Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores botas para conservar y beber vino a la antigua usanza

Las mejores botas para conservar y beber vino a la antigua usanza
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Tuvo mejores épocas, pero, así y todo, las botas de vino siguen siendo un clásico autóctono que, por ejemplo, estaba muy presente en espectáculos deportivos, ceremonias familiares al aire libre o fiestas populares.

Es tal su solera que incluso en la antigua Grecia se tienen noticias de objetos similares por no hablar de su presencia en el Quijote.

Como hemos señalado, la aparición de otros artículos alternativos y las restricciones en las normativas de eventos multitudinarios han mermado su presencia, pero sigue siendo un producto que tiene su público.

Qué son las botas de vino

Un recipiente ligero y flexible, y por tanto muy manejable y a la vez resistente, confeccionado habitualmente en forma de gota o lágrima que sirve para contener de manera muy preeminente vino en su interior.

¿Cuánto tiempo mantiene el vino?

Normalmente, la bota de vino es un utensilio de uso colectivo y, por tanto, el vino del interior no suele durar mucho.

En el caso de que así sea, como referencia se mantendrá en buenas condiciones en su interior entre dos y tres días siempre que se le extraiga todo el aire.

En caso contrario, el contacto con el oxígeno convertiría el vino en vinagre.

Aprovechamos para señalar que el tinto es el vino que demanda la bota.

Los blancos y rosados con burbujas no son para nada recomendables para este tipo de recipiente.

Botas para conservar y beber vino a la antigua usanza
Botas para conservar y beber vino a la antigua usanza

Botas de vino: De qué material

En este apartado hay que distinguir de manera clara el exterior del interior.

Exterior

La piel de cabra es uno de los materiales más recurrentes, pero resultan más caras.

Las más tradicionales se cosen a mano. En la gama más económica estarían las de piel sintética.

Interior

En este caso, el componente más común es la pez, aunque, con la evolución de materiales, también se usa el látex.

Sin embargo, en este último caso se hace para bebidas de graduación superior a los 30º o carbonatadas.

¿Qué es la pez?

Se trata de un producto resinoso vegetal extraído del pino o enebro, una especie de brea, elaborado por el fabricante a muy altas temperaturas para dotar de impermeabilidad al interior de la bota.

Una de sus utilidades es conservar el vino durante más tiempo a la temperatura adecuada.

Clásica entre las clásicas: Las Tres Z.Z.Z

Una bota clásica entre las clásicas, de alta calidad en sus materiales y, como inconveniente, un precio que no resulta económico, aunque va en línea de esta gama superior de botas de vino.

Así, tiene la garantía de la marca más reconocida en este sector (más de siglo y medio de experiencia) y unos materiales de primer nivel que se traducen en un exterior de piel de cabra curtida.

En el interior, la pez toma el relevo con una elaboración sustentada en resinas naturales que han dado a esta firma marchamo de resistencia y durabilidad.

Su clasicismo se extrapola a su forma curvada. Se distribuye en tres capacidades distintas.

En este caso se trata de la menor de ellas con un litro de vino máximo.

Suave, flexible, ligera y con un brocal de baquelita que cuenta con un sistema de doble apertura.

Así, tiene uno para rellenar el interior y otro para beber, aunque no asegura es la habilidad para hacerlo a distancia como requiere la tradición.

Como es típico en el diseño, alrededor de la bota se cosen unos pasadores para meter el cordón y llevarla en bandolera de manera más cómoda.

Artesanal y vintage: Alhambra

No llega a ser una alternativa barata, aunque sí mucho más que el modelo anterior con el que comparte materiales de fabricación, caso de la piel curtida de cabra, aunque, en este caso, el tono está ya oscurecido.

Confección artesanal para una buena bota de vino impregnada con pez en el interior y también con un litro de capacidad en su interior.

Ideal de tamaño y muy estilo vintage.

Parece heredada del abuelo, lo que le da un plus de atractivo que se suma a su asequible desembolso dentro de la gama de pieles naturales.

Esta calidad del material se evidencia en el fuerte olor a piel que desprende y que irá mermando con el tiempo y con las convenientes manos de grasa que la curtirán más y mejor.

La versatilidad del látex: Uyunix

Muy similar en estilo a la anterior, de forma recta y con un cambio notable respecto al anterior ya que este modelo sustituye la pez por látex.

Se distribuye en tres capacidades (esta es la menor con un litro) y está en el precio medio para su calidad ya que también es de piel de cabra, en este caso teñida en negro.

Una de sus bazas, además de la versatilidad que da el látex en cuanto a meter alcoholes de alta gradación, es que el brocal resulta seguro para evitar goteos.

Como hemos señalado, este tipo de bota admite prácticamente cualquier tipo de bebida desde alcoholes fuertes a zumos o café.

Opción personalizada: Planetacase

Un modelo menos sobrio y mucho más barato que tiene su punto fuerte en la posibilidad de personalizar el nombre del titular.

Por tanto, se trata de una opción muy idónea para regalo.

Por lo demás, la calidad del material baja, como es lógico por su precio, ya que está confeccionada con la conocida como piel de serraje que es la parte inferior de la piel después de ser dividida de manera mecánica.

Tampoco lleva pez como en los modelos más tradicionales orientados al vino y también usa látex en el interior.

De forma recta y un litro de capacidad. Para quedar bien con alguien amante del campo, por ejemplo.

Modelo magnum: Las Tres Z.Z.Z

Cerramos con la misma marca que comenzamos, pero con una alternativa bien distinta.

Para empezar, su precio, para la gran capacidad que tiene, resulta económico siendo la marca que es.

Nada menos que dos litros para una bota recta que cambia sustancialmente en el material de confección ya que, en este caso, se trata de una piel más lisa que no precisa de curtido.

Está especialmente indicada para excursiones campestres o actividades al aire libre tales como la pesca o la caza.

La bota de vino sigue siendo un clásico autóctono
La bota de vino sigue siendo un clásico autóctono

Qué ventajas tienen las botas de vino

Ya hemos señalado algunas al comienzo, pero no está de más enumerar las más significativas:

  • Pequeño tamaño y muy fáciles de transportar
  • Ayuda a la conservación del vino
  • No necesita complementos ya que se bebe de manera directa de la bota a una distancia proporcional a la habilidad de cada cual
  • Variedad de tipos y capacidades
  • Se puede usar con la frecuencia que se quiera ya que es muy durable y resistente

Qué tipos de botas de vino hay

Tienen dos formas fundamentales como son rectas y curvas.

En ambos casos, como ya se ha indicado, tienen forma de gota, pero en el caso de las curvadas el recipiente la boquilla está inclinada para un lado.

Las configuraciones más clásicas se han visto aumentadas por modelos en algunos casos bastante estrambóticos, todo hay que decirlo.

Botas de vino: Consejos de uso y mantenimiento

La conservación de este utensilio es un factor importante que requiere ciertas normas de uso y mantenimiento.

Señalamos aquí algunas:

  1. Una vez usada por primera vez es conveniente vaciarla, llenarla de agua y dejarla así un día completo. Transcurrido este periodo se vierte para comprobar que no desprende color alguno.
  2. Hay que dejarla tumbada, no en vertical o colgada y, a ser posible, en un sitio fresco, oscuro y seco.
  3. No está recomendada para alcoholes con más de 20º ni para dejar refrescos azucarados más de un día en su interior.
  4. Lavarla siempre después de usarse (enjuagarla con agua y dejarla inflada).
  5. Si es de piel natural se puede aplicar sobre ella sebo de vaca.

Última actualización el 2022-07-06 at 18:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados