Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores cajas registradoras para llevar un riguroso control de las cuentas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

César Méndez Pérez

La caja registradora, y sobre todo su sonido al abrirse el cajón, forma parte de los recuerdos de muchas generaciones, de tiendas de barrio o de otros locales que nos marcaron.

Nada que ver entre las aparatosas y estéticamente cuidadas cajas de antes, objeto hoy de coleccionismo, a las de la actualidad en cuanto a prestaciones y diseño.

Sí en cuanto a funcionalidad ya que siguen siendo, y ahora con los avances tecnológicos mucho más, un artículo indispensable para llevar la contabilidad de los negocios por pequeños que sean.

Nos vamos a ocupar aquí, precisamente, de cajas orientadas a este tipo de actividades laborales o comerciales.

De entre las seleccionadas, hemos elegido en primer lugar una clásica tanto de marca, Olivetti, como de diseño y prestaciones.

Este modelo resulta muy adecuado para tienda pequeña, es muy fácil de usar, seguro y tiene un precio que no se puede considerar muy económico, pero sí asequible.

Rebajas

Tener las cuentas claras y el efectivo a buen recaudo son dos objetivos básicos que estos dispositivos aseguran.

Incluso en estos tiempos de tecnologías mucho más sofisticadas tienen su público y, además, hay opciones con ordenador y software que aúnan todas las ventajas.

Qué es y cómo funciona

Se puede definir como un dispositivo mecánico o electrónico orientado al cálculo y registro de operaciones comerciales que incluye un cajón para guardar el dinero en efectivo. Además, tiene la posibilidad de imprimir un recibo o factura para el cliente.

En el caso del funcionamiento, el cajón, en general, solo se abre después de llevar a cabo una transacción que acompaña de un sonido de aviso.

Ventajas e inconvenientes

Destacamos las siguientes entre las primeras:

  • La variedad de modelos hace que se pueda encontrar uno asequible para empezar en el negocio.
  • Rapidez en el tiempo de pago.
  • Control de la transacción comercial.
  • Facilidad de uso.
  • Seguridad gracias al bloqueo del cajón.
  • En los modelos más avanzados pueden realizar informes.

En el caso de los inconvenientes:

No son dispositivos flexibles. Es decir, si el negocio prospera habrá que comprar una caja más avanzada

En caso de avería no será fácil arreglarla ya que su asistencia técnica no es lo más destacable

En estos tiempos, pese a su utilidad, puede transmitir una imagen antigua de negocio

¿Qué es un TPV?

Ya que es un término al que recurriremos más de una vez, dejemos claro de qué se trata. Son las iniciales de Terminal Punto de Venta.

Así, el software TPV se utiliza para mejorar la gestión de tiendas físicas y online a través de las distintas funciones que ofrece.

Por lo general, cada software está adaptado al negocio que lo utiliza. Es decir, los técnicos que los desarrollan ya lo hacen pensando en determinados tipos de comercios.

Su objetivo principal es automatizar la gestión de las ventas. Por ejemplo, en los bares evitan que se teclee el importe ya que basta pulsar la tecla de la consumición. El ahorro de tiempo es, pues, notable. 

Tipos de cajas

Vamos a distinguir tres en por orden de complejidad:

Clásica electrónica: Las más antiguas y, por tanto, mucho menos potentes que un ordenador. Fabricadas con piezas electrónicas de hace años.

Su hardware y software son específicos para cajas registradoras. Amplio catálogo de determinadas marcas destinado a empresas muy pequeñas.

Con todo, tienen dos grandes ventajas a valorar en cualquier producto: son mucho más baratas y es muy raro que fallen.

Táctil: Las que más se llevan en la hostelería y negocios que tengan que mantener la higiene.

Viene a ser un ordenador con un sistema operativo moderno pero optimizado para manejar únicamente su programa TPV.

Suele venir ensamblado de tal forma que queda todo en una sola pieza. Esto supone una ventaja si es que no hay una avería. En este caso, se dependerá de la empresa que ensambló todo el terminal.

La ventaja más notable de este tipo de cajas es que las compras y te puedes poner a trabajar de inmediato.

Con ordenador: Empecemos por la conclusión: esta opción supera a las anteriores en prestaciones, pero también en precio.

Sin embargo, digamos que en precio ya no tanto debido a la vertiginosa evolución de la informática que ha multiplicado producción y abaratado los productos.

Es decir, en la actualidad la diferencia entre una registradora táctil de nivel o un ordenador con impresora de tickets, escáner para códigos de barras y cajón monedero ya no es abismal.

Qué tener en cuenta

* Tipo de negocio: Factor obvio. Una pequeña tienda precisará una máquina acorde que almacene el poco efectivo que se maneje, una algo más grande ya precisará que pueda clasificar productos y una ya más grande o activa requerirá más prestaciones.

* Impresión: Suelen trabajar principalmente con dos opciones: impresoras matriciales que utilizan cinta o térmicas que graban la información del recibo a través del calor y a la larga resultan más rentables.

* Pantalla: En función de la gama van desde pequeñas pantallas con información concisa a la del ordenador pasando por pantallas LCD mucho más grandes y fáciles de leer.

* Seguridad: De gran importancia cuando se trata de depositar dinero en efectivo. Toda garantía adicional es positiva. El cajón con cerrojo integrado al cuerpo de permite que solo las personas autorizadas tengan acceso. En algunos modelos se puede añadir contraseña.

* Inventario: Hay modelo que pueden resultar muy útiles en determinados comercios que ofrecen un sistema de control integral sobre todos los productos que se tengan en el almacén.

* Peso y tamaño: No son factores determinantes en dispositivos que se dejan fijos sobre una superficie y que buscan más un amplio catálogo de prestaciones que originalidades de diseño.

* Control fiscal: Un extra muy a tener en cuenta. Hay opciones que permiten, previa configuración, llevar un riguroso control fiscal del negocio con registros específicos de todos los impuestos.

Orientada al pequeño negocio: Olivetti B4631000

Rebajas

Como ya hemos argumentado, nos hemos decidido en esta comparativa por un modelo de lo más básico orientado a pequeño negocio. Para quien no busque complicaciones y sí las utilidades básicas.

Fácil de programar y de usar. Cumple con las dos principales funciones en este tipo de productos como son, por un lado, elaborar facturas y, por otro, tener en el cajón a buen recaudo el dinero en efectivo.

La capacidad de este cajón es muy correcta ya que cuenta con ocho compartimentos para monedas y cuatro para billetes.

Resulta bastante compacta y poco aparatosa para la media con una medida más larga que supera por poco los 40 cm y un peso que está en los seis kilos.

No tiene grandes alardes tecnológicos, pero este aspecto no tiene que ser necesariamente un hándicap.

La pantalla, por ejemplo, es más visor ya que tiene el tamaño justo para ver los datos imprescindibles.

Sin embargo, sí que cuenta con un amplio catálogo de funciones y con un pequeño pero eficaz sistema de impresión térmico para los tickets.

Recapitulando, una alternativa muy adecuada para pequeños negocios que no requieran muchos quebraderos de gestión y por un precio asequible para ser una caja de marca puntera en el sector.

Ideal para hostelería: SAM4s

Muy adecuada, en este caso, para negocio de hostelería con su teclado plano y táctil protegido para que no entre suciedad o líquido.

No es una caja barata, pero ofrece muy buenas prestaciones para este tipo de negocios y acabará por imponerse su eficacia sobre el desembolso.

Muchas opciones posibles en el teclado y alta velocidad de impresión que es la que exigen este tipo de actividades. El recibo sale nítido en su contenido.

Otra de sus grandes ventajas es la posibilidad que tiene de acoplar una memoria externa para que los datos de la empresa no se pierdan.

La capacidad del cajón es óptima con ocho compartimentos. Se trata pues de una caja no solo orientada a hostelería sino a locales ya de cierta dimensión que tenga una alta capacidad de trabajo.

Rápida y eficaz: Casio SE-S400MB-SR

Una caja registradora de parecidas características a la primera ya que también está ideada para la pequeña empresa y se trata de una marca muy conocida.

Algo más cara y distinta de diseño ya que, en este modelo, destaca más el tamaño del cajón de seguridad y el tamaño de la pantalla que es algo mayor.

Un tamaño más que suficiente para obtener la información básica de la transacción comercial.

Muy ágil en su funcionamiento y muy completa para emisión de facturas y control de cuentas siempre que se dedique el tiempo necesario a sacar provecho de sus prestaciones.

Kit con tablet: TPV Táctil

Un dispositivo que viene a ser un kit de venta en comercio. Mucho más moderno y un precio bastante razonable para todo lo que ofrece.

Incluye pantalla-tablet, cajón de seguridad para el efectivo y pequeña impresora térmica para la impresión de los tickets.

Todo ello sin ocupar el espacio que, normalmente, ocuparían otras máquinas con el mismo número de componentes.

Ello debido, obviamente, al uso de la tablet como pantalla. La desventaja de esta opción se puede dar a la hora de ver bien los productos que se van a registrar por el menor tamaño.

Otra dimensión: Citaq TPV

Por último, un Terminal de Punto de Venta de alto nivel que muy poco tiene que ver con las cajas registradoras clásicas, aunque su función esencial sea la misma.

Tampoco en el precio, que en este caso, es muy superior, ni en el espacio ya que también resulta más voluminoso debido a su pantalla de ordenador.

Un artículo altamente sofisticado que, previa programación, puede servir para cualquier tipo de negocio. Incluso lleva adaptador wi fi.

Última actualización el 2021-09-29 at 00:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados