Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores cortafiambres para elegir al gusto el grosor no solo del embutido

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos: 3,38 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Germán Temprano

El nombre de esta máquina no debe hacer olvidar su utilidad más allá de cortar fiambre ya que puede laminar muchas otras cosas.

Es, por tanto, si no un utensilio de los fijos en una cocina, si uno al que se le puede sacar bastante rendimiento si cocinar es más pasión que afición, se es perfeccionista y si se tiene cierto espacio físico en la casa.

De las aquí analizadas, situamos a la cabeza un modelo eléctrico de la marca Ostba por su versatilidad y asequible precio.

¿Qué es?

Es una maquina orientada a laminar alimentos, caso de los embutidos, pero también, en función de las características, lo puede hacer con la carne, el queso, el pan o las verduras.

Su diseño-tipo se compone de una base muy sólida (el tamaño es muy variable) y hojas muy afiladas que se activan de manera muy rápida a través de un motor en el caso de las eléctricas.

Cómo funciona

Aportamos algunas indicaciones ya que no resulta para nada complejo su funcionamiento:

  • Conectar la máquina.
  • Elegir el grosor que se quiera dar.
  • Colocar el producto en la base y sujetarlo con firmeza a la guía.
  • Poner en marcha el dispositivo.
  • Desplazar el producto hacia las cuchillas haciendo uso del mango del deslizador. Se aconsejan pasadas rápidas y firmes.
  • Recoger las lonchas en la bandeja, si incorpora la máquina, plato o madera.

Qué ventajas tiene

Evidentemente, una de las ventajas fundamentales es que puedes optar por el grosor que se quiera

Los productos que se corten estarán más frescos ya que se cortan poco antes de comerlos

Ahorro de tiempo sobre todo en productos como las verduras

Por material

  1. De plástico: Más básicos y menos resistentes. En el lado positivo son mucho más baratos, ligeros y, por tanto, fáciles de mover.
  2. De metal: Más completos, en general más potentes, y más fáciles de limpiar.

Por perfil de la hoja

  1. Dentado: Son los específicos para cortar rebanadas de pan, carne y alimentos en general de dura consistencia
  2. Liso: Para cortar lonchas de embutido y productos blandos.

Lo mejor por lógico es comprar uno que pueda adaptar ambos discos.

Eléctricas o manuales

No son los más usados ni están de moda, pero el cortafiambres manual sobrevive. El modelo más común consiste en una máquina que se maneja con una mano la cuchilla de corte y con la otra la pieza fijada con un prensador con asa de sujeción.

La máquina eléctrica es, de lejos, la más extendida por su comodidad, mayor potencia y versatilidad en determinados modelos.

Clases de cortadoras

Entre las cortadoras de embutidos podemos distinguir distintos tipos:

  1. Verticales: Las más comunes en el ámbito doméstico. Su diseño forma un ángulo de 90º entre la hoja de corte y la bandeja. Muy buenas para el corte de carnes blandas por el menor riesgo de atasco.
  2. De gravedad: Su principal cualidad es que proporcionan mayor presión entre el alimento y la cuchilla de corte. Cuenta para ello con un sistema conocido como pendiente negativa.
  3. De correa: Como es lógico usan la correa como trasmisor de fuerza. Son más económicas, pero hay que asumir el riesgo de que se atasque la correa. En general no son las más fiables.
  4. De engranajes: Aportan una potencia constante a través de engranajes metálicos. Muy robustas, recomendable para carnes y alimentos duros. Son la opción más recurrente en el ámbito industrial.

Qué tener en cuenta

  • Tamaño: Como en la mayoría de los casos dependerá de las necesidades que haya que cubrir. El disco cortante oscila, más o menos, entre los 15 y 25 cm, es decir el margen es amplio. Si se quiere solo para cosas muy domésticas bastará con una pequeña.
  • Potencia: Este parámetro también se mide según las necesidades. Depende del uso precisaremos más o menos vatios. Para el uso en el hogar bastará con el cortafiambres tenga entre 100 y 150V.
  • Material: Ya hemos detallado las características de las de plástico y las de metal.
  • Amplitud de corte: Para hacerse una idea, el grosor de corte puede ir desde los 0,25 hasta los 2,5 centímetros. No solo importan las medidas extremas sino, muy importante, la variedad de ajustes y, por tanto, de grosores. Los hay ya predeterminados o de ajuste libre.
  • Modo de uso: Que funcione de manera correcta con un movimiento ligero que se pueda hacer de manera repetida con comodidad. Esta cualidad mejora proporcionalmente con la potencia.
  • Disco de corte: Como es obvio, la pieza fundamental en una máquina cortadora. Debe tener suficiente filo y ser de material duradero.
  • Seguridad:  Cuando hay cuchillas por medio, y más de este tamaño, las medidas de seguridad son fundamentales. Conveniente, por ejemplo, un interruptor doble para evitar que la máquina se encienda por accidente, empujadores de alimentos o piezas protectoras para las manos, cubre-cuchillas o sistemas antideslizantes en la base.
  • Limpieza: Importante aspecto que resulta mucho más sencillo de llevar a cabo en los modelos de acero inoxidable. Si se desmontan las piezas mucho mejor.

Versátil y asequible: Ostba

Un modelo que cuenta con dos cualidades muy apreciadas en estos dispositivos: es muy versátil (queso, verduras, carne además de fiambre) y está más que bien de precio en el marco de esta gama de eléctricos. No es de los más baratos, pero sí que merece la pena pagar algo más por su rendimiento.

Dentro de la media hasta resulta compacto y de tamaño manejable, por lo que requerirá un hueco en la cocina sin desbaratar mucho el entorno y se guardará bien en un armario. Por diseño es muy similar al de las tiendas.

Hablamos de máquinas en las que el pequeño tamaño no es seña de identidad, es decir nunca serán diminutas (en este caso 36 cm por la parte más larga).

Incorpora un disco dentado en el segmento medio por diámetro (16 cm) y un buen sistema de seguridad en el encendido de tal modo que para ponerlo en marcha hay que presionar a la vez el bloqueo de seguridad y el interruptor.

Resulta bastante estable gracias a sus cuatro pies de goma tipo ventosa. De esta manera se corta con más seguridad los distintos grosores que permite (desde ultrafino hasta 15 mm).

Otra de las ventajas es que se puede desmontar para hacer una limpieza a fondo de manera periódica y quitar los restos de alimentos que se hayan acumulado.

La base procura un suave deslizamiento que no debe ser incompatible con la firmeza en el agarrado del producto para pasarlo por el disco de corte.

Potencia y diseño: Graef S 10002

Potencia, calidad y diseño en un plato de la balanza y un precio bastante elevado para el ámbito doméstico en el otro.

Corta a satisfacción y su configuración minimalista, dentro de las limitaciones, le hace muy fácil de guardar.

Buen diámetro de su hoja dentada (17 cm) en acero inoxidable que asegura fuerza en el corte, acompañada por la potencia de 170 vatios.

La horquilla de grosor está por encima de la media de los aparatos caseros con hasta 20 mm que se pueden regular a través de un mando con indicaciones de medida de centímetro en centímetro.

El carro se desliza de manera muy suave por la guía con poco esfuerzo y resulta eficaz para productos tan dispares como frutas, pan o, por supuesto, carnes y derivados.

A su diseño se corresponde un peso muy ligero de poco más de dos kilos, por lo que su portabilidad es grande. Una buena compra si se tiene margen económico.

Práctico para fiambre blando: Orbegozo MS4200 MS

Una de las marcas punteras del sector de las máquinas que corta fiambre con un modelo de gama baja, de plástico y, por tanto, barato con prestaciones limitadas.

Por ello, mejor saber bien para qué se va a usar de manera prioritaria para evitar decepciones. Por potencia y diámetro está acotado, si no se quieren correr riesgos, a fiambres blandos.

Por el bajo precio puede merecer la pena tenerlo con esas cautelas ya que, como ventajas, es plegable y ocupa muy poco espacio.

Uno de los inconvenientes de manejo es que hay que mantener pulsado el botón de encendido durante el corte, un hecho que impide trabajar con las dos manos como es recomendable.

Prestaciones profesionales: H.Koenig

De un extremo a otro. Una distinta dimensión si se usa en el ámbito doméstico, aunque puede prestar servicio en el profesional ya que cualidades tiene para ello sin alcanzar tampoco a las máquinas de corte industrial.

Es decir, viene a ser un modelo profesional a escala doméstica (con un peso muy considerable, eso sí y una bonita estética), caro para este segmento y barato para el de la gama ya totalmente destinada a negocios o comedores colectivos.

Dado que aquí tratamos las alternativas caseras, un prodigio de potencia con un disco de nada menos que 25 cm, brazo articulado de aluminio, una gran bandeja para depositar las lonchas y hasta un afilador de cuchillas integrado.

A tracción humana: CGoldenwall

Rebajas

Aunque comparta denominación como cortafiambres, cerramos con una alternativa totalmente distinta tanto en forma de uso como en productos.

Versión que funciona a tracción humana destinada a empeños mayores que el fiambre, caso de carne congelada o pollos con hueso, por poner dos contundentes ejemplos.

El grosor del disco se puede ajustar nada menos que hasta los 60 mm. Incorpora una bandeja de buen tamaño para que vayan cayendo los cortes.

Eficaz en los suyo, no demasiado barato, aunque solo gaste energía de quien la use.

Última actualización el 2021-07-23 at 00:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados