Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores calentadores de manos para aliviar el frío este invierno

Los mejores calentadores de manos para aliviar el frío este invierno
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Con la llegada del invierno toca recurrir a todas las estrategias para combatir el frío: sacar del armario bufandas, guantes y gorros. Gracias a esto, paliaremos el frío en las extremidades, tanto manos como pies, que son especialmente sensibles.

Calcetines gruesos o guantes son las opciones más convencionales, pero los avances tecnológicos han posibilitado otras alternativas más sofisticadas y de alta eficacia, como son los chalecos calefactables o los calentadores de manos que nos ocupan.

De entre los aquí elegidos hemos situado en primer lugar un pack de calentadores eléctricos de la marca PHEJIE por su comodidad de uso, buena autonomía, poder calorífico ajustable en tres niveles y precio asequible en una gama que lo es en general.

Qué son y para qué sirven los calentadores de manos

Se trata de un pequeño gadget que cabe en la palma de la mano y que se calienta suavemente para que, al introducirlo en los bolsillos del abrigo podamos calentarnos las manos. Suelen ser recargables.

Es especialmente útil para actividades al aire libre en fechas invernales, tales como el senderismo o el esquí.

Qué ventajas tienen los calientamanos

  • Pequeño tamaño
  • Rápido calentamiento
  • Cómodos
  • Fáciles de llevar
  • Variedad de opciones
  • Gama económica en general

Nuestra selección de calentadores de manos

Temperaturas ajustables

Como es lógico dada su función la pareja de calentadores de mano es muy común en esta gama de los dispositivos que precisan batería para ponerlos en marcha.

Una opción muy recomendable con tres niveles de temperaturas ajustables, con una autonomía de uso de entre 4-8 horas y una horquilla de temperaturas que va de los 40 a los 55º.

Viene equipado con batería de litio recargable, puerto de carga USB con cable de doble cabezal que permite cargar las dos unidades a la vez y un tiempo de carga completa estimado en una franja de 2 a 4 horas.

Incorporan protección frente a posibles sobrecargas, sobrecalentamientos o cortocircuitos. Es decir, son altamente seguros y también ligeros ya que el peso total estaría en unos 120 gramos.

En cuanto a materiales de fabricación la carcasa opta por el acrilonitrilo butadieno estireno (ABS), un plástico muy resistente al impacto muy utilizado en automoción y otros usos tanto industriales como domésticos.

Llevan unas pequeñas correas para unir uno al otro y solo separarlos cuando se vayan a poner en las manos. Precio asequible como es general en esta gama.

Clásico de combustible

Un calentador de manos de combustible con un sencillo proceso de recarga que permite, en función del modelo, dar calidez a las manos entre 6 y 12 horas.

A la fácil recarga suma una copa más avanzada en diseño para evitar derrames del combustible que precisa para cumplir su cometido.

Proporciona una agradable sensación cuando se tiene entre las manos este calentador del tamaño del propio encendedor y, al igual que la gama más conocida de Zippo, fabricado en metal de calidad.

Muy ligero y manejable, se puede llevar en cualquier bolsillo, como es lógico por su tamaño de encendedor, larga duración del calor y, como ya hemos indicado, caro para la media incluso de los eléctricos.

Rápido calentamiento

Una interesante opción de la gama eléctrica que tiene en la rapidez de funcionamiento una de sus principales bazas. Así, en apenas unos segundos empieza a calentar por ambos lados con una elevación también rápida de la temperatura.

Otra de sus prestaciones adicionales es una pequeña pantalla digital que indica la temperatura que alcanza y que está en el tramo de 35-55º.

En cuanto a la autonomía de uso está en la horquilla 4-8 horas con un tiempo de carga de entre dos y tres. La batería cuenta con tres sensores de temperatura incorporados que potencia la seguridad del dispositivo.

De un solo uso

Pasamos a una alternativa muy distinta y más básica caracterizada por la composición natural de los elementos que incorpora.

Estos parches-almohadillas tienen un tamaño de 9 x 5 cm que permite su perfecta compatibilidad con guantes o ponerlos en el bolsillo de la chaqueta para obtener un calor suplementario.

Se calientan directamente al aire y vienen diez pares extraíbles de manera individual (hay otra opción de 40) que se pueden dejar sin abrir durante muchos meses si no se necesitan sin riesgo de deterioro del producto.

Gel económico

En una gama económica en general terminamos con una opción que lo es especialmente como lo es su presentación.

Se trata de dos almohadillas con gel en el interior que, como referencia, aportan calidez a las manos durante unos tres cuartos de hora con una temperatura máxima de poco más de 50º.

Para usarlo basta con apretar el disco metálico del interior hasta que suene el clic y masajear con el gel las manos para que entren en calor. Ideal para acampadas.

Qué tipos de calentadores de manos hay

  • Eléctricos. Basada en una placa de calentamiento interna alimentada por batería normalmente de litio a través de un puerto USB. Suelen venir en pack de dos, como es lógico por su cometido, y tener un tamaño y forma similar al de un ratón de ordenador. Rápido calentamiento (unos 30 segundos como referencia media) y horquilla de temperatura aproximada de entre 40-50 grados. Su autonomía media estaría en unas seis horas.
  • Activados por aire: Contienen celulosa, hierro, carbón activado, vermiculita (que retiene el agua) y sal. Generan calor a partir de la oxidación exotérmica del hierro cuando se expone al aire. Como datos concretos, suelen emitir calor, en función del modelo, entre una y 10 horas. Tardan bastante en empezar a calentarse: entre cuarto de hora y media. El calor que emite baja en una o dos horas.
  • Solución sobresaturada: Esta opción de calentador se puede recargar al sumergirlo en agua caliente. La liberación del calor se genera mediante la flexión de un pequeño disco metálico en el calientamanos que provoca centros de nucleación que, a su vez, derivan en la cristalización. Se necesita calor para disolver la sal en su propia agua de cristalización y es este el calor que se libera cuando se inicia el mencionado proceso de cristalización.
  • De combustible para encendedores: Utilizan este combustible (nafta de petróleo altamente refinada) en una unidad de combustión catalizada que funciona a una temperatura más baja que una llama abierta y reduce mucho el riesgo de incendio. Una vez encendidos funcionan habitualmente en una bolsa de tela con un cordón.
  • De carbón vegetal: Dan calor a través de la combustión de este tipo de carbón que va metido en una caja especial. Puede durar hasta seis horas. Las fundas suelen tener fieltro en el exterior elementos en su interior que no generan calor, sino que lo propagan, caso del metal. Un calentador de mano de carbón puede empezar a calentarse cuando se golpean los dos extremos del carbón y luego se apaga para crear un carbón caliente. El palo que arde se coloca dentro del estuche y son bastante baratos.

Precauciones a tomar con los calentadores de manos

Como es propio de todos los productos que generan calor, hay que tener cuidado si se calientan demasiado. En ese caso hay que retirar de manera inmediata los calentadores.

En caso de pieles sensibles o de disminución de la sensación de calor (caso de diabetes, por ejemplo), es preceptiva una consulta médica. No usar durante el sueño ni en niños de 0 a 6 años ya que se corre el riesgo de que no disciernan cuanto calienta demasiado.

Última actualización el 2024-03-02 at 17:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados