Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores kits para la elaboración de cerveza artesanal

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

La popularidad de la cerveza crece cada año. Los últimos informes socioeconómicos del sector en España reflejan que el consumo per cápita está por encima de los 50 litros y que más del 80 % de la población entre 18 y 65 años la bebe de manera ocasional o habitual. Sin duda, un fuerte competidor del sector vitivinícola, cuando este caldo es tan apreciado dentro y fuera de nuestras fronteras. El caso es que a los españoles nos gusta irnos de cañas y, por este motivo, no es de extrañar que muchas personas se lancen a elaborar cerveza en casa.

Si quieres convertirte en un maestro cervecero y sorprender a tu familia o a tus amigos, la mejor opción es el kit de Cervezanía, con el que aprenderás a elaborar la cerveza paso a paso. Es el más completo de los packs. Incluye los ingredientes necesarios, como la malta en grano, así como los accesorios para la fermentación, la temperatura o la esterilización. Podrás elegirla entre cinco tipos de cerveza

¿Qué son los kits de elaboración artesanal?

Son un conjunto de accesorios e ingredientes que permiten elaborar tu propia cerveza en unos sencillos pasos. No se requieren conocimientos previos porque todos los kits llevan unas instrucciones fáciles de seguir. Los paquetes estándar vienen preparados para obtener alrededor de 5 litros de esta bebida alcohólica, es decir, alrededor de 20 vasos de cerveza. Pero, como leerás a continuación, hay algunos que contienen lo básico para producir un litro y medio y otros más de veinte.

Tipos de kits

Hay dos tipos de kits de cerveza:

  • Kits de extracto. El ingrediente principal, el grano de malta, llega de forma concentrada cocida con el lúpulo y, por tanto, es mucho más sencillo de preparar. Los expertos coinciden en que es una buena opción para los principiantes porque se evitan esos primeros pasos que exigen mayor laboriosidad.
  • Kits de grano. El grano de malta llega en una bolsa sin fermentar por lo que se realiza el proceso completo. Es algo más costoso y complejo, pero merece la pena teniendo en cuenta que aprenderás, a pequeña escala, todos los pasos que se dan en la producción de la cerveza.

 ¿Qué incluyen?

Todos ellos incluyen las herramientas básicas para la medición y la fermentación (densímetro, termómetro, etc.), así como los ingredientes principales de la cerveza: malta, lúpulo y levadura. En el caso de los kits para iniciados, la malta cocida con el lúpulo se presenta en polvo en bolsitas.

Para su elaboración, además de tener bien esterilizado el material, deberás contar en algunos casos con una olla de grandes dimensiones, un cubo fermentador, un colador o botellines. Pero esto depende de cada kit en cuestión.

¿Cómo se elabora?

En el caso de contar con un kit de grano, la elaboración sigue unos pasos concretos. Recuerda que, con los kits de extracto, te saltarás algunos de ellos. Grosso modo, la elaboración es la siguiente:

  1. Se esteriliza todo el material, aunque habrá pasos intermedios en los que también tendrás que volver a limpiar los accesorios de los gérmenes.
  2. Se calienta el agua a una temperatura determinada. Se añade la bolsa de malta y, una vez hecha la mezcla, se remueve durante aproximadamente una hora y media.
  3. Se cuela el mosto y se deja hervir.
  4. Se incorpora el lúpulo, que es el aromatizador que dará el sabor amargo a la cerveza.
  5. Se cuela el mosto y se añade agua mineral en el fermentador hasta completar los litros estimados del kit.
  6. Se añade la levadura para que fermente el mosto y se deja alrededor de una semana en un lugar fresco y seco.
  7. Se llenan, por último, las botellas y se colocan las chapas.

Los expertos recomiendan empezar por un kit de extracto, que requiere de menos tiempo y pericia, y una vez te haya entrado el gusanillo, adentrarte de lleno en la producción desde el comienzo.

Advertencia

Todos los expertos coinciden en que es importantísimo esterilizar el material que se maneja, así como el embotellado final. También las chapas. Por eso, tanto si reutilizas unos botellines o si los compras —al igual que el proceso de embotado de cualquier alimento— debes limpiar los recipientes. Algunas unidades incluyen esterilizantes que luego se pulverizan sobre los utensilios.

A tener en cuenta

Si has leído hasta aquí, te habrás percatado de que hay varios aspectos que deberás tener en cuenta, comenzando por esta pregunta: ¿kit de extracto o kit de grano? La respuesta, obviamente, dependerá del tiempo que le quieras dedicar. Recuerda que los kits de extracto son laboriosos y en ellos deberás prestar más atención a diversas cuestiones: tiempo, cantidad, temperatura, densidad…

Después, lee con atención todo el material que incluyen. Por lo general son packs bastante completos, aunque en algunos necesitarás hacerte con cubos fermentadores. No son especialmente caros. Eso sí, los botellines corren por tu cuenta.

Tampoco todos producen el mismo volumen, aunque verás en muchos casos, kits estándar de 5 litros. Otros, en cambio, están preparados para alcanzar una producción de 20 litros. Es decir, que podrás beber o compartir alrededor de 40 pintas.

Por último, ten en cuenta que muchos kits no son reutilizables. Y, por el contrario, en otros podrás adquirir paquetes con los ingredientes básicos para volver a realizar una nueva producción.

Sabores

Es la pregunta que seguro te has hecho desde el comienzo de esta comparativa: ¿qué tipo de cerveza produciré? No te preocupes, porque las marcas ofrecen diferentes variedades para adecuarse a un sinfín de gustos, empezando por las cervezas de fermentación alta (ale) o de fermentación baja (lager). Y, aunque aquí nos adentramos en un mundo complejo, se diferencian en el proceso de fermentación y luego en su apariencia.

Los especialistas afirman que la cerveza ale, de un tono intenso, es más afrutada, mientras que la lager, de tono dorado, desprende un sabor ligero y refrescante.

Para que te hagas una idea, una vez cliques en el producto, deberás elegir el tipo de cerveza entre la familia Pale Ale: India Pale Ale, Pilsen Ale, Blonde Ale, American Amber Ale… Así como la opción de elegir una lager.

Los sabores varían: cervezas intensas, ligeras, espumosas, afrutadas, ahumadas…

Precio

Pese a lo que uno pueda imaginar, no son paquetes demasiado caros. Además, funcionan muy bien como regalo, ahora que el homemade está tan de moda. Los precios de los kits oscilan entre los 30 y hasta los 100 euros aproximadamente. Esta diferencia se debe a que algunos traen consigo la mayoría de los accesorios y otros son más básicos. Asimismo, el volumen de producción también varía.

El favorito: Cervezanía

Rebajas

El pack de Cervezanía obtiene las mejores valoraciones por parte de los amantes de la cerveza. Se trata de un kit de grano y, aunque su preparación resulta laboriosa, el resultado es más satisfactoria porque se asemeja a la elaboración a gran escala.

En ocho pasos obtendrás la tan deseada bebida dorada, aunque la premisa es leer con detalle el manual de instrucciones. El kit incluye, además de los ingredientes necesarios —malta de cebada molida, levadura y lúpulo—, el cubo de fermentación, un termómetro digital, un sobre esterilizante, 21 chapas y una chapadora de martillo.

Lo que sí debes tener a mano es: una olla de 7 litros, un cazo, un colador, hielo, un bote pulverizador, azúcar, botellas de cristal y 3 litros de agua mineral. Son ingredientes y objetos que, por lo general, se encuentran en todas las casas o que son fáciles de comprar en cualquier supermercado.

El clásico sabor es una cerveza Pale Ale, de color ámbar y espumosa. Aunque puedes elegir otras opciones: India Pale Ale, Pilsen Ale ECO, Tripel Blonde Ale y Weissbier de trigo.

La opción para los iniciados: BrewBarrel BrauFässchen

Si prefieres saltarte los primeros pasos, ciertamente los más engorrosos, BrewBarrel es la segunda opción. Se trata de un kit de extracto en el que los ingredientes llegan preparados y divididos para introducir en un barril de 5 litros, que funciona como tanque de fermentación.

Esta es la principal diferencia con el favorito de la comparativa, porque en cuestión de diez minutos, una vez introduzcas los ingredientes tal y como detallan las instrucciones, estará listo el fermentador. A partir de aquí solo hay que armarse de paciencia durante una semana para poder degustar esta sabrosa cerveza.

Al igual que otros kits, también existen varios sabores: Lager Alemana, IPA, Oktoberfest y Cider de manzana. De ti depende elegir una bebida suave, dulce o ahumada.

Ten en cuenta que este cubo fermentador no es reutilizable.

Kit para 40 pintas: Young’s Brew

La marca Young’s Brew ofrece uno de los kits de extractos más venidos y que compite por precio y litros obtenidos con otros packs. Con los ingredientes listos para mezclar, solo necesitarás un cubo fermentador de 30 litros que tendrás que comprar aparte. Es un hándicap, aunque no son demasiado caros y podrás reutilizarlos siempre que quieras.

Otro de los inconvenientes es que, en comparación con sus competidores, hay que esperar más de veinte días para su fermentación. Pero es lógico, teniendo en cuenta el volumen. A cambio, te esperan casi 20 litros de cerveza para degustar.

Y, aunque la American IPA suele ser la más demandada, podrás optar por otros tipos de bebida como la American Pale Ale, la American Amber Ale o la American Oaked Rum Ale.

El kit más completo: Coopers

El kit de fermentación de Coopers, la famosísima cerveza australiana, es el más completo (a falta de los botellines que se compran aparte), de ahí que su precio se dispare respecto a otros. Sin embargo, al igual que pasa con el de Young’s Brew, podrás producir 23 litros de cerveza rubia.

Pero, a diferencia del anterior, este pack contiene un cubo fermentador de 25 litros y otro para el trasvase del preciado líquido. También, una taponadora para sellar las chapas de las botellas y material esterilizante. Quienes han optado por Coopers destacan que todos los materiales son de alta calidad.

Quizás, el único inconveniente que ven algunos consumidores es que las instrucciones resultan, a veces, poco claras. Se necesitan siete días en el fermentador y tres semanas en la botella antes de ser consumida.

Fácil y económica: cerveza belga de B Maker

B Maker es una opción barata y segura de acertar en tu compra. Los dos jóvenes franceses emprendedores que pusieron en marcha este proyecto lo ponen fácil, porque obtendrás una cerveza rubia belga en tan solo siete sencillos pasos.

Además, para su preparación necesitarás una cacerola de grandes dimensiones para hervir la malta y el lúpulo, una cuchara para remover, azúcar, dos botellas de cristal y una de plástico. Todo los demás viene incluido en el pack: lúpulo, extracto de malta, levadura, un tapón para fermentación y dos tapones para boca. ¡Después de hora y media… Voilà!

El único punto negativo es que solo obtendrás litro y medio del preciado líquido dorado. Sin embargo, es una buena manera de introducirte en el mundillo de la cerveza artesanal y aprender los pasos de su elaboración.

Última actualización el 2021-05-09 at 18:29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados