Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores cajas organizadoras para acabar con el lío de cables en casa

Las mejores cajas organizadoras para acabar con el lío de cables en casa
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos: 4,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

La expresión ‘vaya lío de cables’ es un clásico doméstico. La organización de estos accesorios es, por tanto, un reto que se afronta de manera mucho más sencilla con complementos como el que nos ocupa.

Nos referimos a las cajas organizadoras de cables. De las aquí seleccionadas hemos situado en cabeza una de D-Line por sus tres aberturas que permiten reconducir los cables en varios sentidos, su tamaño compacto, su material resistente y su precio asequible.

¿Qué son las cajas organizadoras?

Un contenedor estructurado con el fin de encajar en su interior cables y otros accesorios, como regletas, de uso común en el ámbito doméstico.

Suelen estar fabricadas en materiales resistentes y vienen con una tapa que cierra de manera muy segura.

Qué ventajas tienen

  • Óptimo accesorio de organización
  • Comodidad a la hora de encontrar lo que buscamos en el caso de las de almacenaje
  • Protegen los cables y accesorios
  • Plus estético al ocultar las marañas de cables
  • Evita que el polvo se acumule en enchufes y regletas
  • Previenen de riesgos si hay niños o mascotas en casa
  • Gama económica

Qué tipos de cajas organizadoras hay

Por su diseño y utilidad podemos distinguir dos grandes opciones:

  • De almacenaje: Más convencionales como caja con pequeños compartimentos para enrollar y guardar cables.
  • De ocultación: Tienen un sentido más estético ya que buscan ocultar los cables que suministran energía a los distintos aparatos eléctricos y que, por tanto, están en uso y no se pueden meter en una caja y guardar en el armario.

Suelen tener amplias aberturas laterales para que pasen los cables, pero la maraña de ellos quede dentro de la caja sin que afee la casa. Por ejemplo, son ideales para ocular las regletas con enchufes.

Nuestra selección de cajas organizadoras de cables

Con tres aberturas

Como ya hemos destacado, una de las principales características de la opción líder es su triple abertura, en los laterales y en el centro (todas en la parte posterior), que permite manejar los cables en distintas direcciones.

Muy adecuada para ámbito doméstico con unas medidas de 32,3 cm de ancho, 12,4 cm de ancho y11 cm de alto. Para hacerse una idea gráfica, oculta de manera perfecta una regleta de cuatro tomas.

Otra de sus bazas a reseñar es su óptimo cierre con una tapa de presilla que queda perfectamente encajada a resguardo de posibles maniobras de niños o mascotas.

En cuanto a material está fabricada en plástico ABS, uno de los más utilizados como ya hemos destacado en la introducción. Poco espacio para una alta utilidad en una caja compacta a precio ajustado.

Elegantes y caras

Hasta en una gama de artículos tan marcados por la utilidad hay sitio para la elegancia propia de un material como la madera.

Una elegancia que se paga cara en comparación con la media de las cajas de plástico, aunque no hay que obviar que vienen dos unidades de distintos tamaños y diez bridas para los cables como complemento.

Es el caso de estas cajas por lo demás muy sobria de diseño. Una madera de tono marrón oscuro (teñida con pintura al aceite vegetal) que resulta resistente incluso a la humedad.

A este aspecto exterior suma, lógicamente, sus funciones consustanciales con tres aberturas habilitadas para sacar cables.

Como hemos indicado son dos cajas de distintas dimensiones. La más grande mide 42,2 x 17,7 x 18,3 cm y la más pequeña 38 x 14,5 x 14,5 cm.

Pack híbrido

Pasamos a la tercera opción por tipo de material. En este caso un pack de tres unidades híbridas de distintos tamaños con la caja de plástico, también ABS, y la tapa de madera de bambú por un precio bastante ajustado para lo que ofrecen.

En este caso solo hay dos aberturas laterales para la entrada y salida de cables. Como es norma en esta gama es más que sencillo su uso ya que basta con colocar los cables sueltos dentro, o la regleta en su caso, y cerrar.

Como también es propio de estos dispositivos la tapa cuenta con un cierre seguro para evitar riesgos. Además de estos destacables aspectos incluye como accesorios una manguera de cable, seis abrazaderas y otros tantos clips de cable adhesivo.

De almacenaje

No podía faltar la otra alternativa en este segmento de organizadores de cables. Una caja de almacenaje con ocho compartimentos y diez bridas de silicona para asegurar los cables después de enrollarlos.

Orientado para cables propios de cargadores de distintos dispositivos tales como smartphones, tablets, casos inalámbricos… etc. No solo para sus cables, sino también para sus enchufes.

Cambia el material de fabricación que en este caso es el poliestireno (PS), un polímero plástico como conocido como vidrio plástico. Por tanto, transparente.

Muy económica

Dentro de una gama económica en general cerramos con una caja que destaca precisamente por su bajo precio, más si se tiene en cuenta que resulta altamente útil para guardar los cables.

Una caja de plástico (en concreto fabricada en poliestireno) con dos aberturas laterales que, además de la entrada y salida de cables permite que entre el aire y no se sobrecaliente.

Esta opción mide 23,5 x 11,5 x 12 cm, aunque se ofrece en dos medidas más. La tapa opaca cierra con seguridad una caja de plástico negro transparente que puede alojar sin problema una regleta de cuatro tomas.

De qué material son las cajas organizadoras

Como hemos adelantado en su definición, están fabricados en materiales distintos, pero unidos por la característica de la resistencia. Los principales serían.

  • Plástico: Uno de los más usados en este apartado es el acrilonitrilo butadieno estireno (ABS), un derivado plástico muy resistente al impacto.
  • Madera: Es la otra gran opción. También resistente, más estética y, normalmente, también más cara.
  • Híbrido: Hay modelos muy vistosos que combinan ambos materiales con la caja de plástico y la tapa de madera (de bambú, por ejemplo).

Qué tener en cuenta

  • Uso: En el caso de que se busque una para casa, una caja compacta será suficiente y adecuada. En el caso de oficinas la cosa cambia por la cantidad de cables que hay. Así, además del mayor tamaño, es más que recomendable combinar la caja con otros organizadores orientadas a tener los cables de instalación bien ordenados.
  • Material: Ya hemos destacado los dos principales con sus distintas características. Si, además de utilidad se busca estética, un modelo híbrido de plástico y madera puede ser una excelente opción para la casa.
  • Grosor: El grosor de los cables también puede influir, aunque no de manera determinante al menos en el ámbito doméstico. En todo caso, no está de más fijarse si en los espacios del interior las aberturas para fijar los cables son suficientemente anchas.
  • Compartimentos: El número de compartimentos interiores es variado en el caso de las de almacenaje. Si se tienen muchos cables pequeños lo más conveniente es buscar una caja que tenga más espacios individuales.
  • Seguridad: Como ya hemos apuntado, el cierre de la tapa suele ser muy seguro para que no la abran los más pequeños o las mascotas y jueguen con lo que no deben.

Última actualización el 2024-02-21 at 09:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados