Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Los mejores helicópteros a control remoto para niños

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos: 3,25 de 5)
Cargando...

La industria juguetera se ha desarrollado casi en paralelo a la aparición de los vehículos de transporte, como es el caso de los helicópteros.

Pese a que este tipo de aeronaves nació en un marcado contexto histórico de guerras, su uso civil fue extendiéndose poco a poco. Y desde hace varias décadas existen modelos a control remoto para que niños y adultos puedan disfrutar de la experiencia de pilotar uno.

El mercado ofrece innumerables modelos, como el elegido como favorito de esta comparativa: el Amewi Level X.

Si bien este tipo de juguete está recomendado a partir de los 14 años, su diseño permite un fácil manejo desde edades tempranas. Así, niños de 8 años con destreza manual disfrutarán con él perfectamente.

Unas pinceladas históricas

El siglo XX vio uno de los inventos que cambiarían la historia de la aviación, con el diseño del primer aparato controlable, y que comenzó a producirse en cadena en la década de los 40 gracias al ingeniero Ígor Sikorski.

Antes ya se habían elaborado otros modelos, ya que numerosos países estaban detrás de la fabricación de un modelo que ofreciera una estabilidad y un control seguros.

Incluso se habla de que en España la guerra civil frustró el proyecto del ingeniero Federico Cantero Villamil, que trabajó en un aparato que se bautizaría como Libélula Española.

A partir de la II Guerra Mundial, la industria comenzó a perfeccionar las aeronaves (no solo utilizadas en la guerra sino en otras labores) y, paralelamente, el uso se extendió a la población mediante la aparición de los primeros aviones y coches teledirigidos.

Aunque al comienzo eran modelos rudimentarios y pesados, la fabricación fue mejorando, y ya en el caso concreto de los helicópteros, en la década de los 70 se llevó a cabo la primera producción a control remoto.

Desde entonces se ha disparado el número de adeptos a este tipo de aeronaves.

Tanto es así que hoy una de las pasiones que más fieles levanta es el pilotaje de drones que, en sus versiones modernas y sofisticadas, se asemejan a la forma de vuelo de los helicópteros.
Los amantes de la fotografía y el vídeo han extendido, también, su uso.

Sin embargo, en la siguiente comparativa nos centraremos en los mejores helicópteros de control remoto para los pequeños y los adolescentes de la casa.

Unos juguetes con una fuerte demanda en Navidad y que son productos asequibles para la mayoría de las economías.

Características de los helicópteros

Antes de dar paso a la comparativa propiamente dicha conviene familiarizarse con algunos vocablos referentes a los componentes de la aeronave.

Un helicóptero se propulsa y se sustenta gracias un rotor horizontal formado por dos o más palas. Algunos modelos, además, incluyen un rotor de cola o antipar que también garantiza la estabilidad y propulsión del mismo y que está colocado en la aleta trasera.

Los helicópteros despegan y aterrizan de manera vertical y se apoyan para hacerlo en los patines (piezas metálicas de soporte) o en las ruedas, al igual que un avión, por ejemplo.

Los helicópteros de juguete suelen ser fieles a los modelos de verdad. La diferencia es que para los vuelos frustrados, las marcas jugueteras ofrecen estas piezas de recambio.

Antes de decantarse por alguno de los modelos que se describen o por otros, fíjese en:

• Los materiales. La mayoría están fabricados con fuselaje y tren de aterrizaje de aluminio y carcasa de plástico, resistente a golpes y caídas. Pero algunos modelos pueden tener todas sus partes de plástico. El aluminio aligera el peso y maximiza el rendimiento de las baterías.

• La autonomía. Se debe tener claro que este tipo de juguetes no darán largos ratos de juego seguido. Normalmente incluyen una batería de litio que se carga a través de un cable con puerto USB. Los tiempos de carga completa van desde los 20 hasta los 40 minutos y proporcionan un tiempo de vuelo de entre 6 y 12 minutos.

• Los repuestos. Algunas marcas incluyen hélices de recambio, baterías extra e instrumentos como un destornillador o similares, para facilitar el montaje. No obstante, es fácil encontrar piezas de reemplazo de helicópteros teledirigidos.

• La distancia. Los 5 modelos que se detallan en esta comparativa tienen 3 canales de infrarrojos. Son ideales para niños y alcanzan alturas de hasta 10 metros. Quienes deseen modelos complejos que alcancen mayor distancia, deberán escoger uno que tenga 6 canales.

• El sistema de giro o giroscopio. Este sistema permite estabilizar automáticamente el aparato durante el vuelo. Por eso hay que fijarse que el modelo elegido lo traiga incorporado porque, si no, el manejo se complicará.

Una vez sabido qué tener en cuenta a la hora de comprar o regalar un helicóptero teledirigido, se ha realizado un exhaustivo análisis de los 5 mejores modelos que atienden todas las necesidades y presupuestos con precios que van desde los 20 hasta los 40 euros.

El favorito: Amewi 25072 Level X

Amewui Trade es una empresa alemana afincada en Borchen, cerquita de Paderborn, que se dedica desde 2004 a la venta al por mayor e importación de todo tipo de vehículos de radiocontrol.
Su catálogo recoge más de 6.000 artículos: coches, barcos, tanques y helicópteros, además de accesorios y repuestos.

De todos los helicópteros que venden ésta y otras marcas, los expertos han destacado el modelo Amewi 25072 Level X, que incorpora dos rotores horizontales con dos palas cada uno y un rotor antipar.

A pesar de su aspecto frágil, es robusto y resiste caídas y golpes sin dañarse. Además, también se distingue por su fácil conducción. Niños a partir de 8 años pueden jugar con él sin problemas haciéndose con el manejo en unos minutos.

Se trata de un helicóptero con 3 canales, batería de litio, cable de carga con puerto USB, mando a distancia (no incluye las 6 pilas AA), rotor de cola de repuesto y un maletín de aluminio que brinda un transporte y un almacenamiento seguros.

La carga se realiza en 30 minutos y ofrece unos 10 minutos de vuelo. Es muy ligero, con chasis de aluminio y cockpit (cabina del piloto) fabricados con plástico de gran resistencia, al igual que la aleta trasera.

Su sistema con giroscopio garantiza la estabilidad en el vuelo. Asimismo, si colisiona, incorpora un sistema de apagado automático electrónico para evitar el sobrecalentamiento del motor.
Tiene unas medidas y un peso de 18,5 centímetros y 38 gramos, respectivamente. Esto hace que en épocas invernales de viento y lluvia pueda utilizarse dentro de casa, aunque está destinado al juego en el exterior.

Los expertos lo catalogan como una pieza de arte en miniatura. La única pega es que las instrucciones son en alemán, aunque incorpora unos dibujos fáciles de comprender. Sería un plus que vinieran en español o, al menos, en inglés.

Revell: el subcampeón

Otra empresa alemana experta en juguetes de radiocontrol es Revell, cuya “misión” desde hace 60 años es ofrecer diversión tanto a mayores, jóvenes, principiantes o profesionales.

El segundo helicóptero de esta comparativa es parecido en su diseño al modelo favorito de Amewi con sus dos rotores horizontales y su rotor de cola, pero su batería ofrece menos minutos de vuelo (6 aproximadamente) y no es tan resistente a los golpes.

Sin embargo, es un gran aparato para quienes se inician en el manejo de estas aeronaves porque se vuela con facilidad: solo hay que ponerlo en posición de despegue y accionar el mando a distancia. Como la estructura es muy estable gracias al giroscopio, el vuelo será de mayor precisión.

Eso sí, hasta que no se controle con destreza, no se recomienda elevarlo demasiado porque, si se desploma desde una gran altura, puede que no resista el golpe.

Una de las características que los expertos destacan de este modelo es que, gracias a su iluminación LED nocturna, se puede disfrutar de una gran experiencia de juego. Es más, quienes lo han probado prefieren pilotarlo por la noche.

Con 17,5 centímetros de largo es un poco más pequeño que el campeón de esta comparativa, pero pesa algo más: 45 gramos. De ahí que sea más fácil manejarlo por niños pequeños.

Su fuselaje y sus patas están hechas de un aluminio resistente; incluye una batería de litio con un cargador USB, 3 canales de radiofrecuencia que evitan interferencias, un mando a distancia a pilas (no incluidas) y repuestos de hélices y rotor.

Para darle un diseño moderno, está lacado en verde y negro con acabados de gran calidad.

El mejor modelo bélico: Syma S109G

Syma es desde hace 10 años una empresa líder en la fabricación de drones, quadcopters y helicópteros de radiocontrol.

Destacan sus innovadores diseños que convierten el manejo de estas pequeñas aeronaves en una tarea sencilla para niños de todas las edades. Tal como dicen ellos: “Make Fly Easy”.

Para esta comparativa se ha escogido el modelo S109G diseñado a escala con la estética militar del principal helicóptero de combate estadounidense, el Boeing AH-64 Apache.

Esta aeronave, que se ha exportado a otros países, ha entrado en acción en la mayoría de los escenarios bélicos desde finales de siglo XX (guerra del Golfo, guerra de Afganistán o en la guerra de Irak).

Es un modelo recomendado a partir de los 14 años, que impresiona por los acabados y la gran cantidad de detalles que incorpora.

Al igual que los dos anteriores, el tamaño se asemeja a la palma de una mano. Por eso está recomendado para su uso en interior. Pero en días sin viento puede utilizarse también al aire libre.
Para uso nocturno presenta dos luces led en la parte delantera que se encienden al ponerlo en marcha.

A diferencia de otros helicópteros RC (radiocontrol), el Syma S109G está fabricado con un tipo de plástico altamente resistente a los golpes y caídas. Sus hélices son tan flexibles por lo que se doblan al chocar y la mayoría de las veces no se rompen.

Incluye un cable USB que posibilita dos tipos de carga: a la corriente o al mando a distancia. Una carga completa asegura alrededor de 10 minutos de juego.

Además, desde su mando ergonómico (que, al igual que los otros modelos, no incluye las pilas), el artilugio obedece las órdenes dirigidas con gran rapidez.

En resumen: este helicóptero encandila por su diseño de guerra, su mando fácil de manejar, la hélice de repuesto que incluye en su set, y su precio.

Si los expertos le ponen algunos “peros” es que el Apache puede desilusionar por su reducido tamaño y porque las instrucciones no vienen escritas en español.

Para los peques: Super Wings Donnie de ColorBaby

Para los peques de la casa, a partir de 2 añitos, Colorbaby ha creado un helicóptero teledirigido caracterizado por Donnie, el prota de las películas y series animadas de Super Wings.

A diferencia de los otros modelos de esta comparativa, este autogiro no se levanta del suelo, sino que va rodando por todos los rincones.

Se ha incluido en esta comparativa para que los pequeños pilotos se habitúen al uso de un mando RC y, de esta manera, cuando crezcan, hayan adquirido la destreza suficiente para hacer volar alguno de los 4 modelos anteriores que aparecen en este listado.

Con el control remoto Donnie la aeronave gira 360º al apretar el botón izquierdo y va a hacia delante pulsando el derecho. Estas habilidades manuales mejoran la coordinación lógica y espacial.

El Donnie tiene tres ruedas: las traseras son grandes y de goma y la delantera es de PVC. La antena es flexible para que el niño no se haga daño.

Habla, incorpora dos luces amarillas y divertidos sonidos que hacen el juego todavía más entretenido.

Por último, incluye las pilas, así que solo falta sacarlo de su embalaje y, ¡a rodar!

Sgile: la opción más económica

Aunque no existe gran diferencia de precio entre los modelos seleccionados en esta comparativa, este último es el más asequible y el más grande con una longitud de 24 centímetros.

Como el resto de modelos, tiene 3 canales, cargador USB, luces nocturnas, giroscopio y piezas de recambio para las cuchillas del rotor.

Su diseño tan aerodinámico reduce la resistencia del aire y ofrece una experiencia de vuelo más suave. El chasis está fabricado con material de aleación resistente a los impactos.

Un aspecto positivo y diferenciador de los demás modelos es que este helicóptero incorpora en el control remoto un botón de despegue y aterrizaje que facilita estas acciones.

Además, incluye dos baterías que garantizan el doble de diversión (unos 7 minutos cada una).

En contra, cabe añadir que cargarlas cuesta alrededor de 40 minutos (más que otros modelos) y ofrece un tiempo de vuelo de unos 6 minutos.

* No se olviden de que la mayoría de los mandos de control remoto funcionan con pilas que no están incorporadas. La mejor forma de ahorrar (en tiempo y dinero) es realizar una compra conjunta.

En el mercado hay packs realmente baratos, como las alcalinas de la marca Maxell, que son las más vendidas. Las encontrará (tanto las dobles o triples A) en packs de 32 a un precio que no supera los 10 euros.

Pilas AA:

Rebajas

Pilas AAA:

Última actualización el 2020-09-22 at 18:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados