Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Una selección de los mejores balancines resistentes para bebés y niños

Una selección de los mejores balancines resistentes para bebés y niños
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos: 4,30 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

La historia de los primeros balancines se remonta al siglo XVII.

Pero fue en la Inglaterra del siglo XIX, durante la Revolución Industrial, cuando se empezaron a producir este tipo de juguetes a gran escala, haciéndose realmente populares hasta hoy.

Aun así, en las zonas rurales continuaron fabricándose de manera artesanal hasta mitades del siglo pasado.

El balancín se asocia, de forma general, a una mecedora en forma de caballito.

Esto es porque los modelos originales estaban siempre representados por caballos de madera, algunas veces forrados con pieles e, incluso, con montura y estribos.

De esta forma se pretendía simular el movimiento real de un equino.

A lo largo de los años se ha heredado la silueta ecuestre y su construcción de madera, pero hoy el mercado ofrece otras variantes en su forma y en su material de fabricación.

El plástico se ha hecho un hueco y se pueden ver, por ejemplo, en guarderías, ya que el polímero facilita su limpieza.

En todo caso, si no es de plástico, es interesante que sea desenfundable para poder limpiarlo de forma eficiente.

También hay balancines con asientos de peluche que los hacen supercómodos, anatómicos y adorables; y otros con sonidos de relincho, galope o divertidas canciones.

Es un juguete tan entretenido que ha envejecido realmente bien, con el que los más pequeños disfrutan de lo lindo imaginando ser unos verdaderos jinetes.

Estas mecedoras les ayudarán a desarrollar la psicomotricidad y el equilibrio mientras se lo pasan en grande, porque ya se sabe que a los niños les encanta saltar, moverse, correr y… ¡balancearse!

Una advertencia

Es importante que no corran peligro al usar este tipo de juguete.

Por eso, se encuentran modelos con arnés para que los niños de menor edad no se caigan al mecerse con efusividad.

En la siguiente comparativa se han elegido los tres mejores modelos atendiendo al balancín que se busque: el clásico con forma de caballo, de plástico, de madera o de peluche.

Aquí se han escogido los mejores valorados por los expertos, con un rango de precio que oscila entre los 40 y los 75 euros.

Los clásicos caballitos

Este tipo de balancines ofrecen el diseño más fiel de un caballo de verdad.

Tienen la esencia de los originales, con base de madera, pero añaden un acabado con todo lujo de detalles.

Son acolchados y suaves e incorporan elementos como la montura o los estribos.

Se recomienda su uso para niños que caminan (un año aproximadamente) y siempre bajo la supervisión de un adulto hasta que no tengan la suficiente destreza para jugar ellos solos.

Los precios de este tipo de balancines rondan entre los 45 y los 55 euros.

El favorito: con ruedas y sonido de Famosa

Rebajas

Famosa ‒la popular marca que todo el mundo conoce por la pegadiza canción de las muñecas‒ ofrece este bonito caballito balancín que, como ya se ha mencionado con anterioridad, destaca por su doble funcionalidad: es mecedora y correpasillos.

Los acabados, como se puede observar, son realmente fantásticos. El caballo, de pelaje pío o manchado, incluye montura, estribos y jáquima, y está adornado con una bandana al cuello.

Su montaje es sencillo y perfecto para niños en edad preescolar y hasta los 8 años aproximadamente. Una vez finalizado su uso, quedará precioso como elemento decorativo en la habitación infantil.

Al apretar su oreja derecha emite un relincho que necesita para su funcionamiento dos pilas LR6 AA. Acuérdese de adquirirlas a la vez que compra el caballito.

El mejor precio: balancín caballo Zotel de Smallfoot Company

Rebajas

Smallfoot Company es una empresa especializada en juguetes de madera. En esta ocasión su caballito es uno de los más vendidos y con el precio más bajo de los tres descritos en esta comparativa, aunque la diferencia no es abrumadora.

Está diseñado en un bonito color castaño claro, con un tejido aterciopelado que destaca por su gran suavidad para proteger las delicadas pieles de los chicos.

También incluye silla, estribos y correas para agarrarse, además de relinchos y sonido de galope que se accionan al apretar la orejita.

El montaje no supondrá ningún problema con las herramientas adecuadas y las instrucciones.

Al igual que el modelo anterior está recomendado a partir de los 3 años.

De plástico

Otra opción práctica, resistente e higiénica son los balancines de plástico.

Son modelos con diseños diferentes que ya no se limitan a la silueta del caballo. Generalmente están construidos en una sola pieza.

Además, el material hace su uso posible tanto en interior como en exterior porque no se estropean con la lluvia.

El más popular es el modelo de Little Tikes. Es un balancín con perfil ecuestre de un solo color. El azul es el preferido, aunque hay otras opciones disponibles.

Destaca su amplia base que lo hace seguro y evita vuelcos en las cabalgadas muy intensas.

También hay modelos evolutivos e interactivos que se convierten en correpasillos y tienen múltiples actividades o diseños para ser utilizados por más de un niño a la vez.

La horquilla de precio oscila entre los 40 y los 60 euros.

El más popular: Caballito Little Tikes

Seguro que en la guarde o la etapa infantil del cole hay uno de estos caballitos en clase. Es superpráctico para niños a partir del año porque es bajito y, con esa edad, encuentran apoyo, a diferencia de los modelos de caballito tradicional.

Dispone de un asiento con respaldo, reposapiés y prácticos mangos donde sujetarse.

Los peques disfrutarán con este entretenido juguete tanto dentro como fuera de casa, ya que el material plástico es resistente a las inclemencias del tiempo. Además, si se coloca en el jardín y se ensucia de barro, con un manguerazo de agua quedará como nuevo.

Otro punto a destacar es su precio, inferior a 40 euros, y la capacidad de soportar hasta 23 kilogramos de peso.

Interactivo y multifunción: caballito balancín de Baby Clementoni

Tito es un caballito que ha sido fabricado por la marca juguetera italiana Clementoni.

Este modelo es ideal para aquellos padres que buscan algo más que un simple balancín infantil ya que puede utilizarse también como correpasillos y centro de actividades. ¡Tres en uno!
Con este juguete los niños de uno a 3 años, desarrollarán, además de sus capacidades motrices, las intelectuales al tratarse de un juguete educativo con una gran variedad de juegos interactivos en español y en inglés.

De madera

Los caballitos de madera son piezas que, además de ofrecer horas interminables de juego, tienen un carácter decorativo que embellecen cualquier habitación infantil.

Están fabricados con maderas resistentes y de alta calidad y pintados con pintura no tóxica que cumple con todos los controles de calidad para su uso con niños pequeños.

A la hora de elegir uno de estos balancines hay que tener en cuenta la edad recomendada ya que son modelos que, habitualmente, no tienen apoyo para los pies ni sujeción de ningún tipo.

El favorito de estos modelos es un caballito de Labebe, que ofrece un diseño cuidado y puede utilizarse hasta los 5 años.

El desembolso para comprar uno de estos juguetes está entre los 40 y los 75 euros.

El best seller de Labebe

Labebe fabrica aproximadamente el 34% de los caballitos de madera en Europa y Estados Unidos. Y durante 25 años se han dedicado también a crear juguetes educativos y productos para bebés que satisfagan sus necesidades de crecimiento y hagan la vida de los padres divertida y fácil.

Este caballito de madera, además de tener un diseño elegante y precioso, está fabricado en resistente madera de álamo contrachapada y lacada en color blanco, con estrellas y detalles verdes o grises a elegir.

Aunque está recomendado para bebés a partir de los 12 meses, no tiene apoyo para los pies por lo que tendría que estar supervisado por un adulto para que el niño no se caiga hacia los lados. Eso sí, el asiento es muy amplio dando la posibilidad de utilizarlo hasta los 5 años.

La estructura es estable (pero sin mucho peso para que los niños puedan manejarlo fácilmente) y cuenta con unos topes para evitar que se vuelque.

Viene desmotado para facilitar el embalaje, pero bastará con unos minutos para ensamblar las piezas.

Caballito de madera de Labebe: personalizable, sencillo y al mejor precio

Para cerrar los modelos de balancines de madera se ha escogido otro de la marca Labebe porque la idea de poder personalizarlo es maravillosa.

El fondo blanco permite a los niños crear el caballito de sus sueños al tiempo que desarrollan su creatividad; y a los adultos, pintarlo con detalles que sorprendan a los pequeños. Sin duda es un regalo estupendo y original.

Está fabricado con madera robusta, pero no excesivamente pesada para que facilite el control.

Además, pueden utilizarlo niños que no alcancen el suelo porque tiene pedales extraíbles que les ayudan a subir y a empujar el caballito. Y cuando crezcan un poquito, los padres pueden quitarlos para que se mezan solo con las manos.

Además de ser un regalo original y para toda la vida, el precio es inferior a 40 euros.

De peluche

Estos balancines son achuchables, blanditos, cómodos y tienen múltiples diseños que harán las delicias de los críos.

Son modelos pensados para niños desde los 9 meses hasta los 3 o 4 años de edad ya que disponen de un asiento ergonómico con respaldo y un arnés que se adapta desde las edades tempranas.

La única pega de estos modelos es que son más difíciles de limpiar que los modelos de madera o plástico. Pero si se cuidan y se tratan con mimo, perdurarán en el tiempo.

Tras el estudio realizado de este tipo de balancines, “el caballo ganador” en este caso se convierte en el “dinosaurio ganador” de Homcom. Los expertos valoran en él su diseño unisex, seguro y original.

También hay modelos confeccionados con algodón o con divertidas melodías que suenan al balancearse.

Los precios de los balancines de peluche varían entre los 45 y los 65 euros aproximadamente.

El mejor: Dinosaurio de Homcom

Rebajas

Homcom tiene entre sus múltiples balancines el modelo de dinosaurio que es el que más gusta tanto a niños como a niñas.

Su suave felpa verde y simpático diseño encandilará a los peques con edades superiores a los 18 meses y hasta los 3 años, dependiendo de la estatura.

Es tan cómodo y mullidito que no querrán levantarse ni dejar de balancearse en su asiento ergonómico.

Una buena alternativa: Dragoncito balancín de Labebe

Este simpático dragón, para niños de entre 1 y 3 años, será el compañero ideal de las andanzas y aventuras de los adorables habitantes de la casa.

Está fabricada con base de madera contrachapada y la figura está forrada con algodón suave de alta calidad que evita alergias e irritaciones en las pieles delicadas.

El fabricante recomienda su uso bajo la supervisión de un adulto, ya que carece de un asiento ajustado.

Con música: Avión musical de Homcom

Rebajas

¿Qué tal si se añade algo de música a la vez que los niños juegan?

Este modelo es igual de estrujable que los otros dos, pero, además, incluye 6 canciones que suenan al apretar la mano del oso. ¿No es genial?

Es adecuado para niños de 18 meses, pero con supervisión. Gracias a su gran respaldo y el arnés de seguridad que viene incorporado podrán utilizarlo nenes con una edad inferior acompañados por sus padres.

Es ligero, por lo que puede llevarse de un lado a otro sin dificultad alguna.

Última actualización el 2022-12-06 at 09:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados