Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores voltímetros para controlar con garantías el suministro energético

Los mejores voltímetros para controlar con garantías el suministro energético
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

A estas alturas es un reto complicado imaginarse un mundo sin tecnología como imposible es que esta funcione sin un amplísimo catálogo de accesorios que resultan imprescindibles. Es el caso de los destinados a garantizar el suministro de energía en adecuadas condiciones.

De uno de ellos, el voltímetro, nos ocupamos. La evolución tecnológica ha supuesto un paso más en este dispositivo que ha desembocado en los conocidos como multímetros digitales que aúnan, además de la función estricta del voltímetro, otras adicionales y que son los más extendidos en la actualidad.

Qué es y para qué sirven los voltímetros

Es un instrumento de medición de la diferencia de potencial o tensión entre dos puntos de un circuito eléctrico.

Para cumplir con su objetivo se tiene que colocar en paralelo o, lo que es lo mismo, en derivación sobre los puntos entre los que se realiza la medida. Cumple pues la función de determinar el voltaje.

Cabe recordar que el voltaje es la energía potencial eléctrica por unidad de carga, responsable de la conducción de una corriente de un electrón a otro.

Qué utilidades tiene

Aunque ya hemos señalado para qué sirve como concepto, no está de más especificar algunas utilidades:

  • Mide voltajes, corriente continua y la continuidad (existencia de un camino completo para el flujo de la corriente, la resistencia o los transistores)
  • Mediciones y ensayos precisos en un amplísimo catálogo de dispositivos electrónicos
  • Pruebas de batería

Cómo funcionan los voltímetros

De manera muy sencilla. Basta con conectar los dos terminales en los puntos del circuito eléctrico de los que se quiere averiguar la diferencia de potencia.

Se debe conectar el terminal positivo en el punto de mayor voltaje y el negativo en el de menor tensión.

Como recomendación, es importante usar este dispositivo con material aislante y evitar tocar partes cargadas eléctricamente para evitar descargas.

Qué tipos hay

Destacamos las dos grandes opciones:

  • Analógicos: Indican el valor de la tensión media a través de una aguja y, por tanto, necesitan que alguien haga la lectura del valor medio. Como ventaja son más precisos, pero se tiene más riesgo de error en la lectura.
  • Digitales: Miden la diferencia de potencial y la reflejan en una pantalla. Una de sus grandes ventajas es la multifuncionalidad ya que pueden medir otros parámetros como la intensidad o el valor de una resistencia

Nuestra selección de voltímetros

Práctico y económico

Como ya hemos señalado, los voltímetros ‘enriquecidos’, por decirlo de alguna manera, bajo la denominación de multímetros, son los dispositivos que en la actualidad están más extendidos.

Es el caso del modelo líder que suma a su versatilidad la eficacia en las mediciones, precisión correcta para su gama y un precio muy económico.

En detalle, en lo relativo a sus funciones, este multímetro digital tiene la capacidad de medir tensión tanto en corriente alterna (CA) como continua (CC), amperios en continua, resistencia, continuidad y medición de diodos.

Uno de sus puntos fuertes es la seguridad con fusibles dobles y protección contra sobrecargas en todos los rangos.

También incorpora interesantes complementos como pantalla retroiluminada, un pequeño soporte plegable en la parte de atrás para mantenerlo de pie y capacidad de retención de datos.

Ágil muestreo

En la misma línea que el modelo líder tanto en características como en precio. Mide tensión CA/CC, corriente en el caso de la continua, continuidad, resistencia y diodos.

Rebajas

Cuenta con pantalla retroiluminada con una velocidad de muestreo en el visor de tres veces por segundo y una buena precisión en las mediciones de parámetros.

Es altamente práctico para llevar a cabo diversas tareas con enchufes domésticos, fusibles, baterías de vehículos, localización de averías en circuitos o comprobación de componentes electrónicos en sectores como la automoción.

En el apartado de la seguridad también cumple de manera satisfactoria con mecanismos internos para evitar las sobrecargas y complementos externos, como funda de silicona, para aislar el dispositivo y evitar descargas.

Recargable y multifuncional

Una opción de la misma marca que la líder, pero de más alta gama que, como es lógico, se refleja de manera clara en un precio sensiblemente más elevado.

A cambio grandes prestaciones que serán de gran utilidad en ámbitos ya profesionales vinculados a la electrónica.

Para empezar, es recargable, lleva la batería integrada y no es necesario comprar pilas ya que basta con cargar las que trae de serie.

Su uso es muy intuitivo y sencillo gracias a que en el frontal lleva dos tomas para introducir las clavijas negra y roja, correspondientes al terminal de entrada negativo y positivo que usan normalmente estos colores de referencia.

Se puede usar para medir con precisión voltaje de CA y CC, resistencia, continuidad, corriente de CA y CC, capacitancia, frecuencia, diodo, ciclo de trabajo y hasta temperatura.

Comprobaciones simultáneas

Uno de los aspectos más destacados de este multímetro es su capacidad para realizar tareas simultáneas y otro es su elevado precio muy por encima de la media, aunque merecerá la pena en ámbitos profesionales concretos.

Así, incorpora la función de medida de baja impedancia conocida como Vchek LoZ para realizar comprobaciones simultáneas de la tensión o la continuidad.

Tiene también registro de valores mínimo/máximo para detectar fluctuaciones de la señal y, como característica destacada respecto a otros modelos, una pantalla de notables dimensiones para ver fácilmente las precisas mediciones que ofrece.

Versión analógica

No podía faltar una versión clásica y analógica para cerrar en formato de pequeño panel con su correspondiente aguja que resulta muy claro y fácil de leer.

Está fabricado de plástico de alta resistencia con unas dimensiones de 6,2 x 5,4 x 5,7 cm y una máxima ligereza (apenas 66 gramos). Se puede meter en cualquier bolsillo.

La medida de voltaje oscila entre 0 y 15 V con una precisión, una de las ventajas de los analógicos sobre los digitales, de 2,5.

Qué tener en cuenta de los voltímetros

  • Fiabilidad: Como ya hemos señalado, la precisión de los analógicos es generalmente mayor que la de los digitales. El parámetro se denomina también con el anglicismo ‘accuracy’ (exactitud) y, en el caso de estos dispositivos, se refiere al máximo error que puede darte el voltímetro al calibrar un valor.
  • Lectura: Viene determinada por el número de dígitos que es capaz de ofrecerte el voltímetro en el caso de las pantallas digitales. Cuantos más ofrezca, más afinará.
  • Impedancia: Es una medida de oposición que presenta un circuito a una corriente cuando se aplica una tensión. Mientras mayor sea la impedancia de entrada, menos se verá afectado el circuito que se calibra. Así, para usos más domésticos una impedancia de 1 megaohmios será suficiente, mientras que para trabajar en circuitos electrónicos se precisarán equipos con una impedancia de entrada de 10 Mohm.
  • Conectividad: En estos tiempos prácticamente ningún dispositivo escapa a sus aplicaciones informáticas. Con un buen sistema de conexiones externas se podrá acceder a las lecturas desde cualquier terminal.
  • Extras: Hay distintas opciones que muchas veces convergen en el mismo dispositivo en función de su gama. Destacamos como ejemplos el visor iluminado para lecturas con poca luz, capacidad de memoria, funciones adicionales ya mencionadas o protectores contra los golpes y salpicaduras.

Última actualización el 2024-02-25 at 17:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados