Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores bastidores para iniciarse y avanzar en la labor del bordado

Los mejores bastidores para iniciarse y avanzar en la labor del bordado
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Bordar sobre tela es una labor que requiere paciencia y habilidad. También los utensilios necesarios entre los que los bastidores son imprescindible.

De los aquí destacados hemos situado en cabeza un pack de la marca LAMXD por la diversidad de diámetros que ofrece, la calidad de su material en madera de bambú y un precio muy económico.

El origen del bordado se remonta tantos siglos atrás que apunta a Babilonia de donde provenían los más célebres bordados comercializados en la Edad Antigua con especial protagonismo también de Egipto con los tejidos finos y las tapicerías que se mencionan en los antiguos escritos.

En cuando al bastidor circular se populariza a partir del siglo XVIII (se conocía como tambour work) y se utilizaba para bordados de menor tamaño.

Qué son y para qué sirven los bastidores

Un accesorio caracterizado por estar configurado sobre un aro de diferentes tamaños que sirve para tensar la tela sobre la que se va a trabajar.

De este modo, al estar tirante el tejido, se pueden llevar a cabo con precisión los puntos y clavar con facilidad la aguja.

Cómo se articula

La base de los bastidores redondos, los más extendidos en labores domésticas, son dos aros que se encajan el uno en el otro y se ajustan por medio de un tornillo que se sitúa en un lateral del aro exterior.

Qué ventajas tiene

Destacamos las siguientes:

  • Tensa la tela para facilitar el bordado
  • Deja la tela más visible y accesible que cuando se hace a mano
  • Algunos incorporan pie para mayor comodidad en las labores
  • Se ensucia menos la tela
  • Se pueden cambiar de manera ágil

Económico pack: LAMXD

Hemos situado en cabeza un pack de cuatro aros por la diversidad de diámetros que ofrece, y por tanto de labores que permite, la calidad de su material y un precio muy económico en una gama que no es cara en general.

En concreto, ofrece medidas de aros de 13, 16, 18 y 20 cm que se ajustan de manera fiable y sencilla apretando o aflojando el tornillo que va en el lateral. Hay que apretar fuerte para evitar la molestia de que se mueve al bordar.

En cuanto a los materiales de fabricación opta por uno de los más usados en los de madera como es el bambú natural totalmente reciclable. Esta opción resulta muy resistente para hacer las labores de bordado.

Como accesorio incorpora un paquete de 16 agujas de bordado de ojo dorado. Y todo ello, como hemos ya destacado, por un módico desembolso.

Con soporte: Pealov

Una opción muy distinta tanto en concepto como en un precio sensiblemente más elevado, aunque justificado en buena parte por tratarse de un bastidor sobre soporte de madera de haya de calidad.

Una de las desventajas respecto al formato pack es que el diámetro de trabajo es único. En este caso concreto es de unos 20 centímetros.

Lo que sí resulta regulable es tanto su altura, con una horquilla de entre 31-42 cm, como el ángulo de inclinación para bordar en la mejor manera posible. De hecho, el bastidor se puede girar 360º.

En suma, permite reducir la carga sobre la columna y evita tener que agachar la cabeza a la hora de dar puntadas. Un bastidor pues muy adecuado para sesiones largas de labores.

Gran variedad de diámetros: Wantouth

De regreso a la alternativa pack, pero con diferencias en número de unidades y en material utilizado para el aro del bastidor.

Así, viene con nada menos que siete diámetros distintos mediante aros fabricados en plástico. En concreto, son de 26,3, 23,5, 19,7, 17,5, 16,2, 12,4 y, el más pequeño, tiene 9,1 cm.

Por tanto, una de sus bazas principales es la versatilidad de uso y otro un precio económico que es tendencia en los aros sin soporte.

El ajuste combina como materiales el resistente plástico con el tornillo metálico con tope para ajustar y tensar bien la tela.

Cambio de forma: Pllieay

Sin salir de los packs, pero sí de la forma ya que pasamos a unos bastidores cuadrados de bordes redondeados. En concreto, trae de serie cuatro con medidas que van de los 7×7,5 cm a los 19,5×22 cm.

Fabricados en plástico con tornillo de ajuste en uno de los lados que procura una buena sujeción a la tela ya que no es necesario tirar de manera constante para que quede lo suficientemente tensa.

Para usarlo basta con separar el marco interior del exterior, colocar este último en una superficie plana, colocar la tela, presionar para insertarla entre los aros y apretar bien el tornillo.

Gama alta: JasCherry

Un bastidor de alta gama para cerrar con un precio sensiblemente más alto, pero con características muy a tener en cuenta.

Por ejemplo, su soporte de doble pie con una base ancha en forma de media luna que permite depositar en ella las bobinas de hilo (viene de serie con siete carretes) o las tijeras.

Madera de haya de calidad pulida a mano con un tamaño medio para el bastidor (de pie a pie de hay 28 cm) y un plus estético por encima de la media.

Qué formas

  • Redonda, son los más habituales
  • Cuadrada con los bordes redondeados
  • Ovalada
  • Cuadrada

De qué material

Los principales serían:

  • Madera: Los más clásicos y habituales. Se pueden encontrar de aros estrechos, muy adecuados para el bordado a máquina, con 1 cm de altura o los más propios para bordar a mano con una medida en altura de entre 2 y 5 cm. Haya natural o bambú son dos de las principales opciones específicas.
  • Plástico: Son eficaces para mantener la tela tensa gracias a la flexibilidad del aro superior. Es un material muy usado para bastidores de pequeño tamaño, aunque hay packs con diversas medidas.
  • Metal: Menos frecuentes y más orientados al bordado a máquina. Los hay de muy diferentes formas, aunque no están en su mejor momento ya que el plástico ha ganado mucho terreno.

De qué diámetro

Muy variado. Como referencia de horquilla podemos establecer una que va desde los más pequeños de 5-8 cm, ideales para pañuelos, por ejemplo, hasta unos 40 centímetros. Para empezar, una medida adecuada puede estar en 25 cm.

¿Con pie o sin pie?

Además de los ya reseñados en el capítulo de materiales hay otras señas de identidad para distinguir unos de otros.

La principal distinción sería con pie o sin él. La ventaja de los bastidores que cuentan con pie es que permite usar las dos manos al bordar.

En los modelos más tradicionales, los bastidores con pie solían incorporar un pequeño cajón en el travesaño que unía ambos pies que servía para guardar bobinas de hilo.

En la actualidad, hay modelos que llevan un solo pie con una base grande para usarlo de manera cómoda sobre una superficie.

Como recomendación, los que permiten girar el bordado 360º resultan más prácticos ya que permiten trabajar también en el reverso de la labor.

Qué tener en cuenta

  1. Calidad del material
  2. Estructura robusta
  3. Peso adecuado para que resulte manejable
  4. Posibilidades de ajuste
  5. Optar por un modelo con pie si se va usar de manera frecuente ya que conlleva una mayor comodidad de uso

Última actualización el 2024-02-21 at 08:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados