Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Sillas de ruedas plegables para transportarlas o guardarlas con mayor facilidad

Sillas de ruedas plegables para transportarlas o guardarlas con mayor facilidad
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 4,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Ya sea por la reducción de movilidad derivada de una avanzada edad, por enfermedad o por una convalecencia puntual, la silla de ruedas resulta un instrumento muy eficaz para paliar las consecuencias de estos supuestos.

Una de sus características es su notable tamaño para transportarlas o guardarlas. Un hándicap que resulta menor en la opción plegable que es la que nos ocupa.

De entre las seleccionadas hemos situado en primer lugar una de cuatro ruedas de la marca Mobiclinic por su ligereza de material, su tamaño una vez plegada y un precio asequible dentro de esta gama de sillas manuales que han de ser impulsadas por una persona con las manetas traseras.

Sillas de ruedas plegables: ¿Qué es?

Se puede definir como un sistema de movilidad con ruedas, normalmente dos o cuatro con las dos de delante mucho más pequeñas, en el que el usuario va sentado y se impulsa de manera autónoma con las manos, girando el aro propulsor que rodea las ruedas con su impulso, o mediante motor eléctrico.

El hecho diferencial de las plegables es obvio. Es decir, se pueden reducir notablemente de tamaño gracias a su configuración para transportarlas en el maletero del coche, lo más habitual, o guardarla en espacios más pequeños.

Por partes

Distinguimos los siguientes componentes:

  • Chasis rígido o plegable
  • Ruedas
  • Asiento
  • Respaldo
  • Reposabrazos
  • Reposapiés
  • Sistema de frenado
  • Aro propulsor en los modelos manuales de ruedas grandes laterales
  • Manetas de empuje que suelen incorporar los frenos

Sillas de ruedas plegables: Ventajas e inconveniente

Entre las primeras destacamos las siguientes:

  • En este caso específico de las plegables sin duda la principal es la economía de espacio para guardarla y la consecuente facilidad para trasladarla
  • Permite mayor autonomía al usuario
  • Sencillo manejo
  • Suelen ser aptas para todo tipo de superficie
  • Variedad de modelos
  • Amplia horquilla de precios

Sobre los inconvenientes, el principal no se debe a la silla en sí, sino a los problemas de accesibilidad que pueda suponer en función del urbanismo y la habilitación de determinados sitios.

Ligera y asequible: Mobiclinic

Nos hemos decantado como opción líder por una silla básica y ligera, de precio asequible y características muy adecuadas para transportar o meter en cualquier hueco si se deja de usar.

En concreto, pesa poco más de diez kilos y tiene un ancho total de 57 cm que se reduce a 26 cm una vez plegada.

El aluminio y las pequeñas ruedas, las dos delanteras de un diámetro mucho más pequeño que las de atrás y todas compactas, contribuyen a esta ligereza.

Como ha hemos indicado, estos modelos manuales de cuatro ruedas están ideados para ser empujados por detrás.

Para ello se ubican unas cómodas manetas ergonómicas en las que están los frenos y un sistema de bloqueo habilitado en una pequeña palanca.

Entre sus características concretas, los reposapiés son abatibles y extraíbles mientras que los reposabrazos son fijos y acolchados.

En cuanto a las medidas, el asiento tiene 51 x 40 cm, casi igual que el respaldo que solo varía cuatro centímetros para pasar de 40 a 44 cm.

Con aro impulsor: Quirumed

Un modelo provisto también de cuatro ruedas, pero con distinto concepto ya que, en este caso, las dos traseras ya tienen el diámetro suficiente para ser desplazadas por el propio usuario agarrando las manos al aro impulsor.

También opta por el aluminio para estar en un peso moderado dentro de esta gama (algo más de 11 kilos) con un peso máximo soportado de 100 kilos.

Muy fácil sistema de plegado de una silla que, una vez abierta, tiene un ancho total de 65 cm con un asiento de 44 cm por 41 cm de altura y 36 cm de profundidad.

Los reposapiés son abatibles y elevables para ajustarlos a la mejor posición para el usuario. En la parte posterior se sitúan las manetas para empujar la silla que llevan incorporadas los frenos.

Óptima relación calidad-precio: ZYXU

Pasamos a una alternativa de silla de ruedas eléctrica que destaca, dentro de esta gama, por ser muy ligera (unos 14 kilos) si se tiene en cuenta la incorporación de baterías y sistema mecánico que no precisan las manuales.

Pese a ser de las sillas más minimalistas dentro de este segmento eléctrico, su precio sube considerablemente, aunque, para sus prestaciones y, repetimos, dentro de esta gama, su relación calidad-precio es excelente.

Entre las prestaciones mencionadas, un joystick inteligente con pantalla de visualización que facilita su manejo de manera considerable.

Otra de sus bazas es un plegado de gran eficacia que deja la silla en apenas 30 cm de ancho por algo más de 80 cm de altura.

Uno de los aspectos a tener más en cuenta en estas sillas es la autonomía de uso que en este caso está en 20 km. Viene provista de dos baterías de litio.

Chasis de acero: Quirumed

De regreso a las manuales con un modelo más clásico en diseño y que cambia el aluminio por el acero con sus ventajas y desventajas.

Entre las primeras la resistencia, aunque las de aluminio son también muy robustas, y entre las segundas que resulta más pesada (casi 20 kilos).

Con aro impulsor en las ruedas traseras, doble sistema de frenado, eficaz sistema de plegado y reposabrazos fijos.

El respaldo y los reposapiés son extraíbles, lo que permite reducir más el tamaño de la silla una vez plegada.

Frenado electromagnético: Wisging

Saltamos de nuevo a la gama eléctrica para cerrar con esta silla ya bastante más pesada (27 kilos) y, sobre todo, con un precio muy elevado derivado de la calidad de materiales y sus prestaciones.

Así, por ejemplo, destacamos su fabricación en acero al carbono que le dota de una gran durabilidad. Como detalle de su sofisticación cuenta con un frenado electromagnético.

Puede rodar sin problema por superficies de todo tipo y se maneja de manera muy sencilla a través de un joystick que se puede colocar en cualquiera de los reposabrazos.

Sillas de ruedas plegables: De qué material

Para la fabricación de la estructura o chasis los materiales más recurrentes son:

  • Acero: Más pesada, pero también más robusta y resistente.
  • Aluminio: Más ligeras y fáciles de transportar.
  • Titanio: Las más ligeras, aunque también más caras.
  • Fibra de carbono: Al igual que la anterior resulta muy ligera, tiene una alta durabilidad y también un elevado precio.

Qué tipos de sillas de ruedas plegables hay

Dos grandes grupos dentro de las plegables que, obviamente, es común a la versión de chasis rígido:

  • Manuales: Ya hemos señalado que su impulso se genera a través de las manos del usuario agarrando y haciendo fuerza sobre los aros impulsores que rodean el diámetro de las ruedas en el caso de las grandes situadas en los laterales. En el caso de las de ruedas pequeñas ha de ser alguien quien empuje agarrando las manetas ergonómicas de atrás que suelen incorporar los frenos. Mucho más económicas.
  • Eléctricas: Más grandes, más pesadas, más cómodas ya que evitan esfuerzos físicos, y sensiblemente más caras.

Por número de ruedas distinguimos otras dos alternativas:

  • De dos: Van situadas en los laterales, son más grandes de tamaño y llevan alrededor el ya citado aro impulsor para agarrarlas con facilidad y avanzar con la propia fuerza del usuario.
  • De cuatro: Mucho más pequeñas de diámetro con las dos de atrás más grandes y las de delante más pequeñas. Además de estas opciones hay que destacar que la especificidad es amplia en esta gama con sillas de ruedas deportivas e incluso diseñadas para mascotas.

Sillas de ruedas plegables: Qué tener en cuenta

Resumimos en dos factores fundamentales:

  1. Comodidad: Su importancia es proporcional al tiempo que se pasa sobre ella que es variable en función del motivo de uso, pero, en todo caso, es mucho. Por lo tanto, un aspecto más que relevante vinculado al tipo de materiales, acolchamiento de asiento y respaldo o manejabilidad, en el caso de las manuales, del aro impulsor. También es aconsejable fijarse en si los reposapiés y reposabrazos son fijos o hay posibilidad de desplegarlos y plegarlos.
  2. Seguridad: Por razones obvias, el sistema de sujeción de la silla es un requisito imprescindible para decidirse. En este campo entra el sistema de frenado, los cinturones y anclajes o aspectos concretos como el uso de un cojín antideslizante.

Última actualización el 2024-04-15 at 13:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados