Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores humidificadores para tener un hogar fresco y relajante

Los mejores humidificadores para tener un hogar fresco y relajante
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos: 4,89 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Si vivimos en zonas muy secas lo ideal es hacernos con un aparato que nos ayude a regularla: los humidificadores eléctricos.

Podemos notar cierta sequedad en nuestra piel o garganta aunque esté lloviendo fuera, por la sequedad que provoca el ambiente y la calefacción, por ejemplo.

Para aliviar problemas respiratorios y otras molestias

El humidificador es un dispositivo ideado para aumentar la humedad ambiente en cualquier estancia.

El aire seco en el ámbito doméstico es más común en invierno debido a las bajas temperaturas y al efecto de las calefacciones.

Este pequeño electrodoméstico evapora el agua vertida en su recipiente y la distribuye en el ambiente.

Su utilidad está muy vinculada a la prevención de enfermedades respiratorias o a aliviar síntomas de este tipo.

Una baja humedad puede generar molestias en las vías respiratorias como irritaciones, picores o sequedad de la piel.

Es especialmente recomendable para personas propensas como pueden ser los bebés o los mayores.

¿Qué es la humedad relativa?

La humedad relativa determina la relación entre la cantidad de vapor de agua que hay en una masa de aire y la máxima que podría tener.

Para hacerse una idea gráfica, en el desierto está en torno al 20%.

¿Cuál es la humedad relativa aconsejable?

El porcentaje recomendado por los expertos estaría entre el 40% y el 60%. Los motivos son fundamentalmente dos.

Uno es que la supervivencia de bacterias y virus infecciosos se reduce de manera considerable si se exponen a humedades de entre 40-70%.

El segundo es que la mayoría de los hongos no crecen por debajo del 60%. Con estos parámetros se establece la horquilla citada 40-60.

Modo de funcionamiento

Su mecanismo resulta muy sencillo, aunque variable en función del tipo de humidificador que se trate. Son aparatos que funcionan a través de energía eléctrica.

Cuentan con un recipiente con agua que, a través de esa energía, la evaporan y transmiten ese vapor a la atmósfera a través de un punto de salida.

El modo de uso es tan básico como su mecanismo. Se llena el recipiente, se conecta al enchufe y se regula la intensidad (salvo si el modelo cuenta con opción automática).

No conviene tenerlo encendido todo el día

¿Cuántos tipos hay?

Distinguimos en este apartado dos clases fundamentales de humidificadores aunque no son los únicos:

  1. De aire frío: De este tipo los hay de evaporación natural, pero la gran mayoría de los que hay en el mercado, y los de más calidad, se corresponden con los ultrasónicos que evaporan el agua a través de ultrasonidos.

Es decir, hacen vibrar el agua hasta romper sus moléculas. Este proceso es propicio para que se genere un vapor muy fino fácil de respirar.

2. De aire caliente: Trabajan la evaporación a través del calor. El sistema, básicamente, es similar al que se emplea cuando ponemos agua a hervir. Estos dispositivos realizan esta labor a través de resistencias eléctricas.

Los mejores humidificadores
Los mejores humidificadores

Miniland Humitouch Pure

Modelo de gama media-alta que, pese a ser grande por la capacidad de su recipiente, resulta muy manejable por su diseño.

Incorpora todo tipo de prestaciones incluido ionizador para la eliminación de bacterias y la posibilidad de ser usado también como difusor de aromas.

Muy eficaz en la subida de porcentajes de humedad. En el margen de una hora puede incrementarse hasta en un 20%.

Uno de los aspectos más valorados hacer referencia a su óptimo cerramiento de tal modo que no deja restos de agua sobre el lugar en el que se sitúe.

Muy buena autonomía, aguanta por encima del día sin problema, y muy silencioso.

El caudal es abundante y regulable con tres tipos de intensidad de la humedad.

Como objeción puntual, la carga del recipiente se ha de hacer por la parte inferior y resulta algo incómodo.

Otro podría ser que el precio está por encima de la media, pero el resultado en general avala la inversión si el uso que se va a hacer es frecuente.

InnoBeta Fountain

Producto de gama media con buena relación calidad-precio.

Muy manejable y con un recipiente no excesivamente grande, pero que da de sí gracias a que la gradación de potencia (cuenta con tres niveles) permite buen caudal a media intensidad.

Es decir, comparado con otros rivales gasta menos agua para igual vaporización.

En todo caso, tampoco está pensado para habitaciones demasiado grandes.

Bonito diseño con la opción añadida de poder usarlo como difusor aromático para aceites y esencias.

Su duración puede estar en torno a las 20 horas y pasa por ser un dispositivo muy silencioso.

Como extra importante, incluye un higómetro para medir la humedad relativa de la estancia en el que se ubique.

Entre las objeciones puntual está que en la intensidad más elevada puede generar pequeños charcos bajo el recipiente.

Medisana UHW 60065

También de vapor frío y ultrasónico. Su capacidad de vapor es de 230ml/h para una superficie de 30m2.

Su depósito de agua un poco mayor con unos 4,2 litros, y su gasto energético es de 40 vatios.

La salida de vapor se puede regular, pero en este humidificador a diferencia de una pantalla LED tenemos una perilla giratoria.

Llenar el depósito no es tarea sencilla; pero si detecta que está vacío, el dispositivo se apaga de forma electrónica.

Emite luz caída que podemos optar por dejarla encendida, o apagada con la opción “night”, que lo hace ideal para usarlo mientras descansamos o incluso utilizarlo en habitaciones de niño haciendo las veces de luz de noche.

El ruido que emite deberemos evaluarlo por nuestra cuenta, ya que mientras para algunos es suficientemente silencioso, para otros resulta un poco molesto.

En algunos comentarios se han quejado de excesos de humedad y condensación, y al levantarse por la mañana encontrar charcos de agua.

Es importante saber el tamaño de la habitación y establecer en cuanto tiempo obtenemos la humedad ideal, para no pasarnos.

Lástima que con éste humidificador no tenemos manera de medir la humedad.

Si detectamos que pierde agua, lo ideal es hacer uso de la garantía y cambiarlo.

Incluye un cepillo para su limpieza, que guarda en su base para no perderlo.

Arendo

Si nos gusta la aromaterapia y además poder generar un ambiente agradable con luces de colores, éste humidificador quizás sea el que buscamos.

Su capacidad es mucho menor, 1.3 litros, y su autonomía también, 6 horas.

Para compensar podemos escoger entre 7 luces de colores, un ciclo de luces de color cambiante, e incluso utilizarlo sin luz.

También permite regular la salida de vapor de aire, aunque esto a veces no funciona como es de esperar y quizás no se note la diferencia.

Su apagado es automático al vaciarse el depósito de agua.

Para su llenado se debe quitar la parte de arriba haciéndola totalmente independiente de la base eléctrica, y su boquilla es mucho mayor.

Eso sí, como no cierre correctamente la tapa de la boquilla o se desgaste, podemos tener pérdidas de agua.

Las esencias aromáticas se colocan en un depósito aparte y no entran en contacto con el agua.

Pro Breeze

Si nos gusta tener un ambiente perfumado con esencias, pero los cambios de luz y las luces de colores no son lo nuestro, mejor quedarnos con el modelo de humidificador de Pro Breeze.

De los mayores en su capacidad, 3,5 litros, con una autonomía de 20 horas y su capacidad de generar vapor es de alrededor de 210ml/h.

Su filtro de agua es de cerámica para limpiar las impurezas y evitar la acumulación, obteniendo un aire más puro. La boquilla dispensadora puede girar 360º.

Tampoco es de los que se dejen llenar de forma fácil. Debemos desmontar el tanque y quitar el filtro para poder llenarlo de agua.

Incorpora una luz LED nocturna, que podemos apagar o utilizar como luz de noche en el cuarto de los pequeños de la casa.

Beurer LB 12, el más original

Rebajas

La particularidad de este humidificador es que su depósito de agua son botellas de plástico.

Y trae dos adaptadores para que independiente del tipo de botella, podamos utilizarlo.

¿La capacidad?, depende de la botella que utilicemos. Puede generar 80ml/h de vapor, apto para ambientes de hasta 20m2.

Si lo utilizamos en ambientes más grandes, es muy probable que no consigamos crear los valores de humedad ideales.

Como principal desventaja es que el regulador de salida de vapor no funciona tan bien como se anuncia.

Pero al menos se apaga de forma automática al detectar que la botella está vacía.

Es ideal para llevar de viaje porque es muy compacto y trae una bolsa de transporte.

¿De aire frío o caliente?

Ventajas del humidificador de aire frío:

  • Vapor fino fácil de respirar
  • No hay riesgo de accidentes por su temperatura
  • Se puede usar en verano
  • Recomendados para tratar dolencias respiratorias, resfriados, catarros..

Desventajas:

  • Se tiene que usar con agua destilada o embotellada con el fin de evitar riesgos de bacterias que, al no estar el agua en estado de ebullición, no se podrían eliminar
  • Tienen mayor mantenimiento ya que hay que estar pendiente de la limpieza o sustitución del filtro del agua
  • Son más ruidosos

Ventajas del humidificador de aire caliente:

  • Son más pequeños y manejables
  • Se usan con agua corriente y, por tanto, son más económicos de mantener
  • Suelen ser más baratos
  • Son una buena opción para los más pequeños

Desventajas:

  • Son más peligrosos por el riesgo de quemaduras
  • Gastará más electricidad al trabajar con resistencias

¿Con o sin ionizador incorporado?

Supone un importante plus si lo lleva incorporado ya que limpia y purifica el vapor de agua que expele y, por tanto, mejor la calidad del ambiente.

Su objetivo es pues impedir el crecimiento bacteriano en el agua que se convertirá en vapor.

El ionizador, a través de la energía eléctrica, crea partículas de ozono que destruyen elementos pesados y nocivos que flotan en el ambiente de la casa.

En cuanto a la forma del mecanismo, se trata de una pletina metálica con polaridad negativa que al aplicarle una fuerte tensión eléctrica separa los electrones del metal (iones).

Estos iones se adhieren a las partículas contaminantes para eliminarlas. Los modelos que lo tienen son altamente recomendables en hogares con bebés o personas asmáticas, por ejemplo.

Entre sus desventajas una de carácter económico, son bastante más caros, y otra vinculada a la salud ya que se pueden dar casos de personas hipersensibles al exceso de ozono que genera esta limpieza de partículas.

Su función como difusor de aromas

El humidificador de vapor caliente puede tener una función alternativa como difusor de aromas.

Con estos dispositivos, muy usados en ámbitos profesionales como spas, centros de aromaterapia e incluso centros médicos, se pueden expandir los aromas de aceites o esencias diluidas en su recipiente.

Además de mejorar la calidad del aire, logran atmósferas muy agradables.

Su penetración ha ido en aumento de tal modo que la variedad de modelos es enorme tanto para el ámbito doméstico como profesional.

Qué tener en cuenta

  • Su necesidad: Aunque parezca una obviedad, lo primero es saber si resulta necesario. En el caso de que en la casa haya bebés, personas mayores o que padezcan algún tipo de trastorno respiratorio resulta muy útil y saludable. En todo caso, no cuesta nada consultar con el médico su opinión. El nivel de humedad se mide con el higrómetro, una especie de ‘reloj’ que marca entre 0 y 100% los porcentajes de humedad relativa.
  • Capacidad del depósito: Depende del funcionamiento previsto. Como es evidente, cuanto más grande, más dura la vaporización pero más pesado es el dispositivo. Para hacerse una idea, con cuatro litros de agua se puede mantener unas doce horas.
  • Uso adaptado a las necesidades: Elegir el modelo (de aire frío, caliente o con ionizador) según el uso que se le vaya a dar y a quienes van a ser sus usuarios principales.
  • Caudal: Es decir, la densidad o cantidad de vapor que desprende. Cuanto mayor es el caudal más rápido se humidifica la estancia. Si esta es de gran tamaño es conveniente que el caudal sea abundante.
  • Regulador: Mecanismo que permite modular la higrometría o humedad relativa. En los modelos automáticos se preestablece el porcentaje deseado y se regula por su cuenta.
  • Nivel de ruido: Un factor variable a tener en cuenta sobre todo si el uso va a ser muy prolongado.

Consejos generales

En cuanto a mantenimiento, es muy importante su limpieza como es obvio en un electrodoméstico pensado para rebajar bacterias e impurezas en el aire.

Como detalles específicos de importancia, no lavarlo con detergente y secarlo de manera exhaustiva. Obviamente, cambiar el agua a diario.

Hacer un uso racional de él cuando sea necesario y no situarlo en sitios que sean accesibles para los más pequeños.

Humidificadores para tener un hogar fresco y relajante
Humidificadores para tener un hogar fresco y relajante

¿Por qué son buenos los humidificadores?

Los humidificadores son aparatos diseñados para adecuar la humedad del ambiente en espacios cerrados, transformando el agua en vapor.

En verano, las temperaturas elevadas reducen la humedad y los ambientes se vuelven más secos.

En invierno, los aparatos de calefacción suplantan las temperaturas del verano.

Ambos factores hacen que la humedad relativa del ambiente se reduzca; con lo cual lo ideal es medirla para poder corregirla.

¿Por qué es importante mantener la humedad correcta en el ambiente?

Sobre todo en personas mayores y bebés, se recomienda mantener la humedad del ambiente entre un 40 y 60%.

Si notamos que nuestros labios se secan y se agrietan, que la garganta se reseca, que los ojos se irritan y les falta humedad, sequedad en la piel, o sentimos dificultades nasales y al respirar; es posible que la humedad del ambiente nos sea la adecuada.

Un humidificador no solo es beneficioso para las personas, sino también para las plantas y los animales.

Recomendaciones

Ya sabemos que un humidificador está pensado para aportar humedad al ambiente a partir de vapor de agua. Pero no todos funcionan de la misma manera.

Humidificadores de vapor caliente o de ebullición

Calientan el agua en su interior, haciendo que salga al ambiente en forma de vapor.

No se consideran los ideales, porque el vapor sale a temperatura de ebullición generando vapor caliente, lo que aumenta la temperatura del ambiente y en caso de accidentes puede ocasionar quemaduras.

Sin embargo son muy recomendados para congestiones nasales o respiratorias, puesto que el vapor combinado con el calor ayuda ablandando mucosidades.

Si el agua es muy dura, contiene muchas sales que aumentan la conductividad eléctrica haciendo que hierva con mayor rapidez. Como resultado, la cantidad de vapor de agua que saldrá al ambiente será mucho mayor, resultando quizás excesivo.

Humidificadores de vapor frío

Expulsan vapor de agua de dos formas distintas:

  • Evaporativos, que funcionan circulando el aire a través de un filtro de mecha caliente húmeda. La desventaja es que suelen utilizar agua destilada, porque si no la mecha puede obstruirse.
  • Ultrasónicos, que expulsan el vapor de aire por medio de vibraciones de alta frecuencia. El agua es golpeada por ultrasonidos saliendo al exterior en forma de vapor, que tendrá la misma temperatura del agua que hayamos colocado. Algunos modelos incorporan un sistema de ionización negativa para purificar el aire, debido a que los iones negativos neutralizan las partículas contaminantes del aire. Son los más comunes por ser los más silenciosos.

En general, son equipos muy pequeños que pueden colocarse sobre cualquier mueble. No necesitan ningún tipo de instalación previa.

Basta con conectarlos a la corriente eléctrica y su consumo es de alrededor de 35W.

El depósito de agua suele contener entre 1 a 6 litros. El tamaño del ambiente y la autonomía de funcionamiento del humidificador estará condicionado por el tamaño del depósito.

Si los mantenemos limpios y cambiamos el agua de forma periódica, evitaremos que se obstruyan y proliferen bacterias en el agua; sobre todo en los humidificadores de vapor frío, que no tienen la posibilidad de hervir el agua y eliminarlas como los de vapor caliente.

Más consejos…

La capacidad de humidificación o nebulización es la capacidad que tiene el humidificador de producir vapor de agua.

En general, para una superficie de 30 m2 se necesitarán alrededor de 200ml/h de vapor de agua para lograr una humedad ambiental ideal.

Si podemos contar con un Higrómetro (sirve para medir la humedad del aire) mucho mejor porque nos permitirá controlar la humedad del ambiente y evitar elevarla por encima de los niveles óptimos.

Debemos colocarlos en zonas que permitan que la humedad se distribuya de forma uniforme.

Para ello debemos evitar los rincones, muebles muy altos o muy bajos, cercanías con espejos o cortinas porque pueden mancharlos con el vapor.

Si el humidificador viene con filtros de aire, debemos tener en cuenta la frecuencia de recambio, que sea sencillo conseguirlos, que sean de fácil sustitución y que su precio sea razonable.

En general se recomienda el uso de agua destilada, previamente hervida o filtrada.

Como características adicionales la mayoría permite temporizar la cantidad de horas que queremos que el humidificador esté produciendo vapor.

Algunos también permiten regular la intensidad del vapor o incluso, pueden incluir un higrómetro y ajustar el vapor de agua de acuerdo a la humedad del ambiente de forma automática.

Última actualización el 2022-05-19 at 06:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados