fbpx Los mejores relojes GPS para correr (Actualizado: noviembre 2019) · CompraMejor.es Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Por ejemplo: robot aspirador, auriculares inalámbricos, rizador de pelo.

Los mejores relojes GPS para correr

OhsaPGIL
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos: 2,60 de 5)
Cargando…

Si eres un aficionado al running o por el contrario un corredor más experto, habrás echado en falta controlar el tiempo que le dedicas a correr y la distancia que recorres.

Siempre está la opción de un pulsera de actividad o un smartwatch, pero no es lo mismo. Los fanáticos del running necesitamos un aparato específico que se adapte a nuestro entrenamiento.

Los relojes con GPS han sido diseñados pensados exclusivamente para correr. Los expertos han elegido algunos de entre los tantos modelos de grandes marcas dedicadas a éstos relojes. No son relojes económicos, por eso el ganador es el que mejor cumple con la relación calidad- precio, el Polar M800 HR. Para optar por el resto de las opciones, ya es algo que tendremos que dialogar con nuestro presupuesto.

¿Por qué un reloj GPS para correr?

Para poder llevar un registro fiable de todos los datos que queremos controlar mientras corremos, hace falta recurrir a un reloj con GPS incorporado. Si además el dispositivo nos brinda otras prestaciones como monitorizar las pulsaciones cardiacas, mucho mejor.

Debemos tener en cuenta varios factores a la hora de elegir un reloj con GPS para correr, ya que hoy en día la oferta es muy grande y tentadora, pero lo más importante a la hora de elegirlo es tener bien presentes nuestras necesidades y buscar el que mejor se adapte a ellas.

Al elegir el reloj con GPS nos toparemos con otros dispositivos que también nos permiten monitorear los valores de la actividad física realizada. Estos dispositivos son los smartwatches y las pulseras de actividad. Ahora bien, estos dispositivos no son tan precisos como los relojes con GPS o la información que ofrecen no es tan completa, en ocasiones tampoco es la necesaria para monitorear la actividad física realizada.

Además de monitorizar los datos relacionados a cuando corremos, la mayoría permiten registrar la información de otras actividades deportivas, como puede ser el ciclismo o la natación, siendo compatibles con otros sensores necesarios para aportar más información de la actividad realizada.

Como registran una gran cantidad de datos, pueden ayudar a los corredores amateur a formar su rutina de ejercicio; mientras que a los corredores más avanzados los ayudará a realizar una métrica más específica y precisa requerido para su alto nivel de exigencia, mejorar su rendimiento y potenciar sus entrenamientos. De ahí la gama de modelos, desde los más básicos y a la vez más económicos, a los modelos tecnológicamente más avanzados. En ambos casos, la precisión de las mediciones suele ser muy alta e igual de eficaz.

Recomendaciones

A la hora de comprar un reloj con GPS para correr, hay que tener en cuenta los diferentes parámetros:

  • Sensor GPS: La mayoría ofrecen muy alta precisión y rápida conexión con los satélites. La información aportada viene dada por un sistema de triangulación de datos que nos brindan dos o tres satélites. Nos permitirá conocer nuestra localización de forma continua, el recorrido realizado, las paradas, la distancia y las pendientes transitadas durante el entrenamiento. Dependiendo el modelo, podremos guardar las rutas o puntos concretos de ellas, compararlas entre sí o incluso retomar alguna de ellas para futuros entrenamientos.
  • Sensor óptico para medición de ritmo cardíaco: Cada vez son más los dispositivos que lo incorporan, otros modelos permiten además enlazar el reloj GPS con la banda pectoral para ofrecer una medición más precisa sobre todo en entrenamientos de alta intensidad; aunque las bandas tienden a desparecer, debida la precisión de los sensores incluidos en relojes o pulseras de actividad.
  • Volumen máximo de oxígeno (VO2max): Se vale del sensor de ritmo cardíaco y permite medir la capacidad aeróbica que posees. Podremos adaptar los entrenamientos de acuerdo con nuestra frecuencia cardiaca, para que sean mucho más eficaces y calcular el tiempo de recuperación necesario, evitando así el riesgo de sufrir lesiones por sobreesfuerzo.
  • Otras mediciones: Algunos dispositivos de alta gama para running pueden ofrecer datos como la cadencia (pasos por minuto), la oscilación vertical o el tiempo de contacto de los pies con el suelo, entre otras medidas. También pueden montar sensores como acelerómetros que junto con los datos ofrecidos por el GPS pueden mostrar información adicional de altitud, distancia recorrida, velocidad e incluso marcarte el ritmo de carrera siendo de gran ayuda.

La gran mayoría de los relojes GPS son resistentes al agua, pero algunos soportan mayores profundidades que otros, dato necesario para la práctica de natación o triatlón.

Los relojes permiten conectarse mediante Bluetooth o WiFi al Smartphone volcando los datos en una APP. Con los datos obtenidos y los gráficos podremos analizar y comparar nuestro entrenamiento en el tiempo.

En caso de que queramos enlazar el reloj GPS con otros dispositivos o sensores externos, debemos asegurarnos de su compatibilidad. Por ejemplo, hay sensores que permiten conocer la cadencia del ciclismo y suelen ser útiles para los corredores de triatlón. Los sensores externos más compatibles son los que cuentan con tecnología ANT+.

¿Qué uso le quieres dar? En el mercado existe un gran abanico de prestaciones. En función de tu nivel y las necesidades de entrenamiento que tengas, puedes recurrir a modelos más simples o complejos. Si eres principiante en el mundo del running, un exceso de datos puede confundirte más que ayudarte a mejorar tus capacidades.

La complejidad de los parámetros que queramos medir y las necesidades que tengamos, estará vinculada con el costo del reloj GPS. El rango de precios para adquirir un buen reloj oscila entre los 50 € los más básicos y los 600 € los más tecnológicamente avanzados, dependiendo como ya comentamos.

El favorito: Polar V800 HR

Si el Polar M400 ya era considerado como la mejor combinación de calidad, prestaciones y precio para salir a correr, el Polar V800 HR todavía mejora la apuesta de esta empresa finlandesa para competir en el segmento de los mejores relojes GPS para salir a correr.

La batería, una de sus grandes virtudes, está pensada para funcionar las 24 horas del día los 7 días de la semana. Y para quienes no tengan intención de hacer demasiado deporte, el reloj les facilita un registro continuo de pasos, distancia recorrida, velocidad y calorías quemadas, logrando un seguimiento mucho más exhaustivo y preciso de nuestra rutina física.

Y para quienes tengan como primer objetivo adelgazar, el Polar V800 controla estupendamente el consumo de calorías. Lo hace con su ‘Smart Calories’, un contador de calorías que se basa en la intensidad de la actividad que realicemos, pero que además tiene en cuenta otros parámetros como nuestro peso, altura, edad y sexo.

Una de las características que más destacan tanto los expertos como los usuarios es la alta precisión del GPS que lleva integrado. En este sentido, es ideal para el seguimiento de rutas de senderismo o btt, o para la grabación de las sesiones.

Facilita también los datos referentes a la localización, altura… que se complementan con la brújula que lleva.

Lo único malo es el tiempo que el GPS del Polar V800 tarda en localizar los satélites al comenzar la excursión. Luego, eso sí, resulta muy preciso a la hora de mostrar una ruta, junto con la altitud, el ascenso y el descenso, las velocidades, el tiempo, la distancia y la frecuencia cardíaca.

Por cierto que una de las grandes novedades de este modelo es lo que han dado en llamar ‘la prueba ortostática. Una manera fiable de que podamos conocer nuestro estado de forma en cada momento.

El V800 testa cómo responde la frecuencia cardíaca al entrenamiento. Y si repetimos la prueba con regularidad podremos conocer nuestra evolución.

En la misma línea tiene la función “Fitness test”, que es la encargada de medir la capacidad aeróbica en reposo y el consumo máximo de oxígeno (VO2max). Para un buen runner estos aspectos son fundamentales, porque nos permiten conocer nuestro rendimiento y eficiencia, además de trazarnos nuevos objetivos que nos motiven a ir por más.

Por cierto que este reloj incluye también métricas para la natación, que nos permiten saber los largos que llevamos en una piscina, aunque no hagamos giros olímpicos, o la distancia recorrida en el agua. Algo bastante valioso para quienes deciden entrenarse con decenas de largos y suelen perder la cuenta con cierta facilidad.

Sensor de pulsaciones

El Polar V800 sustituye el sensor de pulsaciones H7 por el nuevo modelo, H10 HR, que le permite obtener datos más precisos. Y además es más cómoda, ajusta mejor, y será más duradera gracias a su nueva terminación.

La correa de frecuencia cardíaca se conecta al reloj mediante bluetooth, y es impermeable, por lo que permite que el reloj también registre la frecuencia cardíaca cuando nadamos.
Otra cuestión importante es que la mayoría de las configuraciones están en el reloj, por lo que no es necesario estar todo el tiempo sincronizándolo el ordenador.

Y todos los datos están en el diario del reloj durante al menos un mes, por lo que se pueden consultar sin necesidad de la aplicación.

Claro que la aplicación muestra gráficos y es mucho más atractiva y visual. Pero si lo que busca es el dato, las estadísticas básicas están en el reloj.

Y si es de los que prefieren sacarle partido a los datos y regodearse con ellos, todos los que obtengamos podremos descargarlos en la APP para el móvil y en la web “Polar Flow”.

No se trata solo de tener el registro de nuestra actividad, sino que la web se valdrá de los datos de nuestro rendimiento para brindarnos análisis y consejos motivacionales que nos ayuden a mejorar. Incluso podemos modificar las preferencias de visualización de la información.

Tanto en el reloj como en la APP y web, podemos seleccionar el perfil de deporte que realicemos, es decir que el reloj nos valdrá para correr y para otras actividades que queramos combinar como ciclismo o natación, puesto que es sumergible hasta 30 m.

Si nos preocupa mantenernos comunicados mientras nos ejercitamos, no será un inconveniente, puesto el reloj se enlaza al móvil para que podamos contestar llamadas entrantes, recibir mensajes y notificaciones.

Además, aunque esto ya lo hacía el m400, podremos trazar un objetivo de actividad diario para que el reloj se encargue de ayudarnos a cumplirlo, con la ya conocida alerta de inactividad: avisa cuando estamos mucho tiempo sentados sin movernos.

Finalmente, una cuestión importante, sobre todo para quienes no son amigos de leer los libros de instrucciones, es que la guía paso a paso es tan clara y concisa que se puede crear una cuenta en línea y descargar la aplicación en el móvil sin problemas. Es un reloj bastante intuitivo y uno se familiariza bastante rápido con sus pocos botones. Aunque ya se sabe que en este aspecto siempre hay excepciones y habrá quién no considera tan sencillo ‘estrenar’ un Polar V800.

Para cargarlo, y quizás sea de lo peor de este modelo, debemos valernos pura y exclusivamente del cable que trae incorporado. Pero como el puerto USB en éste dispositivo no es un punto muy fuerte…

Polar M400 H7 HR Sensor

Rebajas

Equipadísimos para salir a correr, y con la mejor combinación calidad, prestaciones y precio. El Polar M400 trae consigo un sensor de pulsaciones H7 HR para obtener datos mucho más precisos.

Valiéndonos del GPS integrado al reloj podremos saber la ruta que realizamos cuando salimos a correr, además de conocer nuevas rutas y que con solo un botón el reloj nos oriente al punto de inicio. Con los sensores y el altímetro integrados en combinación con el GPS, nos permitirá monitorear y vincular los datos de distancia recorrida y velocidad; por esto es que es ideal para aquellos que nos gusta potenciar el rendimiento al correr.

Está pensado para su funcionamiento las 24 horas del día los 7 días de la semana. Nos facilita un registro continuo de pasos, distancia recorrida, velocidad y calorías quemadas, logando un seguimiento mucho más exhaustivo y preciso de nuestra rutina física.

Además podremos trazar un objetivo de actividad diario, para que el M400 se encargue de ayudarnos a cumplirlo; incluso tiene una alerta de inactividad, que nos avisa si estamos mucho tiempo sentados sin movernos, para que nos activemos y cumplamos el objetivo diario.

Valiéndonos de la conexión Bluetooth, podemos enlazar la banda pectoral Polar H7 HR y controlar de forma mucho más precisa la frecuencia cardiaca durante el entrenamiento; se valdrá del sistema “Running Index” para monitorear el nivel aeróbico junto con las pulsaciones durante el trayecto. En la misma línea, la función “Fitness test” es la encargada de medir la capacidad aeróbica en reposo y el consumo máximo de oxígeno (VO2max). Para un buen runner estos aspectos son fundamentales, porque nos permiten conocer nuestro rendimiento y eficiencia, además de trazarnos nuevos objetivos que nos motiven a ir por más.

La pega que han encontrado los expertos es en la calidad de la cina de la banda, al llevarse sobre el pecho y estar en contacto con el sudor, con el tiempo tiene a estropearse.

Cuando salimos a correr obviamente quemamos calorías, que luego deberemos reponer para lograr un buen rendimiento de forma constante. Cuenta con un “Smart Calories”, un contador de calorías que se basa en la intensidad de la actividad que realicemos, pero que tiene en cuenta otros parámetros como nuestro peso, altura, edad y género.

Todos los datos que obtengamos, podremos descargarlos en la APP para el móvil y en la web “Polar Flow”. No se trata solo de tener el registro de nuestra actividad, sino que la web se valdrá de los datos de nuestro rendimiento, para brindarnos análisis y consejos motivacionales que nos ayuden a mejorar. Incluso podemos modificar las preferencias de visualización de la información.

Tanto en el reloj como en la APP y web, podemos seleccionar el perfil de deporte que realicemos, es decir que el reloj nos valdrá para correr y porque no, para otras actividades que queramos combinar como ciclismo o incluso natación, puesto que es sumergible hasta 30 m.

Si nos preocupa mantenernos comunicados mientras nos ejercitamos, no será un inconveniente, puesto el reloj se enlaza al móvil para que podamos contestar llamadas entrantes, recibir mensajes y notificaciones.

Para cargarlo debemos valernos pura y exclusivamente del cable que trae incorporado, el puerto USB en éste dispositivo no es un punto muy fuerte.

Otras opciones

Garmin Forerunner 235

Rebajas

Otro gran reloj de entrenamiento aunque por el doble de valor que el Polar. Es compatible tanto con GPS como con GLONASS (la análoga rusa al GPS).

Podremos saber el ritmo, los pasos, la distancia y el tiempo de nuestros recorridos; pero no solo eso, también nos alertará en tiempo real con notificaciones de audio sobre el entrenamiento.

Olvidémonos del “hoy no salgo porque llueve”. El Garmin tiene un acelerómetro integrado que diferencia cuando corremos en un circuito o en la cinta, gracias a los datos de distancia y ritmo. Definitivamente no tendremos excusa alguna, nos permite conocer de antemano el pronóstico del tiempo y las condiciones meteorológicas actuales, alertándonos en tiempo real.

Con el sensor óptico que se encuentra detrás del reloj mediremos la frecuencia cardíaca. En la interfaz de la pantalla, nos mostrará mediante números y distintos colores en que zona de frecuencia cardíaca estamos, cuánto más bajas nuestras pulsaciones, más baja será la zona de frecuencia. Esta interfaz gráfica, es muy útil porque permite un rápido vistazo de nuestro estado.

A algunos expertos la precisión del pulsómetro no los ha convencido del todo, quizás al estar en la muñeca no sea tan preciso como uno que se ubica en el pecho, pero claro que si preferimos prescindir de la banda pectoral, no es mala opción. A otros en cambio les ha parecido extremadamente sensible, pudiendo en algunos casos detectar pulsaciones erróneas en tiempos de descanso.

Como todos los relojes de éste tipo, quieren vernos activos, pasada una hora sin registrar movimiento, el reloj nos alertará para que demos unos pasos.

Claro que se trata de un reloj GPS muy completo, y nos rinda además el cálculo de calorías que hemos quemado; y como la actividad física también engloba un descanso reparador, tiene un monitor de sueño que nos informa sobre las horas y la calidad del descanso.

Si de objetivos a cumplir va la cosa, también desde la aplicación podremos descargar sesiones y planes de entrenamiento personalizados.

No podría estar exento y no contar con una APP que permita visualizar aún mejor los gráficos, puesto que la calidad de pantalla del teléfono es excelente. Gráficos, tablas, mapas nos permitirán saber todo lo relacionado a la actividad que hayamos realizado. Mediante la función “Live Track” podemos comparar nuestros resultados en tiempo real.

Un aspecto mejorable, es la duración de la batería, normal que con tantas prestaciones on-line y en tiempo real, dure poco más de 12 horas.

La interfaz del reloj es personalizable, podremos seleccionar que campos de datos ver, e incluso descargar aplicaciones y widgets desde “Connect IQ”.

Otras funciones extras, nos permiten poder subir nuestros logros a las redes sociales desde el reloj; y controlar la música que escuchamos mientras realizamos actividad física.

TomTom Runner 3 Cardio

EL GPS del reloj TomTom no es muy distinto al Garmin, nos dará información sobre la velocidad, el ritmo, la distancia y ubicación en tiempo real; pero lo que a los expertos les pareció interesante, es que todos éstos datos se pueden volcar a un mapa en la APP, podremos ver en el mapa, datos específicos de nuestro entrenamiento en ciertos puntos del recorrido. Podremos optar también por la exploración de rutas, que nos brindará alternativas sobre cuales rutas de entrenamiento probar.

La característica más llamativa es la posibilidad de calcular nuestra “Edad fitness”, realizando una valoración de nuestro consumo de oxígeno con las medidas globales para nuestra edad y sexo. No se trata de alguna medida como el IMC, pero es un buen diagnóstico, con parámetros propios, que podremos mejorar con el ejercicio periódico que realicemos, claro que también la podremos comparar con otros runners. Además éste dato nos sirve para ver nuestra respuesta frente a carreras de larga duración con respecto a las de velocidad.

También cuenta con la posibilidad de seleccionar nuestro propio entrenamiento personalizado, de acuerdo también con nuestra “edad fitness”; como si fuera un personal trainer, nos irá indicando paso a paso todo lo necesario para alcanzar las metas de entrenamiento. Incluso podremos diagramarlo de acuerdo a intervalos, un modo de carrera, un tiempo de recuperación, otro modo de carrera larga, etc.

Lógicamente como su nombre lo indica, cuenta con un sensor para controlar la frecuencia cardíaca. También incluye un contador de calorías y la posibilidad de monitoreo del sueño.
Es muy versátil, apto para correr pero también puede valernos para ciclismo, ir al gimnasio o natación (resistente al agua hasta 5ATM); por si estamos pensando en ampliar nuestros horizontes al mundo del triatlón.

Como el resto de los relojes, podremos descargar los datos a una web y una APP para realizar un seguimiento con información detallada y en profundidad de nuestros entrenamientos.

Para algunos expertos, la duración de la batería no es la que afirma el fabricante, realizando un entrenamiento largo y con el tope de sus funciones, la autonomía rondará las 8 horas.

La gran desventaja con el TomTom no está en sus prestaciones sino en la calidad del diseño de su correa, a muchos expertos al poco tiempo de su uso presenta signos de desgate o incluso se han roto. Podremos hacernos con una nueva correa claro, pero no es una marca económica y sus repuestos siguen la misma línea.

Suunto – Traverse

Si nos gusta realizar senderismo y además combinarlo con el running, éste es el reloj que estamos buscando.

Al correr por lugares que no son los habituales podremos perdernos con facilidad, para evitarlo, la marca finlandesa nos permite diagramar las rutas de acuerdo a mapas topográficos para no desviarnos del camino y mantenernos siempre en ubicación mediante el GPS – GLONASS.

Por tratarse de un reloj pensado para las alturas, cuenta con un altímetro barométrico que nos permitirá conocer al detalle datos como la latitud y la longuitud, del punto en el que nos encontramos.

A diferencia de los mapas de rutas que ofrecen otros relojes GPS, el Suunto incorpora los de la comunidad “Suunto Movescount” denominados “mapas de calor”, cuya base son los movimientos realizados con mayor frecuencia por los miembros de la comunidad, una información extra que se agradece, sobre todo en rutas que con otros sistemas de información parecerían poco transitadas.

Claro que también cuenta con otros mapas topográficos para que podamos planear libremente nuestra propia ruta y quizás innovar nosotros mismos en un nuevo “mapa de calor”, al compartirlo con el resto de la comunidad incluso en tiempo real.

Al estar en medio de un sendero o de la montaña, el enfocarnos en el entrenamiento puede que nos haga perder la noción del tiempo, la función que nos avisa del amanecer y de la puesta de sol será de estupenda utilidad en éstos casos; de la misma manera en que nos alertará ante una posibilidad de tormenta o cualquier otro cambio meteorológico o de presión atmosférica.

La interfaz de la APP y la web es completísima, podremos crear imágenes en movimiento con los datos que tengamos sobre nuestra velocidad, ubicación, etc.; incluso realizar una película con datos en 3D para compartir con otros miembros de la comunidad “Movescount” o por redes sociales, vamos una pasada.

Claro que la complejidad del Suunto al principio puede jugarnos una mala pasada, su funcionamiento no es tan intuitivo, pero bastará con un poco de experiencia práctica, nada más.

Amazfit Bip

Una opción bastante económica al resto de los modelos, pero que cumple con lo básico. Si nos estamos iniciando en el mundo del running y de los relojes GPS, el Amazfit Bip no es una buena opción.

Cuenta con una buena tecnología GPS: un acelerómetro de 3 ejes, sensor geomagnético, barómetro y brújula. Con toda ésta tecnología podremos tener datos sobre el tiempo, la velocidad, le ritmo, la longitud del paso y la elevación que tomemos en caso de cuestas.

Entre sus funciones también nos permite combinar todos los datos del recorrido con el monitoreo de la frecuencia cardiaca y las calorías consumidas.

Nosotros descansamos, pero el reloj no. Mientras dormimos nos realizará un seguimiento del sueño, para que tengamos datos sobre cuánto tiempo dormimos, las fases de sueño ligero y profundo y las veces que nos despertamos por la noche.

Tiene una clasificación IP68, es decir resistente al polvo, lluvia y salpicadura, pero no debemos confundirnos y pensar que es sumergible. Puede valernos tanto para correr como para andar en bici, pero ¡no es sumergible!

El diseño es muy sobrio y su interfaz muy sencilla; nos ayudará en la visualización de todos los datos y también nos permitirá ver las alertas del móvil. Uno de los relojes más livianos, pesa alrededor de 31 gramos, dato no menor a la hora de hacer ejercicio.

Lo que más han echado en falta los expertos es un manual de instrucciones.

Para chequear nuestro rendimiento a lo largo del tiempo, nos valdremos de la aplicación “MI fit”; ¿les suena?, claro es el reloj deportivo de Xiaomi, o mejor dicho su sub-marca Huami.

Última actualización el 2019-11-22 at 03:50 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados