Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Cafeteras portátiles para no privarte de una taza estas vacaciones

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos: 3,40 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

En estas vacaciones puede apetecer una taza de café. No es necesario privarse de ella si se tiene en cuenta las cafeteras portátiles, un elemento que añadir al equipaje.

Hay quien sin un café nada más levantarse no es persona y estos dispositivos solucionan esta carencia de manera práctica.

Qué es

Una máquina de café pequeña y compacta ideada para usarse fuera de casa con limitaciones tanto de espacio como de suministro energético.

Están orientadas principalmente a usuarios muy cafeteros que no quieren renunciar a ese placer, aunque estén en el sitio más perdido.

También son muy útiles en lugares más convencionales como lugares de trabajo.

Rápida y versátil: Staresso

Encabeza esta comparativa un modelo manual de alta calidad, muy versátil en cuanto a los formatos de café, fácil de usar y rápido en la elaboración.

No se trata de una cafetera de esta gama especialmente económica, pero también es cierto que si uno es amante del café y de la aventura tiene en este dispositivo un aliado ideal.

En contra de lo que se puede pensar, la rapidez del proceso es mayor que en las eléctricas.

Más todavía en este caso que cuenta con un avanzado sistema hidráulico que lleva la presión hasta los 20 bares.

Se trata pues de una cafetera pequeña y compacta, muy resistente, muy ágil en la elaboración del café y digamos que asequible si el uso que se va a hacer de ella es bastante frecuente.

Trabaja a la perfección con cápsulas, mucho más cómodo formato que, por ejemplo, molido, sobre todo si se usa en campo o vacaciones en general.

En todo caso, también cuenta con un accesorio para usarlo molido.

Viene además muy bien acompañada con un paño de microfibra y un pequeño cepillo de limpieza, todo ello dentro de una funda protectora de calidad.

Ideal para coche: Suttina

Una cafetera que requiere ya suministro energético y que, por sus características, resulta especialmente adecuada, por ejemplo, para tomarse un café en el coche.

Basta con conectar la fuente de alimentación USB para que se cargue o hacerlo al encendedor del vehículo.

Para hacerse una idea, tarda en torno a los tres minutos en tener preparado el café, un tiempo bastante competitivo.

La capacidad de agua (60 ml) puede resultar algo corta, aunque una de las grandes ventajas de estos modelos sobre los manuales es que incorporan.

Como es el caso, posibilidad de calentamiento en el propio dispositivo.

Otro de los ‘pros’ a destacar es que viene de serie con una cápsula que se puede reutilizar y evita así comprar de manera constante desechables.

Muy compacta, fabricada en plástico y silicona y con un peso que no alcanza los 800 gramos. Práctica también para el lugar de trabajo.

Básica: Wacaco Cuppamoka

Empecemos por su principal atractivo que no es otro que un precio más que económico, aunque eso suponga ciertas limitaciones.

Como, quizás la más destacada, que no funciona con formato cápsula.

Se trata de un modelo manual que usa papel de cono (viene de serie con una decena) para filtrar el café molido.

Otra de sus especiales señas de identidad es su mínimo tamaño que no tiene por qué ser necesariamente una ventaja ya que la capacidad es muy pequeña (también su precio, recordemos).

Como es lógico en las manuales, y esta es de las más básicas, el agua caliente va aparte, lo que siempre supone un inconveniente añadido.

De alto nivel: Handpresso

También comenzamos en este modelo por el precio, pero no como baza sino como principal hándicap ya que está muy por encima de la media.

Si se tiene margen económico y se le va a dar un uso intensivo merecerá la pena ya que se trata de una alternativa automática de alto nivel.

Lo es tanto en la calidad de los materiales como en la elaboración de cápsulas Nespresso que estarían listas para tomar en algo más de dos minutos.

Estamos ya ante un modelo de holgado tamaño para la media (cerca de los 27 cm) con casi 900 gramos de peso. También es muy adecuado para viajes largos en coche.

Monodosis: Handpresso Pump

De la misma marca que la anterior, pero mucho más barata entre otros motivos porque se trata de un modelo manual.

No obstante, no se trata de uno más tanto por su diseño mucho más original y moderno, aunque pueda antojarse demasiado larga, como por su versatilidad de formatos.

De capacidad se situaría en la zona baja con 50 ml.

¿Cómo funcionan las cafeteras portátiles?

Aportamos algunas pautas generales variables en función del modelo:

  • Echar el café en el formato correspondiente (cápsula, filtro con café molido…).
  • Rellenar el depósito. Si no cuenta con opción de calentar se tendrá que añadir agua caliente hasta la medida que se permita.
  • Chequear que el dispositivo está perfectamente cerrado.
  • Si es eléctrica bastará presionar el botón. En el caso de que sea manual hay que apretar la palanca para bombear el agua caliente a través del filtro
  • Comprobar durante el proceso cómo va la elaboración del café. En el caso de las manuales, si no alcanza la intensidad que se quiere tras bombear varias veces es aconsejable echar más café en el filtro.

Ventajas y desventajas

Entre sus ventajas encontramos:

  • Como es lógico, entre las primeras señalamos el tamaño y la portabilidad que son sus señas de identidad sobre el resto de la gama
  • La posibilidad de hacerse un café en cualquier lugar o circunstancia
  • Sencillo funcionamiento y manejo
  • Variedad de tipos
  • Versatilidad de formatos de café: cápsulas, molido, monodosis ESE (cubiertas con papel de filtro)

Entre los inconvenientes:

  • Su escasa capacidad (la mayoría son individuales)
  • Algunos modelos exigen manejar agua caliente con los riesgos que se pueden derivar si no se tiene cuidado

Qué tipos de cafeteras portátiles hay

Señalamos dos principales a los que ya hemos aludido:

Cafeteras portátiles automática

Tienen la gran ventaja de que son capaces por sí mismas de calentar el agua y de ejecutar de manera automática la extracción del café.

La clara desventaja es que precisa de suministro energético y en determinados casos, como excursiones o acampadas libres no será fácil.

Simplemente, con carácter general, hay que llenar el filtro de café o meter la cápsula y llenar el tanque con agua mineral si es posible.

Cafeteras portátiles manual

Evidentemente, ventajas e inconvenientes contrarios.

Menos prestaciones tecnológicas, pero posibilidad de hacerte un café en cualquier lugar, aunque sea con más esfuerzo.

Hay que introducir el café y llenar el tanque con agua muy caliente.

Esto último es lo que lo hace más complicado ya que se debe llevar un termo o hervidor de agua.

La presión que alcanza la cafetera se alcanza de manera manual normalmente empujando a través de un botón o un émbolo.

Cafeteras portátiles
Cafeteras portátiles

Qué tener en cuenta

Tiempo de preparación

Aunque depende de la potencia, las eléctricas portátiles tardan más en preparar el café.

Para hacerse una idea la horquilla puede estar entre 4 y 10 minutos, mientras que en las manuales se reduce a 3 o 4.

Peso

Los hay muy variados. Sin embargo, los modelos eléctricos, como es lógico, son mucho más pesados siempre dentro de la ligereza que caracteriza a esta gama.

De hecho, pueden llegar hasta al doble en gramos (no suelen alcanzar el kilo para hacerse una idea).

Por tanto, las automáticas son más adecuadas para tenerlas en el lugar de trabajo o en el coche o caravana para no ir cargando con ella a todos los lados.

Las hay ultraligeras, en torno a los 350 gramos y muy adecuadas para vacaciones mochileras, ligeras que pueden llegar al medio kilo y otras portátiles que lo superan y que serían las indicadas para caravana u oficina.

Durabilidad

Este tipo de cafeteras se castigan más que las fijas y, por tanto, que tengan materiales consistentes es un punto muy a favor.

En todo caso, más que recomendable llevarla en una buena funda de protección.

Formatos de café

El más popular en este segmento es la cápsula, pero, como ya hemos adelantado, los hay también para café molido y monodosis ESE.

Hay modelos versátiles que admiten distintos formatos.

Desde luego, el molido no es el más aconsejable si se va de excursión.

Depósito

Como es lógico en cafeteras portátiles individuales la capacidad del depósito de agua es la justa para su cometido.

Normalmente tienen un mínimo de 50 ml y, como referencia, entre 70-80 ml es una medida adecuada para prepararse cualquier tipo de café.

Tipo de café

Dentro de los gustos, si se es más de café con bastante cuerpo y aroma es mejor una cafetera con bomba a presión.

Si se es de café más ligero una de prensa francesa puede bastar.

En todo caso, hay factores más prioritarios como peso y tamaño si se va a llevar encima.

Última actualización el 2021-07-23 at 00:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados