Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores raquetas de tenis para iniciarse y mejorar practicando

Las mejores raquetas para iniciarse y progresar en la práctica del tenis
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

G.T.

La popularidad del tenis como deporte está fuera de toda duda. Su práctica en el ámbito aficionado ya sea para mantenerse en forma, rebajar peso o, simplemente, pasar un rato con los amigos, también está muy extendida.

La raqueta es, pues, un instrumento familiar desde que nos regalan las primeras como juguetes hasta que, si perseveramos en la actividad, vamos renovando las características y los modelos en función de la frecuencia de uso y del nivel alcanzado.

Hay tal variedad de materiales, pesos, agarres, cordajes, tamaños y, por supuesto, precios que el principio fundamental a la hora de la compra es que venga a ser una extensión de la mano.

Es decir, se trata de una elección muy personal ya que los gustos, las condiciones físicas y la técnica de manejo son también muy distintas.

De las aquí seleccionadas, nos hemos decidido por un modelo asociado nada menos que a Federer de la prestigiosa marca Wilson por su óptimo rendimiento para empezar en este juego por un precio más que económico.

Por partes

En una raqueta de tenis podemos distinguir las siguientes partes:

– Mango: También llamado empuñadura, puño o agarre. La parte más baja de la raqueta y la que se usa para cogerla. Su longitud es fundamental en general y para la potencia en particular.

Grip: Si se es seguidor de las retransmisiones de tenis será un término familiar. Es simplemente la cinta que recubre el mango. Lo de simplemente se refiere a la sencillez del componente, pero no a la importancia que tiene que es mucha ya que, en función del elegido, permitirá un agarre mucho más seguro y ergonómico. Resulta superfluo apuntar que una sujeción firme es esencial para devolver cualquier bola durante un partido y mucho más en niveles avanzados.

– Cuerpo: También se puede conocer como cabeza o paella. Es la parte más visible de la raqueta, tiene forma ovalada y está compuesta del marco y las cuerdas. El tamaño varía y con ello las prestaciones. De este modo, si es más pequeña dará menos potencia, pero se controlarán mejor la precisión.

– Garganta: Une el mango y la cabeza. Las de tipo recto y madera han sido sustituidas por una subdivisión en dos secciones que conforman el óvalo. Es decir, ahora, de manera muy mayoritaria, tiene forma de ‘V’. El hueco seria propiamente la garganta de la raqueta. Su función es el equilibrio mediante la distribución correcta del peso y mantener rígida la raqueta en cada golpe.

– Marco: De manera más coloquial se denomina caña y golpear con él la pelota es muy mala señal porque sale descontrolada. Acota las cuerdas.

– Cuerdas: Tantas variaciones en cuanto a tamaños, tensiones, grosores o material que ocuparían todo un capítulo. Sí hacemos mención al tipo de material de fabricación el más habitual es el grafito, aunque también destacan el aluminio y el titanio. Hay otras opciones más sofisticadas orientadas al ámbito profesional elaborados con materiales como el boro o el kevlar. Son muy ligeras, pero castigan más la deficiente técnica.

Qué empuñadura

Para medir de manera aproximada la que más nos conviene hay un pequeño truco. Se trata de que medir la distancia existente entre la línea media de la palma de la mano, hasta la punta del dedo corazón de la misma.

Esa medida, tendría que ser la más cercana a lo adecuada, pero, sin duda, si se tiene ocasión lo mejor es cogerla antes, dar imaginarios golpes al aire y comprobar cuál nos resulta más cómoda.

Qué forma y tamaño

En función de estos dos parámetros estaremos optando por un estilo u otro de juego ya que varía.

Sobre el tamaño, hay una referencia más o menos estándar que está en los 70 centímetros. Sin embargo, si lo nuestro es la potencia es muy probable que se adapte mejor una algo más larga. No hay que olvidar que será menos manejable.

Algo similar ocurre con las formas. Si se quiere tener más potencia habrá que optar por una raqueta de cabeza más grande y también más larga de mango.

Si nuestro punto fuerte es la precisión, lo más recomendable es elegir una de cabeza más pequeña y algo más pesada. Habrá que poner más fuerza en el golpe, pero se controlará mejor.

Todos estos aspectos están dirigidos principalmente a aficionados ya con nociones técnicas apreciables. Para principiantes todo resulta menos especializado.

De qué material

Destacamos algunos ya sea por uso masivo o por historia:

  • Aluminio: Las más económicas. Orientadas para principiantes y probar a ver si te engancha la práctica del tenis. Muy flexibles con escasa aportación de potencia a los golpes. Casi todas las raquetas dirigidas a los niños están fabricadas con este material.
  • Carbono: Las más avanzadas. Dentro de este tipo hay una muy amplia variedad de calidades y precios. A veces cambian el nombre del material debido a los pequeños porcentajes extras de otros componentes (grafeno, silicona…) que se añaden al material principal que es el carbono. El material que usan la gran mayoría de los profesionales.
  • Madera: No podemos obviar, aunque sea por historia, una referencia a la madera que fue el material casi exclusivo durante mucho tiempo y que, claramente, ya no es una opción en la actualidad.
  • Fibra de vidrio: También se llevaron a cabo modelos con fibra de vidrio, a principios de los setenta, mezclada con aluminio. Muy pesada, pero también muy resistente a los fuertes impactos.
  • Cerámica: Relativamente nuevo en el campo del tenis. Se trata de una fibra derivada de las familias de las cerámicas. Muy rígida y excelente en la reducción de vibraciones.

Qué tener en cuenta

En este apartado vamos a recapitular sobre muchas de las características que ya hemos detallado. Con carácter general, el consejo más a tener en cuenta es comprar la raqueta a la que vamos a sacar rendimiento en función de las necesidades. Si estas crecen, siempre hay tiempo de cambiar. Resumimos pues los principales factores a valorar antes de la elección:

– Longitud de la raqueta: Si es más larga tiene más alcance en los golpes de fondo, se saca más ventaja de los servicios y proporciona algo más de potencia. En el lado opuesto, como ya se apuntó, menos precisión.

– Peso: Las raquetas más pesadas son las preferidas por los profesionales, pero no serán nada útiles si se empieza pese a que los pesos se han aligerado mucho con el paso de los años (nada que ver con las de madera, por ejemplo).

– Tamaño: Más potencia con una raqueta de cabeza grande por menos precisión.

– Grip: Los modelos más avanzados utilizan este componente que reviste el mango para incorporar sistemas de amortiguaciones de los golpes. Para niveles muy avanzados y ámbito profesional.

Óptima para empezar a soltar el brazo: Wilson Federer

Una marca de gran prestigio asociada a un mítico tenista que resulta una excelente opción para empezar en este popular juego.

Aunque resulte obvio, no está de más recordar que se trata de una raqueta de gama básica y que, por tanto, está orientada a partidos suaves para que quien la use empiece a acertar con dar a la bola.

Por ello, y por su tamaño, es excelente para adolescentes que todavía no hayan desarrollado demasiada fuerza ya que el cordaje no está pensado para golpes de gran contundencia.

Está más o menos en la longitud estándar de los 70 centímetros, una medida que posibilita que también sea apta para adultos de afición tardía.

Aunque el peso sea un dato concreto, en este caso poco más de 300 gramos, en el caso del tenis que sea el adecuado o no depende del jugador. Si antes se puede tener en la mano y calibrarlo de manera directa, mucho mejor.

El marco de grafito se puede considerar amplio con el fin de controlar mejor los golpes. En suma, una raqueta de marca prestigiosa, muy económica, vistosa de diseño y muy buena para empezar a soltar el brazo en la pista.

Buen control: Head Tis1 

También destinada a principiantes o jugadores con nivel básico. Se trata de una pala de tamaño grande para mejorar el control de los golpes.

Una de las cualidades más señaladas es su ligereza, en torno al cuarto de kilo, que le dota de una buena manejabilidad.

Por sus características se adapta muy bien, por ejemplo, a personas jóvenes que se hayan apuntado a clases para ir mejorando su técnica.

Es recomendable como complemento hacerse con una pieza anti vibraciones ya que se ganará estabilidad en el agarre.

Su escaso peso y el tamaño de la pala posibilita un óptimo y rápido control con la muñeca tanto en revés como en golpes cortados siempre que se haya llegado ya a controlar estas opciones.

Resulta sensiblemente más cara que la anterior, dentro de la gama baja de precios, pero merecerá la pena si se va a perseverar en la práctica.

Materiales de gran calidad: Babolat Pure Drive Lite U NC 

Un modelo de la marca que usa Rafa Nadal. Situada ya en una gama media que se nota en prestaciones y también en un precio bastante más elevado sobre las orientadas con preferencia a los principiantes.

La suma de cualidades es amplia ya que resulta muy ligera, no alcanza los 300 gramos, y, como plus, incorpora un sistema de amortiguación para aliviar las vibraciones. Se trata de un nuevo material que se integra en el grafito.

Los materiales de fabricación con el punto fuerte de este modelo y también la causa principal de su precio más alto.

Así, incorpora filamentos de tungsteno que se reparten en determinados y estudiados puntos del marco para potenciar la rigidez.

Opción infantil: ZSIG 

El tenis es una disciplina que se puede empezar a practicar a muy corta edad. De hecho, si en la casa hay afición es normal llevar a los niños y niñas a jugar o apuntarles a clase.

Es por ello, que los modelos infantiles son muy variados. Elegimos en este caso uno de la marca ZSIG recomendado para edades de entre 3 y 5 años.

Como es de lógica aplastante, se trata de un modelo altamente ligero de aluminio (apenas llega a los 150 gramos) y mucho más corto que la medida estándar (poco más de 40 cm).

Una joya a precio acorde: Wilson Pro Staff Rf97 

Reservamos como última alternativa una joya en materiales y tecnología, a un precio fuera de categoría destinado a niveles elevadísimos ya sea de técnica o de cuenta corriente.

Se trata solo del armazón, el cordaje se elige luego a gusto del usuario. Para hacerse idea de la sofisticación incorporara texturas de terciopelo negro, pinceladas de cromo y grabado láser.

Y todo ello en un peso que no llega a los 350 gramos y una longitud estándar (no llega a los 70 cm) que es lo único estándar en ella. Todo lo demás se sale, por lujo, de lo convencional.

Última actualización el 2021-07-23 at 00:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados