Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores luces de emergencia para no quedarse nunca a oscuras

Las mejores luces de emergencia para no quedarse nunca a oscuras
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Que no vayas a necesitar a menudo algo no implica que su función no sea importante. Aquí entran en juego las luces de emergencia para el hogar.

Es cierto que los apagones de luz, normalmente, no son frecuentes y que hay alternativas para paliarlos de manera coyuntural como son las luces de los móviles, las linternas o las más clásicas velas.

Sin embargo, ni son tan duraderas estas opciones, en el caso de que la avería vaya para largo, ni, sobre todo, son tan cómodas como unas luces de emergencia domésticas.

De entre las aquí reseñadas, hemos elegido como producto líder una de luz fría de la marca Leduni por su versatilidad de colocación, ya que se puede empotrar o instalar en superficie, su óptimo brillo y su asequible precio.

Hay muy distintos modelos de luces de emergencia para el hogar o zonas comunes en el caso de pisos tanto en diseño como en precio con una utilidad garantizada cuando se carezca de suministro eléctrico.

Cómo funcionan

De una manera muy sencilla y automática ya que están conectadas a la red eléctrica y cuando esta deja de abastecer se encienden de manera automática, aunque también existe la posibilidad de hacerlo manualmente.

Ello es posible por la carga autónoma que tienen gracias a su batería.

Es importante chequear de vez en cuando que el chivato que llevan esté encendido para comprobar que están cargadas o funcionarán de manera correcta en caso de apagón en la vivienda o local.

De qué material

De manera casi exclusiva, las carcasas de estas luces se fabrican en plástico que deberá ser cuanto más resistente mejor para que no se deteriore o rompa con el encendido de las luces en el primer caso y con la instalación en el segundo.

Uno de los derivados plásticos más aconsejables es el conocido como ABS (acrilonitrilo butaideno estireno en su denominación técnica) que es un termoplástico opaco muy resistente al calor e incluso al fuego.

Qué ventajas tienen las luces de emergencia para el hogar

  • Como no puede ser de otra manera, la principal es asegurar la iluminación de la casa o lugar de trabajo cuando no haya electricidad
  • Versatilidad de ubicación ya que se pueden poner en paredes, techos, mesas…
  • Gran variedad de tamaños y modelos
  • Precio generalmente económico

Buen brillo y autonomía: Leduni

Una excelente opción a un precio que, si no de los más económicos en una gama que lo es en general, sí resulta muy asequible para las cualidades que tiene.

Entre ellas una buena luminosidad con sus puntos LED de luz fría (blanca, la mayoritaria en estos apliques) y la posibilidad de ser instalada tanto en superficie como empotrada.

Como es genérico, está fabricada en plástico resistente al calor para garantizar su durabilidad. Otro de los ‘pros’ más notables es una autonomía de hasta tres horas, lo que le hace muy práctica para sitios con problemas de suministro.

Este tiempo de funcionamiento en el caso de que no haya suministro eléctrico deriva de una potente batería que necesita, eso sí, un alto tiempo de recarga de entre dos y tres días.

Incorpora en su diseño un botón de simulación que resulta muy útil para cerciorarse de que la luz de emergencia funciona de manera adecuada. Basta con mantenerlo presionado.

A la buena autonomía de sus baterías añade un sistema de control de la descarga y la sobrecarga para que la fuente de alimentación no se dañe y prolongue una vida útil que puede alcanzar las 30.000 horas.

En pack de cinco: Ledbox

Puede parecer caro, pero hay que tener en cuenta que es un pack con cinco unidades orientado ya a casas grandes o a zonas comunes de comunidades de vecinos para colocarlas en los lugares más estratégicos.

Correcto funcionamiento sin una luminosidad excesiva (está justo en ese umbral mínimo de 200 lúmenes que hemos aconsejado) y opción para colocarlas en pared o techo ya que cuenta con un mecanismo específico para este último caso.

Sí tiene una buena autonomía de encendido (tres horas) con un tiempo de carga razonable de un día y unos chivatos insertados para dar cuenta de si está en buenas condiciones (color verde) o hay que recargar (rojo).

Otra de sus características se sustenta en una sencilla configuración que permite optar por el modo de encendido permanente o no permanente.

Esta última resulta más recomendable ya que es la función esencial, tener luz cuando no haya eléctrica, y gastará menos batería.

Rápido encendido: Led Atomant

Una luz que se distribuye en cuatro cantidades distintas de unidades que van de una a diez. En este caso, hemos elegido la primera opción.

La resistente carcasa de derivado plástico (en concreto el ABS ya citado como una de las mejores opciones) se puede retirar de tal modo que se puede instalar también empotrada o en superficie.

Una de sus bazas es el rápido encendido ya que basta un segundo si está en modo no permanente para tener visibilidad en el caso de estar a oscuras.

Incorpora también posibilidad de autotest para chequear su funcionamiento y resulta altamente práctica para estancias de la casa, trasteros o plazas de garaje.

Óptima disipación del calor: Bombillasled360

De nuevo regresamos al formato pack con estas cuatro unidades a precio asequible y muy funcionales por su correcta luminosidad (200 lm) y notable autonomía con tres horas.

Cuentan con un buen sistema de disipación del calor que redunda en una óptima durabilidad de estas placas luminosas de emergencia.

También fabricadas en plástico ABS sus carcasas, el difusor opta como material por el poliestireno.

Se trata de una resina sintética que se emplea de manera fundamental en la fabricación de lentes plásticas y aislantes tanto térmicos como eléctricos.

Larga vida: Ledkia Lighting

Ligera, resistente, brillo en la media de los 200 lúmenes y un precio que también se mantiene en sintonía con esta gama.

Como señas de identidad, una alta durabilidad que puede alcanzar las 40.000 horas, según fabricante, y una carcasa de plástico resistente con es consustancial al derivado ABS.

Lleva seis puntos LED y una batería NiCd (níquel-cadmio) que aporta una autonomía también en la media alta con tres horas de encendido.

Cómo se instalan

De muy diversas maneras, algunas más sencillas que otras. Entre estas últimas las que se fijan con tiras adhesivas o imanes.

Sin embargo, lo más común es fijarlas con sus correspondientes tornillos, una opción segura que tampoco reviste dificultad.

Qué potencia

Como referencia, para obtener una luz de calidad, que en este caso es ver o no ver bien en la casa, habrá que partir de un mínimo de 200 lúmenes.

Se entiende como lumen la unidad de flujo luminoso. Es decir, el brillo de la luz y, por tanto, a más lúmenes, mayor brillo y mejor visibilidad.

Luces de emergencia para el hogar: Color y temperatura

La medida del color es el Kelvin (K). A mayor índice Kelvin, la luz será más clara. En cuanto a las temperaturas se puede optar, al igual que en las luces convencionales, por cálida, neutra o fría.

La primera es la luz amarillenta, igual o menor a 3300 k, y la neutra y la fría son más blancas y su horquilla Kelvin sube de 3300 a 6500.

Hay que señalar que en las luces de emergencia para ámbito doméstico que nos ocupan la luz más usada es la blanca o fría.

Qué tipos hay

En este apartado, hay que señalar que las luces LED ganan por goleada en esta gama a las fluorescentes o incandescentes.

Los motivos pasan por su temperatura fría y su menor consumo de energía. También su vida útil es mayor ya que hay modelo que pueden superar hasta las 30.000 horas de vida.

Qué autonomía tienen

Es este un factor de gran importancia. Como ya hemos indicado al principio, salvo en zonas aisladas muy localizadas, los apagones o cortes de luz no suelen ser frecuentes ni duraderos.

Es por ello que la autonomía de estos dispositivos no es excesiva, pero sí suficiente en la mayoría de los casos.

Así, hay luces de emergencia que solo ofrecen una hora de servicio y otras que se pueden ir hasta las tres horas. Normalmente, en una vivienda urbana suele bastar con la primera, no así en lugares con un suministro menos fiable.

Dónde colocar las luces de emergencia en el hogar

Como consejos para la instalación aportamos los baños, los sótanos o las escaleras si las hay. En este último caso es muy importante que se coloque en la parte de arriba para que pueda iluminar el mayor número posible de peldaños.

Como es lógico, su uso doméstico es extrapolable y muy eficaz en edificios con varias viviendas para ponerlas en rellanos, escaleras o zonas de paso.

Última actualización el 2022-05-24 at 09:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados