Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores remachadoras para unir piezas de manera permanente y segura

Las mejores remachadoras para unir piezas de manera permanente y segura
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

La presencia de remaches está tan normalizada en objetos que usamos de manera frecuente que es posible que ni siquiera se repare en su importancia y, por ende, en la herramienta que los lleva a cabo.

De entre las remachadoras aquí seleccionadas hemos situado en primer lugar una manual de Libraton por su eficacia para remaches domésticos, óptimo agarre, buen número de accesorios y económico precio.

Qué es un remache

En síntesis, se puede definir el remache o roblón como un elemento de fijación que se emplea para unir de manera permanente dos piezas sin que sobresalga la tornillería.

Consiste en un tubo cilíndrico (el vástago) que es la parte que se introduce en la boquilla y que está rematado por una cabeza de diámetro para que, al introducir este en un agujero, pueda ser encajado.

Los tipos de cabeza de estos remaches pueden ser alomadas (con forma de loma), avellanada o plana y el material usado acero, aluminio, cobre o latón.

Para qué sirve las remachadoras

Definido el remache, la remachadora es el dispositivo que ejecuta esta tarea que puede ser de muy distinta envergadura. Así, se trata de una herramienta que permite la unión de dos piezas del mismo o distinto material.

En su versión más común, la manual, está compuesta por palancas, cuñas, tornillos y resortes que facilitan la acción de colocar los remaches.

Por su forma, aunque las hay distintas en función del tamaño y función, es similar a un pinza de mayores dimensiones.

Remachadoras: Dónde se usan

Destacamos algunos de los sectores donde más trabaja:

  • Automoción
  • Electrodomésticos
  • Ropa (pantalones vaqueros, por ejemplo)
  • Mobiliario
  • Informática (para las placas, principalmente)
  • Metales laminados
  • Industria militar

Eficaz y económica: Libraton

Como ya hemos resumido al comienzo concurre en este modelo manual una serie de características que acreditan su puesto de privilegio.

Así, se trata de una remachadora de gran rendimiento para remaches domésticos que cuenta con un amplio y ergonómico agarre, viene de serie con un buen número de accesorios y, siempre importante, tiene un precio muy económico.

Además, está fabricada con metal de garantías como es el acero al carbono de dos milímetros con larga vida útil. Por su parte, el mango cuenta con revestimiento de PVC adaptable a la mano para presionar con mayor facilidad.

En cuanto a los accesorios mencionados, viene de serie con cuatro cabezales intercambiables de 2,4, 3,2, 4,0 y 4,8 mm y con las brocas correspondientes a estas medidas.

Una opción de excelente relación calidad-precio que, por el limitado desembolso, no sobrará en una caja de herramientas a poco que se hagan las tareas de bricolaje de la casa.

Muy robusta: KLRS

Sin abandonar la gama de manuales pasamos a una opción sensiblemente más cara, pero asequible, muy robusta y altamente eficaz.

Uno de sus puntos fuertes es el material de fabricación en acero de alta resistencia combinado en los mangos con poliuretano termoplástico (TPU) con buenas cualidades antideslizantes.

Al igual que en el caso anterior incluye un buen surtido de remaches (en total 120) con las cuatro medidas más usadas ya referidas y también las brocas.

La holgada longitud de los agarres posibilita una máxima transmisión de potencia a través de la presión ejercida. Viene en un práctico estuche.

Como hemos señalado, no es de las más baratas en esta gama de manuales, pero si se usa con frecuencia merecerá la pena.

Opción neumática: Seababyhouse

Como ya se apuntaba en la introducción hay remachadoras neumáticas muy compactas y portables que, si se tiene margen económico y se le va a dar un uso intensivo, será altamente eficaz en todo tipo de ámbito.

Es el caso de la que nos ocupa. Cambia el diseño (de cilindro corto similar al de un soplete) como obliga su forma de uso ya que incorpora un compresor en la base que se acciona a través de un gatillo.

Tiene cinco tipos distintos de boquillas para variar diámetros, tres de ellas van en la base, otra en la cabeza de la pistola y una más viene entre los accesorios.

También cambia el material de fabricación ya que se opta por una carcasa de aluminio que redunda en una mayor ligereza.

Incorpora una almohadilla de goma antivibración muy resistente al posible desgaste y a las caídas.

Muy cómoda y cara: RYUNQ

Un modelo ya pensado para el campo profesional ya que la inversión que exige no es menor. Un precio muy elevado para una remachadora que, por diseño, pasa por un taladro.

Si el manejo de estos dispositivos es sencillo en general, en este modelo se supera ya que basta elegir el remache y el sitio y pulsar el gatillo. En unos tres segundos y sin esfuerzo se tendrá el remache.

Una óptima autonomía de uso proporcionada por las dos baterías de iones de litio que incluye de serie y que, según cálculos de fabricantes, darían para unos 800 remaches.

Básica y práctica: Bellota

Rebajas

Retornamos a la normalidad entendida como remachadora manual de precio muy asequible y práctica para tareas convencionales.

Una herramienta fabricada en acero con aleación de aluminio y mangos antideslizantes revestidos de PVC.

Se adapta a los remaches de cuatro medidas muy utilizadas (2,2, 2,4, 4,0 y 4,8 mm), su peso está en unos 700 gramos y sus medidas son 340 x 125 x 30 mm.

Cómo funcionan las remachadoras

En el caso de las manuales, las más básicas y domésticas, mediante presión. Se coloca el remache adecuado en la boquilla y se ejerce presión con las manillas hasta que el vástago se desprenda por sí mismo.

Qué tipos de remachadoras hay

Por su forma de uso distinguimos cuatro principales:

  • Manuales: Ya hemos detallado sus características. Añadir que son las más sencillas de usar y las más económicas.
  • Neumáticas: Funcionan con aire comprimido. Basta apretar el gatillo para que expulsen con gran fuerza el remache.

Están, en su mayoría, acotadas al ámbito profesional y son las más adecuadas, entre otras tareas, para remachar planchas de metal.

Sin embargo, también hay opciones compactas que serán muy útiles para bricolaje avanzado por un precio razonable.

  • Eléctricas: Como es propio de las herramientas de este tipo tienen más potencia que las manuales, pero precisan toma de corriente y son más caras que las manuales.
  • De batería: También las hay muy potentes, aunque todavía más caras, y tienen la ventaja de la autonomía que proporcionan.

Esto en cuanto al modo de uso ya que hay otras tipologías por especialidades, caso de las remachadoras de tuercas, o por el ámbito de trabajo. Así, encontramos de columna o bancada ya en el sector industrial.

Modo de uso

Aportamos algunas recomendaciones para el uso de la manual:

  1. Primero, usar guantes y tampoco sobran gafas de protección
  2. Si las piezas a unir no están perforadas hay que hacer los orificios con la broca adecuada para el posterior remache
  3. Escoger el remache y comprobar que entra de manera correcta por los agujeros teniendo en cuenta que la referencia es la cabeza y no el vástago
  4. Elegir la boquilla adecuada al vástago del remache
  5. Introducir la cabeza del remache teniendo en cuenta que atraviese las dos piezas
  6. Meter el vástago en la boquilla
  7. Presionar los mangos de la remachadora hasta que se desprenda el vástago

Qué tener en cuenta

  • Uso: Ya hemos detallado los tipos que hay. Normalmente, para el ámbito doméstico una remachadora manual resultará suficiente. Si se es de bricolaje avanzado y se tiene margen la eléctrica o a batería mejora prestaciones. La neumática se reserva para trabajos de mayor envergadura en su versión industrial, aunque hay modelos compactos y muy portables.
  • Manejabilidad: O, lo que es lo mismo, buena ergonomía para una herramienta, la manual, en la que hay que ejercer bastante presión.
  • Peso: No es un hándicap en las manuales ya que son ligeras. En el ámbito industrial las hay muy pesadas.
  • Material: Como es obvio dado su cometido hay que buscar un metal resistente. En el caso de las manuales el acero con buenos revestimientos antideslizantes en los mangos es una excelente opción.
  • Extras: Muy variados. Una buena opción es un maletín que contenga boquillas intercambiables y un buen número de remaches de distintos diámetros.

Última actualización el 2024-02-29 at 07:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados