Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores baberos

aKkIgqDL
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

El babero es una prenda que acompaña al recién nacido desde el minuto uno y durante las etapas de crecimiento. Evita que el nene se manche si regurgita durante la lactancia; protege de la humedad y le mantiene seco a partir de la dentición; ayuda a limpiar la cara y a recoger la comida que se cae cuando empieza con sus primeras papillas; y, por último, sirve de “coraza” para que explore con la comida sin remilgos y los papás no tengan que frotar y frotar la ropa sucia. En definitiva: el babero salvará al bebé de pringarse y, para eso, el mejor modelo el de BabyBjörn.

Aunque no es el único que ofrece calidad y resistencia. En el mercado hay otros modelos que se describen y comparan a continuación, pero antes hay que saber algunos aspectos importantes:

  • El primero es el sistema de cierre. Los tradicionales son los que se anudan detrás del cuello mediante unas cuerdas, aunque no se recomiendan porque son complicados de poner si el niño no está por la labor y puede lastimarse el cuello al tirar de ellos. Los que más se ven ahora en el mercado son los baberos con cierre de velcro, ya que son fáciles de poner y quitar. También los hay con cuello elástico que se meten por la cabeza; por último, están los baberos de corchetes, con varias posiciones para ajustarse.
  • El segundo es el tamaño. Si el babero no es lo suficientemente grande entonces no servirá de nada y las lavadoras se seguirán multiplicando. Sus dimensiones deben cubrir la parte del pecho del bebé, tanto por ancho como por largo. Para los bebés pequeñitos o en épocas de dentición no hace falta ponerles un megababero; en esos casos hay diseños tipo bandana con los que, además de secos (babean mucho) irán guapos.
  • El tercero es la impermeabilidad. El babero ideal es aquél que es impermeable tanto por fuera como por dentro porque el niño ni se mancha ni se moja y se limpia de una sola pasada. Sin embargo, surge un “problemilla” si los papás no están atentos. Puede que la comida que se le caiga o escupa al bebé (vía pedorreta), acabe deslizándose en busca de su objetivo, la ropa o el suelo, que es justo de lo que se intenta evitar. Por eso existen diferentes tejidos que se adaptan al niño, según lo guerrero que sea: 100% algodón para proteger la piel; de algodón por fuera y plástico por dentro, para los tradicionales; de silicona, para que se adapte bien al cuerpo; y de plástico, para las batallas campales.
  • El cuarto y último es el diseño. En este apartado no hay nada escrito, ya que existen para todos los gustos y colores.

Para ayudar a los indecisos se han seleccionado cinco modelos, de diferentes estilos y con precios que oscilan entre los 8 y los 22 euros.

El favorito: BabyBjörn babero mangas

La bata de BabyBjörn para comer y pintar es la favorita de padres y expertos por su gran resistencia y durabilidad. Es apta para bebés desde los 8 meses y hasta los 3 años, por lo que abarca la edad conflictiva.

Este babero está muy demandado por guarderías y colegios para la vuelta al cole porque se cierra por detrás con corchetes y cubren al niño a la niña por completo. De hecho, lleva mangas con terminación elástica para que no entre nada de nada.

Su tejido impermeable es transpirable y, al no tener ninguna costura donde se incruste la comida, hace más fácil la limpieza a mano (en el momento a poder ser) con una toallita o trapo húmedo o en la lavadora para un lavado exhaustivo. Su resistencia al lavado es otro de sus puntos fuertes ya que muchos baberos impermeables o de plástico se acaban cuarteando y se quedan duros.

Todo el material del babero BabyBjörn ha sido fabricado en plástico resistente sin BPA, que es suave para la piel del niño y resulta totalmente inofensivo en caso de llevarlo a la boca.

Los clásicos: JT Amigo, baberos de bebé impermeables

Con este gracioso y simpático pack de 9 baberos los peques se divertirán mientras comen, a la vez de no pringarse. Se trata del clásico babero redondeado con cierre de velcro para poner y quitar de manera sencilla. Están confeccionados con suave rizo de algodón que recoge el sobrante de comida y con el que limpiar su carita y un fino plástico impermeable por detrás que aísla y protege. Son de buena calidad, gorditos y con llamativos bordados que permanecen intactos tras los lavados. Con este pack los padres evitarán tener que frotar todos los días. Son adecuados desde el nacimiento hasta niños de 3 años.

Este tipo de babero tiene, por lo general, una pega: con los lavados el velcro puede perder efectividad y no pegar como al principio.

Con bolsillo: Happy Healthy Parent, Babero de silicona

La filosofía de Happy Healthy Parent es sencilla: “Niños felices, padres felices”. Con sus baberos con bolsillo la comida queda atrapada y la ropa de domingo se verá impoluta después de comer: la felicidad absoluta.

Gracias a Happy Healthy Parent las familias reducirán el consumo de agua y la cantidad de ropa a lavar porque su babero de silicona 100% de grado alimentario se limpia fácilmente a mano, con agua y jabón o, si se pone perdido, en la bandeja superior del lavavajillas.

Cuando los papis preparen su comida favorita el churumbel podrá chupetear el babero sin peligro porque está libre de sustancias tóxicas tales como el BPA o PVC.

Este complemento, flexible, cómodo y ligero, se adapta al crecimiento del niño con su tira ajustable para el cuello. Estas características lo convierten el compañero ideal para llevar en el carrito o de viaje. Se enrolla y se guarda sin ocupar espacio.

Siempre guapos: Bandanas GHB

Los babositos también tienen derecho a ir guapos y con estilo. Con las bandanas de GHB mantendrán su cuello y pecho libre de saliva sin notar que lo llevan puesto gracias a su delicado tejido de algodón.

Pueden usarlas tanto recién nacidos como niños de 3 años porque con sus corchetes se ajustan al cuello.

Con este pack de 10 los padres conseguirán conjuntar alguna de las bandanas con la ropa que hayan escogido ese día para su peque porque no desentonan y parecen más un complemento que un babero.

El mejor precio: Lictin Unisex

Los baberos de Lictin se pueden usar cuando el bebé come, juega o pinta porque son impermeables y ligeros. Tienen manguitas y van anudados al cuello para que nada se cuele por ahí.

Son de un gran tamaño, cómodos y duraderos y se adaptan a bebés desde los 6 hasta los 36 meses, aunque los expertos opinan que la manga se les queda corta a partir de los 2 años.

Están confeccionados con un tejido plastificado de EVA que facilita su lavado a mano o a máquina y son 100% seguros: sin BPA, vinilo, ftalatos y plomo.

Los papás pueden elegir el pack de 3, 5 o 6 baberos dependiendo de lo “marranete” que sea el comensal o si tienen que llevar algunos a la guarde o a casa de los abuelos.

Su precio no tiene competencia y los diseños son bonitos, alegres y coloridos. La única pega que se ha encontrado es que, para los pequeños, son algo grandes del cuello y hay que ajustarlos más de lo que corresponde.

Última actualización el 2021-05-06 at 21:09 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados