Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Las mejores cepilladoras eléctricas para trabajar la madera

Las mejores cepilladoras eléctricas para trabajar la madera con resultado profesional
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 4,50 de 5)
Cargando...
Germán Temprano

Si se quiere acabar bien lo que se empezó y se trata de un trabajo de bricolaje avanzado en madera ningún aliado más fiel y eficaz que la cepilladora eléctrica.

A su eficacia, que redunda en una mayor rapidez y facilidad a la hora de afrontar determinadas tareas, suma el máximo pulimiento y suavidad de la que dota al material procurando unos acabados totalmente profesionales.

De entre las aquí seleccionadas hemos optado como líder por el modelo PHO 2000 de la conocida marca Bosch por su notable potencia, buena manejabilidad y un precio asequible.

Hay que recordar que, en la actualidad, este tipo de dispositivos no tienen por qué ser aparatosos ni caros para rendir a satisfacción en el ámbito doméstico.

Qué es y cómo funciona

Un dispositivo con una parte inferior plana de la que sobresale un tambor giratorio con hojas afiladas que van quitando las capas de la madera cuando gira.

Las cuchillas son graduables. Basta con deslizar la cepilladora por el material sobre el que se quiera trabajara para que vaya rebajando y alisando.

Para qué sirve

Enumeramos algunas de sus funciones:

– Alisar y desbastar distintas piezas como pueden ser marcos, puertas, tablones o vigas de madera.

– Rebajar las alturas de ciertos elementos para que encajen o no rocen con el suelo en el caso de las puertas (uno de sus usos más frecuentes).

– Biselar y ranurar cantos de madera.

– Si la superficie que se rebaja es la cara de la pieza, el proceso se conoce como “planeado” y si se hace con el canto se denomina “canteado”.

Cómo se usa

Como todos los dispositivos que incorporan elementos cortantes, primero mucha precaución hasta a la hora de encenderlo.

– Dejar el dedo índice en el botón de encendido y el pulgar en el del seguro. Al presionar este último se liberará y empezará a funcionar.

– Apoyar primero en la superficie sobre la que se va a trabajar la parte delantera sin llegar a que toque con la rueda de corte.

– Esperar a que coja velocidad el giro de las cuchillas para empezar a desplazar la cepilladora despacio por la madera con las dos manos como guía.

– El truco para que el alisado quede uniforme es intentar que la presión ejercida durante los desplazamientos sea similar.

– Es imprescindible cepillar en el sentido del hilo de la madera. En el caso, nada improbable, de toparse con un nudo es recomendable extraer un poco de cuchilla y rebajar mediante pequeños golpes desde fuera del nudo al interior.

Qué tipos hay

  • Eléctricas de mano: Las más pequeñas, manejables, domésticas y económicas y las que aquí se analizan.
  • Industrial: Destinadas a trabajos pesados y dotadas de un motor de gran potencia par asegurar energía en el corte de tablones de gran longitud.
  • Regruesadora: También conocida como ensambladora. Es una dos en uno ya que lleva en la parte superior una cepilladora de ensamblaje y un regruesador (dispositivo para dar el grosor exacto a la madera) en la parte inferior. Es muy característica su forma de caja.
  • De banco: Hay distintos modelos en este apartado. Van incorporadas a un banco de trabajo y están orientadas al ámbito profesional.
  • Para hierro: Como es obvio, con unas cuchillas totalmente diferentes y fabricadas en materiales tan resistentes como el acero endurecido y templado.

Medidas de seguridad

Como ya hemos adelantado, este tipo de herramientas, por el peligro que pueden acarrear, exigen medidas de precaución. Señalamos las siguientes.

– Trabajar con buena iluminación

– Equipo de protección: guantes y gafas son imprescindibles

– Sujetar siempre fuerte y por la empuñadura

– Tener despejado el entorno

– Maniobrar siempre en seco

– Alejar a los niños cuando se esté usando

– Extremar el cuidado en el cambio de cuchillas: comprobar que no está conectada a la red (una obviedad que nunca sobra) y limpiar bien el dispositivo antes de reemplazarlas

Qué tener en cuenta

– Potencia: Está relacionada con la velocidad de las cuchillas y también, muy importante, con el uso que se le va a dar. Es decir, valorar si es para uso frecuente e intensivo o esporádico.

Si se usa poco, mejor comprar una de menos potencia y hacer alguna pasada adicional.

– Tamaño y peso: Cuanto más ligera sea mejor desplazamiento y más comodidad, aunque no debe ir en detrimento de la eficacia. Es decir, es un dispositivo que, por su mecánica y configuración, tiene un peso apreciable.

– Ergonomía: Un aspecto importante que se ajuste bien el mango a la mano y resulte cómoda de mover ya es que un trabajo que, normalmente, llevará un tiempo considerable.

– Cuchillas: Como es obvio, parte esencial de la herramienta. De su calidad dependerá la eficacia de la cepilladora. Es un punto a favor que la que se compre traiga cuchillas de repuesto. Recomendable que sean reversibles.

– Multifuncionalidad: Mejor si el dispositivo cuenta con distintas posibilidades de acabados como que incorpore ranuras V o piezas para biselar.

– Accesorios: Entre ellos, el más destacado es que traiga toma para aspiradora y bolsas para que se metan directamente las virutas de madera.

Óptima potencia y precisión: Bosch PHO 2000 

Una cepilladora de una marca puntera en el sector de potencia muy apreciable y buena manejabilidad para la media de estos productos. Cuando nos referimos a potencia siempre lo hacemos en comparación con el segmento doméstico.

Muy sencilla la regulación de la profundidad del cepillado. Deja la madera muy lisa y bien trabajada. Garantiza mucha precisión siempre y cuando, detalle importante, se deslice de manera regular y constante sobre la superficie.

Como objeción, hay que dejar claro que el precio es bastante asequible para la marca que es, pero que viene la cepilladora sin más (no trae, por ejemplo guía). No cuenta con complemento alguno. Tampoco trae la bolsa para virutas que expulsa por ambos lados.

Se trata de una cepilladora portátil que incorpora cuchillas reversibles de metal duro. Con cierta pericia en el manejo resulta un deslizamiento rápido y preciso.

Para ello incorpora un botón combinado para ajustar el guiado y el espesor de la viruta. Cuenta con un cabezal de ajuste de profundidad, tiene una conexión para aspiración de polvo y viene con 3 ranuras en V.

Las cuchillas están fabricadas en metal duro de alta calidad que ganan una gran velocidad de giro gracias a la potencia del motor (el sistema de cuchillas es propio de Bosch y se conoce como sistema Woodrazor).

Económica y eficaz en su ámbito: Tacklife 16500RPM

Un modelo de precio muy económico, notable potencia (710W) y buen rendimiento para el ámbito doméstico. Bastante robusta, manejable y de corte muy limpio. Por tanto, una óptima opción para los amantes del bricolaje en cursos avanzados.

El sistema de guiado, a través de una pieza metálica, resulta muy práctico así como el ajuste de profundidad del cepillado.

Puede resultar algo pesada después de un rato de uso (por encima de los 3 kg), pero eso también evidencia la solidez de los materiales de fabricación. Además, esta cepilladora también incluye bolsa para recogida de virutas.

Entre las advertencias no solo afectan a este modelo sino, en general, a toda la gama doméstica.

Hay que vigilar el tiempo de uso continuado e ir controlando la temperatura ya que tampoco están pensadas para trabajos intensivos y se pueden calentar.

Fiable y algo más cara: Makita KP0800

Rebajas

Una cepilladora de garantías con un precio algo más elevado sobre la media de la gama doméstica. Si se dedica mucho tiempo al bricolaje y a la madera merecerá la pena pagar algo más por ella.

Una marca de calidad, muy especializada en herramientas de carpintería, que cumple también con este modelo, aunque, como en el caso de la Bosch, viene sin accesorio alguno.

Como cualidades a destacar, su precisión y baja emisión de ruido para el nivel medio de estos dispositivos.

Otro de los aspectos positivos es que su robustez no es incompatible con una sensación de ligereza que facilita la rapidez de alisamiento y, sobre todo, la manejabilidad a la hora de trabajar.

Ligera y manejable: Jellas 1600

Elevada potencia a muy razonable precio. Es cierto que al llevar escobillas el motor se castiga más.

Carga dos cuchillas reversibles bastante correctas en su uso, siempre con la cautela de no hacer un uso excesivamente intensivo.

Bastante ligera (la base es de aluminio) y, por tanto, buen manejo a través de una contundente y ergonómico agarre.

Variar la profundidad del cepillado resulta bastante sencillo a través de un leve giro en el pomo ubicado en la parte superior.

Incluye en su base ranuras en forma de V para hacer biseles. Se puede optar el lado por el que se expulsa la viruta.

Básico para cosas puntuales: Einhell TC-PL 750 

Rebajas

Un modelo básico, muy barato, útil para labores puntuales y que no sean de mucha envergadura. En caso contrario requerirá unas cuantas pasadas.

Como recomendación, está indicada para rebajar puertas con tiempo si es mucho lo que hay que restar de madera.

Tampoco es aconsejable para maderas demasiados duras. En suma, para tener en la caja de herramientas si se es aficionado a reparar las cosas es casa, sin más pretensiones. Por su precio, mucho más no se puede pedir.

Última actualización el 2021-04-11 at 06:19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados