Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Gomas de borrar para equivocarte sin miedo en la vuelta al cole

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Dibujar o escribir no es algo que siempre salga bien a la primera, sobre todo si de aprender se trata. Las primeras letras, los primeros trazos, las palabras y textos más complejos, ni hablar si se trata de cálculos; siempre algún error que subsanar hay. Y las gomas de borrar, juegan un papel fundamental.

No siempre escribimos o dibujamos con los mismos materiales, a veces se trata de un lápiz, otras de un boli, incluso no todos los bolis o los lápices son iguales entre sí. Es por esto por lo que, si nos equivocamos, necesitaremos borrar con alguna goma específica y no con la primera que encontremos al boleo. Si lo que pretendemos es borrar bien y que no nos quede un agujero en la hoja, claro.

Hay muchos tipos de gomas de borrar, la diferencia radica en sus características y en el uso específico para el que están destinadas.

Vamos a realizar un breve repaso, para que luego puedan elegir, la que mejor se adapte a deberes y cartucheras escolares, de cara a la vuelta al cole.

Un secreto: las gomas no solo se limitan a corregir errores, también son utilizadas para generar algunos detalles o trazos claros a los dibujos y obtener dibujos chulísimos.

De caucho blandas y duras: Tombow

Son conocidas también como gomas de miga de pan, su principal componente es el factice y su característica es que de deshacen muy fácilmente cuando las frotamos contra el papel.

Es la clásica goma que llevan en la punta muchos de los lápices, esa misma que se gasta antes que el lápiz. Incluso muchas de las gomas con divertidas formas, son de caucho blando.

Al ser tan blandas, no dañan la superficie del papel, pero dejan muchísimas virutas; algunas pueden quedarse pegadas al papel haciendo necesario un cepillo extra para retirarlas. Como se deshacen con tanta facilidad, su vida útil es más corta.

Son ideales para lápices blandos, pasteles secos, y es la más recomendada para utilizar con papeles de algodón y pulpa o con papeles delicados.

Similar a la de caucho blanda solo que más compacta y, por consiguiente, no se deshace tanto al borrar, lo que evita que nos queden sobre la mesa muchas “virutas de goma”.

Al desgastarse produce unas tiras más compactas que son mucho más sencillas de recoger.

Por ser más dura, su efecto sobre el papel es más abrasivo y si no tenemos cuidado, puede llegar a hacernos un agujero en la hoja.

Para tinta: Faber-Castell 188220

Rebajas

Comencemos aclarando que la goma de tinta de bolígrafo no existe, tal como lo leen. Estas gomas están pensadas para borrar tinta estilográfica, es decir borran los trazos de una pluma, no de un boli.

Si vemos con atención una goma de estas, muchas tienen un dibujo en su parte azul que es una pluma. Y es que antes en los coles, se utilizaban plumas estilográficas y no bolis como los de ahora.

Este tipo de gomas están compuestas con pequeños trozos de metal que van “lijando” la capa más superficial de la hoja eliminando el trazo. Es por eso por lo que al borrar bolis nos cuesta mucho más e incluso podremos “cargarnos” la hoja; están pensadas para la tina estilográfica que es mucho más ligera.

También son utilizadas para borrar lápiz de color o carbón y grafito sobre superficies lisas o papeles cerosos.

Moldeable: KOH-I-NOOR

Conocida también como goma de plastilina, por estar compuesta por una masilla plástica similar, pero sin ser oleosa; y porque tiene la principal característica de que se puede moldear, permite estirarla, redondearla, generar puntas para borrados precisos, o darle la forma que necesitemos.

Al frotarla contra el papel, no deja “virutas” ni mancha la hoja, por lo que es la más utilizada para borrar carboncillos, grafitos blandos o pasteles.

Como no deja restos, el material queda “pegado” a la goma y se hace necesario cada tanto lavarla con agua y jabón, para eliminar los restos del material.

De nata: Milán CPM5020

Es de todas las gomas de plástico duro, la más suave, versátil y no abrasiva. De hecho, es la única que no daña el papel.

Este modelo de Milán es extra suave y con gran poder de adsorción, es ideal para Bellas Artes.

Gomas vinílicas: Faber-Castell 189535

Estás gomas son libres de PVC y son las más utilizadas para las gomas de diferentes formas ya que el vinilo es un material muy flexible.

Además, estas gomas también se suelen cortar con un cúter, para darle la forma adecuada que mejor nos facilite el borrado. También son las que se utilizan en los repuestos del portagomas.

Las más comunes son las gomas de estas dos familias, de caucho o de plástico duro. También hay otras más específicas como el cojín limpiador, que se utiliza para limpiar los instrumentos de dibujo técnico y de arquitectura; o la goma de borrar eléctrica, para aquellos que les cansa mover la mano de arriba hacia abajo.

Hay muchos tipos de gomas de borrar, la diferencia radica en sus características y en el uso específico para el que están destinadas
Hay muchos tipos de gomas de borrar, la diferencia radica en sus características y en el uso específico para el que están destinadas

¿De dónde viene la gomas de borrar?

Joseph Priestley un día se levantó y frotó un pedazo de caucho sobre un papel y ¡voilá! Descubrió que este borraba las marcas de lápices. Así de casual fue su descubrimiento.

También, antes de la modernidad del caucho, se utilizaba miga de pan como goma. Se dejaba secar una bola de miga de pan y cuando era necesario utilizarla, se mojaba solo la parte a usar y con ella se quitaban los trazos de lápiz. El problema era que el pan, con el tiempo se pudría.

En 1770, un tal Edward Naire también descubrió que el caucho borraba el lápiz de forma accidental, solo que Naire, ni lerdo ni perezoso, las comenzó a comercializar.

Sin embargo, el problema era que el caucho también se pudría, entonces Charles Goodyear (¿les suena? el de los neumáticos), descubrió en 1844 que, al calentar la goma natural con azufre, esta se curaba, se volvía menos pegajosa, más dura y más elástica. Proceso conocido como vulcanización.

El principal componente de una goma es el caucho, que se extrae de un árbol de caucho o Seringueira. También algunas gomas pueden contener titanio o vinilo.

El isopropeno, otro componente que de la goma tiene la capacidad de asociarse estupendamente bien con el grafito de los lápices; es decir que, al frotar la goma, el grafito se “pega” al isopropeno y “se despega” del papel, produciéndose la magia del borrado.

Al frotar muy fuerte, el polímero de la goma se rompe y es como se forman las tan conocidas virutas de goma.

¿Cómo limpio las gomas de borrar?

Uno de los métodos más eficaces es frotar la goma contra una lija para lápices. El material abrasivo de la lija pule la capa sucia de la goma dejándola como nueva.

Otras personas utilizan un cúter, es un poco más peligroso y corremos el riesgo de cargarnos la goma con el corte.

La opción clásica de la que siempre echamos mano es lavar la goma con agua y jabón. Luego las dejamos secar un tiempo prudencial para que no estropeen el papel con el agua.

Última actualización el 2021-09-26 at 08:40 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados