Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Las mejores mochilas para llevar a tu perro cómodo y seguro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos: 4,67 de 5)
Cargando...

Tener perro proporciona grandes satisfacciones, pero también deberes y atenciones. Entre ellas, salir a la calle es una de las prioritarias. El catálogo de productos para mascotas es cada vez más amplio.

No hay prácticamente necesidad específica de la convivencia con el amigo perruno que no tenga correspondencia en el mercado. En este contexto, las mochilas específicas para transportarle ofrecen prestaciones muy útiles.

Entre las seleccionadas, elegimos en primer lugar un modelo en bandolera de la marca Slow Ton por su buen tamaño, bonito diseño y económico precio.

¿Qué ofrecen?

Si hubiera que elegir dos descriptores para vender su utilidad diríamos que comodidad y seguridad.

Es evidente que no están hechas para todas las razas (hay modelos muy específicos con ruedas para mascotas grandes), pero, por ejemplo, son muy idóneas para las pequeñas, cachorros o mascotas que tengan problemas físicos para su desplazamiento.

Como recomendación concreta, si se va por calles muy concurridas de las grandes ciudades, resulta un complemento muy valorado. También para llevarle al veterinario.

No solo son prácticas para el transporte del perro sino que suelen llevar bolsillos o compartimentos que vienen muy bien para meter las llaves, el móvil o la cartera. Del humano, claro está.

Qué tipos hay

Hay en el mercado gran diversidad en función del uso. Destacamos primero tres tipos principales:

  • Convencional: Similares a las que llevan los escolares. Como tal con la misma ventaja, suelen ser muy resistentes, e inconvenientes, si se lleva mucho rato puede molestar en la espalda.
  • Eslinga: Cruzada y más elegante. Como ‘pro’ se tiene al perro a la vista en todo momento, pero son menos resistentes en general.
  • Viaje: Ideada para llevar en el coche, más cerca del transportín y, en consecuencia, más grandes de tamaño.

Además de estas, hay ya algunas mucho más especializadas como mochilas de montaña con tejido resistente a las bajas temperaturas, con transportín y ruedas si la mascota es pesada e incluso homologadas para llevarle en moto.

De qué material

En este apartado destacamos los siguientes:

  • Poliester: El más extendido en este artículo. Como tal, bastante resistente y apto para altas temperaturas. Cuenta con un inconveniente que puede agravarse si es para un cachorro o perro travieso ya que los mordiscos del perro pueden ir deteriorándolo.
  •  Nailon: Un material que tiene como principal la cualidad la resistencia y, por tanto, si se va a usar muy a menudo la mochila puede ser una buena opción pese a que su precio sea más elevado.
  • Algodón: Se usa más en modelos en bandolera que trabajan más el diseño y las formas.
  • Polipropileno: Esta alternativa está muy vinculada a la climatología. No acumula calor y resiste muy bien el agua. Es decir, para climas extremos puede ser una opción.

Ventajas

  1. En caso de altas o bajas temperaturas irá con una mayor protección.
  2. Si ya es mayor permitirá dar paseos más largos (tampoco es conveniente dejarle mucho tiempo dentro, más de dos horas puede ser ya excesivo).
  3. En épocas de celo supone un factor positivo para evitar posibles incidentes por el acercamiento de otros perros.
  4. Por supuesto, no hay forma más idónea de llevarlo a la consulta del veterinario si tiene problemas en las articulaciones o está desganado.

Cómo prepararle

Llegamos en este punto a uno de los principales retos que plantea la compra de la mochila. No es otra que saber si está de acuerdo quien va a ser su usuario. Cada perro es un mundo traducido en carácter. Por tanto, lo que ofrecemos son algunas pautas generales que pueden ayudar a convencerle si es que no se mete él solo porque le gusta su nuevo complemento.

  • Dejar la mochila en el suelo unos días para que la olisquee y se vaya familiarizando con ella.
  • Puede resultar un buen truco dejarle dentro algo a lo que no se resista. Primero siempre en casa hasta que se vaya habituando.
  • Mejor, aunque no sea en bandolera, los primeros días llevarle por delante para que le puedas ver y, sobre todo, que lo pueda hacer él.
  • Si la mochila es cerrada y solo va a asomar la cabeza es preferible hacer antes unos ensayos en casa para ver cómo reacciona.

Una vez se haya amoldado es conveniente también señalar que no se debe abusar de la utilización salvo que sea estrictamente necesario por enfermedad o ya avanzada edad de la mascota. Puede crear un mal hábito que le puede perjudicar en su salud ya que necesita ejercitarse siempre que pueda.

Qué tener en cuenta

  • Tamaño: El primer factor y el más obvio. Tanto que poca explicación implica. Saber medidas y peso para buscar la mochila en la que esté cómodo sin perder por ello seguridad.
  • Acolchado: Importante que tenga relleno en las correas de la espalda y de los hombros para que sea más cómoda. Por poco que pese cuando se lleva ya un rato se empieza a notar.
  • Materiales: Ya hemos citado los tres principales con sus características más destacadas. En función de ellas habrá que calibrar cuál es el que mejor se ahorma a las necesidades.
  • Suavidad: Vinculado al anterior factor. La suavidad del material será fundamental para la comodidad de la mascota.
  • Facilidad de limpieza: Una correcta limpieza y una periódica desinfección son fundamentales para la durabilidad de la mochila. Cuanto más fácil sea el acceso para limpiarla mejor ya que también se previenen posibles infecciones.

Bandolera práctica y elegante: Slow Ton

Abrimos con una opción en bandolera de precio económico, tamaño bastante holgado, aguanta bien hasta los doce kilos, y bonito diseño en línea con esta alternativa.

Resistente y cómoda de llevar (siempre que la mascota esté por la labor). Una ventaja añadida es que, al llevar la cabeza fuera, es una excelente opción para viajar en Metro o trenes de cercanías ya que la mayoría de los perros son más reacios al transportín por la sensación de encierro.

Es un modelo muy práctico que se ajusta de manera muy fácil mediante una hebilla en función de la altura de quien la use. La correa para el hombro viene bien acolchada para que no moleste después de un rato.

Esta fabricada en algodón con la gran ventaja de que se puede meter en la lavadora sin problema. Como adelantamos en la introducción añade un bolsillo frontal para meter algunas de nuestras pertenencias más básicas.

A todas estas características suma un gancho de seguridad para fijar bien a la mascota a través de su collar y que no se caiga por algún percance.

En suma, una óptima alternativa que ganará si el perro pesa menos ya que si se apuran hasta los 10-12 que admite puede resultar cansado.

Entre mochila y transportín: Freesoo

A medio camino entre mochila y transportín. Modelo más adecuado para desplazamiento concreto (viaje, veterinario…) que para pasear por la calle.

Sin embargo, sí es adecuada, con los agarres necesarios y seguros, para llevarle en el portabultos de la bicicleta.

También hay opciones más básicas como cruzar las correas encima del sillín y prensarlo con el peso del cuerpo.

Para evitar la sensación de claustrofobia lleva mallas tanto en el frente como en los lados. El resto es lona resistente tanto al agua como a la luz solar.

También tiene la opción de abrir la parte superior y que saque la cabeza para sentirse más a gusto.

Buena alternativa para viajes de cualquier tipo (incluido en avión) con la advertencia de que es una mochila para mascotas pequeñas, no más de cinco kilos.

Bolso con perro pequeño: Pecute

Un modelo que se puede definir como bolso que admite perro pequeño. Por su diseño es totalmente un bolso de calle, pero con sitio para cachorro o mascota de muy poco peso y envergadura.

Según las indicaciones del fabricante, hasta ocho kilos, pero con algunos menos es cuando mejor se puede lucir.

Su capacidad complementaria es más que apreciable con sitio para botella de agua y todos los complementos más habituales.

Es un bolso muy mullido para que la mascota esté cómoda y lleva una cuerda de seguridad ajustable para que el cachorro o perro pequeño no se caiga. Se puede meter en lavadora.

Muy resistente y cara: Kurgo G-Train

Mochila para mascotas a toda prueba, incluida la del bolsillo porque es bastante más cara que la media de esta gama.

Especialmente indicada para viajes largos ya que uno de los aspectos más destacados por el fabricante es su compatibilidad con las normas de las aerolíneas (aunque recomiendan consultar antes).

Robusta, muy resistente, totalmente acolchada y con una abertura a modo de ventana que alivia a la mascota.

Es también una alternativa muy adecuada para llevarse al amigo perruno de excursión a la sierra o hacer senderismo (su base es impermeable).

Más súper arnés que mochila: Pawaboo

Entra en la categoría de mochila, aunque viene a ser como un súper arnés con el que llevar bien amarrado en la parte delantera o trasera al perro (por ejemplo, para llevarle en bici).

Viene con tallas como las prendas de ropa (entre S y XL) y resulta bastante barata ya que el material utilizado no es mucho.

Las correas se ajustan con clips y el diseño gira sobre las cuatro aberturas habilitadas para meter las patas a la mascota.

Última actualización el 2020-12-15 at 00:52 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados