad el fondo marino

Las mejores linternas de buceo para ver con claridad el fondo marino
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

La práctica del buceo requiere un buen equipo acorde con la seguridad que exige esta atractiva actividad. Más allá del traje, aletas, botas, máscara o botella, imprescindibles componentes, hay accesorios de gran utilidad en general y más si es amante de la fotografía submarina.

Ese el caso de las linternas de buceo. De las aquí seleccionados hemos situado en primer lugar una de la marca Aplos por su fiable material, óptima intensidad y alcance y precio muy ajustado a las prestaciones que ofrece.

Qué son y para qué sirven las linternas de buceo

Como es obvio, es una linterna específica a prueba de agua que se puede sumergir con el fin de ganar visibilidad en el fondo marino.

Hay otra función muy importante ya que con la linterna subacuática la aplicación de luz artificial da color a todo aquello que se ve difuminado, caso de corales, cuevas, posidonia… etc.

Qué tipos de linternas de buceo hay

Hay una amplia variedad de catálogo. Distinguimos algunos tipos:

  • Primarias: Suelen ser de buen tamaño y de luz brillante para usarse tanto en inmersiones diurnas como nocturnas. Tienen una cobertura bastante amplia y su potencia se concentra de manera notable en el haz central penetrando de manera óptima en aguas turbias. Pueden usar baterías recargables o desechables.
  • Secundarias: Más pequeñas. Pueden usarse para obtener una iluminación adicional o de repuesto si la primaria o principal falla o se queda sin energía. Como es propio de su función son muy compactas y se pueden llevar en un bolsillo. Lógicamente, su haz es más estrecho y menos potente.
  • Montadas: Accesorio para buceadores que tengan que llevar las manos libres por la actividad que desarrollan en el fondo marino. La muñeca, la parte superior de la mano o la cabeza, al estilo espeleólogo, son las opciones
  • De bote: Son recargables y las usan preferentemente los buceadores técnicos y/o los de aguas profundas que exploran cuevas. Se caracterizan por tener un bote separado con baterías que se conecta a la linterna con un grueso y largo cable de alimentación. Esto permite que la batería sea mucho más grande y la linterna pueda dar más potencia.
  • De fotografía o vídeo: Son diferentes. En el caso de las específicas para fotografía suelen ser fuentes de luz que emiten un destello de flash de manera simultánea a la captación de la imagen. Como es obligado por la distinta técnica, las de vídeo ofrecen un flujo de luz más amplio, constante y uniforme. Tanto en un caso como en otro suelen ser linternas ajustables para manejar con soltura las cámaras.

Qué tener en cuenta

Recapitulando lo expuesto:

  • Uso prioritario que se le va a dar (recreativo, técnico, diurno, nocturno)
  • Número de lúmenes
  • Carcasa resistente e inmune a la corrosión
  • Modos de iluminación (normalmente son tres, pero hay focos que tienen hasta siete)
  • Correas de ajuste en aquellas que las precisen
  • Suministro energético en forma de pilas o batería

Nuestra selección de linternas de buceo

Eficaz a buen precio

El modelo líder aúna varias características que justifican su precio. Un material de garantía, una más que correcta potencia y distancia de visibilidad y un precio bastante ajustado a las prestaciones que ofrece.

Desarrollando una a una estas características, está fabricada con una aleación de aluminio grado aeronáutico, cuenta con 3.000 lúmenes de potencia, con bombillas LED, y la distancia del haz de iluminación supera los 200 metros.

Cuenta además con tres niveles de brillo de fácil ajuste ya que basta con pulsar el interruptor que está justo detrás de la cabeza de la luz.

Como es preceptivo en este tipo de dispositivos acredita una clasificación de impermeabilidad de IPX8 y es operativa bajo el agua hasta cien metros.

Otro de sus puntos fuertes reside en la durabilidad ya que, según estimación del fabricante, tiene en torno a 50.000 horas de vida útil.

La facilidad de uso se refuerza con la incorporación en la parte inferior de un interruptor que permite apagar o encender la linterna con una sola mano.

Para la cabeza

Una opción distinta, pero, como hemos señalado, muy práctica para determinadas actividades en las que se precise tener libres las manos.

En este caso es un modelo ideado para fijar en la cabeza. Pese a su menor tamaño cuenta con una potencia estimable con sus 3.000 lúmenes.

Ofrece distintos modos de iluminación por intensidad (alta, media y baja), destellos breves y rápidos (luz estroboscópica) y también tiene modo SOS para caso de emergencias.

Fabricada en aleación de aluminio de grado aeroespacial, su rendimiento es eficaz hasta profundidades de unos 60 metros con unas siete horas de uso continuo. Buenas correas de ajuste y precio ajustado.

Óptimas prestaciones

Una linterna de potencia más que considerable (5.000 lúmenes) a un precio que también resulta más elevado sobre la media de modelos más básicos.

Bien es cierto que también sus prestaciones son más elevadas. Así, puede ser usada hasta 150 metros de profundidad con una distancia máxima de iluminación que se va a los 400 metros.

Su gama media-alta se evidencia también en su autonomía de uso con unas 3,5 horas al nivel de mayor intensidad de luz, 9 horas en el medio y más de un día (en torno a 28 horas) si se opta por el más bajo.

En este caso cuenta con cuatro modos de luz (alto, medio, bajo y turbo). A estas características une la inclusión de baterías y el cargador USB. Justifica su precio.

Nivel profesional

Una alternativa orientada ya a aficionados muy avanzados, y con margen económico, y profesionales. Mucho más que una linterna que será un complemento ideal, por ejemplo, para el submarinismo fotográfico.

No es especialmente potente en cuanto a número de lúmenes (3.000, aunque también hay en versión 4.500), pero da un excelente resultado en grandes profundidades.

Además de la calidad de su iluminación, su autonomía de uso es una de las bazas principales con una duración media de 5,30 horas que se puede alargar hasta 13 si se utiliza la opción de ahorro de energía.

Entre foco y linterna

Una opción que tira más a foco que a linterna para finalizar. En síntesis, potencia, versatilidad y precio en el rango alto serían sus principales características.

Así, cuenta con una potencia de 10.000 lúmenes y resultará altamente útil para diversas actividades submarinas incluida la grabación de vídeos.

Otro de sus puntos fuertes, como es lógico por el desembolso que supone, es la duración de la batería debajo del agua con 10 horas con luz a baja intensidad y 2,5 horas con intensidad máxima.

¿Qué es IPX8?

La protección IPX, IPXY o simplemente IP corresponde una clasificación estandarizada sobre la resistencia de un producto para evitar que entren sólidos y líquidos que podrían dañar sus componentes electrónicos.

El número indica qué tipo de protección puede esperar. Pues bien, en el caso de las linternas de buceo deben tener una clasificación IPX8.

Esto significa que es completamente sumergible en agua de hasta 30 metros de profundidad durante al menos 30 minutos.

De qué material

En el caso del cuerpo de la linterna, la opción más recurrente es el aluminio en diferentes aleaciones.

En todo caso, y como es evidente dada su función, los metales han de ser inmunes a la corrosión y oxidación.

Por ejemplo, una de las alternativas es el aluminio de ‘grado aeronáutico’ con manganeso añadido para potenciar la resistencia.

¿Cuántos lúmenes deben tener las linternas de buceo?

Para empezar, depende del uso que se le vaya a dar. Antes de entrar en referencias, recordemos qué es un lumen.

Así, es la unidad que permite medir la cantidad de luz (luminosidad o flujo luminoso) que emite una fuente sin tener en cuenta factores como el espacio a iluminar o el ángulo de apertura del haz de luz.

En este caso, primero hay que tener en cuenta que no todas las linternas alumbran igual con mismo número de lúmenes ya que influyen factores externos.

Como referencia cuantitativa, el mínimo debería estar en unos 800 lúmenes para buceo recreativo. En el caso del técnico habría que subir a unos 3000.

En el caso de que se vaya a bucear de noche, es conveniente que el número de lúmenes no baje de los mil para ver con garantías.

Última actualización el 2024-02-29 at 06:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados