Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores cargadores para tener el coche eléctrico siempre dispuesto

cargador electrico
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Germán Temprano
Artículo actualizado el sábado 12 de junio de 2021 

Día a día, el coche eléctrico es más presente que futuro. En los últimos años los avances tecnológicos han acelerado sus mejoras y multiplicado la variedad de opciones de marcas y características. En este contexto, el cargador de coche eléctrico se convierte en un dispositivo de gran utilidad para quienes ya se haya decidido o se decidan a cambiar no solo de vehículo sino de suministro energético.

De los aquí elegidos, nos hemos decantado por un modelo con pantalla LCD de Morec por su alta calidad de los materiales, la información que facilita a través del visor y un desembolso asequible en una gama que no se caracteriza por los precios económicos, aunque sí por la rentabilidad a medio y largo plazo.

La instalación de un cargador en el garaje individual o comunitario supondrá, sin duda, un gran beneficio ya que evitan buscar recargas en puntos públicos que siempre serán mucho más esporádicas.

Qué opciones hay

Las alternativas actuales de recarga serían las siguientes:

  • Doméstica: Es la que nos ocupa y, sin duda, la más adecuada y práctica además de la más cómoda con diferencia. Hay que invertir una cantidad considerable, pero será rentable en poco tiempo. También incluimos en este apartado la instalación que se pueden hacer en garajes comunitarios previo debate de las comunidades de vecinos.
  • Gratuita de velocidad normal: Como es obvio la principal ventaja es de tipo económico ya que será a coste cero. Suelen estar en centros comerciales o centros laborales de grandes dimensiones.
  • Carga Pública: En proceso de expansión en función de la progresiva penetración de los vehículos que usan electricidad. Puede haber de diferentes velocidades, aunque el coste subirá en función de que se tarde menos tiempo.

Tiempo de carga

La operación matemática es dividir la potencia de la batería entre la disponible del cargador. Es decir, si la primera tiene 50kWh y el segundo 5,5 kW, el tiempo de recarga sería de 9 horas.

Hay algunos modelos que tienen la capacidad de programar horarios para cargar cuando la tarifa sea más económica y también modulador de carga para no tener que subir la tarifa ya contratada.

Es decir, cuando la vivienda necesita más potencia, el cargador del coche, de manera automática, reduce la que está usando y viceversa. Cuando necesita menos la vivienda, más carga suministra.

Cómo instalarlo

Hay diversas opciones:

  • Profesional: Recurrir a une empresa o profesional especializado. La opción menos económica, pero, a priori, que ofrece más garantías.
  • Automontaje: Si se confía en la habilidad y en la compresión de los pasos hay mucha información en la red para intentar instalarlo con tus propios medios.
  • Extra comercial: Hay algunas marcas de coches de este tipo que ofrecen promociones tanto para instalarlo como para ofrecer el cargador y la instalación como extra por la compra del vehículo.

Coste de montaje

Con las excepciones correspondientes, ya que depende de muy distintos factores tales como el tipo de conector, de recarga o de la potencia, para hacerse una idea aproximada puede oscilar entre los 500 y los mil euros, aunque la expansión de estos dispositivos por el aumento de ventas juegas a favor del abaratamiento.

Alternativas de recargas

Una vez ofrecida la fórmula matemática para saber el tiempo necesario, aportamos algunas opciones concretas:

  •  Cargador convencional: Su potencia está en trono a los 4 kW con un tiempo de recarga total que estará en torno a las 8 horas.
  • Semi-rápida: Entre 7,5 y algo más de 20 kW con entre una y tres horas.
  • Rápida: Hasta 50 kW de potencia de salida y con una media hora de espera para un 80% aproximado de carga.
  • Ultrarrápida: Lo más avanzado con hasta 150 kW para tener el 80% de la carga en apenas unos cinco minutos.

Tipos de cargadores

  1.  Schuko: Soportar corrientes eléctricas de hasta 16 amperios. Compatible con tomas de corriente europeas. Solo suministro de carga lenta y sin comunicación integrada.
  2. Yakazi: O de Tipo 1. Tiene dos opciones con el nivel 1 para recarga lenta e intensidad de hasta 16 amperios y con el 2 para recarga rápida y hasta 80 A.
  3. Mennekes: O de Tipo 2. El conector europeo por excelencia. Cuenta con dos variantes, el monofásico para carga lenta y capaz de aguantar corrientes de hasta 16 A y el trifásico para carga rápida que soporta corrientes de hasta 63 A (43,8 kW).
  4. Scame: O de Tipo 3. Específico para cargas semi-rápidas y capaz de soportar hasta 32 amperios.
  5. CCS: También denominado único combinado. Su aspiración es ser un cargador universal. Incorpora cinco bornes para corriente, protección a tierra y comunicación con la red. Admite recarga lenta y rápida.
  6. CHAdeMO: Acrónimo de Charge de Move o “carga para moverse”. Orientado a recargas ultrarrápidas. Soporta una intensidad de hasta 200 A. Puede recargar en apenas diez minutos o cuarto de hora.

Modos de carga

Están vinculados a la comunicación inteligente entre el vehículo y el sistema eléctrico. En este contexto, podemos distinguir cuatro modos:

  • Sin comunicación con la red: Se enchufa a una toma de corriente convencional con un cargador tipo Schuko.
  • Baja comunicación con la red: El cable ya cuenta con un mecanismo que verifica la adecuada conexión del vehículo a la red de recarga. Se puede usar también un modelo Schuko.
  • Alta comunicación con la red: Los dispositivos de control y protecciones están dentro del punto de recarga. El cable incluye una especie de hilo piloto de comunicación integrado. Se usan ya Mennekes, CCS o Scame. Hay otros con alta comunicación que cuentan con un conversor a corriente continua y solo se aplica a recarga rápida.

Qué tener en cuenta

  • Ubicación: Ya hemos adelantado que, en el caso de los domésticos, el lugar más adecuado sería el garaje individual o comunitario.
  • Potencia: Normalmente, la potencia mínima de este tipo de dispositivos está en los 3,7 kW. En todo caso, es más que aconsejable, si se va a montar en el garaje individual, ponerse en contacto con la compañía eléctrica para saber si es imprescindible subir la potencia. De ser así, sería otro gasto adicional que sumar al cargador y a la instalación si se encarga a un profesional.
  • Tipo: Ya hemos detallado las características de cada uno de ellos. En función de las posibilidades de instalación y del margen económico que se tenga, no resulta nada barato el sistema, aunque sí rentable, se procederá a la elección más adecuada.

Los mejores cargadores para coche eléctrico

Doméstico con pantalla LCD: Morec EV

Una estación de carga doméstica para energía monofásica, es decir, la más convencional de 220-230 voltios. No es un artículo barato porque esta gama no lo es con carácter general, pero sí asequible para sus prestaciones y resultados.

Se comercializa en otras tres opciones, una de menor potencia (3,6 kW) y dos de superior ya trifásicas (de 11 y de 22 kW). Este modelo es de 7 kW.

Sin duda, una de sus principales bazas es la pantalla LCD que incorpora para facilitar un buen número de útiles datos como el estado de carga, el voltaje y la temperatura.

Por potencia estaría casi en el límite de los cargadores semi-rápidos. Para hacerse una idea del tiempo de carga basta aplicar la fórmula que hemos adelantado en la introducción.

Por ejemplo, si la potencia de la batería es de 50 kWh, el tiempo estaría sobre las siete horas resultantes de dividir esta cifra entre 7 kW que es su potencia.

Es muy importante comprobar que el disyuntor de la instalación eléctrica de la casa o local supera los 32 amperios que es la intensidad con la que trabaja el dispositivo.

El disyuntor es un interruptor automático que corta el paso de la corriente eléctrica si se cumplen determinadas condiciones, tales como altibajos de tensión.

Muy económico: Evieun Protable

Una versión muy económica para la media del segmento que da unos resultados correctos sin grandes sofisticaciones ni velocidades de carga como es lógico por el desembolso.

De ámbito totalmente doméstico, se conecta a un enchufe schuko (el común en sistemas monofásicos de 230 v), no se sobrecalienta en exceso (algo en determinadas ocasiones la caja central del cable).

Pese a ser para uso casero no está de más consultar con un especialista si se precisa alguna modificación en la instalación para evitar posibles incidentes. Por ejemplo, instalar un diferencial que refuerce la seguridad.

En suma, básico, lento en la carga, correcto en general en rendimiento sabiendo de antemano estos factores que, eso sí, redundan en un precio mucho más que asequible en la gama de cargadores de vehículos eléctricos.

Rápido y caro: Smart Juice

De un extremo a otro en la horquilla de precios. Del atractivo precio del anterior a un dispositivo de precio muy elevado destinado ya a mayores empresas.

Así, está ideado ya para instalaciones trifásicas. Si en el caso de la monofásica va de 220 a 230 voltios, el voltaje de las trifásicas alcanza los 380 voltios.

Es decir, se trata de un cargador que procura un sensible aumento de la velocidad de carga gracias a sus 22 kW de potencia con una intensidad de carga de hasta 32 amperios.

Gran fiabilidad de carga, sin problemas de suministro ni de alta velocidad. Resistentes materiales para un cargador de alto nivel al que se le puede poner la objeción puntual de un cable que puede quedarse algo corto.

Opción inteligente: Wallbox Pulsar

Retornamos a un modelo destinado a instalaciones monofásicas con una potencia de 7,4 kW y hasta 32 amperios de intensidad. Con estas características resulta un producto caro, aunque también de calidad contrastada.

Trae prestaciones muy útiles como mecanismos para evitar las sobrecargas o el ajuste de la potencia.

Otro de los aspectos a destacar es que se trata de un cargador ‘inteligente’ que se puede controlar a través de una aplicación, lo que le hace mucho más cómodo.

Por ejemplo, se puede poner en funcionamiento en las horas de luz más barata, aunque no se esté en casa.

Altamente versátil: Zencar

Un modelo de la gama baja por precio que resulta práctico y, sobre todo, muy versátil ya que la corriente del cargador cuenta con una horquilla de funcionamiento que va de los 6 a los 16 amperios.

Otro de los ‘pros’ a destacar es que cuenta con numerosos mecanismos de seguridad como protecciones contra la sobretensión e incluso para los rayos.

Se calienta muy poco, las conexiones son buenas y los cables de calidad. En resumen, una buena elección si no se quiere hacer un desembolso demasiado grande.

Última actualización el 2021-07-23 at 00:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados