Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores cestas para freír con mayor comodidad y seguridad

Las mejores cestas para freír con mayor comodidad y seguridad
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Si el catálogo de menaje para la cocina es amplio, el de accesorios aumenta de manera muy considerable la cantidad de opciones para elaborar los alimentos de la manera más cómoda y adecuada posible.

La introducción de nuevas alternativas no ha hecho más que contribuir a esta expansión. Es el caso de los utensilios necesarios para freír que, con la llegada de las freidoras de aire, ha abierto las opciones de las cestas freidoras.

De las aquí seleccionadas hemos colocado en cabeza una de la marca BAR por la calidad de su material, su buena capacidad y alta durabilidad. No es de las baratas, pero si se usa de manera frecuente merecerá la pena.

Qué es y para qué sirven las cestas para freír

En el caso de la convencional, que centra esta comparativa, se puede definir como un recipiente metálico de malla con mango que sostiene los alimentos mientras se van cocinando en aceite muy caliente. La cesta se extrae y se introduce hasta llegar al punto deseado de fritura.

Ventajas e inconvenientes

Entre las primeras destacamos las siguientes:

  • Comodidad
  • Evitan que los alimentos se peguen
  • Ahorran tiempo
  • Minimizan riesgos de quemaduras
  • Muy fáciles de usar
  • Amplio catálogo

En el apartado de desventajas señalamos:

  • No resultan fáciles de limpiar
  • Son voluminosas respecto a otros accesorios de cocina con obvias diferencias en función de la capacidad

Qué tipos de cestas hay

Este apartado se solapa con el de los materiales elegidos ya que se corresponden a los dos grandes tipos de freidoras:

  • De metal: Las ya definidas que se corresponden con las clásicas destinadas a sumergirse en el recipiente de aceite hirviendo. Por tanto, requieren un material a prueba de estas altísimas temperaturas y que no reaccione con los alimentos, como el acero inoxidable.
  • De silicona: Un material para cestas que viene de la mano de las freidoras de aire tan de moda en la actualidad. La resistencia y la flexibilidad son dos puntos fuertes de este material, así como la anti adherencia para que no se peguen los alimentos.

Nuestra selección de cestas para freír

Para uso intensivo

Hemos optado como líder por una cesta freidora que no tiene en su precio, más elevado sobre la media, su principal atractivo, pero que, si se usa de manera frecuente, merecerá la pena por sus características.

En concreto, se trata de un recipiente de acero inoxidable cromado apto para freidoras eléctricas con cubetas rectangulares de cinco o seis litros.

Otro de sus puntos fuertes es un agarre de longitud considerable rematado por una empuñadura de plástico altamente resistente.

La medida del asa tiene la ventaja de estar más lejos de posibles salpicaduras de aceite a muy alta temperatura.

En cuanto a medidas concretas, sin asa, son de 25 x 18,5 x 10,5 cm con un peso aproximado de 0,3 kilos. En el lado contrario al agarre cuenta con dos ganchos para colgar el recipiente.

Mini cesta para patatas

Una opción distinta en formato pack con nada menos que una docena de mini cestas ideales, por ejemplo, para freír patatas.

En concreto miden 10,5 x 8,5 x 6,5 cm con un mango de 10 cm y una configuración de malla que permite que el aceite fluye de manera muy rápida.

Resistentes y duraderas y con un precio más que interesante en función del número de unidades que se ofrecen.

Superficie lisa y bordes suaves que permiten un agarre cómodo y seguro pese a que su agarre sea más corto, acorde con su versión mini.

Práctica y desmontable

Una cesta desmontable de acero inoxidable con acabado pulido que le dota de una superficie lisa y suave, sin bordes.

Por tamaño, el recipiente tiene 21 x 18,5 x 11 cm con un mango de 24 cm. El agarre está fabricado en polipropileno, un material que le dota de gran resistencia y durabilidad.

Como es preceptivo, hay que lavarla bien una vez usada y secar y almacenar en un lugar ventilado. Precio en la media por su tamaño.

Cuadrada y económica

Una cesta que opta por la forma cuadrada con unas medidas de 20 x 20 cm (también se comercializa en un modelo de 24 cm) con un agarre metálico en su totalidad plegable que se engarza y se quita de manera sencilla al recipiente.

La malla está configurada con agujeros muy finos muy adecuados para la filtración del aceite y la disipación del calor.

Precio en la media de la gama, acero inoxidable de calidad difícil de deformar y muy útil para freír patatas, pollos, verduras… etc.

Cestillo de asas

Una alternativa distinta, más básica y muy económica para finalizar. Se trata de un cestillo redondo de doble asa para sumergir en el aceite caliente.

También cambia el material de fabricación ya que, en este caso, se opta por el alambre estañado que resulta menos resistente que la opción más común del acero inoxidable.

Tiene 25 cm de diámetro y puede resultar una opción útil para frituras esporádicas de alimentos variados ya que su capacidad es óptima.

Modo de limpieza

Ya hemos indicado que la limpieza de este dispositivo puede resultar algo trabajosa por la estructura de rejilla. Como consejos:

  • Dejar la cesta en remojo unos 10-15 minutos en agua mezclada con algún producto para lavavajillas
  • Frotar con intensidad para retirar la grasa
  • Si se quiere apurar más se puede mezclar una cucharada de bicarbonato con una pequeña cantidad de agua hasta formar una pasta a aplicar con un cepillo en las zonas con algún resto de grasa

Última actualización el 2024-02-21 at 08:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados