Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Los mejores deshidratadores de alimentos

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Aunque no nos demos cuenta, los alimentos deshidratados forman parte de nuestra dieta. Es muy común ver trozos de frutas entre los cereales, mezclas de verduras para preparar caldos, incluso las mismas especies que usamos para condimentar se tratan de simples «plantas secadas”.

La ventaja de los alimentos deshidratados es que suelen durar muchísimo tiempo, algo así como una conserva seca. Nos permite guardar alimentos de diferentes estaciones y consumirlos durante todo el año.

Quizás alguno de nosotros hayamos visto a nuestras madres utilizar el horno para secar plátanos, fresas, tomates, etc. Si bien no es una mala técnica, resulta un tanto engorrosa a la hora de calcular los tiempos y la temperatura de secado.

Los deshidratadores, remplazan la técnica “manual” del horno y nos permiten obtener alimentos deshidratados en menor tiempo y sin necesidad de ser un experto.

Teniendo en cuenta las opiniones de los usuarios y compradores, no solo vamos a ayudarlos a elegir el deshidratador que mejor se adapte a sus gustos y necesidades, si no que vamos a recomendarles como favorito el Hopekings de 8 pisos, porque para los expertos es la opción que mejor combina su precio con sus funciones.

¿Qué es un deshidratador de alimentos?

No se trata del típico horno en miniatura que con calor seca los alimentos. Los tiempos de deshidratación suelen ser largos, imitando el secado al sol y los deshidratadores están muy lejos de consumir la cantidad de energía de un horno convencional.

Este tipo de electrodomésticos son muy utilizados para “secar” frutas, verduras, setas, hierbas aromáticas, granolas, hacer bases de pizza, panes, masas diversas, etc.

Su funcionamiento es muy sencillo: se calienta una cámara de aire que hace circular el aire caliente alrededor de los alimentos de forma sutil, constante y por un tiempo prolongado.

Gracias al lento secado se consigue eliminar el agua de los alimentos y, por consiguiente, los hongos, las bacterias y la levadura no consiguen fermentar, evitando que los alimentos se pudran y que podamos almacenarlos por más tiempo.

Muchos alimentos permiten rehidratarse nuevamente simplemente agregándoles agua, como es el caso de las verduras.

Beneficios de los alimentos deshidratados

El secado de alimentos no solo permite conservarlos por más tiempo, sino que evita que se pierdan nutrientes y en algunos casos se pueden obtener nuevas texturas y sabores más concentrados.

Otra de las ventajas es que podemos almacenar alimentos que estén fuera de temporada, siendo una opción natural y saludable de almacenarlos por tiempo prolongado.

Si somos de los que nos ataca el hable a deshoras, un deshidratador nos permite tener a mano tentempiés saludables. A los más cocinillas, les permite explotar la creatividad con preparaciones gourmet como las pieles de frutas.

Que tener en cuenta a la hora de elegir un deshidratador

Temperatura

Ya sea de forma digital o analógica, los deshidratadores permiten seleccionar la temperatura a la que se deshidratarán los alimentos.

Cada alimento es particular y lleva un determinado tiempo de secado a una cierta temperatura.

En los modelos analógicos (funcionan con una perilla), la temperatura se podrá seleccionar de a rangos; mientras que, en un modelo digital, podemos seleccionar la temperatura grado a grado.

Independientemente de la forma, la temperatura de un deshidratador oscila entre los 35ºC y los 70ºC.

Tiempos

Para calcular los tiempos de cocción el cantar es otro. Hay modelos que incorporan un temporizador para elegir los tiempos de deshidratado y que se apaga automáticamente al finalizar.

Otros deshidratadores funcionan de forma manual, debemos calcular nosotros el tiempo con la ayuda de un reloj y desconectarlo cuando este finalice.

La mayoría de las verduras y hortalizas se deshidratan de 12 a 18 horas, en algunas frutas con un mayor contenido de agua puede tomar ¡hasta 36 horas!

Los tiempos para cada ingrediente suelen venir indicados en el manual, así que tranquilos, no hay que saberlo de antemano ni ser adivinos.

Capacidad

La capacidad viene dada por la cantidad de bandejas, ya sean modulares o extraíbles.

El tamaño de un modelo a otro es prácticamente el mismo, con lo cual a la hora de elegir solemos fijarnos más en la cantidad de bandejas más que en su tamaño.

Siempre y cuando no nos vayamos a opciones profesionales en dónde las bandejas suelen ser de un tamaño mayor.
Las medidas estándar suelen ser 6 u 8 bandejas, aunque hay modelos que incluso pueden tener hasta 10 bandejas.

Como es de esperar, cuantas más bandejas tengamos, más cantidad o más diversidad de alimentos podemos preparar.

Potencia

Al funcionar conectados a la corriente eléctrica y utilizar el calor como elemento clave de su funcionamiento, la potencia de estos aparatos determinará el nivel de temperatura que puedan alcanzar, la cantidad de alimentos que sean capaces de deshidratar y la velocidad de preparación.

En general, la potencia de un deshidratador oscila entre los y los 550 watts.

Uso

Es un factor que viene asociado al precio, es decir, si vamos a utilizar el deshidratador de tanto en tanto, cualquier modelo económico nos pude valer sin problemas.

En cambio, si los alimentos deshidratados van a formar parte de nuestra dieta semanal, lo mejor es buscar modelos semiprofesionales y que no por ello son necesariamente costosos. Este tipo de deshidratadores suelen tener sistemas de ventilación lateral y bandejas modulares extraíbles en lugar de apilables.

Accesorios

A la hora de hacer deshidratados es muy común colocar sobre las bandejas láminas de teflex o paraflexx, más conocido como teflón, muy útiles sobre todo cuando se trata de deshidratar crakers, purés de frutas, galletas, alimentos pegajosos o que puedan gotear, ya que evitan que éstos se escurran y se peguen a la superficie.

Existen otro tipo de láminas, las de silicona. La desventaja es que cuesta más deshidratar los alimentos y, además, si no tenemos cuidado con mantener la temperatura constante y no muy baja, se pueden fermentar los alimentos y las masas.

Precio

Los deshidratadores son un electrodoméstico que se adapta a todas las necesidades y bolsillos. Lógicamente a mayor capacidad y prestaciones, más elevado será su costo.

Pero podremos encontrar deshidratadores de uso doméstico por un poco más de 50 euros que se adaptan a cualquier bolsillo o, en cambio, otros a nivel experto que incluso superan los 300 euros.

El favorito: Hopekings, de 8 pisos

Es del tipo de deshidratadores domésticos que permite apilar varias cantidades de alimentos en bandejas.

La circulación de aire es horizontal, lo que permite que el calor llegue a todas las bandejas de manera uniforme. La temperatura se puede ajustar digitalmente en un rango que va desde los 35ºC a los 70ºC.

El control de los tiempos de deshidratado lo vamos a realizar mediante el temporizador digital, pudiendo programar los alimentos hasta un máximo de 72 horas. Tanto la temperatura como el control de los tiempos se pueden visualizar desde la pantalla LED.

Siempre dependiendo del tamaño del alimento, cada bandeja de algo más de 1 cm tiene una capacidad promedio de 1 kg de ingredientes junto con una bandeja de gran capacidad por si nos venimos arriba y superamos el kilo.

Además, el sistema de bandejas apilables también permite bandejas con alturas diferentes, pudiendo así jugar con el tamaño y los grosores de los alimentos.

Gracias a sus 400W permite deshidratar una gran variedad de frutas, verduras, hierbas, hongos e incluso pescado y carne.
La limpieza del deshidratador se realiza de forma sencilla, simplemente basta con desmontar las bandejas apilables y voilá. Incluso algunos usuarios se han atrevido a colocarlas en el lavavajillas.

No es de los más compactos (32×35,7cm), pero es lo que hay si buscamos un deshidratador con gran capacidad.

Algunas pegas. Por un lado, su manual, que no tiene traducción al español, nada que internet no pueda solucionar. Por el otro que, si queremos deshidratar preparaciones como pures o con mucha cantidad de agua, tendremos que hacernos con algunas láminas de teflex.

Para algunos usuarios, el deshidratador es un poco ruidoso, pero nada que resulte terriblemente insoportable o molesto.
Quizás se estén preguntando, ¿qué hago con 8 pisos para deshidratar frutas y verduras? Bien, si le coges el gusto a este tipo de artilugios, la capacidad del Hopeking te vendrá de maravilla.

La marca también tiene otros modelos de 5 y 7 pisos y hasta un modelo profesional que utiliza rejillas en lugar de bandejas; para que podamos elegir a nuestras anchas el que mejor se adapte.

Lacor, una excelente alternativa

Rebajas

Si buscamos un deshidratador un poco más económico y no nos molesta prescindir de algunas prestaciones, una buena opción es el deshidratador Lacor, una marca que ya cuenta con más de 65 años de experiencia en artículos de menaje.

A diferencia del Hopekings, su funcionamiento es analógico mediante una perilla que nos permite seleccionar la temperatura desde los 35ºC hasta los 70ºC. Carece de temporizador, con lo cual los tiempos dependerán de nosotros.

Lo bueno es que sus 6 bandejas apilables son transparentes; de esta manera podemos ir controlando con la vista el deshidratados de los alimentos.

Este modelo no cuenta con bandejas para semilíquidos por lo que es necesario hacerse con láminas antiadherentes y he ahí la pega.

Al tener bandejas redondas, hay que estar recortando las láminas para que se adapten a la forma redonda. No es tampoco un gran trabajo, pero a algunos usuarios les resulta un poco molesto.

Otra pega que algunos usuarios le encuentra a las bandejas es que al ser redondas y con el agujero en el centro, limita un poco la distribución y el tamaño de los alimentos, sobre todo cuando se trata de galletas.

Con un volumen total de 13,5 litros y 245 W, soporta y produce menores cantidades de ingredientes, pero si es para un uso esporádico o no todos en la familia gustan de los deshidratados, es más que suficiente.

No ocupa mucho espacio de guardado, tiene casi el mismo tamaño que nuestro favorito (32 x 27 cm) solo que un poco más bajo por tener menos cantidad de bandejas.

A diferencia de otros modelos fabricados en plástico, en el deshidratador Lacor sus componentes están libres de BPA, elemento que genera controversia al estar en contacto con alimentos, porque se considera cancerígeno.

Como toda buena marca que se precia de ser especialista, también cuenta con varios modelos para expertos con mayor potencia, capacidad y temperatura.

No trae un recetario, pero si se agradece que sus instrucciones estén en español.

Una opción profesional, Klarstein Fruit Jerky

Quizás por su tamaño parezca un deshidratador convencional, pero la Klarstein Fruit Jerky cuenta con una de las mejores potencias de esta comparativa, 500W, lo que se traduce en tiempos más cortos de deshidratado.

En lo que a temperatura respecta, no destaca por encima de otras, sino que mantiene el mismo rango que las dos anteriores, entre 35ºC y 70ºC.

Otras de sus diferencias es su diseño, parte responsable de esto es la potencia ya que para evitar que el calor se disipe, el exterior del deshidratador es totalmente cerrado, como si de un horno eléctrico se tratara.

La Klarstein Fruit no solo permite controlar la temperatura sino los tiempos, gracias a sus controles digitales y su pantalla LED.

Las 6 bandejas también son diferentes, ya no se trata de bandejas en sí, sino de una serie de rejillas que se colocan equidistantes sobre unas guías laterales.

La ventaja de las rejillas metálicas por sobre las bandejas plásticas, es que permiten un reparto más homogéneo del calor y, por consiguiente, un secado uniforme. Su pequeño diseño en cuadrilla perite incluso el deshidratado de pequeños frutos como los arándanos o las frambuesas.

Aun así, tratándose de rejillas, en caso de que queramos deshidratar preparaciones, nos va a seguir haciendo falta alguna que otra lamina antiadherente.

Volviendo al tema de su tamaño, pude parecer un electrodoméstico de gran volumen, pero les sorprenderá saber que tan solo es un poco más profundo (35 x 32 x 45 cm); además al ser de forma cuadrada permite acomodarse muy bien en cualquier sitio.

¿Qué echan en falta los usuarios y expertos? Un poco menos de recovecos en su interior para facilitar la limpieza y unas instrucciones en español.

Su precio es un poco elevado, ronda los 90 euros, pero la marca tiene una versión un poco más económica, el Klarstein Bananarama, muy similar en precio y prestaciones a los dos deshidratadores Lacor y Hopekings.

Compacto para cocinas pequeñas, AICOK

Compacto, económico e ideal para quienes recién se inician en el mundillo del deshidratado de alimentos.

Claro que su menor tamaño hace que tenga menos potencia, 240W, con lo cuál la cantidad de ingredientes deshidratados que obtengamos será menor.

De hecho, tiene tan solo 5 bandejas de 27 x 25,5 cm, siendo uno de los deshidratadores con menos espacio por bandeja y más pequeños de la comparativa.

No quiere decir que lo pequeño de su tamaño sea malo. Aquí todo dependerá de la cantidad que consumamos o de cuantos en casa consuman este tipo de alimentos. De hecho, para los expertos, como deshidratador personal es estupendo.

Lo curioso es el diseño de la base de las bandejas, no se trata de simples agujeritos, sino de pequeñas aberturas lineales distribuidas de forma intercalada que nos permiten colocar cualquier tipo de fruta o verdura sin importa cuán pequeño sea su tamaño.

Eso sí, para preparaciones pastosas, seguir recurriendo a las láminas de teflex.

Aunque pequeño, cumplidor, ya que con su rango de temperatura de 35ºC a 70º grados, su temporizador automático y su display LED, se pone en este aspecto, a la altura de otros deshidratadores de esta comparativa.

Para los no tan expertos, Kealive

Para los que estén indecisos y no puedan definirse por comprar un deshidratador profesional o uno con bandejas apilables, una buena alternativa es el deshidratador Kealive, que combina el diseño de uno profesional con una potencia de 300W similar a uno de uso convencional.

A lo igual que el deshidratador Klarstein, su diseño es totalmente cerrado para que el calor quede totalmente contenido y en lugar de bandejas apilables cuenta con 5 rejillas extraíbles.

A diferencia de los modelos anteriores, el rango de temperatura es un poco más elevado, de 48ºC a 78ºC, 18 grados más de mínima y 8 grados más de máxima.

Permite el control tanto de temperatura como de tiempo, solo que de manera analógica mediante perillas y sin contar con una pantalla LED.

Gracias a su tamaño, podremos deshidratar frutas y verdura, pero también marinar piezas de carne o pescado, o incluso tratar masas voluminosas.

Similar en diseño a un horno eléctrico, su tamaño no es necesariamente llamativo (34 x 21.5 x 17.5 cm) y se mantiene prácticamente en las mismas dimensiones que otros deshidratadores de esta comparativa

Una opción extra, Clatronic DR

Rebajas

No queríamos cerrar la comparativa sin darles una opción extra, el Clatronic DR. Si bien resulta bastante popular entre los usuarios, es uno de los deshidratadores más básicos que podemos encontrar.

No cuenta con selector de temperatura ni temporizador, aquí excepto el encendido y el apagado, todo debe realizarse de forma manual.

Su potencia de 250W es correcta si no pretendemos deshidratar grandes cantidades de alimentos o de forma asidua. De todas formas, las 5 bandejas apilables ayudan a que la versatilidad de alimentos a deshidratar prime por sobre la cantidad.

Su diseño es totalmente cerrado y sobrio; aunque compacto a simple vista, su tamaño (31,5 x 28,5 x 16 cm) no lo diferencia de otros deshidratadores.

Por poco menos de 35 euros podemos hacernos con él, un verdadero chollo.

Última actualización el 2020-10-20 at 14:21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados