Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores jardines zen en miniatura para decorar y trabajar la relajación

Los mejores jardines zen en miniatura para decorar y trabajar la relajación
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 4,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Estética y relajación son los dos ejes principales que sustentan los jardines zen. Un espacio propio de este tipo de filosofía oriental, centrada en la meditación.

Si no se cuenta con espacio para contar con uno a escala real, hay diversidad de opciones para recrear estos ambientes con las versiones en miniatura ya sea en casa, o en el lugar de trabajo donde el estrés puede ser más frecuente.

Los ‘karesansui’ (su denominación autóctona), que significa paisaje árido, aparecieron en el siglo XIII en Japón cuando los jardineros nipones asimilaron las corrientes estéticas chinas de entonces.

Qué es un jardín zen y cómo se utiliza

Se definen por su sencillez, sus elementos decorativos y por su cantidad moderada de plantas. Suelen ser una pequeña superficie rectangular o cuadrada.

Una de las características que definen a los jardines zen son las extensiones de arena, las rocas colocadas de forma armoniosa y la grava. También se suma a veces una imagen de Buda.

Se utiliza trazando formas onduladas en la arena con la ayuda de un rastrillo.

Nuestra selección de jardines zen en miniatura

Versión Yin y Yang

Se inspira en los dos conceptos más famosos del taoísmo, el Yin y el Yang, que se refieren a dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias.

Su representación gráfica es circular, aunque, en este modelo, la bandeja es cuadrada y lleva reproducido el símbolo en el interior.

Por tamaño estamos ante un mini jardín de 30 x 30 cm con un precio asequible para los componentes que incorpora, incluida una pequeña figura budista. Por peso, está en unos 850 gramos.

Además, los elementos imprescindibles como la arena, pequeñas piedras y el rastrillo para trazar formas sobre la arena. Como accesorio incluye también una pequeña vela.

Con figura y gong

Pasamos a una opción muy económica orientada de manera preferente a la decoración ya que incluye muchos accesorios.

En concreto, se trata de una base prácticamente cuadrada de 15 cm de largo, doce de ancho y casi 16 cm de altura debido a sus componentes.

Además, incluye una figura budista, dos pequeñas piedras, algo de vegetación y un portavelas sobre la arena. Y, por supuesto, el rastrillo. En síntesis, una versión decorativa muy versátil y económica.

Opción minimalista

Cede el protagonismo a la arena y el rastrillo. Un diseño sencillo enfocado a la meditación.

Así, apenas hay elementos en la superficie para dejar espacio. Apenas unas pequeñas piedras y un portavelas.

En cuanto a los materiales usados para su fabricación está la madera y la poliresina, además de la madera y las piedras.

El formato elegido es cuadrado con 25 cm por lado y un grosor de un solo centímetro. Precio en la media de la gama.

Muy decorativo

Un modelo distinto que prescinde del elemento principal de los jardines zen, la arena, para apostar por la decoración con una bandeja curvada de soporte.

Elegante estética que da un bonito toque exótico. Sobre la superficie se ubica una figura budista, piedras, un portavelas y una piedra más grande con un orificio habilitado para insertar una varilla de incienso.

Como material preferente se utiliza la madera pintada en negro que le da un aire elegante. En cuanto al tamaño la bandeja tiene 25,6 cm de largo por nueve de ancho.

Premium

Otra alternativa orientada a la decoración que tiene su principal inconveniente en un precio mucho más elevado sobre la media.

A cambio, un material muy resistente que usa la piedra como recurso principal y el símbolo circular del Yin y el Yang como recipiente.

En uno de los lados se acomoda la bonita figura budista y un pequeño cactus con maceta de piedra, y en el otro la arena con las pequeñas piedras.

¿Qué es el zen?

En síntesis, una escuela dentro del budismo que defiende el arte de la autoconciencia.

Es decir, no es una filosofía que dicte lo que se debe sentir, creer o hacer, sino solo que uno debe ser consciente de su experiencia y vivir inmerso en ella.

Qué componentes tienen los jardines zen

Señalamos dos fundamentales por su simbología:

  • Arena: Representa el medio en el que existimos. Viene a ser el elemento que nos ayuda a eliminar nocivas influencias para dar paso a la serenidad.
  • Piedras: Simbolizan los obstáculos a los que nos enfrentamos, grandes o pequeños, que nos permiten a aprender.
  • El rastrillado de arena evitando las rocas se perfila, así como la metáfora de la superación humana.

En qué formato

En el caso de los jardines zen a pequeña escala que aquí nos ocupan, el formato más habitual es presentar este mini espacio sobre una bandeja.

Puede ser rectangular, cuadrada o circular con arena, piedras, figura de Buda en muchos casos y, por supuesto, un pequeño rastrillo para trazar las formas curvadas.

Como complemento, algunos traen cuadros con motivos florales para colocarlos a modo de pared y completar el paisaje en miniatura.

Otro de los accesorios llamativo puede ser pequeñas fuentes e incluso un gong en los modelos más orientados a la decoración.

Algunos modelos optan por usar el círculo del Yin y el Yang como base para verter a ambos lados la arena y los elementos decorativos.

Última actualización el 2024-06-14 at 09:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados